POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba



Contador De Visitas
Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

Click to get your own widget
CO2 vs. Temps



Estado Niño/Niña

Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt



Manifiesto ambientalista

Julio Guillot
La República.com.uy
jguillotmartinez@gmail.com

El hierro es nuestro. Que no venga nadie a robárnoslo. Y menos esos indios (de la India, esos que antes llamábamos hindúes pero ahora parece que ese gentilicio no era el correcto) que nos quieren perforar el suelo patrio, esta noble tierra abonada por la heroica sangre oriental.

Los charrúas (los indios de por acá, no los de la India) vivían con toda felicidad deambulando por campos y selvas, y jamás usaron el hierro; esos sí que eran respetuosos del medio ambiente. ¿Por qué no podemos inspirarnos en esa cultura y prescindir de los metales? Con palos y piedras se las arreglaban para cazar todo tipo de bichos y pescar en las cristalinas aguas de nuestros ríos o en las procelosas de la mar océano; con cueros y ramajes se las ingeniaban para construir confortables viviendas sin necesidad de vigas ni planchadas de hormigón.

El hierro es una porquería que se oxida fácilmente; y cuando se oxida, ya no sirve para nada más que para lastimarnos y agarrarnos tétanos. Además, el hierro que necesita nuestro organismo lo tenemos ahí, al alcance de la mano, en el hígado de los bóvidos rumiantes (o sea vacas, que por suerte acá no son sagradas como en la India, y por eso esta gente necesita minas de hierro), a un precio razonable en las carnicerías y sin necesidad de andar horadando la tierra.

Creo que los movimientos ambientalistas uruguayos están meando fuera del tarro; los encuentro timoratos, incapaces de llevar adelante acciones en defensa del equilibrio ecológico, amenazado por la actividad minera. Tampoco se movilizaron para impedir la instalación de fábricas de celulosa, algo que todo lo contamina y que, en definitiva, produce una sustancia de la que se puede prescindir. Un país ganadero no necesita papel: podemos escribir sobre pergaminos que obtendríamos de la piel de nuestras ovejas; o incluso, abstenernos de escribir; ¿acaso los charrúas escribían? Y si a alguien le vienen berretines literarios, que escriba en la ceibalita.

Y para peor, ahora quieren reflotar el ferrocarril. ¿Me querés decir para qué? Para contaminar el aire, para aturdirnos con el estrépito de locomotoras y vagones. En tiempos de Artigas y la Patria Vieja no había trenes; ¿es posible imaginar el Éxodo del Pueblo Oriental en tren? Volvamos a las nobles carretas que siguieron al Prócer hasta el Ayuí; volvamos a las diligencias como la que inmortalizó Belloni en el broncíneo monumento del Parque de los Aliados...

Volvamos al estado de naturaleza, reencontrémonos con nuestras mejores tradiciones, inspirémonos en nuestros ancestros que no contaminaban nada y vivían en armonía con la Pacha Mama.

No nos dejemos engatusar por ideas foráneas ni permitamos que nos encandilen con el progreso. ¡Viva el Paleolítico, carajo!


Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas



Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?