PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS







Las empresas planean inversiones
en Latinoamérica para cumplir Kioto


Noticias desde España nos siguen indicando que Kyoto no trata de reducir emisiones de CO2, sino simplemente hacer que la gente común deba pagar más para que los creadores de la estafa hagan el multiBILLIONARIO negocio en la historia del mundo.

Vamos a leer y comentar una noticia publicada en España sobre inversiones que empresas españolas piensan hacer en Latinoamérica encuadradas dentro del sistema de créditos y permisos para seguir contaminando -- oops! perdón -- emitir CO2 como hasta ahora:
Madrid, 2 junio (Expansión) - Endesa, Unión Fenosa, Iberdrola y Repsol YPF podrán contabilizarse en España un recorte de emisiones a través de la construcción de centrales que sustituyen carbón por ciclos combinados o energía hidráulica en países sudamericanos.

Un total de 170 gerentes de Endesa asistieron en abril a unas jornadas técnicas para conocer los entresijos del instrumento que puede convertirse en una de las grandes bazas para cumplir el Protocolo de Kioto, el acuerdo internacional que obliga a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El tema estrella fueron los denominados mecanismos de desarrollo limpio (MDL según sus siglas en español, y CDM, en inglés). La cita con los directivos de Endesa fue en Río de Janeiro, Buenos Aires, Santiago de Chile, Lima y Bogotá.
Según la propaganda de los estafadores, el Tratado o Protocolo de Kioto es”el acuerdo inter-nacional que obliga a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.” Hasta aquí, parece que habría intenciones de “salvar al planeta” y a su gente de una catástrofe de dimensio-nes similares a las que vimos en “El Día Después de Mañana”
La elección de las capitales latinoamericanas no fue casual. Los MDL implican la reali-zación de proyectos que suponen una reducción de emisiones en países en vías de desarrollo. La compañía que los realice podrá contabilizarse en su país de origen el recorte de contaminación derivado del proyecto.
Un momento, un momento! ¿No era que los países en vías de desarrollo, es decir las pobres bestias de carga del Tercer Mundo no están obligadas a reducir sus emisiones porque sus industrias casi no existen? Veamos si podemos comprender lo que acabamos de leer más arriba. Las industrias “emisoras de CO2” de Europa instalarán industrias en los países pobres con el objeto de reducir las emisiones… mejor sería no instalar ninguna y así no emitirán nada. ¿Dónde está el “curro” [*] entonces?

[*] Para los lectores no conocedores de la jerga Argentina, “curro” significa “actividad no totalmente ilegal, pero altamente deshonesta” (el “rackett” en los EEUU), practicada por aquellos que viven de la ingenuidad, ignorancia, o estupidez del prójimo. Por ejemplo, ser Senador Nacional es un “curro” lucrativo que aporta honores y prebendas.

La creación de grandes plantaciones de árboles parecería ser una manera de “secuestrar” CO2 de la atmósfera, y la cantidad secuestrada contabilizarla como créditos para poder emitir en Europa. Si consideramos que un árbol cuya madera tiene dureza y consistencia promedio secuestra unos 20 kg de carbono por año, ¿cuántos árboles será necesario plantar para que los créditos obtenidos por la plantación sean rentables para las empresas? (Nosotros, como Green-peace, tampoco creemos que las empresas trabajan por amor al planeta sino que persiguen una renta - mientras más grande, mejor). Un rápido cálculo nos sacará de dudas.

Por ejemplo, un horno de cal de gran producción produce unas 44 toneladas de CO2 diarias (los de cemento algunas más), equivalentes a 14.600 toneladas anuales de CO2. El peso atómico del carbono es 12.01, el del oxígeno es 16.0 por lo que el peso atómico del CO2 es 12 + 32 = 44. La cantidad de carbono contenida en esas 44 toneladas de CO2 es de unas 12 toneladas, y en el año es de 4.389 toneladas. Entonces, para contrarrestar esas 4.389 toneladas de carbono mediante árboles, serán necesarios 4.389.000 kg / 20 = 219.450 árboles. Dado que una hectá-rea de bosque, selva o plantación industrial tiene un promedio de 250 árboles por hectárea, serán necesarias 877,9 hectáreas de árboles para secuestrar el CO2 producido por un solo horno de cal – pero sólo mientras los árboles están en pleno proceso de crecimiento (entre cero y unos 20 años, después los árboles crecen a menor ritmo y cuando adultos ya no secuestran más CO2 del aire sino que lo producen).

Pero las plantaciones de árboles cuestan dinero, aunque este dinero puede ser obtenido de créditos de fomento de algunos países que favorecen a la actividad forestal. Pero hoy por hoy, los países de Latinoamérica no parecen tener dinero para regalar, sino que prefieren invertir el poco que les dejan el Banco Mundial y el FMI, en proyectos industriales de producción de manufacturas que empelan recursos naturales y mano de obra local. No vemos que plantaciones de bosques produzcan un ahorro de CO2 que se traduzca en elevados créditos de emisión – considerando la poca cantidad de CO2 que los bosques retiran de la atmósfera y las grandes cantidades de CO2 que emiten las industrias europeas que trabajan “a todo pulmón.”

Para plantar inmensas extensiones de bosques hay que ser dueños de esas tierras. Hay que comprarlas primero – o arrendarlas – y luego invertir más dinero en plantar los árboles. Luego hay que esperar bastante hasta que los árboles comienzan a “consumir” CO2. El tiempo es oro, ya que los costos financieros así lo determinan. Entonces, por más amor que las empresas tengan por Kioto, “el negocio no cierra.” Hay que pensar en otra cosa.

¿O instalarán empresas “fantasmas”, galpones vacíos que “teóricamente” eliminarían mucho CO2, obteniendo así créditos para sus empresas “madres” en Europa – que seguirán emitiendo CO2 sin remordimientos ambientales? Quizás el artículo no ha sido redactado correctamente y no es muy informativo al respecto.

Ventajas

¿En qué beneficia esto a las empresas? La industria española está pendiente del Plan Nacional de Asignación, que repartirá las emisiones contaminantes entre las instalacio-nes que generan dióxido de carbono. Eléctricas, refinerías, azulejeras, papeleras y siderúrgicas recibirán unos derechos de emisiones. Si son menores que sus emisiones reales, tendrán que acudir al mercado europeo que empieza a funcionar en 2005 y comprar derechos a compañías que tengan cuotas sobrantes.
Bueno, comienza a asomar la cabeza del “curro”. Alguien calificará la actividad emisora de cada industria y le dará permisos para emitir CO2, y le prohibirá emitir más de ese límite. Hasta aquí, todo bien. Se nos dijo siempre que el asunto era NO EMITIR. Pero la letra pequeña del contrato dice que si el límite de los “permisos” es menor que la producción real de CO” de una industria, ésta deberá hacer una de dos cosas, a saber:

  1. Al llegar a su límite de emisión deberá dejar de producir. Si se trata de una usina generado-ra de energía eléctrica, apagará sus generadores y todos sus clientes se quedarán sin ener-gía. Muy bonito. Muy dentro del espíritu ecologista que dio forma al engendro monstruoso de Kioto.

    Si es una industria productora de bienes de consumo, cerrará sus puertas hasta nueva fecha, cuando pueda reiniciar sus emisiones, licenciando a su personal con reducción del salario. O reduciendo su producción de manera de no emitir más CO2. Hay muchas activi-dades que no emiten CO2 directamente, pero que consumen gran cantidad de energía eléctrica que sí genera emisiones al ser producida. Se supone que estas empresas serán castigadas con un límite de consumo, lo que las obligará a una reducción de su producción. Muchas empresas que operan a economía de escala verán encarecerse sus costos que, aleluya, aleluya!, serán transferidos a los bolsillos de los compradores y/o usuarios. Nosotros, los idiotas.

  2. Si la empresa quiere seguir produciendo a economía de escala para poder competir, deberá salir al mercado a comprar “permisos” o “créditos” de emisión. En el mejor de los casos, en la utopía donde todos los seres humanos son honestos y abnegados, esta venta de créditos y permisos sería nada más que un intercambio de emisiones: “lo que yo no emito, lo puedes emitir tú – sólo que tienes que poner unos cuantos billetes sobre la mesa para que yo te entregue mis permisos.” En pocas palabras. Se seguirá emitiendo de manera acostumbrada – aunque en el proceso todo se habrá encarecido, y aquellos encargados de canalizar las transacciones (los bancos, cuándo no!) se llenarán los bolsillos – vaciando los nuestros, por supuesto. ¿O ustedes creían que los bancos van a trabajar gratis, por un excelso amor al cuidado de la naturaleza?

De donde comprobamos que Kyoto se trata sólo de comprar y vender permisos, en un merca-do que no se sabe como será controlado, ni por quién – pero lo sospechamos. El hilo siempre se corta por lo más fino. ¿Reducción de emisiones? ¿No se trataba de eso? ¡Qué va! El negocio está en imponer una prohibición (como lo hacen los gobiernos con sus leyes y regulaciones) y luego vender la solución. Al Capone también lo hacía. Pero al menos no negaba que era un mafioso.
Los MDL permitirán a las empresas contabilizarse un recorte de emisiones en España por proyectos en Latinoamérica. Esto les ahorrará la compra de derechos en el mercado europeo. "El comercio de emisiones es el mecanismo para cumplir Kioto que se ha planteado a corto plazo, pero no es el único. Pronto habrá que prestar atención a otros como los MDL", apuntan fuentes del sector eléctrico.

Para ser operativos en la práctica, estos proyectos están pendientes de una serie de trámites. Naciones Unidas (ONU) y, después, el Ministerio de Medio Ambiente en España están diseñando toda la burocracia de los MDL.

Mientras tanto, algunas compañías han comenzado a trabajar en proyectos que podrán registrarse como MDL y, por lo tanto, traducirse en un ahorro de emisiones. Endesa, Unión Fenosa e Iberdrola tienen previstas inversiones de, al menos, 850 millones de dólares (unos 700 millones de euros), en proyectos en Latinoamérica que les ayudarán a cumplir Kioto en España. Las empresas no facilitan el ahorro de emisiones que podrán obtener. Repsol YPF y Gas Natural están estudiando proyectos que pueden ser MDL.
¿Estamos comprendiendo bien? ¿Se trata de seguir emitiendo en España mientras se ahorra en Latinoamérica? ¿Qué tipo de industria productora de bienes será capaz de hacer tal cosa? Hasta ahora, las empresas interesadas en el Curro Latinoamericano son empresas ligadas al campo de la energía y los combustibles. Empresas que, curiosamente, son las acusadas por el ecologismo internacional de estar bombardeando a Kioto y ser las culpables de todo este embrollo del calen-tamiento global. ¿No será que el curro es mucho más grande de lo que jamás hayamos podido imaginar? Repsol YPF, de la mano de Kyoto. Ya habíamos visto un espectáculo igual con la Sun Oil Co. de la familia McCarthur y su Pew Center for Climate Change, y su amiga la “ultra-currera” ENRON -- pero parece que ahora los antifaces se están cayendo por todas partes.
En el caso de Endesa, la eléctrica ha establecido un plan interno para el desarrollo de estos proyectos. De momento, se han identificado varios. 'Dadas las incertidumbres respecto al marco legal e institucional, se ha optado por trabajar en el registro de cuatro proyectos, que servirán de aprendizaje y abrirán las puertas a nuevos desarro-llos', señalan fuentes de Endesa.

Los cuatro proyectos de MDL suponen una inversión toral de 435,8 millones de dólares (356 millones de euros). Se trata de una central de ciclo combinado en Fortaleza (Bra-sil); el cambio de generación termoeléctrica, que usa carbón, por hidroeléctrica, en Colombia y en Perú; y la sustitución de carbón por gas en la central de Ventanilla, en Perú. En Endesa añaden que 'el registro de estos proyectos nos permitirá ganar expe-riencia con dos tecnologías existentes (generación hidráulica y térmica) en distintos países de Latinoamérica'.
Entonces, los proyectos no serán “galpones vacíos” y un pase contable con la empresa madre en Europa, sino que serán empresas que producirán energía eléctrica reemplazando a los combusti-bles fósiles que emiten mucho CO2 (fuel oil, carbón, diesel oil, etc) con gas, o hidroelectricidad. Ahora bien, ¿quién usará la electricidad que producirán esas generadoras en países cuyas indus-trias no son notables por su abundancia ni por su gran consumo de energía, y sobre todo, el aho-rro de CO2 que harán produciendo una electricidad que será difícil de vender, ¿será tanto como para que los “créditos” producidos permitan emitir las grandes cantidades de CO2 que requieren las grandes fábricas de Europa? Alguien debería de hacer algunas cuentas y podríamos saber la verdad.

Estamos comenzando a pensar que el “curro” de los “créditos y permisos” Latinoamericanos será una nueva forma de lavar dinero, similar al lavado de narcodólares. ¡Quién lo hubiese creído!
Iberdrola se muestra partidaria de usar estos mecanismos. 'Tenemos experiencia en proyectos medioambientalmente eficientes como los que en su día serán susceptibles de ser considerados MDL en Latinoamérica', apuntan. Iberdrola tiene proyectos de este tipo en Brasil y México.

Unión Fenosa tiene en ejecución una central hidroeléctrica en Costa Rica, con una inversión de 85,7 millones de dólares, que permitirá ahorrar dos millones de toneladas de dióxido de carbono en 10 años.
O sea, más o menos unas 66.000 toneladas de carbono por año. Ya vimos que un árbol secuestra 20 kg de carbono por año mientras dura su etapa de crecimiento. Para retirar esas 60.000 toneladas de carbono serán necesarios 60.000.000 / 20 = 3.000.000 de árboles, o una superficie plantada de 15.000 hectáreas. Pero hay otro aspecto interesante de la emisión de CO2 al ambiente que no ha sido considerado por los “Kiotos”: la producción anual de CO2 de Madre Naturaleza, nuestra benigna Diosa Gaia:

Veamos una tablita ilustrativa sobre la producción de CO2 por parte de algunos volcanes activos:

Tabla 2. Emisiones Volcánicas de CO2


Volcán
Flujo de CO2
(toneladas/día)
Porcentaje de
emisión pasiva
CO2/CO
valor promedio*
Mt. Etna
70.000
XXX
47.9
11 – 38.000
  
Popocatepetl
6.400
0
--

40.000

 
Oldoinyo Lengai
7.200
<2
--

Augustine
6.000
--
--

Mt. St. Helens
4.800
--
401

Stromboli
3.000
--
--

Kilauea
2.800
~50
30.8

White Island
2.600
<1
6825

Erebus
1.850
--
12.3

Redoubt
1.800
--
--

Grimsvotn
360
- -
- -

Vulcano
270
20
413


* Los valores presentados son promedios tomados de datos de Symonds et al., 1994.
Fuente de datos para emisiones de CO2: Gerlach et al., 1997; Allard et al., 1998; Varley et al., 1998; Delagdo et al., 1998; Kopenick et al., 1996; Allard et al., 1994; Wardell and Kyle, 1998; Brantley et al., 1993; and O'Keefe, 1994.

Para evitarle tener que ir a buscar su calculadora, le hemos ahorrado el trabajo: la emisión diaria de CO2 de estos pocos volcanes es de: 124.980 toneladas diarias de CO2, lo que equivale a 45.617.700 toneladas anuales de CO2. No nos parece que valga la pena hacer una inversión de 87,5 millones de dólares en Costa Rica para ahorrar apenas 200.000 toneladas anuales. Madre Naturaleza, con sólo esos pocos volcanes nos estará regalando más de 45 millones de tonela-das anuales de CO2. ¿No convendría invertir ese dinero en cosas más útiles en Latinoamérica como hospitales limpios, escuelas, provisión de agua potable, programas de vacunación, erradi-cación de pestes como la vinchuca y la malaria? – para mencionar apenas unas pocas cosas realmente beneficiosas para la humanidad.

Pero quizás – nosotros estamos seguros de ello – el negocio no está en hacer obras que benefi-cien a la población de Latinoamérica sino en hacer creer que ahorrando CO2 la población mejo-rará sus niveles de vida, salud y educación,
y a sus espaldas hacerle pagar a esa misma gente más caro cualquier cosa que deba comprar para subsistir.
En contacto con el Ministerio de Medio Ambiente

La Oficina Española de Cambio Climático, dependiente del Ministerio de Medio Ambien-te, creó el año pasado un grupo de trabajo para estudiar los mecanismos de flexibilidad para cumplir el Protocolo de Kioto. Existen tres mecanismos: el comercio de emisiones, los mecanismos de desarrollo limpio (MDL) y los proyectos de aplicación conjunta (co-nocidos como JI). Estos últimos son proyectos en tecnologías limpias en países de Europa del Este.

El grupo de trabajo del ministerio está integrado por representantes de la papelera Ence, la petrolera Repsol YPF, Endesa, Unión Fenosa y la patronal eléctrica Endesa. Su primer trabajo ha sido una guía sobre el uso de MDL, que está a punto de ser publicada. Además, estas empresas participan en un programa piloto para MDL y JI. Endesa lo hace con sus cuatro proyectos en Brasil, Colombia y Perú; y Unión Fenosa, con el de Costa Rica. Con la central hidroeléctrica de Costa Rica, Fenosa calcula que tendrá un ahorro de 40 millones de euros en la compra de derechos de emisiones. 'El proyecto era rentable, aunque de forma muy justa, pero se decidió realizar por su rentabilidad adicional por contribuir a cumplir Kioto', apuntan fuentes de Fenosa.
Ahorrarán 40 millones de euros comprando derechos de emisiones – que se lo cargarán en los precios al consumidor, con lo que la ganancia será de 80 millones. Y luego nos dan una bofetada diciendo que se decidieron a hacerlo porque así contribuyen con Kioto! Ahora re-sultan ser más desprendidos y abnegados que Albert Schweitzer y la Madre Teresa juntos! Si antes no conocía-mos caraduras, ahora ya sabemos donde están… Enfrentamiento sectorial

El sector eléctrico mantiene un duro enfrentamiento por Kioto. Mientras Iberdrola defiende la viabilidad del protocolo (que obliga a España a limitar el incremento de emisiones a un 15% en el periodo 2008-2012, frente a 1990), el grupo formado por Endesa, Fenosa, Hidrocantábrico y Viesgo temen el impacto económico derivado de un reparto insuficiente de emisiones.
Para evitar temores al respecto, nada mejor que “incentivar” a los que nos calificarán con jugosas coimas y comisiones. De esa manera podremos mantenernos en el negocio sin peligro a que “nos dejen afuera”. Por su parte, Repsol YPF señala en su informe medioambiental de 2003 que 'ha identificado proyectos potencialmente elegibles para MDL e iniciará en 2004 la elaboración de los documentos de diseño de proyecto'. Con seguridad, ya habrán identificado a quienes hay que coimear, y han tomado las precauciones del caso. Hay tanta gente que se hará rica de la noche a la mañana! – mientras que la mayoría se irá haciendo más pobre, despacito, despacito, cada día más...

Vamos Kioto, todavía! Lázaro, levántate y Anda!



Volver a la página Cambio Climático Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?