PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS








DEL "LIMITE DE LA NATURALEZA"
A "LA RESULTANTE"
(1)


Breve historia de una tesis sobre
Cambio Climático y Transporte

por Adolfo Cristian Farizano
(*)

ANTECEDENTES DE ESTA BREVE HISTORIA

Esto que me sucedió, le pudo haber pasado a la mayoría de las personas por influencia de la Educación y los Medios de Comunicación. La narración de las vivencias de este investigador, puede prestar ayuda a futuros investigadores, tal como lo hace un faro a la navegación. En este sintético relato se logrará apreciar de que manera una verdad o una falsedad, a fuerza de ser repetida, termina por ser creída.

En los Medios de Comunicación Social (MCS) de mayor tiraje o rating de nuestro país, escasa y únicamente se expuso y expone la teoría impulsada por la "ciencia oficial", a saber, la aceleración del Efecto Invernadero (EI) natural por causas antropogénicas, sus catastróficas repercusiones sobre el Cambio Climático y las apocalípticas consecuencias; pero nada se lee, mira o escucha sobre lo sostenido por la "ciencia disidente". Esto se ve reforzado en forma muy significativa por películas estratégicamente estrenadas como por ejemplo "El día después de mañana".

Ello produce temor, desinformación en la gente y falta de igualdad de oportunidades para que los que piensan diferente puedan expresar sus ideas. La casi totalidad de documentos consultados han sido y son de la prensa mundial, la que en forma desigual, con marcado centro de gravedad en el EI, permite en cierto modo escuchar las dos campanas.

RELATO DE LOS HECHOS

Esta breve historia comenzó en marzo de 1997 en la Maestría en Transporte de la Escuela Superior Técnica (EST), cuando en "Transporte y Calidad de Vida", se relacionó Efecto Invernadero (EI) y Lluvias ácidas (LA) con emisiones de gases del transporte, y se insinuó que algunos científicos consideraban que en oposición al calentamiento, existía la posibilidad de una "tendencia al enfriamiento global" (según Sir James Lovelock).

Tomé el fenómeno como tema de tesis que obligatoriamente debía preparar y defender para obtener el título de Magíster en Transporte. Posteriormente, en "Fuentes de energía", al conocerse mi decisión de rastreo del "Límite de la Naturaleza" por el Efecto Invernadero generado por el consumo de combustibles fósiles, se me precisó que
era una teoría no probada científicamente. En ese instante, motivado por la contradicción detectada, comencé un largo peregrinaje para obtener información a fin de precisar correctamente las bases de mi tesis, sobre ese fenómeno tan poco conocido por aquel entonces, en fuentes bibliográficas dispersas, y una Internet que recién comenzaba en Argentina con información predominantemente en inglés.

Me vi retratado en aquel ciego de la historia sufí - leída en un libro de Peter Senge - que, "agarrado a la pata de un elefante, creía que ese miembro era el elefante todo". Recordé que "en las ciencias reales como son las ciencias naturales, la comprensión procede en espiral. Se trata de los mismos temas desde diferentes puntos de vista y sólo el todo es la verdad" (Werner Golsmith).

Investigué largamente y fui encontrando las otras partes del paquidermo atmosférico hasta que finalmente, creo que perdí la ceguera y pienso que pude verlo en su totalidad. Fueron 5 largos años de profunda investigación que culminaron en la Defensa de Tesis, en el Aula Magna de la EST ante el Jurado designado.

Al momento de esa Defensa pública, ya estaba en la búsqueda de
"LA RESULTANTE". Por supuesto que "no pude reunir todos los hechos dados hasta ahora, ni los futuros porque habría tenido que esperar – por decirlo así – hasta el fin del mundo. Hubiera sido algo tan imposible como examinar todos los granos de arena de todos los desiertos y de todas las playas del mundo" (Carl G. Hempel). En consecuencia, me he conformado con "reunir los hechos relevantes, referidos al problema a resolver, en función del intento de respuesta expresado en forma de hipótesis" (Hempel), Además, consulté documentos de "instituciones y científicos muy conocidos y también modestos y desconocidos" (Humberto Eecco), "pues para confirmar una hipótesis se necesita no solo cantidad, sino variedad" (Hempel).

ELECCIóN DEL TEMA DE TESIS

Los motivos fundamentales que me movieron a elegir este tema tan extenso, complicado, difícil de organizar, plantear, documentar, estudiar y preparar para defender fueron, en primer lugar y para ser muy sincero, el desconocimiento, ya que cuando lo empecé sabía que el desafío era grande (la pata del elefante representada por el CO
2 y el EI) pero no que era inmenso (el elefante todo representado por el Cambio Climático Global (CCG)).

En segundo término el deseo de contribuir con mi modesto aporte a la protección de nuestro Planeta, mediante un diagnóstico a mi juicio lo más certero posible acerca de este fenómeno inmensamente agrandado, y en tercer lugar, para intervenir en el "diseño" (Peter Senge) del sistema de transporte mundial, regional y local, con medidas oportunas y posibles de adoptar por países de un mundo asimétrico en cuanto a sus posibilidades de hacer por razones fundamentalmente económicas; todo esto, enfocado desde el punto de vista de mi especialidad: el Transporte.

FUNDAMENTACION

Debí y quise usar argumentos verdaderos para encarar esta lucha de todos por el bien más preciado de la humanidad, que es la conservación de nuestro hábitat natural, un lugar sin igual en el Universo hasta ahora conocido, y que es el Planeta Tierra.

En ningún momento me sentí obligado a usar una causa no legitimada íntegramente por los científicos mundiales en su mayoría, que refleje con certeza lo que es evidente, para proponer esas medidas que a mi juicio lleven a cero o cerca de cero, la incidencia del Transporte Mundial en la configuración de esta supuesta grave amenaza.

Aunque vaya contra la corriente científica oficial, no creo en la reducción del fenómeno a una "parte" del mismo abultada y convertida en el
"todo" con la suma del "efecto Pigmalión positivo" y la gota que perfora la piedra; tampoco creo en la aplicación del "efecto Pigmalión negativo" por parte de los que encarnan la "ciencia oficial" sobre los "disidentes" por el solo hecho de pensar diferente.

Y sí creo en el derecho constitucional de publicar libremente los pensamientos por la prensa, sin censura previa, surgidos de una larga y profunda investigación, con respeto y humildad, convencido de que la diversidad de concepciones conduce al avance de la ciencia. Me impulsa el deseo profundo de alcanzar a vislumbrar la solución más acertada, menos costosa para la naturaleza y la humanidad y que sea además la más rápida y contundente, desde la óptica del Transporte.

EVOLUCION DE LAS BASES DE LA INVESTIGACION

En el intento por dar solución al problema planteado, debí desde el principio dar rienda suelta a la imaginación (Hempel). Antes de empezar esta investigación, si hubiese dicho que estaba totalmente convencido de la verdad de la teoría del EI, la hubiera sostenido como tal pero solo emocionalmente y por ignorancia. Lo primero, motivado por la natural adhesión que la causa del cuidado del medio ambiente genera espontáneamente en cualquier persona normal y lo segundo, debido a que nunca había tenido noticia alguna sobre el particular hasta ese momento. Aquí surgió el intento de determinación del "Límite de la Naturaleza".

Si lo hubiera hecho durante los primeros pasos de la investigación, hubiese cometido un error involuntario, inducido quizá por la intensa campaña desplegada en las Escuelas y en los
MCS para hacer conocer como ciencia dada, la aceleración antropogénica del EI. Pero, si lo hiciera ahora, luego de finalizada esta investigación, incurriría en una falsedad lógica, porque no puedo afirmar que es, lo que no me resulta evidente que es.

Lo que en cambio sí me queda claro, es que no se afianzó en mi conocimiento la certeza sino que creció la duda, materializada por un lado, porque no existe hasta el momento evidencia científica que contenga la certeza del diagnóstico de la aceleración del
EI por causas antropogénicas y concite por ende, el consenso de la Comunidad Científica Internacional.

Por otra parte, por las profundas contradicciones científicas entre las diferentes teorías. Finalmente, porque sí es evidente que lo que sostienen las diferentes teorías esta ocurriendo a cada instante, incluso la lógica aceleración en la producción de gases del
EI, pero que no lleva explícita ni implícita la prueba de que esta última, sea la causa decisiva del CCG, lo que me llevó naturalmente a pensar en salir de esta "COMPONENTE" y buscar "LA RESULTANTE".

"EL LIMITE DE LA NATURALEZA" Y "LA RESULTANTE"

A medida que avanzaba en la investigación iba descubriendo nuevas teorías. Consecuentemente, simultánea y sucesivamente, fueron variando el foco del problema, el marco de referencia y el título de la tesis. Empecé con el CO
2 y el EI bajo el título "El Efecto Invernadero y el Transporte", seguí con los Gases de Efecto Invernadero y los Ciclos Naturales de Calentamiento Global del Planeta bajo el título "El Calentamiento Global del Planeta y el Transporte", y finalicé con el Calentamiento y Enfriamiento natural y antropogénico del planeta bajo el título "El Cambio Climático Global del Planeta (CGP) y el Transporte", conteniendo el foco del problema, marco de referencia y título final de la Tesis que defendí el 12 de noviembre de 2001.

El "LíMITE DE LA NATURALEZA".

Si la concentración de CO
2 en la atmósfera se mide por la cantidad de moléculas existentes por m3 en p.p.m.v. (partes por millón volumen), buscar el "Límite de la Naturaleza" es encontrar la concentración máxima aceptable por la naturaleza, la que reacciona paulatinamente con un aumento progresivo de la Temperatura Media Global (TMG) hasta un punto tal en que se produce una reacción desproporcionada sin retorno, es decir, un cataclismo.

Con ese valor y calculando los volúmenes de emisiones mundiales anuales, creí que podría llegar a estimar el tiempo que se tardaría en llegar a ese límite para poder actuar con la finalidad de curar en salud.

La "RESULTANTE".

El clima de la tierra varía a través del tiempo en forma normal y permanente. Juegan en ello factores tales como la distancia de la tierra al sol, la cantidad de calor que irradia el sol, la capacidad de retención del calor en la atmósfera en consonancia con el albedo de los diferentes lugares donde inciden los rayos infrarrojos del sol, la distribución del calor en la troposfera por acción fundamentalmente de los vientos del mundo y la circulación oceánica mundial, la actividad geotectónica, el polvillo en suspensión en la atmósfera que frena el ingreso de los rayos solares, los gases de efecto invernadero que son 6 (seis) y no 1 (uno), de los que el CO2 tiene el menor potencial de calentamiento, etcétera.

Lógicamente, los diversos factores actúan en escalas de tiempo diferentes, ya que algunos marcan tendencias a largo plazo y otros inciden en tiempos más cortos. Operan como un sistema de fuerzas componentes que conducen a un cambio permanente, como el del río de Heráclito.

Luego, como todas funcionan a cada instante, por similitud a todo sistema de fuerzas en acción, lo que hay que hallar es "
La Resultante" en lugar de tomar una componente muy menor, casi insignificante para el cambio climático pero fundamental para la economía mundial, elevarla a la categoría de "Resultante" y obrar sólo sobre ella ignorando al resto de "las componentes".

Esta investigación que tuvo aquel comienzo continúa y continuará firmemente encaminada a la pesquisa de "
La Resultante", pero reorientada por lo que se resuelva en la Cumbre Climática de Buenos Aires.

LA CIENCIA OFICIAL Y EL FENóMENO

La primera cuestión es que nadie parece percatarse de la sencilla estrategia desarrollada por los que parecen reduccionistas de la realidad. Su primer paso fue un cuádruple achicamiento del fenómeno en cuestión. La minimización consistió primeramente, en reducir el
CCG a Calentamiento Global del Planeta (CGP); segundo, reducir el CGP a Efecto Invernadero (EI); tercero, reducir el EI a los Gases de Efecto Invernadero (GEI) producidos por la actividad humana, y cuarto, reducir los GEI antropogénicos al Anhídrido Carbónico (CO2).

El segundo paso fue tomar esa realidad achicada y
transformarla en el todo, olvidando al resto del fenómeno. El tercer paso consistió en convertir ese gas en algo nocivo para la conservación de nuestro hábitat, para luego enfocar sobre el mismo la supuesta solución contenida en las cláusulas del Protocolo de Kyoto (PK) y dejar como "mal visto" a todo aquel que se oponga a la lucha contra este supuesto "flagelo". Fue como disminuir un enorme elefante a tan solo una pata del mismo.

Según el Físico Atmosférico Dr. Ph.D. S. Fred Singer, los responsables de la reducción de las causas determinantes del Cambio Climático Global del Planeta a la superproducción de CO
2, no aportan nuevas "evidencias" sino que insisten en buscar más y más "consecuencias" que taladran por los MCS empleando legiones de investigadores y repetidores.

No conformes con la reducción operada, fueron variando las consecuencias achacadas al fenómeno, que partiendo de muertes por exceso de calor, pasaron por epidemias e inundaciones y otras atrocidades, hasta llegar a la insólita proposición de que
"el calentamiento" produciría "congelamiento instantáneo".

Este fue el argumento de la película "El día después de mañana", aparentemente basada en el libro "Polar day 9" del científico norteamericano Ubaldo Di Benedetto, de la que el Dr. Ph.D S. Fred Singer expresó: "
great special effects...junk science..." ("...grandes efectos especiales...ciencia chatarra...").

Nada hubiera pasado si quedaba como una buena película más de ciencia ficción pero, entre las múltiples opiniones mundiales recogidas, rescaté la de un diplomático y un científico, ambos muy conocidos, que afirmaron en declaraciones a la prensa que eso se podía dar en la realidad,
pero no antes de 1.000 años, concepto sobre el que prefiero no opinar y dejar esa tarea en manos de la gente que esta leyendo este relato.

DE LA "EVIDENCIA" A LA "CONVENIENCIA"

La segunda cuestión es la transformación de este
problema científico en político. Ello se deduce fácilmente de las consideraciones publicadas por los MCS, que fueron inclinando la balanza a favor de la firma del PK en poco tiempo, las que no son de carácter científico.

Prueba de esto es que una importante autoridad internacional expresó luego de la firma del
PK en la Cumbre de Bonn por parte de importantes emisores, que este hecho representaba un verdadero terremoto geopolítico.

Rusia, en la Cumbre de Moscú en el 2003, declaró al PK
"científicamente defectuoso" y "totalmente carente de bases científicas" y ahora lo firmó sin que hayan surgido nuevos elementos de juicio científicos que justifiquen tal resolución. Sin embargo, la firma del PK para el 2004 parece ser que tendría para Rusia como contrapartida entre otras ventajas, su ingreso a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Esos mínimos ejemplos encierran un concepto de lucha por el poder y liderazgo mundial, en lugar de articulación de un sistema de defensa del planeta amenazado. Los actuales fundamentos para firmar el
PK o para estar bien posicionados en la lista de entusiastas o fanáticos del mismo, son de carácter primordialmente económicos.

LA ACCION PROPUESTA EN LA CUMBRE DE KYOTO

La adopción de medidas por parte de la Comunidad Internacional, operando sobre un fenómeno previamente sometido al reduccionismo, con un factor sobredimensionado y sin la evidencia científica necesaria, hace suponer que para decidir se debió recurrir a tomar la posibilidad más peligrosa como criterio de verdad, o a la adivinación, como en tiempos remotos lo hacían los hechiceros.

Esto nos puede sacar la posibilidad de llegar a conocer la verdad, porque si nada sucede, se lo atribuirá a las medidas implementadas a tiempo por el
PK pero, si nada iba a suceder aún sin tomar ninguna medida, ya nunca lo sabremos después de haberlas tomado.

Esto es algo así como recetar un antibiótico para una enfermedad viral, que sanaría igual sin dicha medicación una vez cumplido su ciclo. No he conocido en mi vida ningún galeno que medique a un paciente, sin tener antes un diagnóstico lo más certero posible. Según los facultativos, si se recetan antibióticos ante un caso dudoso, el enfermo puede curarse igual si su mal solo requiere tiempo y reposo. Pero al dárselo igual, por las dudas, se corre el riesgo de que el medicamento cubra el verdadero cuadro de la enfermedad y la misma progrese por debajo, como los incendios forestales y finalmente el enfermo se agrave o muera.

¿Puede importarle a GAIA de Sir James Lovelock estar congelada o ardiendo en llamas? No, porque nunca lo sabrá; los que sufriremos las consecuencias de lo que le pase, seremos los seres vivos que lo habitamos. Recordemos al tomar decisiones aquello de "hemos encontrado al enemigo, somos nosotros mismos" y lo de "somos el producto de nuestras decisiones tomadas para solucionar problemas del pasado. Las que tomemos hoy frente a los problemas del presente, determinarán como nos encontraremos en el futuro" (Peter Senge).

No olvidemos que es prudente adoptar medidas de "no arrepentimiento", útiles si lo del Calentamiento del Planeta resulta con el transcurso del tiempo verdadero o falso (Fred Singer).

PRINCIPALES ARTICULOS Y TRABAJOS PUBLICADOS

A continuación detallo un listado de artículos que he publicado para ir "validando mi tesis y difundir mis modestos hallazgos a la sociedad" (Hempel). Estaban dirigidos a públicos selectivos no masivos, sobre el tema en cuestión, durante la preparación de la tesis y a posteriori, y es en sus contenidos donde se comprueba el pasaje de buscar el
"Límite de la Naturaleza" a buscar "LA RESULTANTE". Los primeros fueron consecuencia de creer que el EI era el causante de la aceleración del supuesto cambio climático, y los siguientes fueron y son el resultado de comprender que el cambio climático es la resultante de una serie de fuerzas naturales y antropogénicas, estas últimas en mi opinión, de escasa significación.

Nunca en todos estos años he recibido contestación, preguntas, réplicas o críticas por ningún medio, público ni privado. Creo que se debe a que el tema no es de interés general, no afecta ningún interés económico particular ni sectorial por ahora, a la gente le importa el hoy y no algo que puede suceder a largo plazo, y sí aprecio que puede llegar a molestar a aquellos que tienen sus ojos puestos en los buenos negocios que pueden perderse si progresan los argumentos de publicaciones como esta.