Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

El Mundo de España descubre
el Agujero del Mate

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Noviembre 18,2008

Dos diarios españoles, El Mundo y El País, son famosos por el alarmismo que ponen en sus titulares relacionados con el clima. Pero esta vez El Mundo informa sobre que los científicos han descubierto, finalmente!, el “agujero del mate” –o la pólvora, bah!

Por otro lado, se trata de algo que los medios han venido esquivando de informar con mucho cuidado, y que los climatólogos escépticos han venido tratando de que los “calentones” tomen en cuenta su existencia: el vapor de agua como gas de invernadero.

Pero, siguiendo su inveterada costumbre de presentar las cosas de la manera más catastrófica posible, afir-man que el calentamiento (el que ya pasó?) causará una mayor evaporación de agua y que esa mayor can-tidad de vapor duplicará al calentamiento global que, según ellos, aumenta de una manera sin precedentes. Es difícil recordar cuando ha sido que los “calentones” no dijeron: “más rápido; más caliente; más frío; más alto; etc.,” que nunca, o más cualquier cosa de lo que habían calculado antes. Reconocen de esa manera la pésima capacidad que tiene esta gente para hacer cálculos, porque aceptan que sus cálculos no indicaban que la cosa sería “tan rápida”. En fin.

Pero dejemos que El Mundo exponga cómo se interna en el pantano de sus propias confusiones e ignoran-cias. Se accede al artículo completo mediante un clic sobre el link del titular del diario; ha sido extractado para mayor brevedad y para evitarle al lector la lectura de tanto sinsentido.

El vapor de agua multiplicará por dos el calentamiento del planeta


Actualizado martes 18/11/2008 14:11 (CET)
TANA OSHIMA

MADRID.- Una de las verdades más conocidas para los climatólogos es que el vapor de agua es el más potente gas de efecto invernadero. […] “…el agua, en sus tres estados (sólido, líquido y gaseo-so), plantea innumerables dudas, casi siempre más apasionantes que frustrantes para la ciencia.

Una de ellas es en qué medida el vapor de agua afecta al clima. Cuando se entra en el terreno de las predicciones precisas de un sistema complejo no lineal (como es el clima), las moléculas volátiles de agua resultan muy escurridizas: el mayor desafío para los meteorólogos a la hora de predecir el tiempo de la próxima semana es la imprevisible configuración de las nubes (que son vapor de agua condensado en torno a partículas).

Los científicos “calentones” y El Mundo se han hecho acreedores a la medalla del descubrimiento del “agu-jero del mate.” Por fin! Cayeron en cuenta de que las nubes, como el resto de los componentes del sistema caótico que es el clima, tienen configuraciones imprevisibles para la semana próxima. Es bueno preguntarles cómo hacen para calcular la configuración, abundancia y localización de las nubes hasta el año 2050 o a 100 años en el futuro jurando que viviremos en un horno. Quizás usan la lectura de la borra del café…

Pero la ciencia ha avanzado prodigiosamente y los modelos matemáticos para las predicciones a largo plazo han demostrado ser lo suficientemente certeros como para que dén [sic] una orientación clara de lo que va a ocurrir. Muchas de las anticipaciones hechas por esos complejísimos cálculos basados en numerosas variables se han cumplido con asombrosa fidelidad.Los redactores de El Mundo tienen una capacidad formidable para desinformar, o inventar tonterías que nada tienen que ver con la realidad.

Los modelos matemáticos que tanto admira el redactor de El Mundo, predecían que el calentamiento global sería sostenido y casi lineal, en un ascenso constante hacia la catástrofe. Ni uno solo de los 20 o 30 más famosos modelos matemáticos del clima predijo o “proyectó” (como les gusta decir ahora, que “ellos no predicen sino que proyectan escenarios posibles”, como curándose en salud), una detención de la tenden-cia ascendente después de 1998, una tendencia plana hasta 2007, y una pronunciada bajada de las tempe-raturas desde entonces. La “asombrosa fidelidad” de los modelos sólo existe en la imaginación afiebrada de los “calentones.” Se muestran abajo algunas de sus profecías (perdón, proyecciones) y, por favor, com-párese con la realidad del gráfico que le sigue.

Proyecciones de Modelos Usados por el IPCC
(Actualización)



Fuente: IPCC AR4 2007.

Temperaturas Registradas por los Satélites

Fuente John Cristy, Universidad de Alabama, Huntsville - UAH.


Completa redactor de El Mundo su obra desinformadora:

Pero precisamente porque la ciencia sigue avanzando, los modelos informáticos van incorporando un número cada vez mayor de variables.

¿Qué validez tienen los modelos que carecían de esas variables?, O peor aún, ¿qué validez tienen los mode-los actuales que siguen sin incorporar como variables a las variaciones en la actividad del Sol, el largo de sus ciclos, los rayos cósmicos, y otros parámetros astronómicos y oceánicos que afectan al clima de mane-ra fundamental?

[…] Con el aumento de temperaturas en el planeta, se espera que también se incremente la cantidad de vapor de agua en la atmósfera (otra regla sencilla: con el calor, se evapora más agua). El citado estudio, publicado en 'Geophysical Research Letters', concluye que el efecto ampli-ficador que tendrá la humedad sobre el calor hará que se multiplique por dos el calentamiento climático.

El redactor de El Mundo, que parece el “especialista climático del pasquín” no puede ignorar algo tan básico en la física atmosférica como los asuntos de la saturación del aire, el punto de rocío, la presión del vapor de agua, la condensación y la formación de lluvias. Muy brevemente explicado, la concentración de vapor de agua en el aire aumenta hasta llegar a su punto de saturación y luego se produce la condensación en forma de lluvia. Se habla en meteorología de la “humedad relativa del aire”, o la cantidad de vapor de agua que tiene un volumen de aire a una presión y temperatura determinada.

Son varios los parámetros que intervienen en el fenómeno. La cantidad de vapor de agua contenida en un volumen a 10ºC y 90% de humedad relativa puede ser muy inferior a la contenida en el 50% de humedad relativa a 45ºC de temperatura ambiente. El aire caliente tiene una mayor capacidad de contener vapor de agua que el aire frío, y es por ello que cuando una corriente de aire fría choca contra una masa de aire caliente provoca la condensación y se produce la caída de lluvia. Ese fenómeno físico no está en absoluto modificado ni afectado por la concentración de otros gases en la atmósfera, como el CO2, el metano, y demás gases que existen en la atmósfera.

Nos parece que en este estudio y en estos “científicos calentones” hay demasiada mala fe. Ellos saben perfectamente lo que se ha explicado arriba, pero saben que la gente –a la que quieren asustar con sus catastróficas predicciones (perdón –“proyección de escenarios”) no lo sabe y está dispuesta a tragarse lo que le pongan en la boca. Es una muestra más de esa costumbre repetida, y cada vez más frecuente, de hacer estudios alarmistas que agradan los oídos de quienes proveen los fondos para las investigaciones “científicas.” Nadie que reciba fondos con tanta generosidad querrá matar a la gallinita de los huevos de oro. El gritar “Lobo!” de manera constante es la mejor manera de hacer que la vaquita de los fondos de investigación climática siga produciendo esa leche tan dulce.

El nivel de la investigación sobre el clima hace mucho que se ha internado en el campo de la deshonestidad y la falta de ética científica. Por supuesto, con la inestimable colaboración “desinteresada” de la prensa sensacionalista.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web