Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Apagón… y Papelón Mundial

Por Eduardo Ferreyra

Como de costumbre, siempre recibimos circulares y boletines de todo tipo, aún de ingenuos y bien intencionados ecologistas que nos solicitan ayuda para promover sus ideas –seguramente sin haberse tomado antes la molestia de leer nuestras páginas.

Hoy hemos recibido una circular o "email-cadena" de una señora que acostumbra hacerlo sobre temas que considera sagrados (cuyo nombre mantendremos en reserva por vergüenza ajena), que nos ha divertido porque nos pide divulgarla, y por supuesto que lo haremos, pero le añadiremos algunos comentarios para quienes anden algo despistados en el asunto energía sepan a qué atenerse si le hacen caso al pedido de la solicitud.


APAGÓN MUNDIAL EL 17 DE SEPTIEMBRE DE 2008

ESTE APAGÓN SERÁ DE 21:50 A 22:00, A LA MISMA HORA LOCAL DE CADA PAÍS EN TODO EL MUNDO.

On Wendesday, September 17, 2008, I invite people around the world to turn off their lights for ten minutes – from 9:50pm to 10:00pm in their local time zone.

Abajo está en otros idiomas--

Castellano:
Oscuridad mundial: En Septiembre 17, 2008 desde las 21:50 a las 22:00 horas.
Se propone apagar todas las luces y si es posible todos los aparatos eléctricos, para que nuestro planeta pueda "respirar".
Si la respuesta es masiva, la energía que se ahorra puede ser brutal.
Solo 10 minutos y vea que pasa.
Si estamos 10 minutos en la oscuridad, prendamos una vela y simplemente la miramos y nosotros estaremos respirando y nuestro planeta.
Recuerde que la unión hace la fuerza y el Internet puede tener mucho poder y puede ser aun algo más grande.

Pase la noticia, si usted tiene amigos que viven en otros países envíeselo a ellos.


Pero nuestro amigo chileno José Manuel Henríquez me había enviado un mail que llegó casi en el mismo momento que el pedido del “apagón mundial”. Lo transcribo a continuación así me ahorro el trabajo de contestarlo como se merece:

ATENCIÓN:

Cuando reciban el mensaje de más abajo, por favor mediten un instante lo siguiente:

Es totalmente falso, y un insulto a la inteligencia, suponer que el planeta se pueda “salvar” de algo por el hecho que usted apague la luz por 10 minutos.

Lo que sí puede ocurrir, y ocurriría en caso de un apagón verdaderamente masivo, es una sobrecarga repentina que podría quemar artefactos en-chufados.

La frase “para que nuestro planeta pueda respirar” es una imbecilidad que no resiste análisis.

La energía no se crea ni se destruye, y la electricidad es un bien maravillo-so que gracias a Dios hemos aprendido a utilizar en beneficio de la huma-nidad.

Al utilizar la energía eléctrica estamos aprovechando energía de otras formas que ha sido transformada al efecto. Los procesos de generación son continuos y seguirán operando durante el apagón, con lo que la energía simplemente se perderá en forma de calor (por recalentamiento del cableado, transformadores y condensadores, de las turbinas, etc). No hay ahorro efectivo de energía porque la generación sigue haciéndose igual.

Todo esto es una estupidez inconducente sin utilidad práctica alguna.

Lo que se pretende en el fondo es inculcar un falso prejuicio de culpa-bilidad por el hecho de estar utilizando esta energía. Sin embargo, debemos analizar y meditar: ¿Qué haríamos sin ella?

La electricidad domiciliaria es consustancial al desarrollo humano. No hay desarrollo posible sin electricidad, así como no hay electricidad sin desarrollo.

Poderosos intereses puede haber, escondidos e inconfesados, que puedan estar deseando que la porción de la humanidad que aún padece miseria, atraso y subdesarrollo, se mantenga así de manera indefinida, basados en la falsa premisa de que lo unos usen deberán tomarlo de lo que otros dejen de usar.

No olvidar que Al Gore gasta en su casa la electricidad suficiente para alumbrar a todo un barrio de cualquiera de nuestras ciudades.

Un saludo cordial a todos,

J.M. Henríquez.



Bien, nuestro amigo Henríquez se lo ha dicho, pero de manera suave, sin darles a los iniciadores de esta tonta e irresponsable iniciativa los calificativos que se merecen.

Pero hay un aspecto que Henríquez no ha considerado: los impulsores de la iniciativa, seguramente los alucinados de Greenpeace que andan en eso, saben que un apagón domiciliario no tiene efecto alguno sobre el consumo de energía. La energía consumida en los domicilios particulares alcanza al 16% del consumo eléctrico de un país, y la mayor parte de la energía consumida en un hogar está dada por el uso de heladeras, estufas, planchas, calefones, motores eléctricos, televisores y monitores de computación.

Veamos cuán “brutal” podría ser el ahorro de energía:

El requerimiento de energía de estos aparatos (especialmente en inviernos puede detallarse así, en una hora de funcionamiento, en aparatos promedio:

1 heladera, 1/8 HP = 94 watts;
1 TV 29” = 350 watts;
1 monitor computadora 17” = 150 W;
1 estufa de cuarzo, 1 vela = 600 watts;
1 plancha a temperatura media = 700 watts,
1 calefón eléctrico = 1400 watts,
otros dispositivos caseros (licuadoras, etc) más o menos 300 watts.

Todo estos equipos representan más o menos unos 3600 watts en promedio, vatios más, watts menos. Las lámparas para iluminación interior de una casa pueden variar, pero por lo general la gente no tiene todas las lamparitas encendidas al mismo tiempo (los argentinos no somos Al Gores), sino la de algunas habitaciones donde la gente está en ese momento, que según lo que veo en mi propia casa, que no es parecida a la Al Gore, no pasan de 10. Muchas veces ni siquiera de 2 como la de mi hermano que es un amarrete bárbaro. (Bueno, no él, sino mi cuñada.)

Como mucha gente usa –como yo- lámparas de bajo consumo de 11 - 18 watts, eso significa que si apagamos todas las luces de la casa dejaremos de consumir unos 110 – 180 watts EN UNA HORA. Como nos piden un “apagoncito” de 10 minutos, el ahorro que le permitiría “respirar” a la tierra, es de 150 / 6 = 25 watts. Una estupidez de ahorro. El resto del hogar en el mismo lapso habrá consumido 600 watts.

Si esos 25 watts ahorrados se multiplican por los más o menos 6,6 millones de hogares en Argentina, se obtiene 25 x 6,6 millones = 165 MWatts.

Pero los hogares promedio habrán consumido en el mismo lapso 600 watts, por ende el consumo duran-te ese lapso de 10 minutos será 600 x 6,6 millones = 3960 MW. Sumados a las 165 MW de las lampari-tas apagadas, se obtiene 4125 MW –lo que representa el 16% de la electricidad que en ese lapso se estará consumiendo en todo el país. Haga usted el cálculo (25.781,25 MW) y verá si apagar las lampa-ritas de la casa le permitirá “respirar” al mundo. (¿Qué querrán decir con eso de “respirar”?)

¿Y qué pasa con las 6 millones de velas que estarán 10 minutos quemando estearina y emitiendo CO2 al ambiente? Respuesta: el efecto será benéfico para el ambiente. Las plantas dentro de la casa tendrán más alimento para crecer. Pero los verdes no se les había ocurrido que quizás los 33 watts ahorrados en electricidad y emisión de CO2 en las centrales eléctricas, serán aportados por esas velitas que estaremos contemplando como opas durante 10 minutos.

La intención de estos verdes, como bien lo expuso Henríquez, es la de seguir instilando en la gente un sentimiento de culpa que en realidad no tiene ni debe, por ningún motivo, creer que la tiene. Pero si no hay culpa no puede haber redención. Sin una redención que se consigue mediante la aceptación volun-taria de cambios en el modo de vida tradicional y la aceptación de leyes que imponen restricciones al consumo de todo tipo de cosas a la que la gente está acostumbrada, los verdes no podrán conseguir imponer la antihumana agenda maltusiana que finalmente consolidaría el poder de los grupos financieros y corporativos que tratan de instaurar el gobierno único mundial, el control absoluto sobre la genera-ción y distribución de la energía (y su precio, por supuesto!); una verdadera tiranía controlada por esa antihumana filosofía ecologista favorecida por las Naciones Unidas y su multitud de burocráticas orga-nizaciones.

Creo que a esa hora, entre las 12:50 y las 22:00 horas, los habitantes de Argentina deberían salir a la calle a hacer un “cacerolazo” contra el intento de dominación que se pretende imponer sobre el pueblo argentino –mediante un tonto apagón de 10 minutos y el ahorro de 33 watts por hogar. Pero creo que esta iniciativa sólo la seguirán los 7 gatos que se dicen “Ecologistas” y admiran a Al Gore (por su capa-cidad de derrochar energía y decir “Hagan lo que digo –pero no se fijen en lo que yo hago!”.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Energía              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web