PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Ciencia Surrealista

Por Eduardo Ferreyra

Para el biólogo Raúl Montenegro, presidente de FUNAM de Córdoba, la ciencia es “surrealista”, quien dirige este sitio web es un personaje “surrealista”, y todo lo que dice es “surrealista”. ¿Qué es el Surrealismo Papelero?

André Breton, uno de los iniciadores del movimiento del Surrealismo, lo definía como “resol-ver las condiciones, en principio contradictorias, del sueño y la realidad, en una super-realidad.” Eso se llama en francés: Surréalisme, es decir más allá de la realidad, no sabemos si por encima o por debajo, a la derecha o a la izquierda, pero eso no hace al asunto. Ilustres miembros del surrealismo fueron, entre muchos otros, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Max Ernst, Eluard, Artaud, Paul Klee…

Las declaraciones sobre mi surrealismo se dieron en ocasión de una entrevista hecha por una radio de Córdoba, LV2, AM70, el 19 de febrero, 2006, a las 7:25 horas (qué sueño tenía!), donde expresé mi opinión sobre la deformada información técnica y científica que las organizaciones ecologistas (como FUNAM y Greenpeace) proveen a los políticos y otras personas que luego se manifiesta en puebladas donde la paranoia y el terror son el motor del movimiento.

Al término de mis opiniones, y sin que se me hubiese advertido de antemano (¿falta de ética periodística?) que acto seguido se entrevistaría a Raúl Montenegro, quien entre bambalinas escuchaba atentamente mis dichos. Dado que tendría “la última palabra” en el tema, el dueño de FUNAM se dedicó a disparar sobre el mensajero (yo), evitando hábilmente concentrarse en el mensaje, es decir, evitó comentar la parte técnica que yo había expuesto. Dijo que “no valía la pena perder el tiempo.” Valiente!

Como era de esperar, se concentró en dos cosas: primero, en descalificar a mi persona calificándome de “personaje surrealista” (sugiere que miento, bah!) y lo mismo hizo con mis opiniones, haciendo mención que hay otras personas “serias” que afirman que las plantas de Fray Bentos son “muy contaminantes.”

Y a partir de allí se subió a un cajoncito de jabón que le habían regalado en Hyde Park, (a su regreso de Noruega de cobrar su parte en los $230.000 dólares del premio Right Liveli-hood, que se otorga anualmente a quienes más méritos hicieron en el mundo oponiéndose la progreso y al desarrollo de la industria, por lo cual se le llama con el nombre alternativo de Anti Nóbel – upa!, perdón-- el “Nóbel Alternativo” [1]) y procedió a entonar la vieja Letanía Verde, poblada de lugares comunes obsoletos y ya rebatidos por la ciencia.

Pero como Montenegro tenía la palabra, y mi comunicación telefónica había sido cortada por la producción del programa, no había manera de responder a las falsedades que fue desgranando, una a una, desinformando a la población. Una costumbre suya de antigua data, por cierto… Además, tenía que seguir atendiendo llamadas de muchas radios de muchas parte del país (y del Uruguay también), que entraban una detrás de otra. Si alguna no pudo comuni-carse, lo lamento, pero no tengo líneas rotativas. Que va chaché…

Ciencia Surrealista

El argumento básico de Montenegro es que, tanto yo como mis opiniones son surrealistas, por lo cual no habría que tenerme en cuenta ya que desde hace mucho tiempo vengo oponiéndome a la “salvación del planeta”. No lo dijo con esas palabras, pero el sentido era ese: soy un “antiecologista”. Punto. Una basura. Y bué…

El grave problema es que, mientras hablaba con los entrevistadores de la radio LV2, tenía en el monitor de mi computadora (como un “machete” o ayuda memoria) todo el material científico que hay disponible sobre el asunto, y que fui exponiendo en sus partes básicas –pero apenas una centésima parte de la información disponible. Sobre todo, el material sobre el que basé mis opiniones técnicas, eran las declaraciones del Dr. Alberto Venica, Doctor en Ciencia de la Madera y Papel de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) y consultor independiente, que le hiciera al diario La Nación el 30 de enero, 2006.

Para peor, y para oprobio de Montenegro, el sábado 11 de febrero pasado, el Dr. Venica había sido entrevistado largamente por Sergio Elguezabal, el conductor del programa archi-ecologista de TN Noticias, TN Ecología. En esa ocasión, el Dr. Venica procedió a demoler –ante el azoramiento de Elguezábal – uno por uno y de manera sólida y sistemática todos los argumentos que están siendo usados, tanto por el biólogo Raúl Montenegro, como por sus compañeros de ruta, Greenpeace, la sediciosa Asamblea Ciudadana Ambientalista de Gualeguaychú y el Sr. Gober-nador de Entre Ríos Jorge Busti.

De Acuerdo a Montenegro, entonces, la ciencia que maneja el Dr. Venica es “surrealista”, el Dr. Venica también sería surrealista, y por consiguiente, la ciencia que usan los científicos que han conseguido eliminar casi por com-pleto la contaminación de las mal llamadas “papeleras”, también es surrealista. De acuerdo con tan original visión del asunto, la única ciencia “real” es la usada por Montenegro y sus amigos de Greenpeace.

Veamos entonces lo que el Dr. Alberto Venica decía al diario La Nación hace apenas unos pocos 17 días, y juzgue usted si hay surrealismo en sus declaraciones. De acuerdo al Dr. Venica existen tecnologías capaces de resolver en un 99% los problemas ambientales propios de la industria papelera, como son el olor, las partículas y los efluentes que produce. ¿Surrealismo? No parece. Hay muy sólida ciencia que apoya al Dr. Venica. La misma que es evitada como la peste por Greenpeace y Montenegro.

"Técnicamente, con el dióxido de cloro no se producen dioxinas y casi no se generan organoclorados", afirmó Venica. “Las dioxinas son sustancias químicas con alto poder tóxico y, junto con los dibenzo-furanos, integran la familia de los organoclorados, compuestos que se acumulan en el tejido graso de los peces y a los que se les atribuye capacidad mutagénica y cancerígena.” Surrealismo de alto vuelo, no?

"Cuando el blanqueo es del tipo ECF, no se llegan a detectar dioxinas en los efluentes porque durante el proceso de blanqueo de la pasta el dióxido de cloro oxida las sustancias orgánicas” -sostuvo Venica. “Luego, esas sustancias sufren un tratamiento biológico en el que bacterias las degradan a anhídrido carbónico y agua antes de salir al río." Un surrealismo insoportable!

En cuanto al riesgo de los reactivos químicos utilizados durante la cocción de la madera, el ingeniero Marcelo Novaresi, coordinador de la Unidad Técnica Análisis y Estudios Especiales del Centro de Investigación de Celulosa y Papel del Instituto Nacional de Tecnología Industrial dice: "No son un problema porque los reutilizan, y si no existiera la caldera de recuperación para poder procesarlos, la planta resultaría antieconómica". El surrealismo de esta gente es espantoso, no Montenegro?

La demanda de organizaciones ambientalistas de reemplazar el proceso ECF por el TCF no es la mejor opción para los expertos (como la recomienda y la exige el “experto” en tecnología del papel, Raúl Montenegro). "La pulpa y el papel que se obtienen con la técnica totalmente libre de cloro son menos blancos, menos resistentes y más costosos de producir que el sistema libre de cloro elemental” -explicó Venica. “A su vez, el mercado exige cada vez papel más blanco, más resistente y con mejores propiedades para imprimir. " Que no usen papel! Usen papiros o pergaminos! La salvación del planeta lo exige!

En la actualidad, el 85% de las plantas en los países desarrollados se produce con tecnología ECF y el 15% restan-te utiliza TCF y ECF. "Desde principios de la década del 90, comienzan a instalarse varias plantas total-mente libre de cloro, mientras que en Estados Unidos se mantuvieron con la tecnología libre de cloro ele-mental” -dijo la ingeniera química María Cristina Area, experta en tecnologías limpias de pulpado y blanqueo de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM). “En 1996, el Banco Mundial recomendó el blanqueo TCF, pero la Convención de Estocolmo validó en 2001 que la tecnología ECF genera una contaminación similar al pro-ceso TCF." Surrealismo, y de la peor calaña, diría Montenegro.

"Técnicamente, con el dióxido de cloro no se producen dioxinas y casi no se generan organoclorados", afirmó Venica. “Las dioxinas son sustancias químicas con alto poder tóxico y, junto con los dibenzo-fura-nos, integran la familia de los organoclorados, compuestos que se acumulan en el tejido graso de los peces y a los que se les atribuye capacidad mutagénica y cancerígena.” “Eso, eso,” diría don Raúl, “Mutagénicos y cancerigenos. ¡Prohibir, prohibir!”

"Cuando el blanqueo es del tipo ECF, no se llegan a detectar dioxinas en los efluentes porque durante el proceso de blanqueo de la pasta el dióxido de cloro oxida las sustancias orgánicas” -sostuvo Venica. “Luego, esas sustancias sufren un tratamiento biológico en el que bacterias las degradan a anhídrido carbónico y agua antes de salir al río." Mentira, mentira! Es surrealismo puro! (lágrimas comienzan a brotar en ojos ecologistas)

En cuanto al riesgo de los reactivos químicos utilizados durante la cocción de la madera, Novaresi consideró: "No son un problema porque los reutilizan, y si no existiera la caldera de recuperación para poder procesarlos, la planta resultaría antieconómica". No es verdad, no es verdad! Es Surrealismo!!! (Lágrimas ruedan a chorros sobre mejillas verdes).

La Ciencia Surrealista se ha apoderado del mundo y nos lleva a la perdición. Si le envía 10 pesos a Greenpeace conseguiremos salvar al planeta. Bueno, si no a todo el planeta, por lo menos a las finanzas de Greenpeace. Para eso nos aconsejan sabiamente Ricardo Darín, y Natalia Oreiro, avezados y prominentes científicos de la ecología.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Referencias:

[1] El Right Livelihood Award fue entregado en el Parlamento de Suecia desde 1985. En enero 30 de este año 2006, el parlamento le comunicó al Sr. Jakob von Uexkull, el fundador del premio, que en el futuro no podría hacerlo más en las instalaciones de dicho Parlamento. Aunque los motivos expuestos para cancelar futuras presentaciones de este Premio Anti Nóbel son pueriles, los analistas políticos suecos consideran que los verdaderos motivos por detrás de esta prohibición es la intención de un parlamento, por demás serio, de despegarse de cualquier connota-ción política y anti-humana que puedan presentar las organizaciones a quienes presta sus instalaciones para organizar eventos. Vea la noticia de la misma organización en: http://www.rightlivelihood.org/pr_060209_en.htm antes de que la bajen de la web.


Vea el tiempo en Argentina


Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?



No se enoje!
Sólo díganos su opinión!

Nombre:
Email:
Comentarios: