POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra


Click to get your own widget
Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


Ecologismo después de colonialismo
La historia de los parques nacionales del WWF en África

Informe de FAEC
Fuente: American_Almanac
Septiembre 7, 2010

El 17 de junio de 1997, cuando en los medios de prensa se comenzó a informar sobre los horrores del genocidio masivo de Laurent Kabila en el Congo/Zaire, la African Wildlife Foundation (AWF) con base en Washington, D.C. emitió un parte de prensa lamentando la muerte de cuatro gorilas de montaña en el Parque Nacional Virunga, en Saire, calificándolo de una “tragedia”.

Los animales habían sido sorprendidos en un fuego cruzado, ocurrido tres semanas antes, entre las Fuerzas de la Alianza Democrática para la Liberación del Congo (de Kabila) y milicias rebeldes. La representante del AWF, Anette Lanjouw declaró que “los gorilas fueron las infortunadas víctimas por estar en el lugar equivocado en el momento errado. Nadie tenía a los gorilas como blanco.”

Para el AWF, el World Wildlife Fund (WWF) y Fauna y Flora International (FFI), que dirigen de manera conjunta al Programa Internacional de la Conservación de Gorilas (IGCP), las verdaderas víctimas de la tragedia en la región de los Grandes Lagos de África han sido siempre la fauna y la flora, pero no la población humana.

En 1994, mientras que 3000 Hutus de Ruanda estaban muriendo cada día a causa de hambre y enfermedades en los campos de refugiados en Zaire, el AWF se quejó de que los campos ubicados en los faldeos de Bosque Nacional Virunga, “imponen una gran presión sobre el ambiente.” En un intento de mantenerse vivos, los refugiados habían ingresado a los bosques y estaban en búsqueda de alimentos y extrayendo madera para usar como combustible. Para el AWF, dicha actividad humana amenazaba con la destrucción del hábitat natural del gorila y otras especies animales y vegetales.

De hecho, los llamados programas conservacionistas para salvar a los gorilas africanos, que fueron comenzados por el AWF, siempre opuso a los gorilas contra las preocupaciones por los seres humanos. Durante la década de los 70, cuando el gobierno de Ruanda comenzó a deforestar secciones del bosque de Virunga para la producción agrícola, el AWF tentó al gobierno para detener sus actividades ofreciendo convertir al bosque en un parque de caza y promover el turismo para ver a los gorilas.

El AWF argumentaba que los dólares provenientes del turismo serían un beneficio inesperado para las arcas del gobierno. El plan del AWF fue adoptado en 1978 cuando se estableció el Proyecto del Gorila de Montaña, el primero en su tipo. Hoy, el principal recurso generador de ingresos económicos es el turismo de los gorilas.

Los cuerpos subversivos colonialistas

Durante 35 años, el AWF ha jugado un rol insidioso de contrainsurgencia para la política colonial británica. El AWF reclutó y formó una fuerza de miles de africanos negros que fueron cuidadosamente seleccionados y enviados al Colegio de Manejo de Vida silvestre del AWF en Moshi, Tanzania, para un entrenamiento ideológico en ecologismo.

Regresados a sus países de origen, los cuadros fueron instalados en instituciones gubernamentales clave y sistemas de educación, para proceder a un lavado de cerebros de las poblaciones indígenas locales para que reevaluaran su modo de vida y aceptaran su propio atraso económico en nombre del manejo de la vida silvestre, la conservación y las tecnologías apropiadas.

Además, personal clave entrenado por el AWF fue ubicado para manejar a los parques de caza y reservas nacionales creadas por los británicos que usaron para dos propósitos cruciales. Los parques, como áreas geográficas cuasi autónomas, fueron instalados estratégicamente abarcando las fronteras entre dos o tres países de manera que el entrenamiento militar clandestino y las incursiones guerrilleras podrían llevarse a cabo para derrocar gobiernos que no estuviesen de acuerdo con las políticas británicas para la región. Segundo, los parques contenían a menudo recursos materiales estratégicos y metales preciosos, cuyo acceso podría asegurase para los carteles internacionales controlados por Gran Bretaña. (Ver, “La Próxima Caída de la Casa de Windsor”, EIR, Oct 28, 1994, y el Capítulo 12, “WWF: Wild Wide Fraud”, del libro “Ecología, Mitos y Fraudes,” en este mismo sitio.

John F. Kennedy se opuso al colonialismo británico en África

Para comprender la manera en que fue creado el AWF, es necesario ver al África durante fines de los años 50 y comienzos de los 60, cuando los gobiernos y movimientos independentistas amenazaban terminar con el dominio colonial británico en el continente.

El presidente del recientemente creado Subcomité del Senado de EEUU sobre África era John F. Kennedy, que sorprendió a todos cuando apoyó la independencia de Argelia y personalmente se ubicó como amigo de los nuevos líderes africanos. Muchos de ellos solicitaron audiencias privadas con el joven senador.

En 1959 y 1960 John F. Kennedy pronunció 13 discursos sobre África:

“Llámenlo nacionalismo, llámenlo colonialismo, llámenlo como quieran… África está pasando a través de una revolución. La noticia está en todos lados –y extendiéndose como fuego en casi 1000 idiomas y dialectos—que ya nos necesario permanecer para siempre pobres y en la esclavitud.”

Durante su campaña para presidente Kennedy propuso al Fondo de Desarrollo de la Educación de África para “planear las necesidades de educación a largo plazo de África.” El Fondo financiaría el envío de agrónomos occidentales, ingenieros, y técnicos para ayudar al desarrollo de África. Los estudiantes africanos, a quienes Kennedy llamaba “los futuros líderes de África,” serían becados para ir a estudiar a los Estados Unidos. Como presidente, Kennedy crearía los Cuerpos de Paz, que envió a jóvenes estudiantes universitarios al África para enseñar temas académicos en las escuelas secundarias. A través de incentivos impositivos y penalidades impositivas, Kennedy intentaría forzar a las corporaciones norteamericanas para invertir en la industrialización africana.

Cuando Kennedy derrotó a Nixon en la elección de presidente de 1960, los británicos comenzaron a actuar de inmediato para impedir la implementación exitosa de las políticas propuestas por Kennedy.

Mientras que las nuevas naciones independientes de África les estaban pidiendo a los Ingleses que se fueran, los británicos desplegaron a sus aliados de la elite de familias Anglo-Americana para trabajar en el continente a favor suyo, bajo la cobertura de la amistad americana que se había iniciado con Kennedy! Estos aliados, especialistas en contrainsurgencia, crearon a la Fundación Africana de Liderazgo en Vida Silvestre –AWLF, nombre que prontamente se cambió a AWF.

Quién es Quién de la Elite de Inteligencia

El 20 de marzo de 1961, menos de dos meses después que Kennedy había asumido como presidente, Kermit Roosevelet y Russell Train registraron los documentos para convertir a la AWLF en corporación en Washington, D.C.

Roosevelt era un importante experto en contrainsurgencia que había servido en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en el Cairo, durante la Segunda Guerra Mundial. En 1953, trabajando para el director de la CIA Alen Dulles, fue el responsable de dirigir el golpe de estado que derrocó al Primer Ministro Iraní Mohammed Mossadegh, cuya suerte había sido echada cuando nacionalizó la compañía petrolera Anglo-Iranian Oil Company, propiedad del Imperio Británico.

La familia de Roosevelt había trabajado estrechamente con los británicos durante generaciones. En 1903, su abuelo el presidente Teddy Roosevelt se convirtió en el miembro fundador de la Sociedad para la Preservación de la Fauna Silvestre del Imperio (Británico). La más antigua de las organizaciones en su tipo, sus principales miembros fundaron muchos de los parques nacionales de África. En 1954, dio nacimiento a la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza y Recursos Naturales (IUCN), cuyo representante norteamericano era Harold J. Coolidge, la persona clave detrás de la creación del AWFL. Hoy es conocida como Flora y Fauna Internacional, socio del AWF en el IGCP.

El padre de Roosevelt, Kermit Sr., también fue un lacayo del imperio británico. Se unió al ejército inglés durante la Primera Guerra Mundial y, durante la Segunda Guerra se convirtió en ciudadano británico para ser ubicado en el Ministerio Británico de Transportes Marítimos por Sir Winston Churchill, un viejo amigo de la familia. En 1955 la madre de Kermit Roosevelt se le otorgó un título de nobleza en la Más Excelente Orden del Imperio Británico.

Russel Train, miembro de una familia de banqueros Brahmanes de Boston, sirvió como el primer presidente del AWLF. Train fue una de las figuras más importantes en la creación del movimiento ecologista de Estados Unidos. En 1970 se convirtió en el jefe de la nueva Agencia de Protección Ambiental creada por James Carter, la organización reguladora que supervisa el desmantelamiento de la economía industrial de Estados Unidos. Más tarde Russel Train fue el presidente de la sucursal del WWF USA del Príncipe Felipe en los Estados Unidos.

El vicepresidente fundador del AWFL fue Arthur “Nicky” Arundel. También con misión en la CIA bajo Allen Dulles en 1953, mientras era coronel de los marines, Arundel fue elegido como el experto en propaganda para un equipo de elite en contrainsurgencia que fue desplegado en Vietnam para desestabilizar al país en tiempos de los Acuerdos de Ginebra de 1954. Arundel fue nombrado presidente del AWF en 1968 y sirvió en ese puesto durante 10 años. Actualmente es un miembro emérito de panel directivo.

El mentor de Train y Arundel fue el zoólogo de Harvard, Harold J. Coolidge, fallecido en 1968. Coolidge fue el presidente emérito del AWF y el real poder detrás de sus actividades. Educado como zoólogo en la Universidad de Harvard, sirvió en el OSS en Washington durante la Segunda Guerra.

Los británicos le dieron a Coolidge la misión de dirigir la rama norteamericana de los movimientos ecologistas y de conservación recientemente creados por el Imperio Británico. Desde 1939 hasta 1950 sirvió como miembro de la Segunda Comisión de Protección Internacional de Vida Silvestre, y desde 1951 a 1971 fue su presidente. Después de la Segunda Guerra ayudó a crear la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Recursos Naturales (IUCN), y sirvió como presidente de la rama norteamericana. En 1966 fue nombrado presidente del IUCN y sirvió allí en diversos puestos hasta su muerte. Fue un miembro fundador de la rama norteamericana del WWF del Príncipe Felipe y se unió al panel internacional en 1966, donde sirvió hasta su muerte.

La familia Coolidge, una de las familias Brahmanes más prominentes, estuvo ayudando a los esfuerzos geopolíticos británicos por más de un siglo, y parecen haberse especializado en el tráfico internacional de drogas.

En 836, el bisabuelo de Harold Coolidge, Joseph Coolidge, se hizo cargo del tráfico de opio a China que hacía la compañía británica Jardine Matheson Company. Los chinos prohibieron a los barcos de Jardine Matheson atracar en los puertos chinos, en un esfuerzo para detener la inundación de opio que hacía Gran Bretaña en China. En su lugar, los barcos “clipper” de Coolidge fueron contratados para hacer el trabajo, amasando una fortuna de $10 millones de dólares de esa época.

En 1899, el tío abuelo de Coolidge, Thomas Jefferson Coolidge, fundó a la United Fruit Company. Los miembros de la familia Coolidge han mantenido un interés controlante sobre la firma hasta el día de hoy. El best seller de EIR, “Dope, Inc”, expuso a la United Fruit por importar drogas a los Estados Unidos a principios de los años 70, desde sus plantaciones en Latinoamérica.

El tío de Coolidge, Archibald Cary Coolidge, un amigo íntimo del joven Allen Dulles, fue un miembro importante del Instituto Americano de Asuntos Internacionales, la organización hermana del Royal Institute of International Affairs ubicado en Chatam House, la oficina hogar de la inteligencia extranjera británica o MI-6. En 1921 Coolidge fusionó al AIAA con el New York Council on Foreign Relations, o Consejo de New York de Relaciones Extranjeras, convirtiéndose en el primer editor de sus nueva revista, “Foreign Affairs”.

El AWF en operación

La primera tarea encargada al AWLF fue la creación de la Escuela de Gestión de la Vida Silvestre, cerca de Moshi, Tanganica (hoy Tanzania), y comenzar a enviar dirigentes egresados de regreso al campo. A través de subvenciones del WWF la Fundación Old Dominion de Paul Mellon en Virginia, la escuela abrió sus puertas en Enero 1963. La primera clase de 30 africanos fue seleccionada cuidadosamente de entre los departamentos de caza y servicios de los parques nacionales de Tanganica, Kenia y Uganda. Roosevelt ubicó a su hijo Jonathan en la escuela para supervisar el programa del AWLF. En combinación con la ubicación de sus graduados en vedados de caza, parques nacionales, y puestos estratégicos en los gobiernos, el AWLF lanzó una miríada de proyectos de 'control local' de conservación.

Con el asesinato del presidente John Kennedy y de líderes africanos claves a mediados de la década de 1960, la amenaza inmediata para Londres había desaparecido. Para mantener su posición en África, los británicos escogieron llevar a la prominencia a cabezas de estados africanos que estarían satisfechas con el “desarrollo económico2 de los británicos y del Banco Mundial, esto es, tecnologías apropiadas, eco turiso, y saqueo financiero. Uno de esos líderes era el izquierdista Julius Nyerere, el presidente de Tanzania que nutrió a los genocidas “señores de la guerra” de la presente década, Yoweri Museveni de Uganda, Paul Kagame de Runada, y Laurent Kabila del Congo/Zaire.

Nyerere abrazó con entusiasmo las políticas británicas. De hecho, en 1981 invitó al AWF como huésped especial para asistir a la fiesta del 60º aniversario del Parque Nacional Serengueti, uno de los parques de caza más antiguos del continente. A la mesa con Nyerere se sentó el ex oficial de las SS, el Príncipe Bernardo de Holanda, el presidente del Club 1001 del Príncipe Felipe. (Ver, EIR, Octubre 28, 1994, pág. 25)

Más tarde ese año, el Príncipe Felipe celebró el 20º aniversario del WWF convirtiéndose en su presidente. El primer acto oficial de Su Alteza fue establecer un nuevo Premio Internacional al Mérito de la Conservación que de inmediato lo otorgó al Dr. Felix Nyahozama, el rector de la escuela de contrainsurgencia del AWF en Moshi. También recibió el premio Sandra Price, la directora de las operaciones africanas del AWF.

Hoy, como en Ruanda, el gobierno Ugandés de Museveni es un gran soporte de los programas del AWF, y tiene el orgullo de promocionar el ecoturismo de los gorilas. El gobierno también está albergando un programa ecologista del Banco Mundial para los Grandes Lagos. De acuerdo con las fuentes, el mismo Museveni es un gran promotor de estos programas.

Desde sus comienzos, la escuela del AWF en Moshi ha graduado a más de 2000 cuadros de 23 naciones africanas. Los programas de conservación local que inició el AWF, son demasiado para ser revisados aquí. Según el vocero del AWF, el núcleo de la filosofía de todos sus programas es “construcción de instituciones” o “construcción de capacidad.” Los esfuerzos combinados del AWF han impregnado exitosamente los poros de la vida diaria africana. La política colonial británica una vez más ha tenido éxito en pacificar naciones enteras.



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas



Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?