PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

¿Es ético casarse?

Por Ethan Greenhart, nuestro consejero espiritual
para una manera ecológicamente ética de vivir

Pregunta:

Querido Ethan:

Les estoy escribiendo desde el hotel en el norte de África, alimentado por energía solar, durante mi luna de miel. Usted verá, me casé la semana pasada, pero ahora estoy pensando si eso fue una cosa ética de hacer. ¿Anudar el vínculo matrimonial significa encadenar al planeta? Por favor, aconséjeme! Plantaré los árboles que sean necesarios para compensar por mi casamiento.

Helen Cox,
Marruecos

Respuesta:Querida Helen,

El matrimonio puede ser una cosa hermosa. Sheba y yo atamos nuestro nudo en una ceremonia al aire libre en Dorset. Ella quería lucir un tradicional vestido estilo meren-gue batido, blanco y almidonado, hasta que le recordé que el poliéster, del que están hechos la mayoría de los vestidos de novia, consiste en petroquímicos que no son de-gradables, y que los vestidos de seda involucra hervir vivos o electrocutar a los pobres gusanos de seda para extraer la seda de sus capullos. En un encuentro prenupcial, corazón a corazón, le expliqué que yo no podía casarme con una mujer que deseaba usar una prenda obtenida de la tortura de gusanos, y gracias a Dios ella lo comprendió!

Ella lució un vestido grisáceo (para simbolizar el efecto manchador del hombre sobre el planeta), hecho a partir de bambú natural. Estaba hecho por esos maravillosos hombres y mujeres de la casa de modas Bambusa, que afirman que el bambú es “el recurso natural más sustentable, se cultiva sin pesticidas o productos químicos y es 100% biodegradable.” Después de la ceremonia reciclamos al vestido enviándolo -por correo terrestre- al Santuario Panda en la China occidental donde sirvió de alimento a un oso llamado Ziyi y sus cuatro cachorros. Sheba tuvo después una urticaria durante algunos días, y me echó fuera de la cama matrimonial a causa de ese “maldito vestido de bambú.” Cuando se calmó, le expliqué que probablemente era la manera en que la naturaleza nos advertía que no tomáramos sus plantas como algo dado por supuesto.

Yo lucí una de esas hilarantes remeras que parecen ser un esmoquin. (!!!), que provo-caron una sonrisa entre nuestros amigos y familiares, y me ahorró tener que tirar a la basura un traje de tres piezas que probablemente haya sido cosido a mano por algún niño de nueve años en algún taller de esclavos del Lejano Oriente y, peor aún, trans-portado por avión. (Hay unos 300.000 casamietos en Gran BREtaña cada año, en los cuales n menos de 100.000 prendas son importadas del extranjero por avión. Eso significa una cuenta de Millas Esmóquines y Trajes de Novia de unas empinadas 140.000 toneladas de CO2 CADA AÑO!)

Usamos semillas de sicómoro como confetis, porque es parte de su proceso evolutivo ser lanzadas al aire y volar. Nuestros amigos dijeron que se emocionaron mucho con la acción de arrojar las semillas de sicómoro, sintiéndose honrados de hacer una cosa que es normalmente hecha tan bien por el Viento y la Lluvia. Nuestros ramos de flores estaban hechos de pasto, unidos mediante nudos de paja. Después de la ceremonia realizamos una ceremonia especial de Lanzar el Ramo donde depositamos los ramos en un inodoro para compost de un amigo. Allí, nuestros ramos de pasto se mezclaron con los desperdicios naturales para crear un hermoso (aunque hediondo) fertilizante para la huerta. Entre alimentar el vestido de novia a Ziyi y fertilizar el suelo con nues-tros ramos, nosotros expresamos nuestro eterno amor por la Tierra como también el uno por el otro.

Sin embargo, no todos tienen un Casamiento Verde; algunas personas insisten en tener un Casamiento Blanco, o lo que yo llamo Nupcias Nocivas… y su usted tuvo una de esas, Helen, vergüenza, vergüenza sobre usted!

La maravillosa organización Cuidar el Clima estima que el casamiento promedio emite alrededor de 14.5 toneladas de CO2. Esto es más en un solo día que lo que una perso-na promedio emite durante un año, que son 12 toneladas. Las ropas, el transporte de amigos y la familia –algunas veces desde el extranjero y por avión!- más la prepara-ción y cocción de la comida, todo tiene su efecto negativo sobre el planeta.

Pero hay maneras de llevar a cabo un matrimonio ético. Primero, tome un consejo de Sheba y yo, y use ropas hechas naturalmente. Usted puede elegir entre el bambú, paja o pasto, y hay una casa de modas maravillosa que hace zapatos de viejos neumáticos descartados. Usar ese impactante calzado en el día de su casamiento sería una manera genial de “mostrarle el dedo” (perdone mi Francés!) a la odiosa industria automovilís-tica y del petróleo. Imagine, usted estaría tomando sus productos, que están diseña-dos para hacer andar autos a alta velocidad, arrojar smog y envenenar a miles de desprevenidos jubilados y niños, y los usa en una ceremonia de amor.

pesar de mis amigos en la Campaña Anti-Confeti, que protestan fuera de las iglesias y oficinas del Registro Civil, casi todos los sábados y domingos, algunas personas toda-vía siguen tirando confeti! Esa gente no se da cuenta de que el confeti consiste en per-óxido y colorantes artificiales que se introducen en el suelo y contaminan las napas de agua. Es el Día de Casamiento equivalente de la lluvia ácida. En vez de ello, arroje se-millas, nueces, o sicómoros, que pueden más tarde echar raíces en la tierra. (No arroje castañas de Brasil! Un amigo mío cometió el error de arrojarlas en el casamiento de Zack Goldsmith con Sheherezade Ventura-Bentley en 1999, y terminamos con los novios llenos de chichones.)

Y, en lugar de que las egoístas novias exijan caros anillos de diamantes –el producto de la minería de diamantes, que es como una cicatriz en el bello continente africano- debería procurar comprar joyas metálicas y diamantes sintéticos de hermosos lugares como GreenKarat, los joyeros ecológicamente responsables. Mejor todavía, deberían fabricarse sus propias joyas de casamiento a partir de piedras o madera, que tienen el beneficio de ser reciclables si, Madre natura lo prohíba!- ellas lleguen a separarse o divorciarse de sus maridos.

Sin embargo, Helen, fácilmente el PEOR aspecto de las Nupcias Nocivas es la luna de miel –y veo por su email que usted está ya en la suya. Estoy muy desilusionado. Estoy seguro de que no tengo que recordarle que los vuelos humanos están empujándonos a un futuro de inundaciones, sequías, calentamiento desastroso, y potencialmente a una nueva Edad de hielo. Sheb y yo pasamos nuestra luna de miel en nuestro jardín, en una carpa eco-amigable y con sólo los pájaros y las abejas para hacernos compañía. Eso, Helen, es amor verdadero… mientras que volar a Marruecos es, mucho me temo, verdadero odio. Usted debe plantar 65 árboles y 10 cercos de arbustos para neutrali-zar sus nupcias.



Ethan Greenhart está aquí para responder sus preguntas acerca de la manera ecológicamente ética de vivir en el Siglo 21.

Lea sus anteriores columnas aquí:

¿Es ético construir un baño nuevo?
¿Cómo hacer para dejar a la gente en tierra?
¿Es ecológicamente ético ir a Australia a ver los Ashes?
¿Hay que contribuir con las ONGs filantrópicas en África?
La Manera Ecológicamente ética de suicidarse

Reproducido y traducido de: http://www.spiked-online.com/index.php?/site/article/2803/


Grabe este artículo como PDF



Deje su comentario sobre el artículo:


Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?