Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

INDIA: El Caso de las “Semillas Genocidas”

por Lepoldo Escobar
Editor de Entorno Empresarial,
Monitoreo y Análisis de México SA de SV
Email: entornoempresarial2009@yahoo.com.mx

Cuando de mentir se trata, los enemigos del progreso no tienen empacho en recurrir a lo que sea, incluyendo la “autoridad moral” de la para otros casos odiada realeza británica.

En octubre de 2008 el príncipe de Gales, un fan de la agricultura orgánica, declaró, sin siquiera pestañear, que un "número horrible de suicidios de pequeños agricultores en la India” se debía “parcialmente al fracaso de las variedades de cosechas transgénicas” de algodón.

¿Un número horrible de suicidios se debía “parcialmente” a los transgénicos? La de Carlos se trataba de una versión ligth de la patraña fabricada por los ambientalistas sobre los suicidios de agricultores indios. En abril de 2006 un sitio de Internet (http://www.ecoportal.net) sin la flema y matices de Carlos, publicó el artículo “Las Semillas Genocidas”, con la siguiente versión fantástica de lo ocurrido:

“Los agricultores de India que apostaron al algodón transgénico en los noventa quedaron atrapados en deudas impagables por el alto costo de las semillas, sus insumos agroquímicos y una plaga impo-sible de erradicar. Deudas tan terribles de las que sólo se pueden librar quitándose la vida. Más de 40 mil campesinos se han suicidado por esa causa. Más del 90 por ciento de quienes se suicidaron en 2005 habían sembrado algodón transgénico de Monsanto.”

Pero en octubre de 2008, el mismo portal publicó otro artículo titulado “El genocidio de los transgénicos”, en el que se afirmaba:

“A Shankara [un campesino que se quitó la vida], como a millones de campesinos indios, le habían prometido anteriormente insólitas cosechas e ingresos si dejaba de cultivar con las semillas tradicio-nales y en su lugar plantaba semillas GM. Pero las cosechas fueron un fracaso, y no le quedaron más que fuertes deudas y ningún ingreso.

“Por eso Shankara se convirtió en uno de los 125.000 campesinos que se estima se han quitado la vida como consecuencia de la despiadada campaña que ha convertido a la India en un campo de pruebas de los cultivos genéticamente modificados.”

Vaya: Monsanto tiene prisa en matar campesinos indios, pues si en 2006 ya había cobrado la vida 40 mil, dos años después ya había asesinado a otros 85 mil. Y claro, los agricultores indios colaboran con su genocida, pues si hace un lustro solo algunos decenas de miles le apostaban a las semillas de Monsanto hoy ya son millones y si en 2007 los cultivos transgénicos representaban el 66% del área total cultivada de algodón, en 2008 ascendió a 82% del total.

La historia de los agricultores indios de algodón sería, por sí sola, un argumento suficiente para que los transgénicos desaparecieran de la faz de la Tierra y con ellos las empresas que producen las semillas genéticamente modificadas.

Pero para que la historia tuviera el efecto aniquilador que se espera de ella, tendría que ser verosímil - ni siquiera cierta - según los principios de la propaganda totalitaria desarrollados en los años treinta por líder nazi y ambientalista Pepe Goebbels (¡por supuesto que los nazis eran tan ambientalistas como Greenpeace y aprobaron las primeras leyes ambientales de la historia!).

Y ahí es donde la puerca tuerce el rabo. Sin entrar todavía a las supuestas (e inexistentes) evidencias del “genocidio”, la aseveración de que los suicidios responden al fracaso de los cultivos transgénicos de algo-dón para ser en principio verosímil requiere de datos estadísticos, que prueben que antes del abandono de los cultivos tradicionales los campesinos o no se suicidaban o lo hacían mucho menos que ahora. Pero los datos indican exactamente lo contrario.

La India es el segundo país más poblado del mundo con poco más de 1,100 millones de habitantes (el 16% de la población mundial). Esta nación con un promedio anual de 111 mil suicidios en la última década, aporta la décima parte de todos los suicidios en el mundo.

TABLA EE 003-1 SUICIDIOS EN INDIA

AÑOSUICIDIOS
TOTALES
HABITANTESTASA/100 MIL HABITANTESSUICIDIOS CAMPESINOSTASA (%) SUICIDIOS CAMPESINOSSUICIDIOS “ATRIBUIBLES” A TRANSGÉNICOS
199795.829955.200.0001013.62214.21-
1998104.713970.900.00010.816.01515.29 -
1999110.587986.600.00011.26.08214.54 -
2000108.5931.002.100.00010.816.60315.29-
2001108.5061.027.000.00010.616.41515.13-
2002 110.4171.050.600.00010.517.97116.28-
2003110.8511.068.200.00010.417.16415.48-807
2004113.6971.085.600.00010.518.24116.04270
2005113.9141.102.800.00010.317.13115.04-840
2006118.1121.119.775.00010.517.06014.44-911
2007122.6371.136.550.00010.816.63213.56-1.339

Fuentes: The Registrar General of India (www.censusindia.net), National Crime Records Bureau (Ministry of Home Affairs) [http://ncrb.nic.in/] y “Bt Cotton and Farmer Suicides in India” (por Guillaume P. Gruère et alli) [http://www.ifpri.org/pubs/dp/IFPRIDP00808.pdf]

Como se aprecia en la tabla EE 003-1 entre 2003 (primer año de las cosechas con semillas transgénicas de algodón) y 2007 un total de 86,228 campesinos indios se suicidaron. Suponiendo que todos ellos lo hicieron porque Monsanto los engañó con semillas transgénicas que no servían para nada ¿de donde sacaron los ambientalistas los otros 35 mil suicidas para dar un total de 125 mil?

Pero sobre todo, los datos de la tabla no avalan la patraña de que antes los campesinos no se suicidaban, que se empezaron a suicidar a partir de 2003 tras la introducción de de las semillas transgénicas de algodón o que de 2003 a la fecha cometieron 125 mil suicidios más, por encima de los suicidios que había antes (ya fuera cero u otra cifra).

Entre 1997 y 2002 un total de 96,708 agricultores indios se suicidaron. Entre 1997 y 2002 los suicidios de campesinos aumentaron en un 32% mientras que el número total de suicidios en todo el país aumentó menos de la mitad: 15%, como se aprecia en la aludida tabla EE 003-1.

Si la introducción de semillas transgénicas de algodón fuera la causa de los suicidios, a partir de 2003 tendría que haber habido más suicidios que en 2002, pues solamente si la cantidad de suicidios estaba por encima de la cifra de 2002 (17,791) podría suponerse, en principio, que serían culpa de las semillas transgénicas (y todo esto con los supuestos de que TODOS los agricultores por encima de la cifra de 17,871 que se suicidaron se dedicaban al cultivo del algodón, TODOS empezaron a usar las semillas desde 2003, TODOS los suicidas se fueron la bancarrota debido a las semillas transgénicas de algodón y TODOS se suicidaron debido a ello y no a ninguna otra causa).

Pero como se observa en la última columna de la tabla EE 003-1 en lugar de haber más suicidios a partir de 2003, ocurrió exactamente lo contrario: hubo menos suicidios de campesinos, exactamente 3,627 menos entre 2003 y 2007 de los que tendría que haber habido. En cada uno de esos años, salvo 2004, la cifra de suicidios fue inferior a la de 2002. Es decir los transgénicos lejos de provocar suicidios los evitaron.

Entonces, en el peor de los casos no se pueden atribuir a las semillas transgénicas los 125 mil suicidios que dice la propaganda de los actuales epígonos de Goebbels, sino a los sumo 270 (¡463 veces menos de lo que ellos dicen!). Pero esta cifra sería verdadera si para los 270 suicidios se dieran todos los supuestos, que cabe repetir:

  • Que TODOS los agricultores que se suicidaron se dedicaban al cultivo del algodón.
  • Que TODOS empezaron a usar las semillas desde 2003.
  • Que TODOS los suicidas se fueron la bancarrota debido a las semillas transgénicas de algodón
  • Que TODOS se suicidaron debido a ello y no a ninguna otra causa.

Pero todos esos supuestos son falsos. No hay información precisa sobre cada uno de los 270 casos en 2004, pues en realidad, salvo por alguna anécdota que debe tomarse con toda reserva pues no se confirmó en forma independiente, los autores de esta gran mentira no han entregado una base de datos de supues-tas víctimas o cosa parecida y simplemente tuercen las estadísticas generales y ni siquiera falsean con talento. Veamos.

Los agricultores de algodón son alrededor de 15 millones frente a un total de 700 millones de campesinos en la India y los cultivos de algodón son de apenas poco más de 8 millones de hectáreas frente a los 300 millones de los restantes cultivos.

Y sin embargo los propaladores del cuento indio dan a entender que los suicidios entre agricultores no se distribuyen en forma más o menos uniforme en las diferentes categorías de labriegos, según el cultivo al que se dedican sino que todos los suicidios (125 mil según el cuento) ocurrieron entre el 2% de los agricultores de India, es decir entre los dedicados al cultivo de algodón. Si se hubiera estimado que la participación en el número total de suicidios de los agricultores indios por parte de los labriegos del algodón es similar a su peso demográfico, entonces, entre estos últimos los suicidas habrían sido entre 2003 y 2007 un total de 1,725 (y no 86 mil). Pero esto no suena nada espectacular.

Las semillas transgénicas se empezaron a utilizar hasta finales de 2002. En 2003 apenas se utilizaban en 1.5 % de los que se utilizarían en 2007 (o el 0.92% del área total de cultivo de algodón en todas sus formas), en 2004 apenas el 21% (o 13% del total) y hasta 2006 en el 61% (o 50% del total) ¿Como pudieron suicidarse los campesinos indios a causa de semillas que en su mayoría no empezaron a utilizar sino hasta 2006?

TABLA EE 003-2 EXPANSIÓN DE LOS CULTIVOS
TRANSGÉNICOS DE ALGODÓN EN LA INDIA (2002-2007)

AÑOEXTENSIÓN
(HECTÁREAS)
% CON
RELACIÓN A 2007
2002 29.4150.47
2003 93.0801.50
2004500.0008.06
20051.100.00021.13
20063.000.000 61.29
20076.200.000100

Fuentes: Guillaume P. Gruère, op. cit. e International Service for the Acquisition
of Agri-biotech Applications (ISAAA) “Global Status of Commercialized Biotech/GM Crops: 2007” (en: http://www.isaaa.org/resources/publications/briefs/37/executivesummary/default.html)

Uno de los datos más importantes, sino es el que el más importante, sobre la realidad del suicidio en India - que los ambientalistas deliberadamente pasan por alto y que los estudiosos inexplicablemente no incorporan a su análisis - es el que se refiere a los motivos de las personas que se quitaron la vida. El disparate total que los ambientalistas sostienen es que los “125 mil” campesinos suicidas tuvieron como único motivo la bancarrota a la que supuestamente los llevaron las semillas transgénicas. Es decir nadie se suicidó porque sufriera enfermedades incurables o por las muchas otras causas que en todo el mundo llevan a las personas a quitarse la vida.

Pero los datos oficiales confirman que esto es absurdo y falso hasta lo grotesco. En el informe del National Crime Records Bureau sobre 2007, se señala que solamente en el 2.7% de los casos de suicidio las personas se quitaron la vida, es decir 3,312, pero en toda la India. Si lo mismo ocurrió entre los campesinos, del total de los 16,632 suicidios en 2007 solamente en 449 de los casos el móvil fue la bancarrota. Pero nada indica que ni esos 449 agricultores fueran exclusiva o mayoritariamente algodoneros ni mucho menos que la causa de su quebranto hayan sido las semillas transgénicas.

TABLA EE 003-2 MOTIVOS DE SUICIDIO EN INDIA (2007)

MOTIVOSSUICIDIOSPARTICIPACIÓN %
Otros35.81529.2
Problemas familiares29.23823.8
Enfermedad27.33222.3
Causas desconocidas20.409 16.6
Decepciones amorosas3.3832.8
Bancarrota; cambio súbito de situación económica3.3122.7
Disputas matrimoniales3.1482.6
Total113.914 100.0

Fuentes: The Registrar General of India (www.censusindia.net), National Crime Records Bureau (Ministry of Home Affairs) [http://ncrb.nic.in/]

Y justamente ese es el punto, si no hay evidencias de un solo caso concreto de los supuestos 125 mil suicidios provocados por los genocidas de Monsanto, eso es porque las semillas transgénicas lejos de traer desgracias a los agricultores indios les acarrearon beneficios espectaculares. Entre 2003 y 2007 la produc-ción de algodón en India creció 199% y el rendimiento por hectárea lo hizo en 144%. Asimismo el consumo de pesticidas cayó en un 40% en promedio y consecuentemente los ingresos de los campesinos aumentaron en 118% entre 2002 y 2006 ¿Por qué, entonces, querrían suicidarse los agricultores indios de algodón transgénico?

TABLA EE 003-4 PRODUCCIÓN Y RENDIMIENTO DE
CULTIVOS DE ALGODÓN EN INDIA (1950-2008)

AÑO PRODUCCIÓN
(PACAS DE 170 KGS.)
RENDIMIENTO
(KGS. POR HECTÁREA)
1950-51 3.04 88
1960-61 5.60125
1970-714.76106
1980-81 7.01152
1990-91 9.84225
1995-96 12.86242
2002-03 8.62191
2003-0413.73307
2004-0516.43318
2005-0618.50362
2006-0722.63421
2007-08 25.81 466

Fuente: Ministerio de Agricultura de India (http://www.dacnet.nic.in/eands/At_Glance_2008/ch_4/tb4.21aU.xls)

Pero aún ante la evidencia abrumadora, los enemigos del progreso podrían alegar: el que unos hayan ganado con las semillas transgénicas de algodón no significa que todos lo hayan hecho.

Vaya, vaya, el caso del supuesto fraude contra millones de campesinos algodoneros indios y de bancarrota de todos ellos, así como el suicidio de “125 mil”, terminó siendo la posibilidad puramente hipotética de que algunos de ellos no hayan tenido éxito y abrumados por las deudas se hayan suicidado.

¿Es esto posible? No. Las semillas transgénicas son básicamente las mismas para todos los casos y la falta de éxito de unos pocos no se debe a las semillas sino por cualquier otro factor ajeno a la voluntad de las empresas biotecnológicas. O como lo dice Monsanto:

“Los agricultores son los clientes de Monsanto y nosotros tendremos éxito solamente si nuestros clientes lo tienen también. Los agricultores en la India han encontrado el éxito a través del algodón Bollgard. Tenemos gran cantidad de clientes que vuelven y muchos clientes nuevos que llegan año con año.”

De modo que las empresas productoras de semillas transgénicas no son responsables de 125 mil suicidios, ni de 86 mil, ni de 1,725, ni de 449, ni de 270. No son responsables de un solo suicidio ni lo serán en el futuro, porque su negocio es la vida, no la muerte.



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Biotecnología               Volver a la página Artículos
Vea el tiempo en Argentina

Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas



Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?