Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Los Osos de Al Gore y Nosotros
O, Cómo los ecologistas manipulan los medios

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
1º de octubre, 2008

Los osos que Al Gore dicen que se están ahogando a causa del calentamiento global, tienen más relación de lo usted podría suponer, con el futuro desempleo y las crisis de inflaciones desbocadas que nos castigarán en el futuro.

En marzo de 2007, el fanático del calentamiento global, Al Gore, usó una foto de dos osos polares supuestamente atrapados en un bloque de hielo que se derretía, cerca de la costa de Alaska como una ayuda visual para apoyar su afirmación de que el calentamiento global causado por el hombre está causándole verdadero daño a nuestra Madre Tierra. (Ouch!) La foto que usó –pero que no pagó por los derechos de inmediato- resultó ser una foto de una osa polar con su cachorro, saludables y felices osos polares en un témpano erosionado por las olas, nada lejos de la costa del Mar de Beaufort al norte de Barstow, Alaska.

La foto, erróneamente acreditada a Dan Crosbie, un especialista en la observación del hielo del Servicio Canadiense del Hielo, en realidad había sido tomada por Amanda Byrd mientras hacía un crucero relacionado con una investigación universitaria en Agosto de 2004, un momento de año cuando el hielo en los bordes del Ártico están derritiéndose normalmente. Byrd, una gra-duada en biología marina, que estaba recogiendo mues-tras zooplancton para un estudio de varios años del Ártico.

Crosbie, que también estaba en el crucero, "pirateó" la foto de una computadora compartida a bordo del rompehielos canadiense donde la bióloga Byrd había descargado sus fotos.

Crosbie, reconocido como un ávido fotógrafo, le dio la foto al Servicio Canadiense del Hielo, que a su vez le permitió a la agencia del gobierno Environment Canada para usarla como una ilustración para una revista en línea. Hoy, esa foto, con el crédito acordado a Dan Crosbie y al Servicio Canadiense del Hielo, su puede encontrar en la Internet, generalmente con el epígrafe: “Dos osos polares atrapados en un trozo de hielo en derretimiento.”

Amigos, es un fraude. Los osos, que pueden nadar distancias de 160 kilómetros y más, no estaban “atrapados”; simplemente estaban tomando un descanso y mirando cómo pasaba el barco cuando una señorita tomó la foto.

El 2 de febrero de 2007, Denis Simard, un representante del Environment Canadá, distribuyó la foto a 7 agencias de noticias, incluyendo a la Associated Press (AP), justo a tiempo para que coincidiese con la publicación en París del mayor informe del IPCC de las Naciones Unidas, en 3 de febrero. Cuando la prensa llamó a Sinard en París para preguntarle si era su foto y si podían usarla, él les dijo,”Yo les di mi permiso porque Dan me había dicho que era suya.”

Poco tiempo después, Al Gore vio la foto y la usó en una presentación sobre el calentamiento global humano que escenificó durante una conferencia de ejecutivos de recursos humanos el 22 de marzo de 2007, en Toronto, Canadá. Con una muy ampliada foto de Amanda Byrd en la pantalla detrás suyo, Gore dijo, “Su hábitat se está derritiendo… hermosos animales, que están siendo literalmente forzados fuera del planeta. Ellos están en problemas, sin lugar a dónde ir.”



Osos pasándola bomba mirando a pasajeros del barco (comida exquisita).

Por supuesto, después de que se pronunciaron esas palabras, la audiencia, aún bajo la impresión de que los osos polares están en inminente peligro, lanzó suspiros de preocupación y simpatía por las penurias de la po-bre, patética población de osos polares, cuya dieta, dicho sea de paso, puede incluir convenientes seres humanos, aunque esos ataques, como los ataques de lobos, se dice que son raros.

Según la Srita. Byrd, cuando ella tomó la foto, la madre osa y su cachorro no parecían estar en ningún peligro, y Denis Simard parece haberse retractado cuando citó al National Post de Ontario diciendo que “se tiene que tener en cuenta que los osos no están para nada en peligro. El témpano era, si se quiere, su campo de jue-go durante 15 minutos. ¿Sabe lo que quiero decir? Esta es una foto perfecta para el cambio climático, de alguna manera, porque usted tiene la impresión de que ellos están en medio del océano y que van a morir con una Coca en sus manos. Pero ellos no estaban lejos de la costa, y les era posible nadar hasta ella.” (Los Osos de la Coca Cola” fue introducida en 1992, y parecería ser que el Sr. Simard cree que los osos polares la beben después de nadar.)

Al Gore, a quien se le acordó el Premio Nobel de la Paz por llamar la atención del mundo al peligro del calenta-miento global, como también el deseado Oscar de Ho-llywood por su documental de 1997, “Una Verdad Incó-moda”, está listo para ganar miles de millones de dóla-res vendiendo bonos de 'compensaciones de carbono' a través de su compañía en Londres, Generation Inves-tment Management.

Gore, que aparentemente no distingue un oso polar que no tiene adonde ir de uno que está jugando en el hielo, le ofreció pagar a la americana Amanda Byrd por el uso de su foto después que se levantó el escándalo.

La bióloga marina Amanda Byrd

Quizás la ex estudiante de la Universidad de Alaska-Fairbanks y editora de “Mushing Magazine” le permitió al Sumo Pontífice del Calentamiento Global escaparse del gancho por haber agrandado su foto en una conferencia, pero otros que la usaron sin su per-miso podrían no tener tanta suerte.

Aunque ella actualmente cobra entre $500 a $700 dólares por su uso, los tribunales de Canadá le darán a los fotógrafos hasta $20.000 por cada vez que una de sus fotos es publicada sin permiso, y es casi seguro de que Simard y Crosbie van a estar pagando por los préstamos universitarios de Amanda.

De manera que aquí tienen ustedes la verdadera historia de los osos polares de Al Gore en peligro de extinción. Pero todavía hay más basura por delante.

El gobierno de los Estados Unidos incluyó hace poco a los osos polares en la lista de especies amenazadas por la extinción, de acuerdo con las guías del Acta de Especies en Peligro (ESA). Usted puede pensar que lo que sucede en el Ártico no le con-cierne, pero si los osos polares están incluidos como amenazados, le dará sustancia y apoyo a la afirmación que el calentamiento global es una amenaza para todos nosotros y afectará nuestras vidas de manera adversa.

La afirmación que el calentamiento global es principalmente provocado por el hombre se basa en modelos de computadoras y suposiciones, y se usa como una herramienta de manipulación para forzar la reestructuración de las industrias en occidente y reducir el consumo personal de energía. Además, a causa de que otros países como China y la India no tienen la misma obligación de reducir sus emisiones, los ciudadanos de los países firmantes de Kioto tienen que pagar en nombre de ellos por la mitigación de un falso calentamiento global

Por ejemplo, según la información de la Asociación de Derechos de Tierra de EEUU, bajo las regulacio-nes del Acta de Especies Amenazadas, cualquier actividad regulada por el gobierno federal (como ser calidad del aire y del agua) estaría sujeta a mayores regulaciones como consecuencia de las afirma-ciones de que las emisiones de “gases de invernadero” tienen un efecto potencial adverso sobre el hábitat de los osos polares.

Virtualmente cualquier cosa que la gente hace involucra a los combustibles fósiles y a los gases de invernadero que se emite, y dado que el 85% de la energía proviene de los combustibles fósiles, se verán afectadas actividades como cualquier tipo de calefacción, refrigeración, transporte de casi cualquier naturaleza. A las fábricas se les exigirán que reduzcan sus emisiones de CO2, o que inviertan grandes sumas de dinero en la compra de “Créditos de carbono” (o “permisos de polución” para no verse obligados reducir sus emisiones) forzando una elevación de los costos que serán traspasados a los consumidores, elevando los precios. Dado que el margen de ganancias de las empresas permanecerá igual, será imposible un aumento de los salarios para compensar por la repentina inflación. En caso de que los salarios aumenten en proporción al nuevo costo de vida el fantasma de una escalada de la inflación se hará presente. Al lado de lo que se viene, la actual crisis financiera del mundo parecerá una broma.

Más "mufa" para este boletín

Pero el asunto no se detiene allí. Todas las demás fuentes de gases de invernadero también será regu-ladas y restringidas por los alarmistas de la ecología; panaderías, fábricas de cerveza, granjas de aves de corral y la industria láctea (el ganado produce metano!), criadores de ganado, tintorerías, fábricas de automóviles, cemento, cal y otras instalaciones industriales, y así por delante, hasta el infinito.

Como las leyes, prohibiciones y regulaciones que se emiten en los EEUU son imitadas en los países en vías de desarrollo, ya sea por lobbies de las ONGs ecologistas o por presiones diplomáticas de Estados Unidos (ejemplos, las prohibiciones del DDT, los PCBs, los CFCs, el plomo de las naftas, etc), las conse-cuencias de esas restricciones y prohibiciones nos alcanzarán de lleno. ¿Comienza a darse cuenta por qué el asunto de los osos polares nos involucra a todos en el mundo? Por los menos en los países que tienen gobiernos lo bastante ineptos, ignorantes y/o corruptos como para dejarse engañas por los lobbies verdes?

A medida de los costos se vayan elevando como consecuencia de las propuestas regulaciones ecolo-gistas de Al Gore y su pandilla de secuaces, también se elevarán los costos de la gente para calefac-cionar o refrigerar sus hogares, manejar automóviles, vestirse y alimentar a la familia. Pero todavía, las compañías irán reduciendo su personal contratado o, para poder seguir en la actividad productiva se mudarán a los países que no cumplan con las futuras regulaciones que el Tratado de Kioto está impul-sando. El desempleo masivo se agregará a la inflación y el escenario futuro parece ser muy, pero muy sombrío.

Los empleados, los pobres y las familias con ingresos fijos serán los más impactados, pero serán afec-tados los trabajos y la forma de vida de todo el mundo. Sin embargo, y sin preocuparse por los sufri-mientos y problemas que causarán al resto de la gente, tipos como Gore y sus secuaces seguirán volando alrededor del mundo en jets privados y cobrando sus ganancias en el nuevo mercado multibi-llionario de la industria de las energías alternativas y el fraude del mercado de bonos de carbono dise-ñado para mitigar –supuestamente- al fraudulento calentamiento global del que se nos está culpando, a mí, y a usted lector –y a nuestras familias.

Del mismo modo en que la foto de los osos de Al Gore fue un fraude, también lo es la afirmación repeti-da por políticos y los llorones del calentamiento/cambio climático de que “2500 científicos del IPCC con-cuerdan que el cambio climático está causado por los humanos”.

Según un estudio publicado por John McLean y Tom Harris (miembros de nuestro foro de discusión so-bre ciencia climática “Climate Sceptics”), sólo 600 de los 2500 científicos han revisado al informe espe-cífico, de múltiples capítulos, relacionado con la posibilidad de que el calentamiento global (natural o humano –no se ha demostrado!) afecte de manera adversa al ambiente. De esos 600 científicos, 308 hicieron comentarios (que en su mayoría no fueron tomados en cuenta por los burócratas redactores del Informe para Hacedores de Políticas), y sólo 62 revisaron al crítico Capítulo 9 relacionado con las actividades humanas que trata sobre la acusación de que es el hombre el principal causante del cambio climático. De esos 62, 55 tenían serios intereses creados, lo que deja muy poca o nula credibilidad a los escasos científicos –de entre 2500) que supuestamente concuerdan con que el calentamiento global ha sido causado por el hombre.

Virtualmente muchos miles de científicos, muy calificados y bien respetados, que han estudiado al ca-lentamiento global y sus causas y efectos, disienten con los “científicos” del IPCC que fueron escogidos a dedo por la corrupta organización de las Naciones Unidas para lograr el “acuerdo consensuado” en relación al calentamiento global. Sin embargo, en su abrumadora mayoría, quienes están en desacuerdo con el IPCC son totalmente ignorados por los medios de prensa, burócratas a dedo, y nuestros funcio-narios electos que demuestran una ignorancia espantosa sobre el tema.

La verdad del asunto es que, el miedo impulsado por la máquina de asustar, de que calentamiento ha sido causado por el hombre, se basa EXCLUSIVAMENTE en imperfectos (y muchas veces manipulados al efecto) modelos computados, conjeturas, exageración, histeria planificada, y el deseo de burócratas, políticos y extremistas verdes para eliminar el uso de los combustibles fósiles y ganar el control sobre la generación, distribución y venta de la energía, y con ello de la vida de la gente.

Se trata de usted o los osos polares, amigo mío, y se nos está acabando el tiempo. Los osos polares la están pasando bomba mientras que a nosotros se nos viene encima un huracán que Katrina parecerá un soplido para apagar las velitas en un cumpleaños.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web