PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS


¿Es ético enviar cartas-bomba?

Nuestro columnista sobre ética verde aconseja
hacer de la protesta una parte de su vida diaria.

Por Ethan Greenhart

Pregunta:

Querido Ethan,

Soy un pacifista, pero me enfurezco tanto por toda la injusticia que se le está haciendo al planeta que no me sorprende cuando algunos toman otros caminos. Mi pregunta es, ¿cree usted que, en principio, podría ser ético enviar una carta-bomba o, de alguna manera darle una fuerza física a nuestra correcta y justa furia con el fascista lobby de los autos, los sádicos experimentadores sobre animales u otros representantes del gordo y rapaz capitalismo? (Nota a la policía: No estoy planeando nada; sólo pregunto!)

Satchel Windsor,
London

Respuesta:

Querido Satchel,

Permítame comenzar diciendo: comprendo el enojo de esos eco-guerreros y soldados de los derechos animales que recurren a la violencia. Puedo sentir su dolor. (Por cierto, gracias a que nunca he sentido las bolas de rulemanes y trozos de vidrio que ellos empacan en sus bombas!). Y estoy disgustado por la hipocresía de quienes denuncian la “violencia verde”. ¿Qué hay de la violencia ejercida sobre los animales, pájaros, peces, plantas e insectos TODOS LOS DÍAS?

¿Qué hay de las gaviotas estranguladas en las redes de la condenación eterna de los pescadores… las ballenas abiertas en canal para hacer sopa y pegamento para los crueles japoneses… los mosquitos vaporizados por el DDT y convertidos en sombras al estilo Hiroshima en las paredes de las chozas africanas? Nunca llegaos a escuchar de sus sufrimientos y sin embargo, cuando una mujer resulta con las manos quemadas por una carta-bomba aparece en todos lados. Nuestro especiecismo es vergonzoso.

En el debate sobre si los “terroristas” verdes son nobles o loquitos –un debate que ha arruinado muchas cenas en chez Greenhart, déjeme decirle! – Yo siempre respondo: Ambas cosas. Sus intenciones son nobles, pero sus acciones son estúpidas. Le dan al ecologismo un mal nombre al tomar como blanco a un puñado de “blancos legítimos”; distraen la atención del hecho que TODOS LOS HUMANOS son cómplices en Crímenes contra la Humanidad.

Como usted sabe, Satchel, nuestro movimiento originó su cuota de cartas-bombas, auto-bombas, hasta un Batallón de Bates de Béisbol en el caso de la comunidad de los derechos animales. Claramente hay algo en la eco-mentalidad que la lleva a cometer actos de violencia contra la gente. Me gusta creer que es nuestro implacable odio por la injusticia.

Considere al Unabomber, que aterrorizó Norteamérica durante dos décadas, matando a 3 personas e hiriendo a 29. Podemos reprobar sus acciones, pero podemos estar de acuerdo con que la frase de apertura de su Manifiesto es una impecable articulación del ethos ecologista: “La Revolución Industrial y sus consecuencias han sido desastro-sas para la raza humana.” No es sorprendente que el Unabomber haya expresado tan claramente el ideario verde –se sabe que él ha sido un ávido lector de las hermosas publicaciones de Earth First! (Curiosamente, cuando el Unabomber fue enjuiciado en 1998 yo estaba estudiando para obtener mi doctorado, desafortunadamente titulado “Por qué la Revolución Industrial Fue Un Desastre para el Planeta y la Raza Humana” …que tenía que decirle constantemente a la gente, “No, no tengo nada que ver con el Unabomber!”

Algunos no se dan cuenta de que hasta la violencia de Al Qaeda está impulsada en parte por preocupaciones ambientales. En 2002 Osama bin Laden acusó a los Estados Unidos de haber “Destruido a la naturaleza con su basura industrial y gases más que cualquier nación en la historia, [sin embargo] usted se rehúsa a firmar el tratado de Kioto de modo que se asegure el lucro de sus codiciosas compañías e industrias.”

No, no se si Bin Laden también lee las publicaciones de Earth First!, pero ¿quién puede negar la verdad de esa declaración? Como les digo a mis amigos anti-guerras, el 9-11 no fue tan sólo un golpe pro Estado Palestino por parte de jihadistas Sauditas radicalizados de Alemania –fue un grito a favor del justicia ambiental. De allí el derrumbe de los dos edificios más emisores de carbono de todo el mundo. Y la gente dice que el ecologismo es una cosa de blancos liberales de clase media… de hecho, también atrae a la clase media Árabe. Somos una muy amplia Iglesia (mezquita-tem-plos-sinagogas-edificios municipales.)

Algunos eco-guerreros eligen el camino violento porque a sus argumentos se les niega -de manera insistente- cobertura en los medios. ¿Cuándo fue la última vez que usted vio a alguien de Greenpeace o Amigos de la Tierra en la TV o en un diario? Somos silenciados y demonizados por los poderes que manejan todo, de modo que no deberíamos sorprendernos cuando algunos activistas eligen gritar su enojo. No se equivoque, su violencia es una consecuencia directa de la perniciosa censura del argumento ecologista.

La violencia puede ser comprensible, Sachel, pero eso no quiere decir que usted deba practicarla. Existe muchas otras maneras más efectivas de protestar –y no me refiero a instalar peticiones en sitio de No. 10! La vil y viciosa petición en contra de los peajes, firmada por unos 1,9 millones de personas, empujada y lavando cerebros por el lobby de los autos, muestra los peligros de la mentalidad de muchedumbre. Como dice Denis McShane MP, el pensamiento de muchedumbre está “a menudo cercano a la insanía.” La protesta individual siempre es más efectiva. Y usualmente más segura.

¿Por qué no hacer lo que hacemos nosotros, los Greenhart, que hicimos de la protesta parte de nuestra vida cotidiana? Nosotros comenzamos nuestro día no encendiendo la TV, una silente pero poderosa manera de protestar contra la cultura del consumo y las Mentiras del Gran Medio. Nuestra despensa es una verdadera torre de resistencia: está repleta de productos obtenidos en casa, verduras cultivadas en nuestra propia quinta, y absolutamente nada de envoltorios de papel o plástico. Nosotros estamos claramen-te poniendo nuestro granito de arena para detener la producción de alimentos en el mundo desarrollado y su transporte a todas partes del globo. Nosotros caminamos o vamos en bicicleta (excepto cuando Sheba usa tacones altos, la única ocasión en que a ella se le permite tomar un taxi). Y estamos involucrados en varios proyectos comuni-tarios locales, incluyendo “Tolerancia Cero para Desechos,” “Plante una Flor, Cambie el Mundo” y “Compre en el Almacén,” donde exponemos en posters a quienes van de compraa a los supermercados más de una vez a la semana.

Entonces, Satchel, por favor resístase a la resistencia violenta! Como nos dijo John Lennon, “Todo lo que necesitamos es amor” –por el planeta, por supuesto, no por quienes lo están arruinando a mansalva.



Ethan Greenhart responde todas sus preguntas sobre la manera ecológicamente ética de vivir en el Siglo 21.

Envíele un mensaje a Ethan.Greenhart@spiked-online.com

Vea sus anteriores consejos ecológicamente correctos en:

¿Es ético festejar el Día de San Valentín?
¿Es ético casarse?
¿Es ético construir un baño nuevo?
¿Cómo hacer para dejar a la gente en tierra?
¿Es ecológicamente ético viajar a Australia a ver los Ashes?
¿Hay que contribuir con las ONGs filantrópicas en África?
La Manera Ecológicamente ética de suicidarse

Traducido de:
http://www.spiked-online.com/index.php?/site/article/2883/


Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos
Vea el tiempo en Argentina

Haga click sobre el Mapamundi
para ver desde donde nos leen

Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
Email:
Comentarios:

¿Desde qué países nos visitan?

¿Quiénes son los visitantes?


Ingrese una URL larga para acortarla: