Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

¿Qué es Verde y Revienta?

Por Nigel Lawson
Fuente: Time/CNN

En el corazón de la crisis de crédito que ahora afecta a la economía global está la desintegración de una gigantesca burbuja de viviendas en gran parte de mundo desarrollado. Las burbujas son, por supuesto, tan viejas como el capitalismo. Muchos en Inglaterra recordamos haber aprendido en la escuela sobre la gran burbuja de los Mares del Sur a principios del Siglo 18. Pero ellas parecen ahora estar llegando cada vez con mayor frecuencia. La burbuja de las hipotecas para viviendas reventó algo así como una década después de la burbuja de la Internet y la de las acciones en tecnología. De manera que no hará falta esperar mucho para ver a la explosión de la próxima. Y la candidata más probable es la Burbuja Verde, alimentada por el alarmismo del cambio climático y los subsidios de los gobiernos.

Los dos elementos gemelos de una burbuja son la euforia y la deshonestidad, con proporciones variables de caso en caso. La burbuja verde que se avecina, que ya está atrayendo enormes cantidades de capital de riesgo y dinero de los gobiernos, las tienen a ambas y en gran cantidad.

En el mundo puramente financiero, la oportunidad para negocios está en el mercado de carbono, del que existen dos versiones. La primera es el conjunto de mecanismos globales establecidos en los acuerdos del Tratado de Kioto y administrados por las Naciones Unidas, de los que el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) es el más importante. Si un país con una meta impuesta por Kioto encuentra muy difícil o costoso reducir sus emisiones de CO2, puede comprar “reducciones certificadas de emisión” de los países en desarrollo (que no tienen esas metas obligatorias). “Certificadas” significa que las Naciones Unidas deben estar satisfechas de que las reducciones no habrían ocurrido de todos modos y que no hayan sido descompensadas por un aumento de las emisiones en otras partes (por ejemplo, si se ha logrado por el cierre de una fábrica). Pero el sistema es imposible de controlar, y las investigaciones periodísticas han revelado que muchos proyectos MDL son nítidamente dudosos.

La otra forma de notable innovación en esta área es el esquema propio de emisiones de la Unión Europea, que ya ha demostrado ser una costosa (y corrupta) farsa al permitir a los emisores decir mucho sobre el volumen de los permisos de emisión.

En el mundo más amplio de los negocios, la creciente y excelente oportunidad está en las inversiones en las energías renovables, para las que hay disponibles masivos subsidios gubernamentales. Los que corren al frente tienden a ser los biocombustibles para el transporte y las turbinas de viento para la generación de electricidad. La UE está todavía comprometida al aumento del uso de los biocombustibles, pero tardíamente ha comenzado a reconocer que la producción en gran escala de cultivos para combustibles, en lugar de alimentos, es un impor-tante motivo para el aumento de los precios mundiales de los alimentos que está causando serios sufrimientos en gran parte del mundo en desarrollo. Además, se usa aproximadamente la misma cantidad de energía para producir biocombustibles que la que se ahorra por el uso de ellas. Y no ahorra emisiones de CO2.

La energía eólica es poco mejor. Antieconómica sin esperanza en cualquier escala sustancial, dado que requiere de un respaldo constante de generadores convencionales de combustible fósiles para cuando el viento deja de soplar –o es demasiado fuerte- los bosques de turbinas de viento son correctamente vistas en la mayoría de los países como una monstruosidad ambiental.

Pero las principales razones por las que esta es una burbuja son más fundamentales. El tráfico de emisiones tiene sólo un futuro si los acuerdos de Kioto, que vence en 2012, está seguido por un acuerdo global todavía mucho más riguroso. Está ahora muy claro que esto no va a suceder. Y en el actual mucho más rudo clima económico es muy probable que los gobiernos busquen formas de reducir los subsidios para las energías renovables que aumentarlos. Tampoco están los votantes dispuestos a pagar las más caras facturas de energía que las políticas “verdes” demandan.

Y para peor dado que no existe evidencia convincente de que actualmente el calentamiento global siga ocu-rriendo. Aunque los alarmistas están en negación sobre este hecho, las cifras publicadas anualmente por el Centro Hadley para la Predicción Climática e Investigación, una rama de la Oficina de Meteorlogía de Gran Bretaña, muestra que hasta ahora no hubo calentamiento global durante el presente siglo 21, y recientes investigaciones sugieren que esta tranquilidad durará por lo menos hasta 2015 –cuando espera que se reanude el calentamiento. Quizás lo haga: ya lo veremos.

Pero un período de quietud no es meramente significativo en términos políticos. También necesita ser encua-drado dentro del hecho que el calentamiento que causó el frenesí duró tan sólo 25 años. Desde 1875 hasta 1975 es aceptado internacionalmente que los registros muestran que el la temperatura media global aumentó apenas 0,2º C. Ha sido el aumento de 0,5º C registrado durante los últimos 25 años del siglo 20 lo que ha producido la histeria que desencadenó esta fiebre del oro entre los empresarios verdes y los inversores.

Quizás haya una oportunidad verde de hacer negocios. Pero mi consejo a los posibles inversores en este merca-do: asegúrense de salir antes de que esta burbuja reviente.



NOTA de FAEC: Quizás la peor de las burbujas económicas de la historia haya sido una muy similar a la de las reducciones de emisiones, en la relación que ambas tienen con la innata estupidez humana: la burbuja del Bulbo de Tulipán Negro. Hay sitios donde los lectores podrán informarse sobre la manera en que la estupidez humana, alimentada por la codicia y empujada por los rumores sobre lugares, posi-bilidades de ganancia o eventos sin comprobación alguna, ha llevado a millones de humanos a caer en la trampa de los sinvergüenzas, los malandrines, estafadores y los políticos sin escrúpulos. Léanlo en la Internet, de donde se extraen algunas citas.

Crisis, crisis, crisis…. Todo el mundo habla de ella. Esta situación no es nueva y no será la última vez que se produzca. La historia de la economía mundial está jalonada por crisis intermitentes que se han ido sucediendo a lo largo de la historia. El primer crash bursátil tuvo como protagonistas a los tulipanes. Remontémonos a Holanda, siglo XVII.

Aunque en su origen el tulipán no era una flor muy llamativa y su producción era masiva y por ello barata, algunos bulbos fueron atacados por un virus llamado "mosaico", que generó una nueva variedad que alteraba los colores de los pétalos originando unas franjas de gran contraste, también llamadas "llamaradas", de fuerte impacto estético.

Estos bulbos se convirtieron en un artículo de lujo, incluso de colección, y desataron una posición desaforada por esta nueva especie entre las clases más pudientes de la Europa Barroca. A partir de ahí, se desarrolló el fenómeno de latulipmanía y su comercialización provocó la primera burbuja especulativa de la histórica económica.

La fuerte demanda comenzó a desorbitar los precios del tulipán. Se establecieron merca-dos para su venta en la Bolsa de Ámsterdam, en Rótterdam, Haarlem, Alkmar y en cualquier ciu-dad medianamente importante de los Países Bajos. Se formaron cofradías y colegios de especula-dores de los tulipanes. Se ponían a la venta propiedades, casas y campos a precios ruinosamente bajos, o bien se ofrecían como parte del pago de las transacciones. La fiebre se extendió fuera de la frontera holandesa, multiplicándose las inversiones extranjeras en tulipanes y, también su precio. Se creó una especie de mercado de futuros sobre el tulipán en el que los especuladores empezaron a formalizar contratos de grandes reservas de bulbos para anticiparse a las subidas de precios. Así se fue creando un círculo vicioso de compra-ascenso de precios-compra. La locura se había desa-tado. En 1635, un bulbo de la variedad Semper augusta, la más preciada, era vendido a un precio de 5.500 florines más que una casa en Amsterdam, un buey de arado costaba 120. Se había llevado a sus últimas consecuencias el viejo dicho de los especuladores: "el valor de algo es lo que el com-prador está dispuesto a pagar por él".

Revienta la Burbuja

El momento culminante de la especulación se produjo en enero de 1637. En ese mes se multiplicaron por veinte los precios y fue a raíz de la venta fallida de una exclusivísima colección de tulipanes cuando algunos avezados especuladores intuyeron la imposibilidad de mantener la burbuja y empezaron a vender sus reservas de tulipanes.

En ese momento se desencadenó el sentimiento de pánico entre la sociedad holandesa con la mis-ma violencia con que se había vivido la euforia. Los inversores se dieron cuenta de que sólo tenían una flor que nadie quería comprar. La situación más grave se dio con los futuros, contratos que na-die tenía la intención ni capacidad de cumplir. Incluso la radical medida del Gobierno de invalidar los contratos anteriores a noviembre de 1636 y de reducir el resto a un 10% de su valor nominal fue insuficiente para que los inversores pudieran hacer frente a sus compromisos. La bancarrota generalizada se extendió por toda Holanda. La economía holandesa, la más próspera de la Europa de principios del siglo XVII, quedó desorganizada por completo y fue incapaz de hacer frente a todos los desastres financieros que generó la fiebre de los tulipanes. Según los expertos, ésta fue la crisis más importante que había tenido Holanda hasta la invasión de las fuerzas alemanas en la Segunda Guerra Mundial.

Pero el hombre olvida las enseñanzas de tiempos pasados y siempre tropieza con la misma piedra. En la actualidad, el tulipán ha sido sustituido por el ladrillo. El comprador lo pagó muy caro, pero creyó que lo vendería a un precio muy superior a otro individuo que haría el mismo cálculo. Y así la historia volvió a repetirse hasta que la burbuja explotó. .

Pero mucho más grande, casi descomunal, con proyecciones multibillonarias, es la burbuja del mercado de emisiones de carbono que hoy es la “querida” de los especuladores como Al Gore y sus dos compa-ñías que trafican con ellos. A Lenín se le atribuye haber dicho que la historia se repite, primero como tragedia, y luego como una farsa. Quizás el fraude del mercado de los créditos de emisión se repita como una farsa mucho más trágica de lo nadie podría imaginar. Un breve racconto de la historia de las burbujas, donde millones de ingenuos inversores quedaron “colgados del pincel”:

Crash que han hecho historia

1637.- Fiebre de los tulipanes
La fiebre por los tulipanes en Holanda llevó a que tres bulbos costaran lo mismo que una casa en Ámsterdam. En 1637 no se vendió una colección exclusivísima de tulipanes, lo que extendió la desconfianza y el desplome de los precios.

1720.- La compañía de los Mares del Sur
Esta sociedad recibía los derechos exclusivos del comercio con América del Sur tras la Guerra de Sucesión española. Divulgó rumores sobre el valor potencial de su comercio con el Nuevo Mundo, pero no desveló los riesgos del deterioro de la relaciones entre España y Gran Bretaña. Sus acciones pasaron de 128 libras en enero a 1.000 en agosto. Acto seguido, se desplomó.

Entre los accionistas que se arruinaron estuvieron miembros del gobierno, incluso Isaac Newton, después de haber obtenido una plusvalía de 7.000 libras en abril, acabó perdiendo 20.000 libras. Más tarde, declaró: «Puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de las gentes.»

1929.- Viernes negro
El pánico se apoderó de Wall Street después de que el Dow Jones se desplomara un 11% el 18 de octubre en medio de insistentes rumores sobre reuniones diarias y secretas de la Reserva Federal. El 25 del mismo mes, la economía mundial entro en una recesión que duró tres años.

1973.- Crisis del petróleo
La OPEP reduce la producción de petróleo después de la Guerra del Yom Kippur, que enfrentó a Israel contra Egipto y Siria. Esta situación lleva a la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión del 29.

1997.- Tigres asiáticos a la baja
Los denominados tigres asiáticos (Tailandia, Malasia, Corea del Sur y Hong Kong) abandonan su vinculación con el dólar. Los mercados se desploman, con caídas que se extienden a Japón, Europa y Estados Unidos.

1998.- Desplome del rublo
La devaluación del rublo, el 17 de agosto de 1998, marca el fin de la estabilidad rusa. La caída de los precios del crudo ayudó a debilitar a la moneda, aceleró la incertidumbre y el riesgo país e incrementó la fuga de capitales. El FMI salió al rescate.

2000.- La burbuja 'puntocom'
La excesivas perspectivas de las compañías de internet generan una burbuja que estalla cuando los resultados no cumplen las expectativas o las compañías quiebran. La sobrevaloración provocó la salida masiva de dinero de la renta variable y la entrada en un mercado bajista que duró tres años.

2001.- Atentado contra las Torres Gemelas
Shock económico mundial tras el atentado contra el corazón económico de Estados Unidos. Wall Street cierra una semana completa, su periodo de inactividad más prolongado desde la Primera Guerra Mundial. Después, vivió su peor semana en 70 años.

2007-08.- Crisis 'subprime'
Countrywide desvela problemas de impagos en hipotecas y Bear Stearns reconoce problemas de liquidez. Los bancos afloran pérdidas de valor en sus carteras de bonos. La desconfianza alcanza a las bolsas, que venían de marcar máximos históricos.

2012-?.- Crisis 'bonos de carbono' . . . Señores inversores: que no les pase lo mismo que a Isaac Newton.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Grabe este artículo como PDF




Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
   Email:

Comentarios:
(Por favor, copie y pegue en su mensaje el link a este
artículo o no sabremos a qué se refiere usted!!)


Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web



contador