Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Michigan ve menos muertes por armas
–con más permisos de portación

Por Dawson Bell
De: Detroit Free Press.com
Enero 6, 2008

Seis años después que las nuevas leyes hicieron más fácil obtener una licencia para portar armas, la cantidad de habitantes de Michigan que legalmente andan armados se ha incrementado por 6. Pero las lúgubres predicciones acerca de un aumento de la violencia y el crimen han permanecido sin cumplirse, de acuerdo con los funcionarios policiales y, en cuanto a lo que puede ser medido, tampoco las estadísticas del crimen.

La incidencia de crímenes violentos en Michigan después de seis años desde que la ley entró en vigor estuvo, en promedio, por debajo de la tasa de los seis años anteriores. La incidencia total de muertes causadas por armas de fuego, incluyendo suicidios y accidentes, también han disminuido. Más de 155.000 habitantes de Michigan –alre-dedor de 1 cada 65- están autorizados a portar armas cargadas en su vida diaria, de acuerdo con los registros de la Policía del Estado de Michigan.

Unas 25.000 personas tenían permisos de portación de armas en Michigan antes de que la ley cambiara en 2001. “Yo creo que el consenso general entre los agentes de la ley es que las cosas no salieron tan mal como se espera-ba,” dijo el Jefe de Policía Michael Martin, co-presiente del comité legislativo de la Asociación de Jefes de Policía de Michigan. “Hay problemas con la violencia con armas. Pero… yo creo que podemos respirar aliviados por que no se produjo lo que habíamos anticipado.”

John Lott, profesor visitante de la Universidad de Maryland, que ha hecho extensas investigaciones sobre el rol de las armas de fuego en la sociedad, dijo que los resultados en Michigan desde el cambio de la ley no le habían sor-prendido.

Los estudios académicos de las leyes de portación de armas que permiten a los ciudadanos obtener permisos de portación han mostrado diversos resultados, dijo Lott. Alrededor de dos tercios de los estudios sugieren que esas leyes reducen el crimen; el resto no muestran ningún efecto neto, dijo.

“Pero ningún estudio con “peer review” ha mostrado jamás que el crimen aumenta cuando las jurisdicciones implementan cambios como los hechos por la Legislatura y el entonces gobernador John Engler en 2000,” dijo Lott.

A nivel nacional, la tasa de permisos de portación revocados es muy baja, dijo. Los informes de las Policías Estadua-les de Michigan indican que se revocaron o suspendieron 2.178 permisos de portación desde 2001, ligeramente más que el 1%. Otro informe de la Policía Estadual encontró que 175 de los portadores de permisos habían sido convictos de un crimen, la mayoría de ellos no violentos, requiriendo la revocación o cancelación de sus permisos entre julio 1, 2005 y junio 30, 2006.

Pero aún cuando los ciudadanos armados no causaron el caos, algunos críticos de la ley de Michigan se molestan por la manera en que aprobada: en contra de la firme oposición durante una sesión legislativa dudosa y relacionada con una cláusula que anula los esfuerzos de ser rechazada por un referendo.

Kenneth Levin, un médico de West Bloomfield, fue uno de los críticos. En una carta a Free Press en julio 2001 se refirió a “la inevitable primera víctima de la furia en la ruta o en lugares de trabajo como consecuencia de esta ley.”

El mes pasado Levin dijo que sospechaba que “probablemente no ha resultado tan malo como yo pensaba. No creo que haya estado equivocado, pero mis peores temores no se materializaron. Pero la manera en que la ley fue aprobada fue “artera” y “antidemocrática”, dijo Levin.

Otros oponentes permanecen convencidos de que ha contribuido a una rampante epidemia de muertes relacionadas con las armas y destrucción.

Shikha Hamilton, de Grosse Pointe, presidente de la sucursal del grupo anti armas Marcha del Millón de Madres, dijo que ella cree que la violencia en general relacionadas con las rmas de fuego (incluyendo suicidios y accidentes) ha aumentado en Michigan desde 2001. Muchos incidentes que involucran a portadores de armas legales no han sido reportados, dice ella.

El caso más publicitado recientemente se produjo a comienzos de 2007, cuando una mujer de 40 años de Macomb County le disparó desde su vehículo al conductor de un camión que, según la mujer, la había encerrado en la ruta I-94. Bernadette Headd fue condenada de asalto y sentenciada a dos años en prisión.

Hamilton dijo que si bien la violencia con armas ed fuego se ha reducido, permanece latente, trágica e innecesaria. Por los menos, dice ella, una ley más liberal que permite llevar armas escondidas significa que hay más armas en los hogares, autos y en la calle, y mayor potencial de desastre.

Los partidarios de la ley argumentan que no hay nada equívoco acerca de la experiencia de los que tienen permisos de portación y han evitado amenazas, en algunas oportunidades, y se han salvado de recibir daños.

En septiembre, un habitante de Troy, de 36 años de edad mató a un asaltante de 18 años que, en compañía de otros tres sospechosos, intentaron robarle el auto en las afueras del Cuartel Central de la Policía.

Michelle Reurink, 40, una consltora en Lansing, obtuvo su permiso el año pasado, no tanto porque se sintiera inmi-nente peligro por su seguridad, dijo, sino porque ella es una firme creyente en la Segunda Enmienda de la Constitu-ción –el derecho a portar armas.

“La principal razón por la que pedí el permiso es porque siento que tengo el derecho a tenerla,” dijo Michelle. Sin embargo, ella no lleva el arma consigo durante su rutina diaria, aunque la lleva cuando sale con su marido en su barco.

Teniendo la licencia y un arma en su hogar hace que se sienta más segura en su casa, (donde nadie necesita una licencia de portación para tener un arma), dijo ella. También dijo sentirse más segura a consecuencia del entrena-miento que se requiere para obtener el permiso, incluyendo lecciones de defensa personal que ella debió tomar como parte de la solicitud de portación de armas.

Mark Cortis, de Royal Oaks, que conduce un programa de entrenamiento para el permiso de portación de armas y tiene un asiento en el Panel de Armas del Condado Oakland, dijo que él cree que los beneficios de un ciudadano armado son evidentes en pequeñas cosas de todos los días, dado que los portadores de permisos evitan problemas y viven más confiadamente.

“La policía simplemente no puede protegerlo a usted,” dijo Cortis. “Si usted tiene que llamar al 911, probablemente ya es demasiado tarde.”



Contacte a DAWSON BELL al email dbell@freepress.com.


Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
   Email:

Comentarios:
(Por favor, copie y pegue en su mensaje el link a este
artículo o no sabremos a qué se refiere usted!!)



¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?



contador