POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
de Eduardo Ferreyra


Click to get your own widget
CO2 vs. Temps


Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


Shock en la ciencia del clima:
reconocen que el Sol existe

Por Anthony Watts
WattsUpWithThat.com
Septiembre 24, 2010

Ayer vi esto en la web pero decidí esperar hasta hoy en caso de que desapareciese. Es realmente sorprendente ver que el New Scientist dedica una historia, y mucho menos un editorial diciendo que el sol juega un papel en el clima.

Estos son algunos extractos.

La idea de que los cambios en la actividad del sol puede influenciar al clima está haciendo un retorno, después de años de vilipendio y desprecio, gracias a grandes avances en nuestra comprensión de la atmósfera.


Hasta ahora, hay tres mecanismos que han salido a la luz. Ver el diagrama que sigue.


Gráfico traducido y adaptado por Eduardo Ferreyra

Lo que mejor se comprende es lo que se conoce como el “efecto de arriba-abajo”, descrito por Mike Lockwood, también en la Universidad de Reading, y Joanna Haigh del Imperial College London. Aunque el brillo del sol no cambia mucho durante los máximos y mínimos solares, el tipo de radiación que emite sí lo hace. Durante el máximo el sol emite más radiación ultravioleta, que es absorbida en la estratosfera. Esto la calienta generando vientos en grandes alturas. Aunque el mecanismo exacto no está completa-mente claro, esto parece tener efectos contundentes sobre el tiempo regional: los fuertes vientos estratosféricos llevan a una Corriente de Chorro fuerte.

Lo contrario es cierto durante los mínimos solares, y el efecto es particularmente evidente en Europa, donde los mínimos aumentan las probabilidades de tiempo extremo. Por cierto, el helado invierno de este año y la ola de calor en Rusia han sido vinculados al actual estado de quietud del sol, que congeló los sistemas climáticos en su lugar durante más tiempo de lo normal.

El segundo efecto es “de abajo-arriba”, en donde radiación visible adicional durante un máximo solar calienta a los océanos tropicales, causando mayor evaporación y por consiguiente más lluvias, espe-cialmente cerca del ecuador.

La tercera influencia solar sobre el clima es extraterrestre. La Tierra es bombardeada por rayos cósmicos provenientes de estrellas en explosión, que son desviados en su mayoría por el viento solar dure los máximos solares, y en menor medida durante los mínimos.

Una teoría mantuvo que los rayos cósmicos enfrían al planeta al ayudar a formar partículas aéreas sobre las que se condensa el vapor de agua, aumentando la cobertura nubosa. Sin embargo, hay modelos que sugieren que el efecto es pequeño. (Nature, Vol. 460, p.332). Para estar seguros, sin embargo, la idea está siendo probada por el experimento CLOUD en el CERN en Ginebra, Suiza. Se esperan los resultados iniciales para los meses próximos.

Una teoría que tiene mayor tracción con los científicos del clima dice que los rayos cósmicos podrían cambiar el comportamiento de las nubes más que su formación. Usando mediciones de globos sondas, Harrison ha mostrado que las nubes tienen capas cargadas en su parte superior y en la inferior, y él sugiere que los iones producidos por los rayos cósmicos podrían ser los responsables. (Geophysical Research Letters, DOI: 10.1029/GL043605. “La carga podría facilitar la formación de gotas de agua más grandes,” dice, causando que la lluvia caiga antes durante los mínimos solares. “Pero eso es nada más que una de las muchas posibilidades.

Lea aquí el artículo original en inglés.



Comentario de FAEC: Poco a poco, paso a paso, la verdad científica sobre la manera en que el clima funciona se viene acercando. La incansable lucha de los científicos y periodistas “escépticos” de clima fue consiguiendo que sus argumentos y evidencia fuesen cobrando fuerza, disminuyendo la creencia en la gente sobre los supuestos efectos excluyentes que tendría el CO2 sobre el clima. Los investigadores comenzaron a atreverse a publicar estudios que demostraban, cada vez con mayor fuerza, que la actividad del sol es la principal y casi excluyente influencia en las variaciones del clima.

Los trabajos de Henri Svensmark y Friis-Christensen han ganado reconocimiento y respeto, evidenciado por el experimento que está haciendo el CERN, quizás el centro de investigación más importante del mundo. Falta todavía un poco más para que los trabajos de los demás astrofísicos sean aceptados, como los de la Dra. Ivanka Charvátová y Pavel Hedja sobre el movimiento del baricentro del sistema solar y sus patrones trebolados armónicos y caóticos relacionados con épocas de calentamiento y enfriamiento de la Tierra, como se comprueba al analizar los gráficos de Charvátová y su asombrosa correspondencia con las temperaturas observadas durante esos períodos, y el aumento y disminución de la actividad volcánica y sísmica.



Figura 1: Recorrido del baricentro del sistema solar alrededor
del sol y su posición en los diferentes años.


Figura 2: Patrón caótico y trebolado armónico.


Figura 3: Distintos períodos de 178.7 años del movimiento del baricentro alrededor del sol.

Sin duda ha sido el escándalo del Climategate el que alertó a la gente y a miles de honestos científicos sobre fraude y la manipulación que se estuvo haciendo durante años en los principales centros de investigación del clima como el CRU y GISS/NOAA, con la finalidad de convencer al público y a los políticos que una catástrofe espantosa era inminente si la humanidad no dejaba de quemar combustibles fósiles y aceptaba poner su destino en manos de un gobierno central que, paternalmente, nos salvaría a todos del Apocalipsis climático.

Es entonces momentos en que los políticos y científicos comiencen a ocuparse de buscar la mejor manera de adaptarnos al clima mucho más frío que se avecina, y sobre todo no intentar tomar medidas ni gastar dinero inútilmente en intentar detener el enfriamiento. Lo mismo que con el calentamiento, el enfriamiento está causado por fuerzas geológicas de una potencia imposible de contrarrestar por el hombre. Es hora de que, por fin, comience a primar el sentido común.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?