NOTICIAS - EMAIL - CORREO RECIBIDO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Se Pincha el Globo de los PCB
El informe oficial, avalado por la Universidad Nacional de Córdoba,
desestima la infundada alarma sobre PCB en Barrio Ituzaingó Anexo

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC.
8 de noviembre, 2003

Se veía venir: FAEC estuvo alertando a los medios de comunicación de Córdoba sobre la falta de bases científicas de la campaña (una de tantas similares) lanzada en el 2002 por FUNAM (Fundación para la Protección del Ambiente), presidida por el biólogo Raúl Montenegro, que primero culpaba a los PCB, luego a las líneas de alta tensión, y por último a las fumigaciones con agroquímicos, de un supuesto exceso de todo tipo de cánceres, leucemias, tumores no-Hodgkins, mareos, alergias, urticarias y otros disturbios normales en la población.

Los medios, por supuesto, hicieron caso omiso a nuestras advertencias de que nada raro había en las enfermedades de los pobladores de Barrio Ituzaingó Anexo – aparte de la fuerte psicosis que FUNAM les provocó, al mejor estilo y tradición de Greenpeace y su Chernobyl – y de que se tomaran la molestia de analizar el material científico que FAEC les hacía llegar, para no caer en la trampa de anunciar catástrofes cuando no había motivo alguno de preocupación. Sería un “papelón” – pero, qué le hace una mancha más al tigre?

Pero la “ciencia dura”, los hechos y evidencias científicas, son algo que los medios de prensa consideran que no aumenta el tiraje, no vende diarios y revistas, no eleva los ratings y no atrae anunciantes a los canales de TV y radios AM. La “corrección política” indica que lo popular, la mediocridad en la información y el mantenimiento de elevados niveles de neurosis en la población contribuye a que el perverso sistema imperante en el mundo siga gozando de buena salud. El negocio debe seguir. No hay que hacer olas.

En primera página de
La Voz del Interior de Córdoba, del 4 de noviembre de 2003 aparece publicada la noticia:


INFORME OFICIAL

Niveles de cáncer normales pese al PCB

El barrio Ituzaingó Anexo no presenta datos anormales,
según el Ministerio de Salud de Córdoba

“Según un informe oficial del Ministerio de Salud de la Provincia, la cantidad de casos oncológicos que se registran en barrio Ituzaingó Anexo de la ciudad de Córdoba, no es superior a lo esperable, de acuerdo con valores internacionales. El informe fue dado a conocer por el centro vecinal del barrio.”

“El documento si consigna, en cambio, “un importante número de enfermedades linfoproliferativas”, es decir, leucemia y linfomas, aunque se señala que la cantidad “no supera significativamente los valores nacionales”.

“Mientras que en el centro vecinal se recibió con cierto alivio el informa, Sofía Gatica, portavoz del grupo de vecinos que más trabajó para investigar y difundir la contaminación con PCB, consideró que el informe “es mentira” y que sólo persigue “generar desunión” entre los habitantes del barrio.”

VER PÁGINA 12A



Hasta aquí, la escueta noticia en primera plana, ampliada luego en la página 12A, adonde se dan mayores detalles sobre este infausto caso. Los periodistas no han querido dar su brazo a torcer, sin embargo, destacando la parte del informe que habla de “un importante número de enfermedades linfoproliferativas”, (cualquier cosa que esto pueda ser: ¿proliferación de linfomas en el organismo de una persona o en el barrio en general?; ¿proliferación de linfa y/o de ganglios linfáticos? ).

El periodista que se precie de tal, no puede dejar de aprovechar este parrafito del informe oficial para seguir machacando sobre el tema, aunque debió haber omitido la parte “no supera significativamente los valores nacionales”, porque ello indica que no hay motivo de alarma. En epidemiología, “significativamente” se usa cuando los científicos no quieren arriesgar una opinión que les comprometería. “No significativa” quiere decir que si hay un cierto exceso de casos sospechosos, este exceso no alcanza los valores necesarios para iniciar un estudio epidemiológico profundo sobre un tema que no debería causar preocupación.

Luego viene la historia ampliada de la PAGINA 12A. Bajo el acápite SOCIEDAD, la noticia se muestra de la siguiente manera:



PCB: INFORME OFICIAL

Ituzaingó: casos de cáncer serían normales

Los datos son de un informe del Ministerio de Salud. Los casos
de leucemia “no superan significativamente” el nivel nacional




Haremos un resumido extracto de lo publicado por La Voz del Interior, que cualquiera puede leer en su versión completa en su edición “online” en http://www.lavozdelinterior.com.ar y sus links internos a notas relacionadas.



“La cantidad de casos oncológicos ... en barrio Ituzaingó Anexo no es superior a lo esperable ... El documento consigna, en cambio, “un importante número de enfermedades linfoproliferativas” ... la cantidad no supera significativamente los valores nacionales. Al respecto, el informe indica que “a nivel mundial, estas patologías han despertado la atención de todos los países, y se discute si se debe a una mayor detección, o a condiciones del desarrollo.”

Auditoría de la UNC

El trabajo incluye el resultado de una auditoría independiente solicitada a la cátedra de Ingeniería Ambiental de las Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y naturales de la Universidad nacional de córdoba, que determina que “no existirían contaminantes ambientales que pudieran afectar, a priori, la salud de las personas, en los valores detectados en cada uno de los análisis realizados.”

El documento indica que profesionales del área de salud familiar del Ministerio de Salud relevaron 974 viviendas, en las que habitan 4.870 personas, y que entre ellas se detectaron diversas patologías. Entre ellas se mencionan hipertensión arterial, diabetes, alergias y otras, “sin diferencias significativas a lo que ocurre en la población general”.

“Respecto a los casos de cáncer, se consigna que fueron confirmados 38 casos ocurridos en los últimos 10 años (entre 1993 y 2003). “De ellos – señala el informe – sólo 12 ocurrieron de 1998 a 2003, o sea que 26 son anteriores al '98.”

NIVELES BAJOS

En la misma línea, se asegura que desde marzo de 2003 no se han diagnosticado nuevos pacientes con patologías linfoproliferativas, en tanto se detectó un cáncer de mama este años”. También se afirma que el resto de los casos oncológicos estudiados “fueron descartados por tener causal de enfermedades diferentes al cáncer.”

Otro punto del informe hace referencia a que, de acuerdo con el estudio de mortalidad general, en los últimos cinco años fallecieron en el barrio 41 personas, “ante un esperado 48 posibles” ...

QUÉ SE DETECTÓ - Lo que dice el informe

Entre los estudios realizados a las personas se mencionan los siguientes:

En marzo de 2002:
se examinaron 16 niños notificados como enfermos por las familias, y se les realizaron exámenes de laboratorio. Todos dieron parámetros dentro de la normalidad.

En abril de 2002:
320 profesionales realizaron una encuesta sanitaria que abarcó 974 familias (4879 personas). El total de fallecidos en los últimos cinco años ascendió a 41, de 48 esperables.

En el mismo mes: se trabajó sobre un listado de 17 personas sospechosas de sufrir patologías malignas, diagnosticadas desde 1980. La tasa de casos fue la esperada para la estructura poblacional del barrio.

También en abril de 2002:
profesionales del Hospital Misericordia evaluaron patologías malignas en las personas que viven en el sector del barrio donde se denunció el elevado número de casos de cáncer, y detectaron 11 personas con enfermedad maligna.



Y ahora, Qué?

El informe del estudio solicitado por el gobierno de la provincia a la Universidad Nacional de Córdoba, fuente de excelencia científica en el país y galaxias vecinas, se convierte en una pesada lápida para la campaña de FUNAM y sus seguidores. Hasta habían hecho presentaciones ante la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, porque aducían que el gobierno no atendía los reclamos de los pobladores y estos veían afectados sus “derechos a la salud”. Faltó que solicitaran al Juez Baltasar Garzón que pidiera la extradición del Ministro de Salud, el gobernador y los chacareros que fumigan los campos vecinos al barrio, y se los juzgue por el crimen de “lesa humanidad”.

¿Se detendrá aquí la campaña de FUNAM? ¿Revisarán la literatura científica disponible sobre PCB, agroquímicos, ondas electromagnéticas, etc.? – No lo creemos así. Es nuestro convencimiento que seguirán inspirándose en la “ciencia emocional” que viene en las gacetillas de Greenpeace, que parece ser la principal fuente científica de FUNAM.

Creemos que FUNAM no se dará por vencido, ni bajará los brazos. Ello se desprende de la nota que La Voz del Interior pone en recuadro, entrevistando a la “portavoz” de los vecinos del barrio, la Sra. Sofía Gatica. Dice el diario:


Sofía Gatica. Portavoz de un grupo de vecinos.

“Es una mentira”

Sofía Gatica, portavoz del grupo de vecinos de Ituzaingó Anexo que reclama mayor atención por parte del Gobierno a sus padecimientos, aseguró que los datos del informe oficial sobre la situación del barrio “son mentiras”, y que lo que se persigue al darlo a conocer es “generar desunión entre los vecinos”.

“Ellos van a acomodar todo a su favor, pero lo cierto es que nosotros nos seguimos muriendo”, señaló.




Aparentemente, la Sra. Gatica cree que la gente vive para siempre. Que nadie muere nunca, y que si lo hace, los culpables tienen que ser castigados. Es la misma ancestral creencia religiosa de muchos pueblos primitivos, entre los que se destacan los Jíbaros, los reducidores de cabezas del Ecuador y Perú. Ellos creen ( o creían, por lo menos hasta que los misioneros convencieron a la mayoría de que no es así) que los hombres son inmortales, y que si alguno muere, es asunto de brujería efectuada por el “chamán” de sus vecinos. Y allí iban a la caza del brujo, de la misma forma que los ecologistas de hoy salen a la caza de “contaminadores”, en una verdadera caza de brujas del siglo 21.

En esa dirección, Gatica aseguró que los casos de cáncer registrados por los vecinos son muchos más a los 38 admitidos por el Ministerio de Salud en el informe oficial.

De sus afirmaciones, deducimos que los vecinos cuentan con instrumental científico mucho más avanzado y sensible que los especialistas de la Universidad de Córdoba que hicieron el estudio y elaboraron su informe – no el Ministerio de Salud, que sólo lo publicó.

“Tenemos más de 80 casos registrados, y la mayoría son de los últimos tres años.,” dijo, y precisó que, en su mayoría, se trata de leucemias, a las que se suman cáncer de mama (tres de los cuales se habrían detectado este año) de intestino y de garganta. Además, indicó que en el último año fallecieron en el barrio más de 10 personas por cáncer.

“Por eso no estamos de acuerdo con las cifras que ellos dan. Lo que pasa es que quieren tapar una situación que es evidente”, consideró. Paralelamente, sobre el informe emitido por la cátedra de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de Córdoba, Gatica relativizó los resultados aduciendo que el estudio se hizo sobre los datos aportados por el Gobierno. “Ellos nunca estuvieron acá”, aseguró.

O el periodista no ha sido muy claro en su trascripción de las declaraciones de Gatica, o Gatica no fue explícita sobre quienes “nunca estuvieron acá”. ¿Fueron los funcionarios del Ministerio de Salud los que nunca estuvieron? ¿O fueron los científicos de la Universidad de Córdoba los que pegaron el “faltazo”?. Por lo que pudimos ver en los numerosos noticieros de la televisión que enviaron a sus reporteros como buitres sobre la carroña, el mismo Ministro Roberto Chuit estuvo repetidas veces en el barrio, acompañado de bastante colaboradores.

Según la Universidad de Córdoba, el estudio fue realizado por sus técnicos y, las conclusiones del informe no dejan lugar a duda: el barrio es tan habitable como cualquier “country de lujo” – en lo que a cantidad y calidad de contaminantes se refiere. Claro, no hay pavimento allí, ni guardia privada, por lo que no es tan “habitable” cuando los amigos de loa ajeno salen de cacería.

De manera evidente, la Sra. Gatica cree ser una experta en epidemiología, etiología del cáncer, y contaminantes, aunque no demuestra ser una experta en estadísticas ni ávida lectora de estudios científicos, porque si así fuese, sabría que su postura es indefendible por carecer de la más elemental base científica. Si desea usted informarse de manera adecuada (la científica) sobre cómo se conducen los estudios epidemiológicos y se analizan los "clústeres" sospechosos como el de barrio Ituzaingó, por favor lea Cómo entender los estudios científicos y la epidemiología".

Como segunda observación, la Sra. Sofía Gatica ha investigado profundamente el tema de los PCB y los cánceres causados por ellos – en los archivos de FUNAM, con la atenta supervisión de su mentor, el Sr. Raúl Montenegro, quien la ha instruido a fondo en la desinformación que FUNAM y Greenpeace manejan de manera acostumbrada.

Estamos totalmente convencidos de que la Sra. Gatica está profunda y sinceramente convencida de que los PCB, las líneas de alta tensión, los agroquímicos y miles de otras cosas son los causantes de los "percibidos" males de sus vecinos. Aparte de que ella ha vivido el tiempo suficiente en el barrio como para ser una más de las víctimas de los “horrores ocultos” en el ambiente, y a pesar de ello parece gozar de excelente salud, no es óbice para que se muestre angustiada por su futuro y el de su familia.

Tiene toda la razón. La campaña de FUNAM le ha introducido a la Sra. Gatica una psicosis que probablemente le causará graves perjuicios a su salud. Es sabido, por numerosos estudios científicos, que cuando a los animales de laboratorio se les mantiene durante mucho tiempo un alto grado de estrés, el sistema inmunológico se deprime y deja expuesto a los animales (o a los seres humanos) al ataque de enfermedades, entre las que el cáncer y las infectocontagiosas están en primera línea.

Esta es la base de la teoría que sostiene que el SIDA es más producto del estrés que sufren quienes descubren que son portadores del HIV, que del ataque del virus mismo. El estado de angustia y estrés que sufren los nuevos portadores les deprime el sistema inmunológico con mayor eficacia que el virus del HIV. En internet existen varias páginas de asociaciones de portadores del HIV que hace muchos años que lo son, no les importó, no sufrieron de estrés y no desarrollaron SIDA. Luego están los grupos de aquellos que fueron portadores del HIV durante años y un buen día descubrieron que eran HIV-negativos, sin haber jamás realizado ninguna clase de tratamientos.

Tiene sentido, tiene base científica – sólo hay que, como toda teoría, probarla mediante costosos estudios e investigaciones. Pero, ¿quién financiará estudios que acabarían con uno de los negocios más espectaculares de los últimos siglos? Por supuesto, no lo harán los científicos que reciben millones de dólares para investigar una cura o una vacuna que jamás llegará. Nadie mata a la Gallina de los Huevos de Oro. Tampoco lo harán los gobiernos de los países poderosos que usan al SIDA y su “terrible” amenaza como herramienta geopolítica. ¿Terrible dije? El SIDA mata menos gente en el mundo que el sarampión. Vea las estadísticas. Y, por supuesto, mucho menos que los 3,5 millones de personas que todos los años mata la malaria.

La relación que esto tiene con barrio Ituzaingó Anexo es clara: es más peligrosa la creencia de que uno está enfermo, o en grave riesgo de enfermar, que los supuestos (o reales) contaminantes o radiaciones en el ambiente. Por ello, la campaña iniciada por FUNAM – como la gran mayoría de las que ha llevado adelante – representan un verdadero peligro para la salud de la población, no sólo física sino también mental.



Volver a la página Pesticidas        Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?