PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS








EL PRINCIPE BERNHARD
von LIPPE BIESTERFELD:
La Viga en su Propio Ojo.

por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

En la sección News Briefs (Noticias Resumidas) de la revista científica 21st Century Science & Technology, (edición Verano 2001, Vol. 14, No. 2, pág.. 6) apareció la noticia del juicio iniciado en Bélgica contra el príncipe Bernardo de Holanda (Bernhard von Lippe Biesterfeld, consorte de la Reina Juliana de Holanda), por parte del abogado holandés J.J.G. Wilgers, acusándolo de crímenes "contra la humanidad" –obviamente una demanda que no podría hacerse en Holanda.

Los cargos se basan en la responsabilidad que le cabe como ex presidente del
Worldwide Fund for Nature (WWF), organización ecologista que presidió desde su fundación en 1961 hasta su renuncia en 1971, motivada por el escándalo de la coima de $ 1,1 millón de dólares recibida por el contrato de la Lockheed Corp. para la venta de aviones caza para las Fuerzas Aéreas Holandesas. Esta nota provocó el pedido de un lector holandés de la revista (Jan Wieman, Gerente del Ciclo de Combustible Nuclear de la planta nuclear de Borssele NPP). Dice Wieman:

"Especialmente la descripción de él en la página 69, como "el ex miembro del Partido Nazi, Príncipe Bernardo de Holanda," es inflamatoria y totalmente infundada. Permítame informarle que el príncipe Bernardo fue el Comandante en Jefe de la Resistencia Holandesa durante la Segunda Guerra Mundial ... de manera que le solicito que corrija sus comentarios en el próximo número de la revista." La respuesta del editor de la revista aporta la clarificación necesaria.

"Nuestra descripción del príncipe Bernardo como miembro del partido Nazi es completamente precisa. Aunque los detalles de la historia del Príncipe pueden no ser ampliamente conocidos por las generaciones jóvenes de Holanda, están disponibles para todos aquellos dispuestos a hacer las investigaciones históricas. Las fotocopias mostradas aquí (páginas 6-7), documentando la membresía del príncipe Bernardo en el Partido Nazi, son parte del registro histórico". Patrimono de la Humanidad...

Las fotocopias a que el editor de la revista hace mención, son documentos liberados al escrutinio público por el Acta de Libertad de Información de los Estados Unidos, y son: 1) La ficha del registro de pagos de cuotas al NSDAP (National Sozialistisch Deustche Arbeit Partie, o Partido Nacional-Socialista de los Trabajadores, más conocido como Partido Nazi) del "prinz zur Lippe, Bernhard Leopold ", con su número de afiliación al Partido (No. 2583009) y su fecha de ingreso (Eintritt): 1 de mayo de 1933. Bernardo abandonó su afiliación al Partido Nazi sólo para casarse con la princesa Juliana de Holanda, ya que la familia real no quería ningún tipo de escándalo. Cuando dejó al partido, Bernardo le envió su carta de renuncia al Fuhrer firmándola: "Heil Hitler!". No olvidemos que Bernardo es nacido en Jena, Alemania, el 29 de Junio de 1911, y debe ser considerado un alemán de purísima cepa. El origen y los diplomas del futuro esposo de la Reina de Holanda provocaron que el diario Het Volk editorializara: "Hubiese sido mejor que la futura Reina hubiese encontrado un consorte en algún país democrático, en lugar de buscarlo en el Tercer Reich".

El segundo documento es una carta de la Embajada de los Estados Unidos en La Haya, Holanda, dirigida al Secretario de Estado,
confirmando la membresía del Príncipe Bernardo al NSDAP, como se muestra en una lista preparada por el Comando del Cuartel General de Berlín, Oficina del Gobierno Militar (USA) en Alemania, en Noviembre de 1947, donde se explica que en la lista aparecen los siguientes datos:

"Lippe-Biesterfeld, Bernhard; Ocupación: Príncipe; Lugar de Nacimiento: Jena; Membresía No.: 02383009; Símbolo: "3" (en la correspondencia del NSDAP); Fecha de Ingreso: Mayo, 1 de 1933; Fecha de Nacimiento: Junio 29, 1911." El comentario final de la carta de la Embajada dice: "La persona de referencia es conocida en Holanda como el Príncipe Bernhard, y es esposo de la Real Princesa Juliana, quien accederá al trono de Holanda el próximo mes de Septiembre "
El tercer documento es una
lista oficial de la NSDAP, página donde aparecen los miembros de familias de la realeza Alemana, donde figura el Príncipe Bernhard y varios de sus parientes, lista que vale la pena mostrar, en el orden que se presenta:

Adelsbrief Name Vorname Geb.Dat. Mitgl.Nr. Eintr. Komment.
(titulo) (apellido) (nombre) (fecha nacim) (Num.Insc) (Ingreso) (comentario)
Grossherzog v. Hesse Georg 8. 11. 06 3766312 1. 5 37 verstorben
Grossherzogin v. Hesse Cecilia 22. 6. 11 3166313 1. 5. 37 verstorben
Prinz v. Hesse Alexis 8. 6. 11 1184026 1. 3. 32
Prinz v. Hesse Christoph 14. 5. 01 696.176 1. 11. 31
Prinz v. Hesse Philipp 6. 11. 96 418.991 1. 10. 30 Ehrenzeichen
Prinz v. Hesse Richard 14. 5. 01 12036662 1. 8. 32
Prinz v. Hesse Wilhelm 1. 3. 05 1187621 1. 5. 32 gefallen lt. Kurhees
Prinz v. Hesse
Wolfgang 6. 11. 96 1794944 1. 4. 32  
Prinzese v. Hesse Marianne Wilhel. 3. 8. 13 4628851 1. 5. 37
Prinzese v. Hesse Viktoria Caecilie 26. 10. 14 3515493 1. 5. 33
Prinz v. Hesse Ludwig 20. 11. 08 5900506 1. 5. 37
Landgraff v. Hesse Friedrich Karl 1. 5. 68 4814689 1. 5. 38 verstorben
Landgraffin v. Hesse Margarete 22. 4. 72 4814690 1. 5. 38  
             
Erbprinz v. Lippe Ernst 12. 6. 02 88835 1. 5. 28 Ehrenzeichen
Prinz v. Lippe Bernhard 29. 6. 11 2583009 1. 5. 33 ausgetreten: 8. 1. 37
Prinz v. Lippe Ferdinand 16. 7. 03 4533031 1. 5. 37 gefallen


Nota: Verstorben = fallecido; Ehrenzeichen = medalla de Honor; gefallen = caído; ausgetreten = egresado

UNA DIGRESIóN HISTÓRICA

Aquellos que conocen la historia reciente de nuestro mundo, sabrán pasar por alto este intervalo en el caso de Bernhard von Lippe Biesterfeld, ya que hay muchos que desconocen absolutamente todo lo que se refiere al advenimiento, subida, apogeo y caída del Tercer Reich, y la figura sinies-tra de Adolf Hitler y su banda de sicóticos criminales. De esta pequeña lista de los miembros de la nobleza alemana que se afiliaron al Partido Nazi (NSDAP) –sólo figuran algunos cuyos apellidos empezaban con H y L, de modo que el alfabeto completo debió comprender algunos cientos de admiradores del nuevo Reich– podemos ver que el primero en adherir a los ideales del "cabo de Bohemia" Adolfo fue el Príncipe heredero (Erbprinz) Ernst von Lippe, que a la edad de 26 años no dudó en afiliarse al Partido.

La hiperinflación aún no había hecho estragos en la economía alemana (aunque la pesada carga de las reparaciones de guerra la habían condenado a ella), de modo que su decisión debe haber sido producto de un sincero convencimiento y admiración por su Führer. Su hermano Bernhard se decidió una vez que el Canciller ya estaba en el poder, y el futuro de Alemania comenzaba a encaminarse hacia un "destino de grandeza", un Reich de mil años y una derrota catastrófica. Ferdinand recién se entregó al régimen en 1937, cuando no afiliarse al Partido era convertirse, de hecho en persona sospechosa de antipatriotismo.

Igual pensamiento debe haber cruzado por las mentes del Gran Duque Georg von Hesse y su esposa, la Gran Duquesa Cecilia, ya que recién ingresaron al Partido en mayo de 1937. Similar circunstancia se podría aplicar para el Landgrave Friederich Karl von Hesse y Sra. que, a los setenta años,.se inscribieron el mismo día, uno detrás del otro, como lo muestra la correlatividad de sus fichas de afiliación. Pobre gente, a pesar de sus riquezas, debieron agachar sus cabezas, tragarse su orgullo –la nobleza alemana siempre consideró a Hitler un advenedizo, y los generales que provenían de la nobleza no olvidaron jamás el grado de cabo al que Hitler llegó a fines de la Primera Guerra. La ficha de Bernhard registra la anotación "ausgetreten", egresado en 1937 de las filas del Partido para casarse con la princesa Juliana de Holanda.

Quienes se afiliaron muy al principio, quizás tuvieron la visión de una Alemania fuerte y soberana, que se tomaría revancha sobre los Aliados que la habían derrotado en 1918 y sujeto a la terrible humillación de insoportables compensaciones de guerra –como si los Aliados no hubieran causado ya daños irreparables a Alemania durante la misma guerra. Pero los vencedores siempre le imponen condiciones a los vencidos, historia que se viene repitiendo desde los tiempos de Hammurabi y seguirá haciéndolo hasta que el Sol se convierta en una enana roja.

Pero quienes fueron los que usaron a Hitler como herramienta para acceder al poder, le financia-ron y apoyaron sus locas teorías eugenésicas, pocos lo saben hoy y, quienes lo pudieron saber ya murieron. Pero esa es otra historia que, aunque no lo crean en este momento, tiene muchísimo que ver con el movimiento ecologista universal, movimiento que tiene profundas raíces en el nazismo, y mucho antes, en las teorías eugenésicas del Reverendo
Thomas Malthus, empleado a sueldo de la Eastern India Co., brazo económico de la colonización inglesa. Fin de la digresión. Volvamos a Bernardo.

El principe Bernardo se interesó en los nazis cuando cursaba su último año en la Universidad de Berlín. Fue reclutado por un miembro de los servicios de inteligencia nazis, pero primero trabajó abiertamente en las unidades motorizadas SS (o Schutz Staffeln). Más tarde fue enviado a París a trabajar para la compañía química
IG Farben (la misma que fabricó el gas Zyklon-B, de las siniestras cámaras), compañía que impulsó los campos de esclavos de trabajos forzados del Ministro de Economía del Reich, Hjalmar Schacht, para convertir carbón de piedra en caucho y gasolina sintéticas para aviones.

El rol de Bernardo era realizar espionaje industrial a favor de las SS. Según reveló la revista
Neewsweek del 5 de Abril de 1976, la actividad de espionaje de Bernardo a favor de la unidad especial de las SS en IG Farbenindustrie fueron reveladas durante los testimonios presentados en los Juicios de Nuremberg. Todo quedó registrado. La historia resulta, a veces, difícil de ocultar. Por ello resulta un tanto irónico (hipócrita, dije?) el rechazo de la familia real Holandesa a la presencia en la boda (del príncipe heredero con la joven argentina Zorreguieta), del padre de la novia, por haber sido Ministro de Agricultura del gobierno del Gral. Videla. Hay gente que le gusta ver la "paja en el ojo ajeno", pero no ve la viga en el propio...

El cuarto documento es otra carta del Departamento de Justicia de los Estados Unidos al
"Oficial a Cargo de la Misión Norteamericana, en La Haya, ... en referencia a la remoción del nombre del Príncipe Bernhard de la lista consolidada de miembros del NSDAP residentes en Holanda ... el funcionario relevante del Depto. de Estado hace notar que, 'Dado que el nombre de Bernhard está incluido también en la Lista Mundial consolidada, que ha sido ampliamente distribuida en todo el gobierno, como también afuera de los Estados Unidos, opina que en este momento no es practicable alterar las listas actuales borrando su nombre' ".

El Que No Salta es Holandés

En cuanto a lo que el acusador del príncipe Bernardo, el abogado holandés Dr. J.J.G. Wilgers tiene para decir, de manera resumida es lo siguiente:

"Bernhard von Lippe Biesterfeld no lideró la Resistencia, que estaba compuesta casi totalmente por el ala izquierda de la sociedad Holandesa, y que no permitía ser liderada por nadie, mucho menos por un reaccionario como Bernardo." Se trata de la creación de un Mito. Quizás se le permitió a este antiguo Nazi que tomara algunos muchachos en overoles y con unas "sten" (metralleta inglesa), y las bautizara la "Brigada Irene" (por una de las princesas de la Casa Orange), y que estaban supuestas que liberarían a Amsterdam. "La Reina Guillermina les rogó a los aliados que le permitieran a Bernardo hacer esto. Los Aliados mantuvieron a este notable príncipe Alemán lejos del frente y de actividades militares, El mito de ser veterano de guerra, continuado hasta estos días, es más una indicación de cómo se falsifica la hisotria y se la manipula para crear una imagen."

En cuanto a su ideología Verde, fue obtenida de a poco a partir de las ideas eugenésicas de su promotor
Julian Huxley. Este es un típico "affaire" británico. Después de la creación del material básico que era la agencia de protección IUCN (International Union for the Conservation of Nature and Natural Resources, o Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Recursos Naturales), por parte de los ingleses, y que por razones de cuasi-internacionalismo fue establecida en Suiza, para que no se demostrase como una operación inglesa que provocaría resistencia entre los nacionalistas de los países que iban a ser objeto de sus futuras acciones depredadoras (y también, quizás por el tema de las cuentas numeradas y el secreto bancario).

Como era necesario recaudar fondos para satisfacer las necesidades de la nueva agencia, en 1961 fue fundado el
World Wildlife Fund o WWF, por el príncipe Felipe, consorte de la Reina Isabel II de Inglaterra, y puso a su primo hermano, Bernardo como su primer presidente. El Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, tambiés es –oh, cosa curiosa!– un alemán de purísima cepa, de apellido Battemberg, como su tío el Lord del Alirantazgo Mountbatten, familia que, después de la primera Guerra, debió cambiar su nombre alemán (Battenberg, al inglés, Mountbatten).

Así fue como este peculiar príncipe alemán,
Bernhard von Lippe Biesterfeld consiguió la oportunidad de construirse su propia red (para lo cual fundaron con Felipe el Club 1001, e invitaron a 1001 personajes de la nobleza y magnates de todo el mundo a aportar $10.000 para ingresar a este club elitista, que reúne a lo más conspicuo del conservacionismo ecologista y la nobleza europea, junto a siniestros personajes de la muy venerada maffia neoyorkina y del narcotráfico internacional. La Biblia y el Calefón...).

Bajo la bandera de los intereses internacionales se promovían los intereses de Occidente. Occidente, por supuesto, es Gran Bretaña y su amigo sonso, el que le ha sacado siempre las castañas del fuego en todas las guerras (desde la de los Boxers para acá), Estado Unidos.

Bajo la bandera de los intereses internacionales se tejieron además, gran cantidad de mitos con el propósito de recaudar ingentes cantidades de dinero: la extinción de los animales silvestres, el petróleo que se acaba, desastres climáticos, la capa de ozono que desaparece, la explosión demográfica, y así hasta el infinito. Parafraseando la canción popular:
"La cosecha de tontos, nunca se acaba..."


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?