PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS







Un Nefasto Aniversario:
el "Miedo" al Alar, Diez Años Después


por Kenneth Smith y Jack Raso, M.S., R.D.
Febrero 1999


ABSTRACTO

Hacen diez años, el 26 de Febrero de 1989, se hizo público un ganso ambiental -hiperbólicamente. El principal resultado fue una histeria masiva acerca del Alar, un producto que no era notable sino por su excepcional utilidad para los productores de manzanas y sus consumidores. Este infundado pero ampliamente difundido temor en la salud pública está al tope de la lista de esos temores en la última mitad del siglo veinte.

En el décimo aniversario de la puesta en escena del
"Gran Miedo de la Manzana", el American Council on Science & Health (ACSH) recuerda los eventos que llevaron a esa histeria nacional. El ACSH también recuerda las declaraciones de expertos responsables que pusieron a esa histeria en el lugar que merece en el libro de la historia de las denuncias sin base científicas, pero muy bien publicitadas, sobre la salud y el ambiente. Desgraciadamente, a pesar del consenso científico sobre que los residuos de Alar en las manzanas jamás causaron enfermedades o muertes en seres humanos, obsecados y auto nombrados "defensores del medio ambiente" continúan afirmando que el Alar era un azote para la humanidad.

Introducción

En 1989, disfrazarse de manzana para Halloween podría calzar a la perfección en esos tiempos. Ese fue el año en el que una especie de corte de canguros estigmatizó al Alar, un polvo usado para prevenir la podredumbre de las manzanas antes de la cosecha, "el más poderoso agente cancerígeno de nuestra canasta de alimentos". Era el año en el que el NRDC (Natural Resources Defense Council), el noticioso de la TV, 60 Minutos, el entonces comentarista de shows de TV Phil Donahue, y la estrella de cine Meryl Streep hiciero del "Alar" casi una mala palabra doméstica.

Muerte por Sobredosis

El Alar fue desarrollado en los años 60 como una medida para frenar el crecimiento de las plantas. Su ingrediente activo era el
daminozide, una substancia química sintética, similar a una hormona. La gran utilidad del Alar radicaba en gran parte en su habilidad para regular el crecimiento de las manzanas rojas y las cerezas. Pasó dos años de ensayos cancerígenos en ratas antes de que la FDA, Administración de Drogas y Alimentos aprobara su uso comercial en 1968. Pero en los años 70, el Dr. Bela Toth, del Instituto Eppely de Investigación sobre el Cáncer, encontró:
  • que, en numerosas ocasiones, la "máxima dosis tolerada" (MDT) para machos (por ej., en cantidades que podrían convertir a una substancia intrínsecamente inofensiva en dañina), un subproducto del Alar, el UDMH, o 1,1-(asimétrico) dimetilhidrazina, había provocado tumores en los vasos sanguíneos, hígado, riñones y pulmones de ratones, y
  • que, a muchas veces por encima de la MDT, el Alar había sido responsable de una gran incidencia de tumores en ratones.
En 1978, el National Cancer Institute (NCI) publicó los resultados de un bioensayo cancerígeno sobre el daminozide y llegó a la conclusión de que era un débil cancerígeno. Pero la medición del potencial cancerígeno del daminozide era tan minúscula, que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) no podía usar la información del NCI para una evaluación cuantitativa del riesgo. El fabricante del Alar, Uniroyal Chemical Company, Inc., patrocinó numerosos
bioensayos** del daminozide, que fueron conducidos de acuerdo a las reglas de la EPA . No se encontró capacidad cancerígena.

Los científicos del Panel Asesor en Ciencia de la EPA encontró en 1985 que los estudios de Toth tenían fallas. Sin embargo, bajo las presiones del
Natural Resources Defense Council ( NRDC), un grupo ecologista extremista, la EPA le solicitó a la compañía Uniroyal que condujese los ensayos sobre capacidad cancerígena solamente sobre el UDMH, sin el daminozide. Para cumplir con las exigencias de la agencia, los investigadores administraron UDMH a los ratones en cantidades de cuatro a ocho veces la MTD, es decir, 133.000 a 266.000 más dosis que la estimada para la ingesta diaria de UDMH de los niños pre-escolares. Esto es equivalente a beber diariamente, durante toda la vida, 19.000 litros de jugo de manzanas tratadas con Alar. Once de los 52 ratones que se les administró UDMH diariamente, a dosis ocho veces mayores que la MDT para machos, desarrollaron tumores cancerosos y no cancerosos. El 80% de los ratones murieron prematuramente, pero no de cáncer, sino por las cantidades de UDMH que llegaron a ser dosis tóxicas. La EPA reconoció que el uso de cantidades tan grandes de UDMH hizo que este estudio fuese cuestionable; sin embargo, el 1° de Febrero de 1989, la agencia ordenó una prohibición del uso del Alar, que debería finalizar el 31 de Julio de 1990.

La Condena del Daminozide

Ingreso de los medios: a comienzos de 1989 el NRDC lanzó su Iniciativa de Salud Ambiental de los Niños. David Fenton, de Fenton Communications, una firma de relaciones públicas contratada por el NRDC, negoció un acuerdo con los productores de 60 Minutos para exponer los descubrimientos de un informe del NRDC de 1989, compilado por dos activistas sin conocimientos médicos, que no había sido impreso como parte de ninguna publicación con "peer-review": "Riesgo Intolerable: Pesticidas en la Comida de Nuestros Hijos." Esta colaboración desovó en el segmento de 60 Minutes "´A´ is for Apple" ("M" es por Manzana).

CBS-TV puso al aire el infame segmento el 26 de Febrero de 1989. "´A´ is for Apple", simbolizada por la imagen de una manzana con una calavera con huesos cruzados sobrepuesta, comenzó con la afirmación del corresponsal Ed Bradley sobre el daminozide (que confundió con un pesticida) como
"El agente cancerígeno más potente en nuestros alimentos, es rociado sobre las manzanas para mantenerlas más tiempo en el árbol y hacer que luzcan mejor." Nadie refutó esta afirmación durante el programa. El segmento incluyo también tomas de una guardia pediátrica de cáncer. "Vaya a cualquier guardia de cáncer en cualquier hospital pediátrico en este país", aconsejó el Representante Gerry Sikorski. "Contemple a estos niños calvos y desgastados."

En los días que siguieron a la emisión del programa, las afirmaciones del informe del NRDC fueron ampliamente parloteadas en los medios. Phil Donahue dijo en su show del mediodía: "No mire ahora, pero estamos envenenando a nuestros niños. Yo no les mentiría a ustedes."

Se desató una histeria masiva. A requerimiento de los padres, las patrullas policiales persiguieron a un ómnibus escolar para confiscarle una manzana a un estudiante. Los administradores de las escuelas destruyeron sumariamente manzanas y productos de manzana. Los mercados de manzanas se pudrieron de la noche a la mañana.

El NRDC, sin embargo, prosperó. Fenton, su consultor publicitario, declaró en una entrevista para la revista Propaganda Review que
"La campaña se diseñó de manera que los réditos volvería al NRDC desde el público. El grupo vendió un libro sobre los pesticidas a través de un número 900 en el Show Donahue, y hasta la fecha se han vendido 90.000 copias". La estrategia de Fenton tuvo éxito al compás de cientos de miles de dólares.

Como respuesta a reportajes impresos desfavorables sobre las manipulaciones de Fenton y a la crítica pública de científicos, toxicólogos, y el ACSH, los productores de 60 Minutos decidieron hacer una revisión del Alar en una nueva emisión. La saga se emitió el 14 de Mayo de 1989, e incluyó comentarios de distinguidos científicos que habían criticado a
"A is for Apple". Pero, agregando insulto a la injuria, Ed Bradley puntualmente enmarcó sus comentarios como los de representantes de la industria química.

Ese mes, el Ayudante del Administrador de Pesticidas y Substancias Tóxicas de la EPA envió una carta al vicepresidente de la Uniroyal, donde declaraba:

"Estamos fuertemente en desacuerdo con los recientes reportajes aparecidos en la televisión y en los diarios y revistas concernientes a los análisis desarrollados por el NRDC que crearon la impresión que hay un masivo e inminente peligro para la salud pública como resultado de los residuos de pesticidas en los alimentos, y en particular por los residuos de Alar en manzanas y productos de manzanas. Esto simplemente no es verdad. Creemos que el informe del NRDC presenta una imagen equivocada de los riesgos de pesticidas en los alimentos". Al mes siguiente, bajo presiones de los productores de manzanas, que estaban perdiendo dinero sin importar si usaban o no el Alar, la Uniroyal dejó de vender el Alar para usos en alimentos. En esos momentos, dicho sea de paso, los propietarios de huertos de manzanas habían perdido unos $ 250 millones, los fabricantes de productos de manzana unos $ 125 millones; y los contribuyentes de impuestos (vía el Departamento de Agricultura), unos $ 15 millones.

Lo Que Dijeron los Expertos


Muchas autoridades en salud, incluyendo a los que se citan más abajo, han descalificado a las amplias denuncias contra el Alar de 1989 como falsas alarmas.
"Sin Fundamentos"

La credibilidad de la mitología de los ecologistas se ha desvanecido bastante. En la edición de Junio de 1993 de la revista ECO, el reportero Keith Schneider declaró: "El NRDC y 60 Minutos formaron un equipo para provocar un espanto sobre la salud atacando al Alar . . . como la mayor amenaza de cáncer para los niños en la comida. Esa conclusión ha sido descripta desde entonces como totalmente engañoso por expertos federales y estatales, y de universidades a lo largo y ancho del país". En un artículo publicado en la edición Septiembre/Octubre 1996 del Columbia Journalism Review (CJR), Elliot Negin declaró: "Una reciente búsqueda del 'Alar´ en las bases de datos y 'espanto´ mostró más de 160 referencias desde Enero de 1995 hasta mediados de Julio . . . de los aproximadamente ochenta artículos, editoriales, comentarios, y revisión de libros que comentaban directamente si el Alar realmente imponía un riesgo, todos menos un puñado, presentaban al affaire del Alar como "mucho barullo por nada".

Un editorial del Washington Post del 1° de Junio de 1997, describió al lío del Alar "una de las tantas alarmas espantosas sobre las comidas que resultaron no tener ninguna base".

En la columna de Jane Brody, del New York Times del 18 de Agosto de 1998, figuraba una lista de "algunos de los espantos más prominentes en las décadas recientes". Ms. Brody describió su revisión de estos atemorizantes ítems de manera correcta, como "un preventivo relato que le ayudará a darse cuenta por qué es no es sabio dar el salto antes de fijarse bien..." El Alar estaba al tope de su lista.

Pero en un anuncio de $ 23.000 en la edición del 31 de Agosto de 1998 de ese diario, el
National Environmental Trust, una coalición de organizaciones ecologistas, se opuso a la descripción del Alar hecha por Brody. Y, en el artículo del CJR mencionado más arriba, Negin había llamado al Alar, de manera enfática, "un potente cancerígeno"

Los extremistas ecologistas revivirían la controversia del Alar. En verdad, ellos querrían hacer que su mitología sobre el Alar se convirtiese una historia exitosa en los libros de texto, sobre la manera en que el NRDC libró a los niños de América de la amenaza del Alar.

Pero el consenso científico continúa siendo que el Alar, usado de la manera aprobada por la FDA, no era peligroso para nadie, y que los que maquinaron la falsa alarma acerca del producto lo hicieron para su propio provecho y engrandecimiento.

La más importante lección del
"Gran Espanto de la Manzana de 1989" es que el escepticismo da buenos réditos.


Kenneth Smith es un redactor de editoriales del The Washington Times.

Jack Raso es Director de Publicaciones del ACSH's y editor en jefe de su publicación trimestral Prioridades para la Salud -
(www.prioritiesforhealth.com).

**Este informe está basado en gran parte en: (1) La sección Alar (pp. 33-35) de la tercera edición de "Hechos Versus Miedos: Una Revisión de los Más Grandes e Infundados Espantos Sobre la Salud de Tiempos Recientes" (American Council on Science and Health, 1998); (2) "'A' Is for 'Asinine,': Alar and 60 Minutes" (Priorities, Vol. 9, No. 3, 1997, pp. 18-20); (3) y Alar Alar Cinco Años Después: La Ciencia Triunfa Sobre el Miedo (American Council on Science and Health, 1994).

** Un bioensayo es el experimento de la actividad de una substancia en organismos vivientes (roedores, mamíferos).

Los autores agradecen a Manfred Kroger, Ph.D., Profesor de Ciencia de la Alimentación en la Universidad Estatal de Pennsylvania, por su participación en el desarrollo de este informe.

AMERICAN COUNCIL
ON SCIENCE AND HEALTH

A. Alan Moghissi, Ph.D., Chairman
Elizabeth M. Whelan, Sc.D., M.P.H., President
Traducción de Eduardo Ferreyra

Un servicio a la población de

FAEC - FUNDACIóN ARGENTINA DE ECOLOGIA CIENTíFICA


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Químicos y Pesticidas              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?