Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Ufa! Otra vez con la Antártida!

por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Agosto 3, 2008

Uno de nuestros lectores nos escribe contándonos de unas micro-variaciones en el clima de la Antárti-da como prueba irrefutable del calentamiento global.

Dicen que Agencia Europea del Espacio (ESA) dijo que nueva evidencia surge de una plataforma de hielo que se está desprendiendo de la costa oeste de la Península Antártica, en una preocupante señal del calentamiento global. La muy meneada plataforma Wilkins se niega a morir con dignidad y quiere que su obituario se publique de manera perpetua –o por lo menos hasta que se hayan aprobado todas esas leyes, regulaciones e impuestos con que nos amenazan por haber pecado tanto, consumiendo tanto petróleo. Ufa!

Las imágenes tomadas por el satélite de sensores remotos Envista muestran que la Plataforma de hielo Wilkins está colgando “de su último hilo” de la Isla Charcot, una de la anclas clave a la Península Antártica. “Dado que su conexión con la isla ayuda a estabilizar a la plataforma, es muy probable de que la ruptura del puente ponga al resto de la plataforma en peligro,” dicen en la ESA.

"La Plataforma de Hielo Wilkins ha estado estable durante la mayor parte del siglo pasado, cubriendo un área de 16.000 km2, antes de que comenzara a retraerse en la década de los 90."

No, no, y no. Por si no les queda claro, NO otra vez. El clima de la Península Antártica no es indicativo del clima del resto de la Antártida, o del Hemisferio sur y mucho menos del globo terráqueo. El mundo es algo demasiado grande para que la gente tenga una idea clara –a menos que se hayan pasado un par de noches volando en un jet alrededor del mundo a 900 kilómetros por hora sin ver la hora de bajar para ir al baño. Aquí va, una vez más, lo que falta que la prensa le diga a la gente para ver si terminan con el alarmismo inútil y perjudicial. Dejen vivir tranquila a la gente!

  1. La Península Antártica es un área muy pequeña que se ha estado calentando de manera clara durante las últimas décadas, pero representa apenas al 2% del total de la Antártida.

  2. El resto de la Antártida ha visto tendencias de temperaturas planas y hasta declinantes, como las tiene el resto del Hemisferio Sur. De hecho, la Península Antártica es una muy pequeña área que es anómala dentro de todo el Hemisferio Sur, lo que hace increíble que se la use con tanta frecuencia e insistencia como indicativa del calentamiento global.

    Figura 2: UAH MSU Anomalías Mensuales de Temperatura del Polo Sur

    Figura 3: UAH MSU Anomalías de Temperatura del Hemisferio Sur

  3. La extensión del hielo antártico está en realidad en sus niveles más altos desde que se comenzó su observación por los satélites alrededor de 1979. El hielo puede estar encogiéndose en el cos-tado oeste de la península, pero está creciendo de manera constante en el resto del continente.

  4. No tenemos ninguna pista sobre la manera en que las plataformas de hielo se comportan en períodos más largos que los 100 años que las hemos estado observando. Es muy posible de que las plataformas pasen a través de ciclos de crecimiento y colapso naturales.

Figura 4: Registro de la extensión del hielo marino de la Antártida, 1979-2008

Para poner las cosas un poco en la perspectiva correcta, el glaciólogo Ted Scambos declaró hace varios meses atrás que, “Creemos que Wilkins estuvo en su lugar por lo menos durante algunos cientos de años, pero el aire caliente y la exposición a las olas de mar están provocando que se quiebre.”

Unos cuantos cientos de años –dentro de un marco de 4500 millones de años. De modo que si le con-cedemos el beneficio de la duda y redondeamos a unos buenos 450 años, desde el inicio de la Pequeña Edad de Hielo, eso hace un 0,00001% de la historia de la Tierra que este bloque de hielo ha existido. Fue en esa época que pudo haberse formado y comenzado a crecer hasta que la PEH aflojó su garra de hierro sobre el clima, y éste comenzó a calentarse de regreso a las temperaturas del Óptimo Climático Medieval que todavía la Tierra no ha vuelto a alcanzar.

¿Óptimo Climático? ¿A 3 grados centígrados más caliente que ahora los climatólogos e historiadores del clima lo consideraban ÓPTIMO? Así es, damas y caballeros, no les han mentido –como lo vienen hacien-do desde hace algunos años quienes dicen que esos 3 grados más serán el Fin del Mundo. Apocalipsis. “La Fin du Monde,” según los franceses –y además una exquisita cerveza canadiense para los conoce-dores y amantes de la cerveza de tercera fermentación en botella y 9º de alcohol…

Pero hay evidencias que la platafomra Wilkins se desprendió unas dos o tres veces durante el siglo 20, con lo cual la actual alarma nos parece un tanto exagerada, pasando a convertirse de una "verdad inconveniente" a "una mentira muy conveniente". Pero, ¿qué otra cosa se puede esperar de los muchachos en la NASA/GISS?

Pero si el calor de la Península no viene del calentamiento global, ¿de dónde viene y por qué el hielo de la costa oeste de la Península se ha retirado de manera notoria?

Recordemos que casi la mitad de la Península está fuera del círculo polar Ártico, más o menos a la misma latitud en la que en Hemisferio Norte están Oslo, Reyjkiavik, Murmansk. La plataforma Wilkins está entre los 70ºS y 72ºS, casi a la misma latitud que en el hemisferio norte está la ciudad Noruega de Tromso. En la figura de abajo, donde para mayor claridad hemos borrado textos que no hacen a la cuestión, se puede ver la ubicación de la plataforma Wilkins, y donde estarían las ciudades de Tromso y la capital de Noruega, Oslo –mucho más cerca del Polo que Ushuaia.

La Antártida, la plataforma Wilkins y comparación de latitudes con el Hemisferio Norte

La razón de la reciente subida de temperatura de la Península Antártica se puede hallar en el cambio operado en el patrón de corrientes marinas y de los vientos alrededor de 1980. Esto ya lo expusimos en un artículo del año pasado donde mostrábamos la ignorancia que uno de los máximos jefes mundiales –el Secretario General de las Naciones Unidas!, Ban Kin Moon- demostró durante una visita a una base científica coreana en la Antártida. No podemos esperar mucho conocimiento de la ciencia de quien tiene enmarcado un diploma de bachillerato en comunicación social (no aprendió mucho, se ve…). Ban Kin Moon se alarmó porque vio que en esa base, como en la Isla King George, había césped. Pensó: “¿Césped en la Antártida? Guácala!, Calentamiento global !”.

La isla fue descubierta en 1819. Nos preguntamos, de molestos que somos, si hubo alguna vez césped creciendo en la isla en los últimos 100, 200 o 1000 años. Una rápida búsqueda en Google nos muestra que la Deschampsia Antarctica es una variedad indígena de la Isla King George. Es oriunda de allí! No es nada extraño que todavía siga creciendo y asombrando al bachiller coreano en comunicaciones dado que siempre estuvo allí! Entonces, cada vez que usted escuche decir “Por primera vez en la historia”, o “sin precedentes”, le autorizo a que permanezca escéptico ante esa afirmación. Evitará que le metan la mano en el bolsillo.

El asunto es que el aumento de la temperatura en la Península se debe a un cambio del patrón de los vientos que ahora vienen de regiones al noroeste, más cálido, como se puede observar en el estudio siguiente:

Antarctic Science 7 (3): 315-325 (7995)
The local surface energy balance of the Ecology Glacier, King George Island, Antarctica: measurements and modeling

RICHARD BINTANJA

Institute for Marine and Atmospheric Research Utrecht, Utrecht University, P.O. Box 80005, 3508 TA Utrecht, the Netherlands

Los vientos predominantes son más cálidos porque provienen del noroeste, y ellos han influido para el cambio de las corrientes de superficie –también más cálidas del norte. Como se puede ver, los vientos del noroeste y oeste traen al aire normalmente más cálido del Pacífico Sur durante el 50% del tiempo del año en que soplan vientos. La intensidad o velocidad también es mayor en los vientos del oeste y noroeste. Están dadas todas las condiciones para que la Península sea más cálida que el 98% restante del continente.

Ese fenómeno se registra sólo en esta región de la Antártida, y ha contribuido a que la Península sea un poco, no mucho, menos fría que el resto del continente, donde la temperatura media anual ronda los 25º bajo cero. Si la Antártida se calentara dos o tres grados más como consecuencia de alguna reanu-dación del “calentamiento global” en algún futuro próximo, digamos en unos 50 a 90 años, pasaría a tener una media de -23ºC, todavía 23 grados por encima del punto de fusión (o congelamiento) del hielo.

Por todas estas razones -y muchas otras- cada vez que uno tiene que leer o escuchar acerca del derretimiento de plataformas, barreras, glaciares, campos de nieve, y otros fenónemos naturales que ocurren en la Antártida, no se puede reprimir esa vieja y tradicional sensación de fastidio y se nos escapa, "UFA! Otra vez con la Antártida!"

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web