PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

El Artero Truco del IPCC

por Eduardo Ferreyra y David Wojick (*)

Todos los abogados en los tribunales nos dirán que la clave para presentar un caso sólido se basa en omitir cuidadosamente la evidencia en contra de su demanda. Esto no es mentir; simplemente es una treta muy usada. La defensa en juicio es el corazón de nuestro sistema judicial de oposición de argumentos. Cada lado presenta su caso en los términos más sólidos posibles, como si el caso del otro lado no existiese. El jurado escucha las razones de ambas partes, pone las pieza juntas y luego decide.

Cualquiera que ponga en duda que el nuevo informe del IPCC, titulado Resumen para Hacedo-res de Políticas es un documento unilateral de apoyo a una hipótesis no demostrada, no califica para un puesto dentro del jurado de la Razón. De modo que, ¿qué es lo que no está diciendo el IPCC? Desgraciadamente, el otro lado de la ciencia no está representado. Hemos buscado en vano ver en el informe la opinión de la minoría o de los disidentes. Uno pensaría que $18 millo-nes de dólares podrían costear alguna opinión en contrario, pero eso tan sólo es una medida de la unilateralidad del informe. Un lado ocupa toda la discusión. No hay lugar para los disidentes.

El siguiente es un gráfico tomado del reporte que le dará al lector el sabor del juego. La figura 2 del informe muestra una cantidad de “barras de color”. Cada barra representa uno de los facto-res que se cree que influenciado en la temperatura global de la Tierra. Podemos ver de inmedia-to que todas menos una de esas barras corresponde a la actividad humana. La mayoría son bastante grandes, especialmente la realmente grande barra roja con la etiqueta CO2. Hay una muy pequeñita de las causas naturales con la etiqueta: “radiación solar.”


Figura 2 del Resumen para Hacedores de Políticas del IPCC.

Ahí está. Caso cerrado. El jurado puede volver a sus casas; no hay necesidad de escuchar al otro bando, sólo confundirá a la gente. Lo hicimos. La acusación descansa, que comience la per-secución.

Bueno, no completamente, como siempre sucede en estos casos. Está ausente una enorme pila de evidencia en contrario. Buena ciencia; ciencia interesante, llevada a cabo por una inmensa cantidad de verdaderos científicos. Los científicos que el IPCC se preocupa de que sus voces no sean escuchadas por el público.

En aras de la simplicidad dividamos esta montaña de evidencia en contrario en tres pilas más pequeñas:

La primera pila tiene que ver con la pequeñita barra solar. Esta barra se basa en la relativamente pequeña cantidad de la variable radiación directa que viene del Sol. Lo que se omite es una gigantesca cantidad de investigaciones que se relacionan con los mecanismos solares directos e indirectos que afectan al clima. La razón para estas investigaciones es la estrecha relación entre las variaciones en el Sol y la temperatura global, comprobadas a lo largo de una gran cantidad de escalas de tiempo. Algo está sucediendo pero no sabemos de que se trata y hay una serie muy grande de teorías. Una búsqueda en Google mostrará unos 500.000 estudios científicos publicados en la Internet acerca de la variabilidad solar. El IPCC omite todas y cada una de estas investigaciones porque no le conviene para el caso que presenta.


Figuras 2: Relación entre radiación solar y temperaturas.

La segunda pila incluye pequeñas cosas como los océanos, los bamboleos del eje de la Tierra, etc., que se piensa que ejercen un fuerte impacto sobre el clima de la Tierra. Esos factores no tienen ninguna barra en el gráfico, porque no podemos medir su influencia tampoco, aún cuando sabemos que están presentes.

La tercer pila es fea pero muy real: es la investigación de la variabilidad natural en sí misma, algo que ha recibido mucha atención. Sabemos que clima está variando de manera constante, por razones que no comprendemos. Ha variado muy naturalmente mucho más ampliamente de lo que tanto le preocupa al IPCC y sus “científicos”. De manera que el actual calentamiento podría ser simplemente la salida de Madre Tierra de la famosa Pequeña Edad de Hielo (PEH). Pero no podemos poner una barra para PHE porque no sabemos cuál es la causa. Fijándonos en la carta de barras del IPCC uno jamás sabría que existió una Pequeña Edad de Hielo entre 1400 y 1740, sino sólo un montón de cosas humanas y una pizca de actividad solar. Esa es la verdadera artimaña del Resumen para Hacedores de Políticas, simplemente ignorar aquello que no comprendemos, como si eso no existiese.

En un foro donde participan cientos de climatólogos famosos, desde James Hansen, Gavin Schmidt, etc, por una parte y otros famosos escépticos como Tim Ball, Steve McIntyre, Vincent Gray, Roy Spencer, Fred Singer, por el otro, se ha desmenuzado el Resumen para Hacedores de Políticas y el resultado no es nada halagador para los partidarios del cambio catastrófico del clima. Por ejemplo, la opinión del climatólogo Wilson Flood es:

“Como muchos de ustedes he notado una inconsistencia en la lógica del último pronunciamiento sobre el calentamiento global antropogénico (AGW, por sus siglas en inglés). Se nos dice que la ciencia del AGW está resuelta y que los escépticos deben ser perseguidos hasta hacerlos desa-parecer, pero en el mismo espíritu nos dicen que hay una probabilidad del 90% de que sus pre-dicciones sean correctas. Me parece a mí que 90% probable significa que la ciencia NO está resuelta, que existe un 10% de incertidumbre y que el escepticismo debería operar dentro de ese 10%.

Además tenemos ahora el Resumen Para Hacedores de Políticas, pero, ¿en qué difiere de las pre-dicciones contenidas en el Primer, Segundo, y Tercer Informe? Es ridículo malgastar todo este esfuerzo para poder decir que las temperaturas subirán entre X e Y para el 2100, en lugar de A y B, con las mismas catástrofes acompañando los informes, cuando en realidad estas temperatu-ras pueden variar en apenas medio grado en uno u otro sentido.

Si no estuviese dentro de las Naciones Unidas, que es un barril sin fondo, sería sensible darles las gracias al IPCC por su trabajo y decirles que ya no necesitamos más conferencias sobre el AGW, para nada, nunca jamás, y no hay necesidad d un quinto o sexto informe de evaluación que será exactamente igual que el Cuarto. Como dijo una joven entrevistada en la TV esta mañana: “A esto ya hemos escuchado antes.”

Habiendo el IPCC establecido que el AGW ocurrirá uno podría pensar que es tiempo de hacer algo acerca de ello y que ya no hay más necesidad de derrochar enormes sumas de dinero en más simulaciones computadas del clima.

¿No es una idea razonable? ¿Creen ustedes que alguna autoridad lo sugerirá? ¿Vuelan acaso los cerdos?

Más bien frío y brumoso hoy. Saludos a todos,

Wilson Flood

Luego opinaron Bryan Leyland, climatólogo de Nueva Zelanda, y el profesor emérito de ciencias atmosf'éricas Fred S. Singer, de la Universidad de Virgina, EEUU:

At 03:44 PM 2/3/2007, Bryan Leyland wrote:

Habendo escuchado la radio y mirado la TV, me parece que atacar de frente la credibilidad del informe (SPM) no nos llevará muy lejos. Ya se ha convertido en un Evangelio.

Pero de este grupo de debate y de los escépticos en él obtuve la impresión de que el IPCC ha ignorado TOTALMENTE (estoy en lo cierto?) la creciente cantidad de evidencia sobre la relación sol/manchas solares/rayos cósmicos y sus efectos sobre el clima. (Google da más de 200.000 referencias para “clima manchas solares”, y “manchas de sol cambio climático” y casi unas 700.000 para “rayos cósmicos cambio climático”.

Estoy seguro de que si los efectos de las manchas de sol estuviesen factorizados en los modelos climáticos en lugar del CO2, el nivel de confidencia de las manchas solares sería mayor que el 90%.

En la conferencia de Estocolmo, Lennart Bengsston dijo que a él le gustaba mi sugerencia de incorporar a los rayos cósmicos en un modelo del clima. De manera que eso nos presta el apoyo de un importantísimo modelista del clima e indica que eso todavía no se hizo. Me parece que esta es la fisura en la coraza que podemos explotar.

Esta es la munición que disponemos para comenzar:

  • El estudio de Will Alexander de los flujos de los ríos en África.
  • El estudio de Peter Mason sobre los niveles del Lago Victoria.
  • El estudio sobre el flujo del río Paraná que descubrió Eduardo Ferreyra.
  • El estudio de las estalactitas en Omán que mostraron una notable correlación ente los rayos cósmicos y el monzón que Fred Singer mostró en Estocolmo.
  • El trabajo de Svensmark sobre rayos cósmicos y la formación de nubes.
  • El excelente trabajo de Piers Corbyn sobre predicción del tiempo basados en el sol.

Estoy seguro que hay muchos más.

Ningún científico responsable puede ignorar estas investigaciones. Explican totalmente el reciente calentamiento y están respaldadas por registros que se remontan a miles de años atrás. Si es correcto, no hay ningún peligro inminente y podemos concentrar nuestros esfuerzos en lo que deberíamos hacer de todos modos; gastar menos energía y mejorar las condiciones de quienes viven en la miseria y en riesgo de enfermedades y al borde la hambruna.

Adjunto las curvas de Omán. Una son los rayos cósmicos; la otra el monzón. La correlación es asombrosa.

Bryan Leyland.
Nueva Zelanda

El comentario del profesor Fred Singer:

Bryan, Está usted absolutamente en lo cierto.

El IPCC y la comunidad de los modelistas rechazan absolutamente la evidencia de los RC (rayos cósmicos). Parece que existe allí una barrera psicológica.

Para mí es un caso a libro cerrado. Estoy muy contento de que haya reproducido el gráfico Nef que yo mostré en la conferencia en Estocolmo. Yo lo encuentro absolutamente convincente –aún si no podemos comprender completamente cada detalle del mecanismo.

Confío en que las próximas investigaciones –y no los modelos del clima—aclararán este asunto de una buena vez y para siempre. Quizás porque mis primeras investigaciones fueron sobre los rayos cósmicos y a modulación de ellos por el viento solar.

Mis mejores augurios,

S. Fred Singer, Presidente
Science & Environmental Policy Project
http ://www.sepp.org
singer@SEPP.org

En pocas palabras, es muy fácil argumentar que los humanos controlan al clima –si omitimos a la Naturaleza. Eso es precisamente lo que hace el IPCC, y es una muy buena triquiñuela jurí-dica. Pero no es buena ciencia. Ni siquiera califica para “ciencia basura”. Es solo trapacería de la más burda.


David Wojick
Consultor y Analista del clima de Washington, D.C., es un estudioso de la filosofía de la ciencia; moderador de dos foros de discusión científica sobre el clima: Climate Change Debate y Climate Sceptics

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC, es participante de ambos foros de debate.


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina



Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
Email:
Comentarios:


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


Ingrese una URL larga para acortarla: