POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Científicos revelan nuevo descubrimiento acerca del
    cáncer a la piel y el uso del bloqueador solar

    04/08/14 Por Gustavo Aldunate

    EcoPortal.net
    Agosto 3, 23014


    Comentario de Eduardo Ferreyra: Todo esto, que ahora resulta ser una noticia Bomba y una gran revelación, fue expuesto en mi libro "Ecología: Mitos y Fraudes," en el capítulo 2; "El Mito de la Capa de Ozono" donde exponía la falsa creencia de una relación entre el melanoma maligno y la radia-ción UV-B, afirmando que la no exposición al sol sería más perjudicial por los problemas que vendrían por la menor síntesis de vitamina D en la piel. Y que el aumento en los casos de melanomas malignos se debería por el uso excesivo de las cremas bloqueadoras de sol que tanto recomendaban (y lo sigue haciendo) tanto los dermatólogos desinformados y desactualizados y las revistas de consumo popular. Todo lo pueden leer en el capítulo 2, si quieren leerlo en pantalla o si quieren descargarlo como PDF.

    Según un artículo publicado durante junio de 2014 por el portal inglés “The Independent”, un importante estudio rea-lizado por investigadores del Instituto Karolinska en Suecia concluyó que las personas que evitan tomar sol durante el verano tienen el doble de probabilidades de morir que aque-llas que toman sol todos los días.

    Hoy en día, en los EEUU, la deficiencia de vitamina D se encuentra en niveles de epidemia e irónicamente, la deficiencia de vitamina D puede conducir a formas agresivas de cáncer de piel. Un estudio publicado en Cancer Prevention Research el año 2011, sugiere que la vitamina D en niveles óptimos en la sangre, ofrece protección contra las quemaduras solares e incluso ante el cáncer de piel.

    Además, la vitamina D protege el cuerpo de enfermedades tales como la esclerosis múltiple, el raquitismo (en los jóvenes), la tuberculosis, enfermedades inflamatorias del intestino, diabetes tipo 1, artritis y el síndrome de Sjogren.

    De acuerdo al Consejo de la Vitamina D, los investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham informaron recientemente que “la falta de exposición al sol puede conducir a un deterioro cognitivo en el tiempo.”


    Un dermatólogo disidente

    Bernard Ackerman (fallecido en 2008) fue una de las prime-ras autoridades del mundo sobre el tema de cáncer de piel, el sol, protectores solares y los riesgos de melanoma. A continuación se presentan las opiniones de Ackerman extra-ídas de un artículo en The New York Times (20 de julio, 2004), titulado “No estoy de acuerdo; Un dermatólogo que no tiene miedo de sentarse en la playa”:

    “La relación entre el melanoma y la exposición al sol (el dogma de la dermatología) no está comprobado. Actual-mente no hay pruebas concluyentes de que las quemadu-ras de sol produzcan cáncer. No hay ninguna prueba real de que los bloqueadores solares protejan a la piel del mela-noma. No hay pruebas de que el aumento de la exposición al sol aumente el riesgo de melanoma”.
    Por otro lado, un estudio realizado en Suecia el año 2000, llegó a la conclusión de que las tasas más altas de mela-noma predominan en las personas que usan protector solar.

    Los bloqueadores solares: los riesgos biológicos que causan cáncer.

    La Dra. Elizabeth Plourde es una científica de California autora del libro Sunscreens - Biohazard: Treat as Hazar-dous Waste (Bloqueadores Solares – Peligro Ambiental: Tratar como desecho peligroso), que documenta los graves peligros que constituyen los bloqueadores solares para las personas y el medio ambiente.

    Plourde demuestra que el melanoma maligno y otros tipos de cáncer a la piel incrementaron significativamente con el uso de bloqueadores solares durante un período de 30 años. Ella enfatiza que muchos bloqueadores solares con-tienen productos químicos que son carcinógenos conocidos y disruptores endocrinos.

    La investigación de la Dra. Plourde en ratones reveló un aumento de mortalidad tanto en crías como en adultos, así como problemas reproductivos en las generaciones posteriores.

    Además, su libro documenta cómo los productos químicos de protección solar han contaminado las fuentes de agua de nuestro planeta, incluyendo océanos, ríos y el agua potable doméstica. Peor aún, pruebas revelaron que el 97% de los estadounidenses contienen químicos de protección solar en la sangre.

    El libro de la Dra. Plourde también tiene un capítulo dedicado a la importancia de la vitamina D3 para la salud, y se postula que la deficiencia de vitamina D3 generalizada está vinculada al uso excesivo de la protección solar combi-nado con evitar la exposición al sol en general.



    Comentario final de Eduardo Ferreyra: Escribía esto en el Capítulo 2: “El Mito del Ozono”:

    ¡Cuidado con los Bronceadores!
    Una nueva hipótesis sugerida por Cedric Garland y Frank Garland del Departamento de Epidemiología del Cáncer de la Universidad de California, en San Diego, es que el incremento en los casos de cánceres de piel se debe al extendido uso de los aceites bronceadores en uso desde hace más de 20 años! Según Frank Garland, es posible que sea el UV-A (ultravioleta cercano, 320-400 nm) lo que puede estar pro-vocando los tumores de piel, aunque siempre se haya considerado al UV-B (286-320 nm) como el rango peligroso de la radiación ultravioleta. Esto es porque el melanoma maligno aparece en los melano-citos de la dermis y menos del 10% de la radiación UV-B llega a la dermis, mientras que más del 50% de los UV-A lo hace. Las modernas cremas protectoras contra el sol están diseñadas para bloquear la ra-diación UV-B, pero son transparentes a la supuestamente benigna banda UV-A.

    Pero, la sobreexposición a los rayos UV-B, ¿no causa daños a la piel provocando quemaduras en ella? En efecto, así es. La quemadura de la piel (o «eritema») es el mecanismo de alerta del organismo que le avisa al individuo que ha permanecido ya demasiado tiempo al sol. Las personas que usan cremas de «pantalla solar» de cualquier factor, están haciendo un «bypass» al mecanismo de alerta y exponen sus cuerpos a dosis masivas de radiación UV-A. Esto hace que una persona llegue a recibir dosis 50 veces superiores de rayos UV que si su piel le pudiese avisar que «ya es suficiente» poniéndose colorada.

    Por otro lado, el color oscuro del bronceado es el segundo mecanismo de defensa que tiene el organis-mo contra la radiación perjudicial, y también es puesto en acción por la radiación UV-B. Entonces, cuando se filtra selectivamente a los rayos solares, bloqueando a los UV-B y dejando pasar totalmente a los UV-A, el bañista no sólo engaña al mecanismo de alerta (la piel roja) sino también al de defensa: la melanina que sube hacia las capas superiores de la dermis para bloquear los rayos ultravioletas, sean UV-B o UV-A.

    El otro peligro de la radiación UV proviene de las llamadas «camas solares» de gimnasios e institutos de belleza, que suministran los supuestamente inofensivos rayos UV-A. Al suprimir nuevamente los rayos UV-B, el mecanismo de alerta del cuerpo es engañado otra vez, y los pacientes son irradiados con dosis 100.000 a 300.000 más concentradas que si hubiesen permanecido el mismo tiempo expues-tos al sol. Dada la cantidad de gente que toma este tipo de «baño de sol» (en EEUU son más de 1.000.000 de personas por día) el problema puede llegar a ser de grandes proporciones y las estadísti-cas culparán al Agujero de Ozono.

    Las pantallas solares también bloquean algunas de las longitudes de onda más beneficiosas para el organismo, dentro del espectro del UV-B, incluyendo las que sintetizan a la hormona de la vitamina D3 y que «gatilla» la función reparadora del organismo combatiendo infecciones, reparando células daña-das y DNA, y aún combatiendo algunos tipos de cáncer.


    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?