POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGíA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS

Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt




    Expedición Amazonas-Orinoco 1971

    En Enero de 1971, Eduardo Ferreyra comenzó el descenso del Río Amazonas, partiendo desde la ciudad de Iquitos, en el Amazonas Peruano, con la intención de llegar hasta la ciudad de Manaos, en Brasil y, desde allí, remontar el Río Negro hasta la desembocadu-ra del Río Casiquiare. Subiendo por este extraño brazo del Río Orinoco, intentaría llegar al Orinoco mismo y descender luego hasta Ciudad Bolívar, donde teóricamente termi-naría la expedición.

    Portada

    Por supuesto, no fue suficiente el entusiasmo o la fe en sus propias fuerzas. El dinero se acabó muy rápi-damente y el bote de goma, un Hutchinson de 3,60m de largo no soportó el esfuerzo, y llegando al final de la primera etapa, en Manaos, se declaró vencido. La viga central de madera y sus refuerzos de acero inoxidable estaban demasiado resentidos como para resistir el resto del viaje. Sin embargo, el trayecto recorrido en 30 días se constituyó en una experiencia valiosa e inolvidable.

    A su regreso a Argentina, Ferreyra escribió un artículo para la revista SIETE DíAS, hoy ausente del merca-do periodístico, que fue publicado el 21 de Julio de 1971. Aquí se reproducen las fotografías del artículo, y el texto del mismo -aunque será necesario ir haciendo notar las inexactitudes que los redactores introdu-jeron al texto, intentando darle un carácter más sensacionalista. Para ello, los textos destacados en color verde serán comentados al final.

    EN LAS ENTRAÑAS DEL AMAZONAS

    Aunque no es la primera vez que alguien lo intenta, lo cierto es que cada nueva expedición que se adentra en las profundidades de la selva amazónica constituye una inquietante experiencia, llena de imprevistos y fascinantes descubrimientos. Así lo demuestra, al menos, la odisea protagonizada por Eduardo Ferreyra (34), un fotógrafo y cameraman argentino que recorrió 2.200 kilómetros por aquellos inhóspitos parajes a bordo del minúsculo bote de goma Candelaria, registrando minuciosamente los detalles más significativos de la vida cotidiana de los lugareños, los hábitos de las diversas tribus indígenas y las sorpresas que depara el tupido paisaje. El periplo que contó con el apoyo de Siete Días se inició el 11 de enero pasado en la ciudad de Lima, Perú, desde donde Ferreyra atravesó la cordillera andina hasta Pucallpa y se fijó un itinerario que comprendía Iquitos, Manaos y una larga serie de poblados que finalmente lo conducirían a la capital de Venezuela, Caracas. Por cierto, tal ruta no fue elegida caprichosamen-te: detrás quedaban largos meses de preparativos, de prever innumerables contingencias y por sobre todas las cosas, el cumplimiento de los tediosos trámites burocráticos exigidos por las autoridades brasileñas, peruanas y venezolanas. Una vez completo el equipo y finalizadas las gestiones de rigor, el intrépido cineasta remolcó su em-barcación a través de la selva peruana y se dejó llevar corriente abajo por el río Amazonas. Lo que sigue es el apasionante relato de la aventura, confiado por Ferreyra a Siete Días en exclusividad.


    En una demostración de su habilidad con la cer-batana, un jóven jíbaro ha cazado un pajarito. Por supuesto, será parte de su dieta, y no para canjear al "regatao", como indica el epígrafe del redactor de Siete Días.

    DE CANADIENSES, JIBAROS y YAGUAS

    Los días previos a la partida se sucedieron tan vertigino-samente que cuando quise acordarme ya estaba nave-gando en medio del misterioso, alucinante silencio de la selva amazónica. Frente a mí estaba Jack Maluga, un estudiante canadiense que había conocido en el puerto de Iquitos y que me pidió que lo alcanzara hasta la ciu-dad colombiana de Leticia, aproximadamente a 420 kiló-metros de allí. Con él vivimos tres días que seguramente no olvidaremos jamás: nuestra estadía entre los indios jíbaros, los legendarios reducidores de cabezas y los yaguas.

    Nuestro primer contacto con los indígenas lo brindó el gran Mukuyungo, el jefe de los jíbaros, quien fue casual-mente la primera persona que divisamos al amarrar frente a la aldea. Como pudimos comprobarlo más tarde, el cu-raka (cacique) se ha convertido en una suerte de dios de la sabiduría y su fama ha trascendido los limites de su tribu: es que el robusto guerrero ha viajado hasta un lugar tan remoto como Buenos Aires donde fue presen-tado en dos oportunidades en un programa de televisión sabatino y conoce de cerca las increíbles aldeas en que vive el hombre blanco.

    Pero, a pesar de las maravillas de la civilización, los jíbaros se muestran deseosos de alejarse lo más posible de ella. Añoran las tierras del Alto Pastazas desde donde fueron traídos al río por una compañía de turismo, una región en que la caza era abundante, los mosquitos escasos y el hombre blanco por fortuna poco conocido. Ellos aún creen que serán trasportados nuevamente a las tierras altas, que dejarán de ser mirados con asombro por preocupadas señoras de la metrópoli y no serán más considerados como una atracción turística. Eso es, por lo menos, lo que le han prometido las autoridades... Nos alejamos de la tribu de Mukuyungo impresionados por la miseria de sus chozas, los andrajos con que visten los aborígenes, y la enorme tragedia de su desarraigo.

    Los yaguas, en cambio, son muy diferentes: ellos se ríen sin pausa, con una risa franca, alegre y simple. Hablan y ríen, piden algo, comentan entre ellos y ríen. Los hombres visten grandes faldas y monumentales sombreros de raffia, lo que amén de su risa, de por sí contagiosa por momentos los vuelve increíblemente cómicos. Pasan casi todo el día cazando con sus cerbata-nas y recolectando los frutos de sus plantíos. Son tranquilos y francos; al contrario de los jíbaros, son amables y charlatanes. Quizás por esa misma razón, la mano del hombre blanco los ha tocado más de cerca: los yaguas piden insistentemente aguardiente y marihuana. La entrevista es filmada y grabada: cuando les hago escuchar la cinta magnetofónica se arremolinan a mi alrededor, estallando en carcajadas cuando reconocen la voz de algún conocido y quedándose un tanto intrigados cuando perciben la propia.

    Cerca de las ocho de la mañana continuamos el viaje. Pasamos el control militar de Pijuayal y enfilamos derecho rumbo a Leticia. Igual que en días anteriores, el recorrido continúa en medio de soles abrasadores y chaparrones sofocantes. En Leticia me despido de Jack y continúo río abajo hasta Tabatinga, asiento de la Séptima Companhía de Fronteira do Solimoes (Solimoes es el nombre con que en la zona conocen al Río Amazonas), donde debo reunirme con dos enviados del gobierno brasileño que me acompañarán y servirán de intérpretes.

    Al llegar, no me resulta difícil divisarlos: tie-nen puestos gorritos anaranjados y el carac-terístico uniforme camuflado de los paracai-distas de búsqueda y salvamento de la Fuer-za Aérea Brasileña (PARASAR). El mayor Roberto Guaranys, el más alto, me presenta al sargento Djalma Lins, su ayudante.

    Después de dos días de preparativos inten-sos, pasamos por milésima vez revista de todos los elementos que componen nuestro equipo y comprobamos que todo está en orden. Llevamos un radiotrasmisor portátil Collins KWM-2A de 300 watts, dos fusiles M-16 con abundante munición, un generador eléctrico Honda de 300 watts, tres botiqui-nes repletos de medicinas y varias cajas de provisiones.

    Arriba: una familia de Yaguas, grupo indígena que habita en la región del Alto Amazonas del Perú. Los atuen-dos de fibras vegetales usados por los hombres son vistosos, mientras que las mujeres usan cortas minifal-das de tela roja, costumbre introdu-cida hace pocas décadas por los misioneros.

    Izquierda: pescadores ribereños de la región de Tabatinga, Brasil, po-blado a 800 metros de la frontera con Colombia, lindando con Leticia, único gran poblado colombiano al borde del Río Amazonas. En esa región, el río es conocido por los Brasileños como Río Solimoes.

    COMIENZO A COMPROBAR CIERTAS COSAS

    El día de nuestra partida se presenta magnífico, con un sol resplandeciente y el cielo totalmente despejado. Al poco rato, siento que las manos me comienzan a arder. He sufrido una terrible quemadura en el trayecto hacia Tabatinga: mis brazos están enormemente hinchados y la piel se desprende en grandes trozos, dejando al des-cubierto parches de carne viva que no tardan en ampollarse nuevamente. El dolor es tremendo. Tengo que ponerme guantes de cuero y la campera impermeable de lona; una vestimenta que se vuelve insoportable por el calor reinante y que me obliga a mojarme con agua del río a cada instante.

    Cuando cae la tarde llegamos a Seringal Belem. Una pequeña aldea al borde del Igarapé Preto (Arroyo Negro). Todo lo que hay allí es la iglesia y la escuela, además de unas cuantas casas en que viven unos 300 indios Ticunas. Yo ansiaba el momento de llegar aquí: el periodista francés Lucien Bodard había señalado en su libro "Massacre des Indiennes" que aquí se cometían todo tipo de crímenes y vejámenes contra los indios Ticunas. Mi propósito era comprobarlo. Antes que nada, volví a leer algunos párrafos del libro de Bodard: "... al abrigo de las crecidas de 20 metros se levanta la bella propiedad de los señores Leandro y Jordán Souza Aires de Almeida, Leandro, el padre, y su hijo Jordán, viven en una gran casa que tiene galpones llenos de corteza de árboles, pieles de animales, imágenes piadosas y una Jaula para castigar a los indígenas desobedientes".

    En realidad, no vi nada que se asemejara a este cuadro. Sólo encontré una miserable construcción de tablones podridos, piso de corteza y techo de hojas de palmeras. Las "imágenes piadosas" - que yo me imaginaba como voluptuosos íconos rusos - se limitaban a un descolorido almanaque y un viejo cuadro colgado en la pared más grande de la sala-cocina-comedor. Y en cuanto a la jaula de hierro donde los indios padecerían increíbles torturas, es cierto, allí estaba... Sólo que no era de hierro, sino de caña y tejido de alambre, y en vez de cuerpos desfigu-rados había allí un centenar de simpáticos monitos barrigudinhos, que -según se nos explicó- serían vendidos en Leticia.

    Hemos tenido una infinidad de problemas que han ido retrasando nuestro programa y estamos bastante malhumora-dos. Mientras nos dejamos llevar por la corriente, notamos una cantidad cada vez mayor de juncos, señal de que se avecina un banco de arena. Tratamos de evitarlo, pero ya es tarde: un violento sacudón nos dice que hemos encallado. La tarea ahora no es muy sencilla, ya que en una zona como ésta, llena de camalotes, siempre está la posibilidad - nada deseable - de encontrarse con una "tarariraboia", la terrible serpiente de agua cuyo veneno es tan fulminante como el de la "surucucú" que abunda en la selva. Este ofidio acuático, con un tamaño que oscila entre los dos y los cuatro metros de largo, es, junto con la cobra de la India, la víbora más venenosa que se conoce.

    Sin embargo, tanto peligro no parece asustar a Djalma, quien luego de una extensa disertación sobre ofidios y rep-tiles mortíferos se sumerge en el agua y nos saca del montículo. Por fin, luego de navegar por más de tres horas en absoluta oscuridad, advertimos una tenue luz en la orilla izquierda y hacia allí nos dirigimos esperanzados. Encon-tramos un fondeadero de canoas y desembarcamos de prisa. No deseamos incomodar a los moradores del tapirí (choza), quienes nos creen penados fugados de Colombia, y luego de colgar las hamacas preparamos la cena por nuestra cuenta.

    Por la mañana llueve con una violencia como nunca hubiera imaginado; la choza que nos cobija es de una miseria inconcebible: el mayor lujo que contiene es, seguramente, un par de clavitos de hierro de donde cuelgan las infal-tables estampitas re ligiosas. Cuando nos disponemos a partir, el dueño de casa corre hacia Guaranys y le susurra algo al oído. Así nos enteramos de que su hijo mayor ha sido picado por una jararaca varios días atrás y que no se habían animado a decirnos nada por temor a que les cobráramos los medicamentos: no tenían nada con qué pagar-nos. Sin pérdida de tiempo le inyectamos al muchacho varias ampollas de suero antiofídico en la pierna. La víbora le había mordido en dos oportunidades en el muslo, y de acuerdo con la marca dejada por los colmillos, debía haber sido algo descomunal. Según el padre, era una serpiente de tres metros de longitud y su grosor superaba el de una botella de cerveza...

    Evidentemente, el animal debió haber picado a otro con anterioridad y gastado así la mayor parte de sus reservas de veneno; de otra forma, el joven no hubiera resistido más de unas horas. Antes de irnos, prometemos enviar un mensaje por radio a Manaos para que se envíe el avión anfibio a recoger al muchacho y llevarlo al hospital, donde le salvarán la pierna - ya paralizada por la gangrena - y la vida.

    ENTRE VENDEDORES AMBULANTES Y TIBURONES

    El regatao es toda una institución en el Amazonas. Se puede afirmar, incluso, que la colonización de las zonas más inhóspitas ha sido posible gracias a esta legión de barquichuelos cargados de mercancías, que proveen a los ribe-reños de todo lo necesario para subsistir y reciben en cambio productos de la zona. El nombre proviene de 'rega-tear', o sea discutir el precio del trueque, y este acto cotidiano se ha convertido en un verdadero ritual: casi siem-pre el patrón del barco se para detrás de un pequeño mostrador rodeado de innumerables artículos para la venta, y el cliente toma asiento en la proa de la embarcación, o bien permanece en cuclillas.

    Durante los primeros minutos conversan sobre las últimas crecidas, los vecinos enfermoso muertos y la escasez de la caza o de la pesca. Estos diálogos son muy particulares,ya que utilizan muy pocas palabras y se producen largos silencios entre frase y frase. Por fin llega el instante decisivo, cuando el vendedor pregunta : "¿Qué tem pra tro-car?". De allí en más, la conversación se aviva y ningún argumento es pasado por alto: las conveniencias, las necesidades, la posibilidad de que pase por la zona otro regatao y lo excesivo de los precios. Después de esta ceremonia, ambos proceden al pesaje de las mercaderías y al canje, despidiéndose con gesto adusto hasta dentro de varias semanas. Los principales productos que poseen los lugareños para canjear provienen de la caza o de la pesca. Así, por ejemplo, los artículos más cotizados son pieles de jaguar, nutria o caimán, peces piraíba desecados y muchos otros animales. Estas piezas son trocadas casi siempre por productos manufacturados: fósforos, ropas, municiones o aguardiente. A medida que el regatao culmina con la partida, se va convirtiendo en una verdadera cueva pestilente -repleta de pescados muertos- y de la permanencia a bordo se vuelve insoportable, especial-mente cuando el sol da de lleno sobre la fina chapade zinc que cubre la embarcación.

    Nos tocó vivir en este infierno en dos oportunidades, cuando no había más remedio que dejarnos remolcar por estas barcas. Para aliviar un poco el suplicio, solíamos darnos unos chapuzones en el río, pero tampoco podíamos alejar-nos mucho: aunque en los ríos anchos y de fuertes correntadas no suele haber pirañas, siempre puede existir el peligro de las piracatingas, hermanitas menores de aquellas y no por ello menos terroríficas. Además, cosa que jamás imaginé, en el río Amazonas existen tiburones. Los pescadores se han topado con varios de ellos y me mos-traron - para salir de toda duda - el típico espinazo y las mandíbulas de triple hilera de dientes del temible escualo.


    El pequeño bote de goma, el Candelaria, llevó tres pasajeros hasta Manaus, más una carga de 220 litros de gasolina, provisiones, equipo de sonido, filmación y fotografía. No podía resistir... pero se portó bravamente hasta el último momento.
    |

    Una mujer Tirió prepara un mono cazado por su marido, para el almuerzo. Los niños observan y aprenden.
    Derecha: Error del epígrafe: la familia india no era de Seringal Belem, sino de la Misión Tiriós, donde conviven tribus Ewarhoyanas, Cashuyanas y Tiriós, bajo el cuidado de la Fuerza Aérea del Brasil y padres Franciscanos alemanes.

    SORPRESAS Y FINAL DE JUEGO

    Hemos llegado a Tefé absolutamente empapados. Al desembarcar nos sorprende nuevamente un chaparrón de tal intensidad que debemos agachar la cabeza para poder respirar. Luego de una larga espera, descendemos sobre el pueblo, un villorrio de 16 mil habitantes con una pista de aterrizaje asfaltada por la Fuerza Aérea Brasileña. Me llamó la atención un edificio moderno que contrastaba totalmente con las típicas construcciones amazonenses. Resultó ser el hospital de Tefé, atendido casi en su totalidad por estudiantes de la universi-dad de Juiz de Fora, cercana a Río de Janeiro. Al contemplarlos, me preguntaba qué es lo que impulsa a estos jóvenes a pasar los meses de sus vacaciones en tierras tan alejadas de la civilización y sin obtener retribución alguna por sus servicios. No interesa, lo principal es que hacen una obra de bien...

    Otra vez, prosiguiendo la expedición, el motor del bote volvió a fallar. Ocurrió frente a la isla Catuá Grande, y de nada sirvieron nuestros conocimien-tos de mecánica frente a la necesidad de sustituir una pieza por otra que no poseíamos. Un regatao acaba de pasar por la orilla opuesta sin vernos y quedamos desesperanzados agitando una loneta anaranjada. No queda otro remedio que dejarse arrastrar por la corriente que, según nuestros cálculos, debe alcanzarnos en alrededor de 5 horas al caserío de Barro Alto.

    Caída la noche, atracamos en el Igarapé Chimbaúba, y después de una modesta cena nos echamos a dormir. No sé cuánto tiempo habrá trascurrido, pero de pronto me despiertan tremendos alaridos. Todavía en otra dimensión, cruzan por mi mente las historias de los viajeros sorprendidos durante el sueño y masacrados salvajemente por los indios: ya me veía, efectivamente, sentado en la enorme olla con agua hirviendo y negros bailando alrededor. Por suerte, la cosa no era para tanto: nos habían invadido los "carapanás", gigantescos mosquitos del Amazonas, y el pobre Guaranys yace en una hamaca sin mosquitero y se incorpora gimiendo, mientras se golpea furiosamente su cuerpo en un vano intento de librarse de los voraces hematófagos. Quiero ayudarlo, pero desisto de inmediato ya que mi lienzo está totalmente cubierto de carapanás y sería suicida abandonar mi hamaca. Finalmente, el brasileño se tira al agua y retorna corriendo cubierto de pies a cabeza con un enorme tohallón.

    Ya falta muy poco para llegar a Manaos. Han pasado 25 días maravillosos, sufridos pero gratificantes, y yo he perdido casi 13 kilos de peso. Durante las últimas horas estamos en constante lucha contra el oleaje, que trae una maraña de troncos y camalotes. Debemos prestar mucha atención: las aguas son poco profundas y cualquier tron-co hundido puede ser fatal. De pronto, cuando pasamos frente a la isla de Iranduba, escucho el grito de Guaranys, que se ha caído al río. Rápidamente, Djalma ordena que enfile hacia la costa derecha y ayuda a su compañero a subir al bote. De inmediato comprobamos que el Candelaria se está desinflando en uno de sus extremos. A pesar de que el río es bastante angosto en este tramo, los 300 metros que faltan para alcanzar la orilla se vuelven intermi-nables. El agua ya está entrando por la popa y la carga produce un peligroso desequilibrio; ninguno pronuncia una palabra; estamos con la mirada fija en la costa y tratamos desesperadamente de levantar con las manos el borde desinflado del bote. Ya será tarde: debemos nadar los últimos metros y remolcar así la embarcación. Al revisar el casco, notamos que un tronco hundido había perforado la cámara exterior y que también existía un agujero por el lado de adentro, producido por uno de los fusiles M-16 que rozaba el borde de goma con el cargador.

    Luego de la reparación, continuamos viaje hasta desembocar en el majestuoso Río Negro. Sólo resta un tranquilo y colorido paseo por sus aguas oscuras hasta alcanzar la ciudad de Manaos. Allí atracaremos nuestro sufrido Cande-laria, lo expondremos a la curiosidad del público y correremos hacia el primer almacén para comprar un balón de cerveza helada, tan fría que nos haga lagrimear. Lo demás, quién sabe... quizás el Rio Orinoco y el río Negro quedarán para el año que viene. No es para desesperar; hace millones de años que están allí y nos esperarán hasta que podamos volver.

    COMENTARIOS SOBRE EXAGERACIONES,
    INTERPOLACIONES Y SENSACIONALISMO

    En Seringal Belem me hacen decir: Las "imágenes piadosas" -que yo me imaginaba como voluptuosos íconos rusos..."... Si existe alguna cosa en el mundo que no puede ser catalogada como "voluptuosa" son precisamente los íconos Rusos, imágenes del más puro ascetismo concebible. En fin...

    Cuando de noche encallamos en un banco de arena, Siete Días agrega: "tanto peligro no parece asustar a Djalma, quien luego de una extensa disertación sobre ofidios y reptiles mortíferos se sumerge en el agua y nos saca del montículo."Pobre Djalma!. Aunque sabía mucho sobre selva, ofidios y animales, jamás abrió su boca para disertar sobre nada. Era hombre de muy pocas palabras.

    Hacia el final, aparece lo siguiente: "No sé cuánto tiempo habrá trascurrido, pero de pronto me despiertan tremendos alaridos. Todavía en otra dimensión, cruzan por mi mente las historias de los viajeros sor-prendidos durante el sueño y masacrados salvajemente por los indios: ya me veía, efectivamente, sentado en la enorme olla con agua hirviendo y negros bailando alrededor." No hay demasiado que pueda decir en mi defensa, pero el lector se habrá imaginado que es muy difícil ligar a los indios amazónicos con los caníbales del África, esos que "bailan alrededor de la olla de agua hirviendo". Que hubo ataques de algunas tribus indígenas --como los Atroarís, muy al norte de Manaus, o de los Motilones, en Colombia, o los Huaoranis (o aucas) del Ecuador--, sobre campamentos de mineros, seringueros, exploradores, buscadores de oro y esmeraldas, etc, es algo innegable, y los seguirá habiendo mientras haya gente que ingrese a territorio peligroso sin tomar las precauciones necesarias.

    El episodio del Igarapé Chimbaúba ocurrió, sin embargo, pero fue mucho menos dramático de lo que aparece escrito por Siete Días. Nos habían dado hospedaje en un "regatao" pequeño, lleno de bolsas y canastas de castañas, pirarucú seco y pieles de nutria, y el que gemía (y no a los alaridos) era el pequeño grumete del barquito, que se golpeaba dormido, para defenderse de los "carapanás". Guaranys y Djalma estaban protegidos por el potente repelente que la Fuerza Aérea les provee, el famoso DEET, usado extensamente en Vietnam, y que venía en pequeños aerosoles, directamente del US Army en una concentración del 85% de materia activa. Una bomba! Pero el mosquitero de nylon de mi "hamaca de selva" estaba tan cubierto de mosquitos, que cuando desperté por los gemidos del grumete, no pude ver la luz del farolito de kerosene del regatao. Los carapanás formaban una pared sólida que impedía el paso de la luz.

    Por suerte para todos, esos eran los años de intenso uso del DDT en el Amazonas, y aunque los mosquitos eran todavía abundantes, no habían portadores del plasmodio de la malaria, o si los hubo, no nos picó ninguno. En los seis meses que pasé en el Amazonas (en 1971) no vi a ninguna persona sufriendo de un ataque de malaria. En los años posteriores, el asunto se revirtió, y ahora el paludismo es cosa normal.

    Por último, cuando se nos "pinchó" el bote de goma, Guaranys no se cayó al agua; sólo perdió un instante el equilibrio pero se tomó de mi brazo y lo ayudé a recuperar su postura normal. Tampoco se hundió el bote: alcanzamos a llegar a la orilla y desembarcamos para hacer las reparaciones. Si se hubiere hundido, no hay manera de "remolcar a nado" un bote con toda la carga que llevaba, sólo el peso del motor lo habría hecho imposible. En fin, son cosas del "sacerdocio periodístico"...

    El periodismo es un negocio como cualquier otro. Los editores, jefes de redacción y redactores no trabajan gratis. Quien crea que el periodismo es un "sacerdocio" con una "misión sagrada", encontrará mejor lugar en un convento, aunque verá que allí muy pocos (honrosísimas excepciones) trabajan gratis. Las excepciones a esta regla de oro están mayormente vivendo y trabajando en las selvas de todo el mundo, misioneros que he conocido y a quienes dedico sinceramente el pobre resultado de mi obra.

    Los editores y redactores de la extinta Siete Días no eran, por supuesto, excepciones. Para mantener la venta y circulación de su producto recurrían --como el resto del periodismo mundial-- a sensacionalismos, exageraciones e flagrantes invenciones de sucesos que jamás ocurrieron. Un ejemplo de esto es el motivo para la existencia de este sitio de la web: exponer las exageraciones y falsedades que plagan el campo de la ecología, recogidas por la prensa y los medios de comunicación con dos motivos: promover una agenda política --el ultra-ecologismo-- y la oportuni-dad de mantener su nivel de sensacionalismo que hará engrosar sus cuentas bancarias. ¿Sacerdocio? ¿Misión Sagrada? Hmmmm...

    El artículo que escribí para Siete Días era más extenso, y fue podado sin piedad. Las relaciones entre los gobiernos de Argentina y Brasil pasaban por un momento en que no era conveniente hacer mención a nada que fuese favo-rable a Brasil. El gobierno militar de la nación hermana era visto como una amenaza por el gobierno Argentino. Así se eliminó toda referencia a la desinteresada actividad de los estudiantes de las universidades brasileñas -encua-drados dentro del famoso "Proyecto Rondón", donde miles de estudiantes pasaban los meses de vacaciones traba-jando, sin remuneración alguna, en los dispensarios, hospitales, centros de agronomía y de salud esparcidos por las más remotas regiones del país, y cuyos únicos beneficiarios eran sus pobladores, azotados por la miseria, el hambre y las enfermedades. Yo sugería que, si el gobierno Argentino quería terminar con las protestas, disturbios ymalestar estudiantiles (que habían llevado a tantos a incorporarse a las fuerzas subversivas de Montoneros y ERP), tenían que darle a los estudiantes una misión que ocupara sus mentes y les hiciera ver otra realidad diferente a la de las ciudades. Quien observa que su vida tiene un sentido, que su trabajo es de mucha utilidad, que los resultados se ven de inmediato, no puede abrazar jamás una causa nihilista y enfermiza.

    Por eso, Siete Días resumió mi relato sobre los estudiantes brasileños con un escueto: "Al contemplarlos, me preguntaba qué es lo que impulsa a estos jóvenes a pasar los meses de sus vacaciones en tierras tan alejadas de la civilización y sin obtener retribución alguna por sus servicios. No interesa, lo principal es que hacen una obra de bien ...". Sigo pensando que sería de gran utilidad que en Argentina se implementase un plan similar, pero con la calidad y el grado de corrupción de nuestros gobernantes, esto es una posibilidad muy, pero muy remota. Tampoco funcionaría, porque muy poco del dinero que se destinara al programa llegaría a destino. La mayor parte recalaría en cuentas de bancos Suizos.

    Foto aérea de una región del Amazonas, tomada por el gran piloto, escritor, cineasta y fotógrafo Bob Fulton, amigo de años, muerto en un accidente en Mayo de 2002, al sorprenderlo una fuerte tormenta eléctrica en EEUU, regresando a su casa en Connecticut. Una página dedicada a sus viajes y fotos aéreas de Sudamérica está publicada en este sitio de la web en este link: También está disponible en inglés haciendo click aquí..


    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Política              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?