POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
de Eduardo Ferreyra


Click to get your own widget
CO2 vs. Temps


Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


Frío, frío, Bilderberg discute el frío

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Septiembre 27, 2010

Ya sea que usted crea que los miembros del Grupo Bilderberg son parte de una conspiración muy siniestra para apoderase del mundo, o inocentes muchachos que se reúnen a beber whisky y jugar a las cartas, hay una cosa que nadie puede negar: es gente que sabe muy bien para donde está soplando el viento.

En la última reunión anual que mantuvieron en Sitges, España, y de la manera siempre discreta y rodeada de secreto, las personas más influyentes, ricas y poderosas del mundo, funcionarios de gobiernos y reinas incluidas, se codearon con famosos académicos y políticos de primera línea. Se supo que no jugaron al crocket, al ping-pong o a los naipes. Entre los cientos de asistentes estuvieron el presidente de la FIAT; el principal representante de EEUU para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke; nuestro viejo conocido y autor del nefasto memorando NSSM-200, Henry Kissinger; Bill Gates -que no fue a vender su sistema operativo Windows 7; la Reina de Holanda, el editor de la revista The Economist, el infaltable David Rockefeller… lo que se dice “la crema de la crema” del poder mundial.

El parte de prensa que anunciaba el encuentro en Sitges dice algo tremendamente significativo sobre la agenda de discusiones. Veamos si descubre lo que hay de increíble:

El 58º Encuentro del Grupo Bilderberg se realizará en Sitges, España, entre el 3 y el de Junio de 2010. La conferencia deliberará principalmente sobre la Reforma financiera, Seguridad, Tecnología Cibernética, Energía, Pakistán, Afganistán, el Problema Alimentario Mundial, Enfriamiento Global, Redes Sociales, Ciencia Médica, y Relaciones EEUU-Unión Europea.

Si señores, acertaron ustedes: trataron el tema Enfriamiento Global.

Como es muy difícil que se trate de un error tipográfico porque “calenta-” no tiene parecido alguno con “enfria-”, la única interpretación posible es que la elite global está perfectamente informada y alerta de que el enfriamiento global representa una amenaza mucho mayor e inminente para la humanidad que el calentamiento, pero que no lo admitirán públicamente hasta que no hayan resuelto qué harán para enfrentarlo y, sobre todo, cómo pueden sacar partido del mismo y seguir acrecentando poder y riquezas.

Claramente se trata de una tremenda boma de tiempo que explotará en cualquier momento. Como de costumbre, somos nosotros los que tendremos que juntar los pedazos y pagar las reparaciones por los daños causados.

Como todos los lectores de Mitos y Fraudes ya lo saben hasta el hartazgo, casi todos gobiernos importantes de Occidente están actualmente comprometidos con una política de reducción de emisiones de dióxido de carbono. Esta política se intenta justificar ante un público que ya está sospechando que le han vendido gato por liebre, con el insólito y nada probable argumento que el aumento del CO2 es el principal causante de un futuro cambio climá-tico que no será nada más chico que terrorífico. Casi estuvieron a punto de convencer a la gente de que para evitar el Apocalipsis, es necesario olvidarse de toda esperanza de progreso y desarrollo y que debemos volver a las viejas prácticas de nuestro bisabuelos: privarnos de todas las cosas y beneficios que la humanidad vino ganando -precisamente desde nuestros bisabuelos.

Una vez que pasó la histeria de la nueva edad de hielo de los años 70s, por supuesto también causada por nuestro uso de los combustibles fósiles, vino un período cálido y agradable que la élite mundial aprovechó para lanzar una nueva histeria: el calentamiento global, pero esta vez descontrolado. Buscaron e inventaron pruebas de que el CO2 seguía siendo el culpable de todo. Hay que renunciar a los combustibles fósiles, olvidarse de viajar en avión, dejar de consumir energía aunque signifique cerrar fábricas y encarecer toda la producción de bienes, productos y servicios.

Pero hoy los inviernos se están haciendo más fríos, lo mismo que primaveras, veranos y otoños. Las cuentas de la luz están aumentando más rápido que el nivel del mar y la retirada de los glaciares –en nombre de combatir al calentamiento global, claro está. Pero al trencito del calentamiento global y cambio climático antropogénico se le han comenzado a salir las ruedas y en poco tiempo más se quedarán en llanta. La gente común, que ha resistido veinte años de lavado de cerebro intensivo, está comenzando a darse cuenta de la estafa. Enhorabuena.

Todo esto se está convirtiendo en un problema muy gordo para la elite política. Además de llevar a una futura escasez de cosechas de granos y producción de carnes por el corrimiento hacia el sur de las fronteras de las áreas cultivables y la reducción de la temporada de crecimiento, se le deben añadir el problema que se creará por la escasez de materia para la producción de biocombustibles: o se alimenta a la gente o se produce biocombustible. Ambas cosas serán imposibles. Pero lo más preocupante para las elites es que la gente finalmente no le quedará dudas de que se la estaba estafando de manera vergonzosa y canallesca.

La gente se dará cuenta de que las facturas que pagan han crecido, las vacaciones se hicieron más caras y más breves; que el costo de vida estuvo aumentando por las infinitas regulaciones prohibitivas de los ecologistas; que ya no se le permite elegir la clase de bombita de luz que quiere usar, o que no puede usar más bolsas de plástico en los supermercados,; o que si no reciclamos y ordenamos la basura antes de sacarlas a la calle nos agobiarán con multas. ¿Y todo esto con cuál fin? Si el calentamiento hubiese sido verdadero y sería tan espantoso como lo pintan, entonces existía la posibilidad de que la gente lo aceptase. Pero, ¿y si al fin y al cabo todo resultó ser nada más que una gigantesca estafa y un mito insostenible?

Los próximos meses y años serán en verdad muy interesantes. Veremos a las élites retorciéndose para acomodarse en una nueva posición a medida de que vaya despegándose cada vez más del “calentamiento”. “¿Quién? ¿Noso-tros? No señor, nunca pensamos que el calentamiento fuese otra cosa que una teoría pintoresca.” Tendrán que buscar urgentemente la manera de justificar el aumento de impuestos y costos de la economía para combatir algo que no existía. Luchar contra fantasmas es algo que los políticos no pueden arriesgarse a hacer porque la gente hace mucho que ha dejado de creer en fantasmas y bultos que se mueven en la oscuridad. El calentamiento global catastrófico y Freddy Krugger tienen la misma probabilidad de existir.

Los últimos manotones de ahogados se siguen viendo aquí y allá, pero la gran mayoría de los antiguos calentadores están huyendo hacia las montañas. Por ejemplo, el insólito asesor científico del presidente Obama, John Holdren, quiere que el gobierno, los científicos y la gente dejen de hablar de “calentamiento global” o “cambio Climático.” La onda es ahora decir “perturbación del clima.” Cualquier cosa que pase es “clima perturbado” –por el hombre, claro, como siempre. La intención es seguir amedrentando al público, cubierto por un manto de miedo que les impida pensar con claridad.

Nuestra obligación como ciudadanos libres y pensantes es impedir que se salgan con la suya.

Una Lista Negra, muy Negra

La publicación del AAAS, el boletín de la Academia de Ciencias de EEUU publicó una Lista Negra de Negacionistas del Clima, con el objeto de que sus carreras fuesen terminadas lo más pronto posible, sus contratos y subsidios cancelados, y sólo quedasen hablando aquellos conversos a la Religión de Calentón Global. Entonces los ciudadanos tendremos que comenzar a confeccionar una lista negra son quienes estuvieron impulsando el fraude, como Al Gore, George Soros, Maurcie Strong, John Holdren, Carol Browner, Barack Obama, Michael Mann, Ted Turner, Robert Redford, Jane Fonda, James Cameron, Arnold Scharzenegger, James Hansen, Gavin Schmidt, Yvo de Boer, Rajendra Pachauri, Ben Santer, Robert Watson, y entre los vernáculos Vicente Barros, Osvaldo Canziani, Romina Picolotti, Raúl Montenegro, y varios cientos de miles más.

Cada uno en su propio estilo, dentro de su propio campo de actividad, ya sea a través de ingenuidad, ignorancia, cinismo, o codicia, contribuyeron con el fraude. No importa el motivo porque el resultado ha sido el mismo –todos aportaron su granito de arena para impulsar el más gigantesco fraude científico de la historia de la humanidad. Hicieron su aporte para hacer que el control de los gobiernos se extendiese hasta límites como nunca se había visto jamás.

Llegó el momento de ponerle un fin a esto. En un futuro cercano será necesario castigar a los políticos corruptos con un voto bien pensado en las urnas. Tendremos que asegurarnos que esos científicos corruptos, o incompeten-tes, o aprovechados, culpables de haber deformado la ciencia sean despedidos de los puestos que los contribuyen-tes estuvieron pagando con su dinero. Tenemos que asegurarnos de que las corporaciones no sigan beneficiándose de la distorsión y corrupción de los mercados que resultan de las regulaciones ecologistas.

Estamos necesitando un Nuremberg del Calentamiento Global.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?