POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    La desinformación antinuclear de FUNAM
    sigue engañando a la gente

    Eduardo Ferreyra

    Presidente de FAEC
    Junio 26, 2013

    Raúl Montenegro es el biólogo que preside la Fundación para la Defensa del Ambiente o FUNAM, una organización que se caracterizó desde sus inicios en el muy hábil uso de medias verdades, exageraciones, hechos fuera de contexto, tiempos verbales potenciales y condicionales, todo muy bien ordenado para presentar desinformación sobre asuntos de la ecología que hacen creer al público que FUNAM tiene una sólida base científica, y sus intenciones son salvar a la gente común de horribles peligros ambientales.

    En esa tónica de larga data, el accionar de Montenegro en relación a la energía nuclear siempre se basó en la mención de horribles riesgos que impone cualquier actividad nuclear para los seres humanos. Montenegro, como sucede con casi todos los antinucleares, se ha quedado perdido en una maraña de datos científicos obsoletos y, si de casualidad se entera de algo nuevo –pero que no se ajusta al “relato verde”, lo ignora totalmente y arre-mete más aún con las viejas teorías y erradas creencias que, hay que admitirlo, pintan un mundo realmente espantoso para la humanidad, por más errada que sea esa visión tremendista del futuro.

    En estos tiempos está embarcado en viajes a Mendoza y en apariciones públicas, concediendo entrevistas a diarios y revistas, y aleccionando a las ONGs antiminería sobre la mejor manera de introducir la prolija desinfor-mación que presenta para lograr entorpecer al avance de la actividad minera y el desarrollo económico e indus-trial de amplias regiones del país. Su tema es hoy la vieja mina de uranio de Sierra Pintada y el traslado de la fábrica de óxido de uranio Dioxitek a una nueva ubicación.

    El sitio web del diario de San Rafael, publica extractos de una entrevista que puede leerse en el link indicado y que lleva este título:

    “Montenegro: La mina de uranio de Sierra Pintada no debería reabrir”

    diario de San Rafael

    En la edición del martes informamos que la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) insiste en la reapertura de la mina de uranio. La intención del Gobierno nacional de construir una nueva central Atucha con la participación de empresarios rusos reabre el debate sobre el futuro de la explotación de este mine-ral en nuestro país. En contrapartida, los sanrafaelinos siguen reclamando la remediación de los pasivos contaminantes que dejó la explotación de Sierra Pintada.

    Al respecto, consultamos al biólogo Raúl Montenegro, autoridad en el tema y reconocido mundialmente, quien brindó un panorama esclarecedor y contundente, destacando la necesidad de remediar cuanto antes el material de la explotación minera que dejó la CNEA en ese lugar en las últimas décadas.

    Raúl Montenegro es bueno para recordar estadísticas, y atribuir causas y efectos, y si no tiene algunas de estas cosas que se ajuste a lo que quiere vender, las inventa. Por ejemplo:

    Primeramente, el especialista informó acerca de la visión que tiene del programa nuclear argentino: "En el mundo hay unos 199 países, pero sólo 30 han desarrollado centrales nucleares de potencia. Contraria-mente a lo que pretende hacernos creer la Comisión Nacional de Energía Atómica, ello no se debe a falta de capacidad tecnológica sino a inteligencia territorial. La energía nuclear es cara, obsoleta y extrema-damente peligrosa. Un solo accidente nivel 7 en la escala del INES, el peor posible, no sólo provocaría gravísimos daños sanitarios y ambientales sino que además haría colapsar una economía como la nues-tra. En un planeta inestable y volátil lo más inteligente es no tener reactores. Si los argentinos conocie-sen la verdad sobre el programa nuclear exigirían que se lo desactive". ¿"Inteligencia territorial”? ¿Qué sería esta nueva herramienta en el bagaje dialéctico de Montenegro? Tiene varios viejos latiguillos que introduce en sus textos y discursos, como el viejo “coctel de contaminantes”, y des-de hace un tiempo el conocido pero no demostrado “Efecto Petkau” y “Efecto Espectador”. Pero son muletillas que sirven para infundir el temor entre los que saben poco o nada sobre el tema de la radioactividad natural de fondo, o bajos niveles de radiación. Por supuesto que su afirmación “La energía nuclear es cara, obsoleta y extremadamente peligrosa, es una expresión de deseos muy personal y no expresa una verdad comprobada por la realidad. Después de más de 14.500 años/reactor desde fines de los década de los 50, la experiencia demostró que la energía nuclear tuvo muy pocos accidentes serios –siendo Chernobyl el peor de ellos imagina-ble, pero sin las consecuencias catastróficas que Greenpeace, y la plétora de ONGs antinucleares quisieron adjudicarle. La experiencia y la realidad demuestra que viajar en transporte público o asistir a un estadio para ver un partido de fútbol es mil veces más peligroso... o fumar, o bajarse de la cama descalzo, o patinar en la bañera.

    CAUSAPROBABILIDAD DE MUERTE
    Fumar 20 cigarrillos diarios1/200
    Gripe1/5000
    Viajar en transporte público1/10.000
    Concurrir a un estadio de fútbol1/25.000
    Practicar alpinismo1/25.000
    Tomar píldora anticonceptiva1/50.000
    Terremoto (California)1/600.000
    Transporte aéreo1/10.000.000
    Central Nuclear1/10.000.000
    Repositorio de residuos
    de alta actividad
    1/100.000.000.000.000

    Fuente: Journal of the American Medical Association (244, II:1126-1128) y CNEA

    Además, quienes realmente conocen sobre la verdad del plan nuclear argentino -con fallas de corrupción in-cluidas- apoyan la continuidad del plan y, en lo posible, su ampliación con la adopción de los nuevos diseños de reactores "inhrentemente seguros" que fabrica la compañía estatal de Río Negro y la CNEA, INVAP, orgullo de tecnología de avanzada en lo nuclear y en lo espacial.

    Más declaraciones de Montenegro que merecen ser analizadas y destripadas de su contenido alarmista:

    Sierra Pintada seguirá inactiva y solamente con tareas de conservación. Lo grave, sin embargo, es que aún inactiva sigue contaminando. Un arroyo como El Tigre, a la salida de Sierra Pintada, ha llegado a registrar valores de uranio 20 a 40 veces más altos que valores normales hallados en ríos de Mendoza y otros lugares de Argentina".

    Los valores de radiactividad del uranio natural, tan abundante en la región de Sierra Pintada (como en las Sie-rras de Córdoba y varias regiones del país de elevada radiactividad natural de fondo), son, (¿cómo decirlo sin ofender susceptibilidades?): “niveles y valores naturales de radioactividad que se encuentran en el uranio natural.” Es claro que esos valores naturales en Mendoza, San Juan, gran parte de la Cordillera y zonas monta-ñosas del mundo son 20 a 40 veces más altos que valores naturales de regiones que carecen de uranio, o mon-tañas que naturalmente tienen niveles de radiación más altos que los de provincias de llanura Entre Ríos, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Buenos Aires, Santiago del Estero, La Pampa y ríos como el Paraná, el Uruguay o el Para-guay, que nacen en regiones no muy montañosas y de baja radiación de fondo.

    En la siguiente declaración Raúl Montenegro pretende lucirse –y lo consigue, aunque no de la manera en que a él le gustaría:

    Ante este panorama, Montenegro sintetizó que Sierra Pintada "debe ser remediada y luego cerrada". Sin embargo, indicó que "aún así tendrá que ser vigilada por siglos, pues los depósitos de residuos de uranio y de sus hijas radiactivas continuarán actuando. El uranio es natural, pero en las minas se lo concentra y quedan también concentrados sus residuos más peligrosos, como radio 226 y plomo 210. Además, ventean permanentemente radón 222, un gas radiactivo. Todos son cancerígenos humanos ciertos".

    El "temible" Radón

    Acerca de los radionúclidos con los que Montenegro goza mencionándolos con el objeto de asustar a la gente, está el Radio-226 que es uno de los productos del decaimiento del uranio-238, que está ampliamente encontra-do en la mayoría de rocas y suelos, como los jardines y el interior de nuestras casas. Cuando este radio decae produce radón-222, un gas inerte con una vida media de casi 4 días. (Radio-224 es producto de decaimiento del torio, y decae a radón-220, también conocido como "toron", con una vida media de 54 segundos. A causa de que el radón tienen una vida muy corta, y decae en rayos alfa una cantidad de "productos hijas" que son sólidos y de muy corta vida, hay una gran probabilidad de que decaiga cuando sea inhalado, o cuando las hijas del radón en el polvillo aéreo son respiradas. Aunque la radiación alfa es fácilmente bloqueada por una hoja de papel biblia, las partículas alfa tienen una fuerte acción sobre las mucosas del pulmón. Por suerte, los mecanismos de reparación naturales del organismo se encargan de hacer las reparaciones necesarias y si las dosis alfa no son excesivas, los daños quedan anulados –por más "efecto Petkau" que se invoque.

    La exposición típica al radón y su progenie toma cuenta de la mitad de las dosis de radiación de una persona, haciendo que sea el principal contribuyente. Este radón proviene del suelo, con exposiciones que son afectadas por factores como la georgrafía local, la construcción de edificios, y el estilo de vida. Los niveles de radón en el aire varían desde unos 4 a 20 Bq/m3. Los niveles de radón en el interior de las casas atrajeron un gran interés de los años 70s, y en EEUU tienen un promedio de 55 Bq/m3. La EPA tiene determinado un nivel de acción pre-ventiva 150 Bq/m3. Los niveles de los hogares en Escandinavia son aproximadamente el doble de los de EEUU y los niveles en Australia son de casi la quinta parte de los niveles americanos. En casas de EEUU se han medido niveles de hasta 100.000 Bq/m3, y en cuevas y grutas abiertas al público turista se miden niveles de hasta 25.000 Bq/m3.

    En realidad, casi toda la Argentina debería de ser vigilada durante miles de años porque todos los radionú-clidos que mencionan ocurrían antes de que Sierra Pintada o cualquier otra mina de uranio fuese abierta a la explotación. Montenegro está engañando a la gente con una afirmación como esta porque “...una verdad a medias es una mentira completa.” La "concentración" que se hace en la mina es separar algunos minerales e impurezas que están incrustadas en el mineral de uranio. El nivel de radioactividad no se incrementa ni un solo micro-Sievert! Esa radioactividad estuvo allí desde hace millones de años y lo seguirá estando, decayendo lentamente con el tiempo. Pero no representa riesgo alguno para la salud ni para el ambiente como acaba de declarar el Comité Científico de las Naciones Unidas para las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR, 2012), sobre la Teoría Lineal Sin Umbral (LNT) ,y ya en abril de 2004 cuando se pronunció sobre "los beneficios para la salud, para la fertilidad, para el refuerzo del sistema inmunológico y la defensa contra enfermedades –por ende para la longevidad- de las dosis de radiación de bajo nivel proveniente de los niveles de radiación natural de fondo."

    Pero Montenegro no opina igual. Se quedó en el Siglo Pasado. Dijo:

    Consultado sobre la peligrosidad de la radiación que liberan los materiales radiactivos, tanto los naturales como artificiales, el especialista indicó que "lo que las personas suelen ignorar es que la radiación genera-da por materiales radiactivos -a diferencia de lo que pasa con sustancias químicas no radiactivas- no tienen umbral de seguridad. Cualquier valor de radiación ionizante, por pequeño que sea, es de riesgo y puede producir cáncer. Esto fue reconfirmado por las Academias de Ciencia de los Estados Unidos en BEIR VII Segunda Fase. Pero CNEA no habla sobre estos temas, sigue haciendo creer, falsa-mente, que hay valores inofensivos de radiación ionizante".

    El libreto usado para sembrar el miedo y generar el rechazo a todo lo que sea nuclear y radiactividad, ha sido expurgado de toda ciencia seria. Se basa en viejas creencias y teorías que fueron perdiendo credibilidad hasta su descarte definitivo de las ciencias. Lo que hoy la ciencia acepta como cierto es que las células vivientes están siendo bombardeadas de manera constante por radiación ionizante de diversas formas y desde diversas fuentes. Todo esto tiene el potencial de dañar al ADN y, a menos de que ese daño sea corregido por los meca-nismos de auto-reparación del organismo, puede resultar en una disfunción de las células o una enfermedad maligna conocida como cáncer. Para la mayoría de las personas la exposición adicional de las pruebas de armas nucleares, actividades de generación de energía nuclear o los accidentes nucleares son una minúscula fracción del total de radiación que recibimos todos en el mundo.

    El MIT, o Massachusetts Institute of Technology, se interesó en saber “¿Cuánta radiación adicional es de-masiado?” Montenegro dice que cualquier nivel de radiación, “por pequeño que sea, es de riesgo y puede producir cáncer.” Nos gustaría que nos explicase el motivo por el cual las poblaciones que viven en regiones del mundo con elevada radiación de fondo viven más, y tienen menos cánceres que las regiones con baja radiación de fondo…

    El estudio del MIT expuso a un grupo de ratas a radiación de bajo nivel durante cinco semanas y comparó los efectos con otro grupo expuesto a la misma cantidad de radiación (en mSv) administrada de un solo golpe, como también se comparó con un tercer grupo de control expuesto a nada más que a niveles normales de radiación de fondo. Los resultados fueron que el grupo de “bajas dosis” no mostró “cambios significativos” en los niveles de varios daños al ADN en comparación con el grupo de control.

    El MIT dijo que la cadena de ADN en cada célula está sujeta a por lo menos 10.000 cambios por día, pero que los mecanismos de autoreparación son capaces de corregirlos. Las exposiciones a radiación de 400 veces los niveles de fondo dieron por resultados en apenas 12 cambios extras. El paper concluye: “Tomados en conjunto, los estudios de animales que viven bajo condiciones de prolongadas y continuas exposiciones a radiación 400x del fondo natural de radiación no muestran ninguna evidencia de aumento en los niveles de daño de base… como tampoco ruptura de doble hélice… tampoco una inducción de respuesta del ADN al daño…”

    Por si Montenegro se interesa en actualizar sus conocimientos, algo que le vendría muy bien a él y a la población argentina, el título del estudio es “Análisis integrado y molecular indica daño indetectable del ADN en ratas después de irradiación continua a ~400 veces la radiación natural de fondo.” Fue publicado en el Journal of Environmental Health Perspectives, y está disponible en este link de PubMed: Integrated molecular analysis indicates undetectable DNA damage in mice after continuous irradiation at ~400-fold natural back-ground radiation)

    En Noviembre 2012 el UNSCEAR declaró que todas las evidencias que emergen de miles de estudios indican que la Teoría Lineal Sin Umbral, (o LNT por “lineal no-threshold”) tiene que ser abandonada y se debe reconocer la existencia de un efecto “Hormético” de las radiación de bajos niveles, como los naturales de fondo y… curioso, no? los niveles de radiación de las minas de uranio como la de Sierra Pintada. "Hormesis es el mecanismo que usan las vacunas para potenciar al sistema inmunologico mediante la exposición del organismo a pequeñas dosis de alguna sustancia tóxica o venenosa. Funciona. Las dosis de bajas radiaciones tienen el potencial de reforzar al sistema inmunológico lo mismo que las vacunas.

    El ICRP (Comisión Internacional de Protección Radiológica) puede haber llegado en algún momento a la conclu-sión de que la radiación de fondo es peligrosa porque la LNT dice (como Montenegro) que “cualquier nivel de radiación es peligroso”. Sin embargo esto fue profundamente absurdo desde el primer momento cuando alguien comenzó a fijarse en los datos empíricos. Refutar al modelo LNT a bajas dosis resulta muy fácil, con sólo mirar los datos de lugares del mundo como:

    • Guaraparí, Brasil: fondo natural = 37 mSv/año. Expectativa de vida según teoría LNT = ~62 años.
    • Tamil Nadu, India: fondo natural 53 mSv/año. Expectativa de vida según teoría LNT = ~55 años
    • Denver, Colorado, EEUU: fondo natural 10 mSv/año. Expectativa de vida según teoría LNT = ~72 años
    • Ramsar, Irán: fondo natural = 89-132 mSv/año. Expectativa de vida según teoría LNT = ~20-25 años

    La expectativa de vida LNT significa que no debería haber ni un solo individuo vivo con una edad mayor que la indicada: la teoría LNT predice una mortalidad del 100% por cánceres inducidos por la radiación de acuerdo a la edad dada. Esa en la base de los famosos estudios de la Academia de Ciencia de los Estados Unidos y los estu-dios en BEIR VII Segunda Fase. La información actualizada ha desechado a tales normativas y sugerencias de que la teoría LNT tiene alguna validez.

    Energía Nuclear en el mundo

    En 40 países del mundo existen (a Junio 2013) 434 reactores en operación; hay 67 reactores en construcción; 159 reactores en fase de planeamiento, y 318 más propuestos. (La información completa aquí). Viendo la demanda que existe para esta tecnología no hay base alguna para afirmar que la energía nuclear sea cara, ineficiente o peligrosa. La información disponible muestra que las más difundidas energías alternativas (eólica y solar) están en retirada en los países donde jugaron un importante papel debido al fabuloso negocio de los subsidios que se otorgaron, sin los cuales no hubiesen podido competir contra las tecnologías tradicionales de generación eléctrica. La quiebra de las principales empresas productoras de paneles solares es una señal innegable del error de haber invertido y dilapidado enorme cantidad de recursos en tecnologías ineficientes.

    Vuelvo a repetirlo para que no haya confusiones: El Comité Científico sobre Efectos de la Radiación Ató-mica de las Naciones Unidas ha finalmente admitido que no podemos usar la hipótesis LNT (lineal sin umbral) para predecir al cáncer por niveles bajos de radiactividad.

    Un informe muy grande fue publicado el año pasado con muy poca fanfarria y nada de trompetas. Llega a la conclusión de lo mismo que quienes estuvimos un tiempo en el campo de la energía nuclear ya sabíamos desde hace décadas: las dosis de radiación inferiores a unos 10 rem (0,1 Sievert) no son problema. La hipótesis “lineal sin umbral” o LNT no se aplica a dosis menores a 10 rem (0.1 Sv), que es la región que comprende los valores de la radiación natural de fondo en todo el mundo, y es la región de la mayor importancia para la energía nuclear, la mayoría de los procedimientos médicos y la mayoría de las áreas afectada por accidentes como Fukushima. El Comité Científico sobre Efectos de la Radiación Atómica de las Naciones Unidas UNSCEAR 2012) envió el informe que, entre otras cosas, declara que las incertidumbres de las bajas dosis es de tal magnitud que el UNSCEAR “recomienda no multiplicar las bajas dosis por cifras grandes de individuos expuestos a dosis en incremento a niveles equivalentes o inferiores de los niveles naturales de fondo.” (UNDOC/V1255385)

    Por último, el biólogo Raúl Montenegro manifestó: "La hemos desafiado (a la CNEA) a debates públicos para que la buena ciencia prevalezca sobre su política mentirosa, pero nunca ha accedido. La desafiamos a que explique cómo protegerse del Efecto Petkau y del Efecto Espectador, que agravan enormemente los efectos de bajas dosis de radiación. Como biólogo y como profesor titular de Biología evolutiva en la Uni-versidad Nacional de Córdoba me avergüenza que profesionales que son buenos en física nuclear se arro-guen conocimientos de biología que no tienen, poniendo en riesgo la salud y la vida de miles de personas".

    ¿Para qué hablar de los biólogos que se arrogan conocimientos de física y de tecnología nuclear que no demues-tran tener? La CNEA no puede rebajarse a debatir con quienes no conocen de la ciencia, y apenas usan anota-ciones en el dorso de un sobre sobre los supuestos riesgos de la energía nuclear y, sobre todo, con quienes demuestran desconocer casi todo lo que es necesario conocer sobre radiactividad y el organismo humano. El Efecto Petkau es solamente relevante para dosis sumamente elevadas donde el mecanismo de reparación del ADN no se realiza perfectamente, y no es aplicable a los niveles de radiación inferiores al rango de 500 mSv. Pero no tiene en cuenta al sistema natural de reparación del ADN que se mencionara al principio de esta nota.

    El “efecto espectador”, al que Montengreo adjudica ser "un fenómeno recientemente descubierto que torna aún más riesgosas las bajas dosis de radiación.” Se trata en realidad de un fenómeno psicológico por el cual es menos probable que alguien intervenga en una situación de emergencia cuando hay más personas que cuando se está solo. No tiene relación ni es relevante para los niveles de radiación de cualquier naturaleza o magnitud. Pero su mención (como el “cóctel de contaminantes” y el “efecto Petkau” cumple con la función de impresionar a la gente que lo ignora todo… que es la inmensa mayoría de la población. Esa población impresiona-da y asustada será usada para presionar por prohibiciones y legislaciones restrictivas sin base científica alguna. El perjuicio será repartido entre todos los habitantes de la nación y se manifiesta normalmente como un atraso en la industrialización, en las actividades agropecuarias, y en todas las actividades productivas que generan riqueza nacional que podría ser redistribuida entre todos los pobladores.

    Esperemos que algún día el pueblo haya sido suficientemente ilustrado, instruido y educado en la manera en que la ciencia se ejercita, y aprenda a desconfiar del canto de sirenas de las ONGs verdes que juran estar cuidando nuestra salud pero no muestran evidencias científicas de que estén haciéndolo. Habrá que modificar mucha le-gislación, por supuesto, para que los que emiten alertas y denuncias ambientales sin bases técnicas, y científi-cas ciertas deban rendir cuentas a la justicia como "estafadores de la confianza pública" de la misma manera que lo hacen quienes ganan dinero con los famosos "cuentos del tío" o la "venta de buzones y obeliscos".

    Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?