POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
de Eduardo Ferreyra


Click to get your own widget
CO2 vs. Temps


Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt



Cell phone video surveillance solution
Picolotti compite por el
Campeonato Mundial del Dislate

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Marzo 16, 2011

La ex Secretaria del Ambiente de la Nación, Romina Picolotti culpa al reciente terremoto y al tsunami de Japón al cambio climático. Está llevando agua a su propio molino

En la edición online del 14 de marzo de 2001 de diario La Voz del Interior de Córdoba, la Sra. Picolotti explica los motivos del terrible sismo de Japón y cándidamente acepta la hipótesis de “científicos” de que los terremotos son causados por el derretimiento de los glaciares supuestamente provocado por el calentamiento global.

Picolotti siempre ha creído todo aquello que se conforma a sus creencias, y éstas a su vez parecen estar relacio-nadas con su actividad como presidente de una ONG ecologista que le proporciona una holgada situación económi-ca. También es experta la SRA. Picolotti en tsunamis: su actuación en la secretaría que condujo durante el álgido período de los cortes de puentes a Uruguay fue algo similar a un tsunami. El desastre causado en las finanzas de la secretaría y las arcas públicas se podrían comparar con una tsunami producido por un sismo de grado 10 en la escala Richter.

La señora no se ha detenido en analizar al estudio que apoyaría sus afirmaciones, comparándolo con datos com-probados, registros de temperatura de superficie y de la superficie del mar, y sobre todo con las cifras de una presunta pérdida de hielo de los glaciares y la posible influencia que eso tendría sobre las placas tectónicas. Dice Picolotti en su artículo de La Voz:

¿Puede el Tsunami en Japón atribuirse al Cambio Climático?

La Voz del Interior Online

Aunque la comunidad científica mundial aún no ha se ha pronunciado de manera definitiva sobre la tragedia de Japón, sí existen informes científicos que vinculan a terremotos con el Cambio Climático.

Científicos han comprobado que el “cambio de peso” producido como consecuencia del derretimiento de glaciares puede desencadenar actividad tectónica. Al derretirse enormes volúmenes de hielo varía el peso que soporta la corteza de la Tierra.

El reacomodamiento de la corteza a una situación pre glacial puede producir movimiento de placas sísmicas y provocar actividad volcánica. Esta evidencia científica surge de la investigación realizada sobre terremotos y actividad volcánica prehistórica.

Afirma doña Romina que los científicos “han comprobado.” Son pocas las cosas que los científicos han comprobado en relación al clima en comparación con las cosas sobre las que no tienen ninguna idea, y de las que dicen haber “comprobado” la inmensa mayoría está en seria discusión con científicos que muestran evidencias científicas en contrario. También es constante el uso en los estudios científicos del tiempo condicional y potencial relacionados con sus predicciones: “…puede producir reacomodamiento de placas sísmicas…o podría no hacerlo. Pero, “placas sísmicas”? No serán “tectónicas”? No parecen haber considerado que la corteza terrestre sufre contracciones y expansiones debido a la acción de las fuerzas combinadas de la Luna, el Sol y los grandes planetas como Júpiter y Saturno. Eso lo conocen todos los geólogos. Sigue diciendo doña Romina:

El análisis de actividad volcánica en el Este de California realizado por la Universidad de Carolina del Norte demuestra que picos de actividad volcánica ocurrieron cuando el hielo comenzó a retrotraerse a nivel global. El profesor Patrick Wu, geofísico de la Universidad de Calgary, expresó que la presión ejercida por grandes masas de hielo suprime terremotos, por lo tanto al remover el peso que estas masas representan estos se desencadenan.

El grueso problema de correlacionar la actual pequeña pérdida del hielo de los glaciares en tierra firme (porque el hielo del Ártico flota y no ejerce peso sobre la corteza terrestre), es que el volumen del hielo derretido perdido al final de la última glaciación es descomunalmente mayor que el volumen de la pérdida de algunos glaciares en el Siglo 20. El manto de hielo que cubría al hemisferio norte cubría completamente a Rusia, Siberia, Canadá, el norte de Europa y llegaba hasta la mitad de los Estados Unidos.

Ese manto de hielo tenía entre 2 y 3 kilómetros de espesor y se formó en dos momentos de la última glaciación, la glaciación de Würm o Wisconsin hace unos 40.000 años. Cuando la placa Laurentina de hielo se destruyó –porque fue un evento bastante rápido y violento- el nivel de los océanos subió cubriendo lo que era Beringia, el puente de tierra que unía Alaska con Siberia. El cambio de lugar del peso de la placa Laurentina, al distribuirse por todos los océanos del mundo, provocó movimientos isostáticos de elevación de la corteza terrestre que se veía libre del inmenso peso del hielo. Estamos hablando de billones de toneladas concentradas sobre un área. Esos movimientos isostáticos, o de rebote ascendente de la corteza terrestre se siguen produciendo todavía, más lentamente, y se nota especialmente en la región Escandinava.

Esa rápida pérdida de peso provocó el movimiento y desacomodamiento de las placas tectónicas. Los movimientos sísmicos, terremotos y erupciones volcánicas aumentaron notablemente –y eso es lo que el estudio mencionado por Picolotti se refiere. Nada nuevo, por otro lado. Se trata de un estudio que viene a redundar sobre algo que se conocía perfectamente, pero que siguiendo la moda de atribuir al calentamiento global cualquier cosa que a uno se le ocurra, los “científicos” de este estudio lo hicieron. Se aseguran así que el dinero para seguir investigando (y seguir lucrando con el cambio climático) estaba asegurada. Más de la nota de Picolotti:

Japón se encuentra entre 4 placas oceánicas: La Placa del Pacífico, La Placa de Filipinas, La Placa Euroasiática, y La Placa Norteamericana. Es una de las áreas de mayor actividad sísmica del Planeta. La palabra Tsunami proviene del japonés.

En Japón se registra aproximadamente el 20 % de los terremotos a nivel mundial de una magnitud superior a 6 en la escala de Richter.

Este país también registra la mayor cantidad de Tsunamis a nivel global. El protocolo de Kyoto para controlar los gases que ocasionan el calentamiento global también fue acordado en Japón.

Sin embargo ni siquiera un país con el nivel de desarrollo de Japón y su experiencia para afrontar esta clase de catástrofes pudo evitar la pesadilla.

También vienen de Japón los Toyotas, Nissan, Hondas, millones de computadoras, máquinas de fotos, y las caricaturas de Manga. No podemos imaginar qué relación podría tener el que en Japón se haya firmado el Tratado de Kioto –inventado y fabricado en los despachos de la petrolera ENRON de Estados Unidos y con la activa colaboración de Al Gore- con las placas tectónicas y los terremotos.

La protección de glaciares y el control de gases de efecto invernadero no pueden quedar relegados pues forman parte de la preservación de un Planeta donde las pesadillas de nuestros nietos perma-nezcan en el mundo de sus sueños.

*Presidente CEDHA – Ex Secretaria de Ambiente de la Nación
rpicolotti@cedha.org.ar
www.cedha.org.ar

Pero, ¿cuánto de verdad hay en las afirmaciones de Picolotti sobre la relación que existiría entre el retroceso de los glaciares, el aumento de los gases de invernadero, la temperatura y el control de los CO2 para que los nietos de Picolotti tengan el mundo de sus sueños? Veamos:

Relación CO2 y temperaturas

De acuerdo con todas las informaciones disponibles en millones de lugares en el mundo, no existe ninguna rela-ción entre el aumento de los niveles de CO2 y la temperatura. El gráfico lo demuestra:

Durante las eras geológicas de la historia del planeta Tierra:

Durante los últimos 40 años:

Desde 1999 a la fecha la temperatura bajó como lo indica la línea púrpura.

Y las predicciones de calentamiento, basadas en esa presunta relación entre CO2 y temperaturas:


Adaptado de AR4 del IPCC 2007

El fracaso de los modelos del IPCC y sus predicciones es bochornoso

¿Bajará la temperatura si se reduce al CO2?

Tampoco. El mismo Wigley, del IPCC, dijo ya en 1992, que la reducción de las emisiones de CO2 según el Tratado de Kioto reduciría la temperatura en 0,06ºC para el año 2050. Pero esa increíblemente estúpida reducción de temperatura se haría a un costo de varios TRILLONES de dólares. Que lo pagaremos nostros.


¿Y los glaciares?

El World Glacier Monitoring System (WGMS) situado en Suiza, monitorea el estado de los glaciares del mundo, y los alarmistas usan los datos de 30 de esos glaciares para asustar a la gente sobre su inminente desaparición. Los glaciares que existen en el mundo, entre pequeños y grandes son 58.585. La estadística que el WGMS provee dice:

Glaciares Total: 58.585

EN RETROCESO: 8.691
SIN CAMBIOS: 10.621
AVANZANDO: 1.180
SIN DATOS: 38.093

Expresado en porcentajes:

SIN DATOS: 65%
RETROCESO: 14,8%
AVANZANDO: 2%
SIN CAMBIOS: 10,25%

De donde se desprende que, entre los que avanzan y los que no presentan cambios, el porcentaje es 12,25%, mientras que de los que nada se sabe es 77,8%. Las cifras no parecen indicar que el derretimiento o retroceso de los glaciares sea un tema importante. Basar un argumento alarmista en un 14,8% de glaciares que retroceden, sin considerar al 77,8% de los que nada se sabe, y al 12,5% de los que no cambian o avanzan, no es nada serio.

En la página del WGMS conclusiones finales del año 2009 (último informe, publicado en el ultra alarmista organismo Programa del Ambiente de las Naciones Unidas, UNEP), se puede leer esto:

“En vista de lo incompleto del inventario detallado de glaciares y capas de hielo y el sesgo espacio-temporal de las series de fluctuación disponibles en relación al Hemisferio Norte y Europa, es de importancia crítica que el monitoreo en el siglo 21:”
Y aquí el WGMS hace las recomendaciones que todos los científicos del calentamiento global hacen al final de sus informes y estudios: “necesitamos más fondos.” Eso ya lo sabíamos, y no resulta nada sorprendente.

Conclusión

Japón está sobre la “Línea de Fuego del Pacífico”, la unión de las placas tectónicas que están en constante fricción y las causantes de la gran cantidad de sismos y erupciones en esa parte del planeta. La Tierra pesa 5.854 trillones de toneladas, la mayor parte de ese peso está en el manto y en núcleo. La corteza terrestre mide unos 7 kilóme-tros en la región de los océanos y unos 70 km en las regiones bajo las montañas.

La unión de placas tectónicas está debajo del mar, y esas uniones son más finas que el resto de la corteza conti-nental. Por eso se sumergen debajo de las otras con facilidad.


Fuente: Wikipedia

El peso del hielo presuntamente perdido está sobre tierra firme, en la parte más gruesa. El peso del hielo de los glaciares es una pulga en el lomo de un elefante. Salta la pulga hacia un perro, el elefante no se entera y el perro comienza a rascarse –pero no la sintió llegar.

Lo notable de todo el asunto del sismo de Japón es la notable resistencia de los edificios de las grandes ciudades, y de los reactores nucleares que fueron diseñados para resistir un sismo de 8,2 de la escala Richter y soportaron incólumes uno de 9,1, OCHO VECES más potente!. Pero la neurosis y la paranoia nuclear, vieja herencia de la terrible paranoia atómica de la Guerra Fría, es otro de los “duros de matar”. La increíble Marie Curie nos dijo: “No hay que tener miedo a la radioactividad. El conocimiento de las cosas nos quita el miedo.” Es decir, sólo la verdad nos hará libres del miedo. No hará libres, también, de quienes quieren llevar a la sociedad de regreso a los “días dorados del Siglo 19” basados en una filosofía antihumana.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Anexo

Fuentes de Financiamiento del CEDHA, presidida por Romina Picolotti

Año 2010
Principales Fuentes Primarias (más del 10%)
United Nation Enviromental Program
Unitarian Universalist Service Committee (UUSC)
Bank Information Center
World Resourse Institute
Wallace Foundation
Rausing Foundation
Presindent & Fellow Harvard
SOMO

Año 2006
Ford Foundation (33%)
CS MOTT Foundation (24%)
Embajada Británica en Buenos Aires (18%)



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?