El Ciclo del Cloro Catalítico... o Paralítico?

por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

También se lo conoce como el “ciclo catalítico del cloro”, pero debería llamarse entonces “ciclo paralítico del cloro”. ¿Por qué? Simplemente porque no “camina”.

Como lo han explicado sus inventores –los “químicos” F. Sherwood Rowland, Mario Molina, y Paul Crutzen, ganadores del Premio Nobel de Química 1995 por esa tontería deshonesta y criminal- el infame ciclo del cloro paralítico tendría que funcionar así –y digo “tendría”, por-que jamás fue probado en pruebas de laboratorio. Permítaseme citar de mi libro, Ecología: Mitos y Fraudes, de su capítulo 2, “El Fraude del Ozono”.

La Teoría (o Tonteoría) Química

La edición de Sept-Octubre 1990 de la revista CIENCIA HOY, vol. 2, No. 9, págs. 41-48, publica un artículo del Dr. Luis V. Orce, del Depto. de Radiobiología de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) ferviente partidario de esta teoría, y del que cito textualmente:

"Hacia 1974, dos investigadores de la Universidad de California, Mario Molina y Sherwood Rowland, observaron que la producción anual de CFC alcanzaba una cifra cercana al millón de toneladas anuales y dedujeron que tratándose de compuestos tan estables debía de haber miles de toneladas de ellos en alguna parte. En consulta con algunos expertos en dinámica de la atmósfera concluye-ron que los CFC liberados en la Tierra, al igual que cualquier otro gas mas livia-no que el aire, tenían que ser dispersados por los vientos a toda la atmósfera, independientemente del lugar desde el que partieran. En una marcha lenta pero segura, las corrientes ecuatoriales ascendentes deberían transportarlos hasta la estratosfera, hacia un inexorable encuentro fotoquímico con la radiación UV solar más energética. Los estudios de laboratorio de Molina y Rowland demos-traron que los químicamente inalterables CFC son poco estables ante la radia-ción UV-C, pues se produce una reacción fotoquímica que da lugar a la liberación de átomos de cloro (Cl'). Sobresimplificada, esta reacción puede esquematizarse así:

Cl3CF + hv ( l < 230 nm) ----> Cl2CF + Cl'      [ I ]

"Los átomos de cloro que se liberan son muy reactivos y muchos de ellos colisionan con átomos (sic) de ozono (debería decir moléculas) produciendo monóxido de cloro (ClO) y oxígeno molecular:

Cl' + O3  ---->  ClO + O2     [ II ]

"Pero allí no termina todo. El monóxido de cloro puede reaccionar con átomos de oxígeno producidos en la reacción [ I ] del texto principal, y se regenera así el cloro atómico:

ClO + O' ----> O2 + Cl'      [ III ]

"Los átomos de cloro liberados cierran el llamado "ciclo cloro catalítico del ozono". Se estima que un solo átomo de cloro liberado de un CFC puede dar origen a una reacción en cadena que destruya 100.000 moléculas de ozono."

Según esta bella tonteoría, el cloro se roba un átomo de oxígeno, dejando atrás una molécula de oxígeno, destruyendo en el proceso al ozono. Bien, por un muy breve momento aceptemos que esto pueda realmente ocurrir en la estratosfera. Citando nuevamente al Dr. Luis V. Orce, vemos los siguiente:

"Sin embargo, este ciclo catalítico puede ser bloqueado por dióxido de nitrógeno (NO2), uno más de los tantos gases atmosféricos. El NO2 puede "secuestrar" monóxido de cloro producido por la reacción [ II ] mediante una reacción quími-ca en la que se forma nitrato de cloro (ClNO3):

NO2 + ClO ----> ClNO3               [ IV ]

"Esta combinación es conocida como "reacción de interferencia", ya que bloquea la degra-dación del ozono producida por derivados de CFC."


Las reacciones de interferencia son muchas y variadas, y una de ellas, la más importante, se produce cuando el monóxido de cloro es atacado por la radiación ultravioleta y es descompuesto en un átomo de cloro y otro de oxígeno, en una reacción que se expresa así:

ClO + hv ( l > 230 nm) ----> O' + Cl'             [ V ]

Tenemos, entonces, dos átomos libres, sumamente reactivos. Todos los químicos del mundo, aún aquellos escépticos de la tonteoría, parecen tener una memoria muy flaca. Se concentran en el átomo de cloro que vagaría destruyendo ozono, y se olvidan del átomo de oxígeno liberado por la radiación ultravioleta. Dejemos que el cloro vaya destruyendo ozono dejando atrás moléculas de oxígeno. Pero, ¿qué sucede con el átomo de oxígeno liberado del monóxido de cloro? Lo que explica la vieja teoría de la formación de la capa de ozono y que se expresa así:

O2 + hv ( l < 230 nm) ----> O' + O'             [ VI ]

O' + O
2 ----> O3                         [ VI ]


Con lo que tenemos formado el ozono de la famosa “capa de ozono”. Por lo tanto, mien-tras el átomo de cloro va destruyendo moléculas de ozono, nuestro olvidado átomo de oxígeno va regenerando ozono –a la misma velocidad y a la misma tasa que el cloro lo va destruyendo. Véalo usted mismo en el gráfico:

Gráfico del autor

RESUMIENDO: lo importante aquí es que, cada vez que el monóxido de cloro es diso-ciado por la radiación UV, libra un átomo de oxígeno que parte en busca de la primera molécula de algún gas cercano para unirse a ella formando algún otro compuesto. Los gases más abundantes en la estratósfera son el nitrógeno y el oxígeno, siguiendo en orden de importancia el Argón, el CO2, el metano, el cloro, los CFCs, etc, (ver gases de la atmósfera) hasta llegar al gas menos abundante de todos que es el ozono (concentra-ción: 0,000003%, tres millonésimas partes por ciento). Como el átomo de oxígeno libre tiene millones de veces más probabilidades de hallar una molécula de oxígeno para unirse -formando ozono- que una de ozono para destruirla, se ve que la formación del ozono es más rápida y más problable que la destrucción de ozono que podrían hacer, ya sea el átomo de cloro o el átomo de oxígeno.

Segundo: Las moléculas monóxido de cloro pueden recibr el "impacto" de un átomo de oxígeno separado de la "reacción catalítica" de otra molécula de CO cercana y formar dióxido de cloro (ClO2, o también OClO) sin que haya destrucción del ozono. Ese átomo de oxígeno libre también puede encontrar en su camino a otras moléculas (y átomos libres) y combinarse con ellos para formar cualqueir compuesto, sin que haya destrucción de ozono. Estas muchas reacciones se conocen como "reacciones de interferencia", porque interfieren con la destrucción del ozono por parte del cloro.

Considerando las concentraciones de gases en la estratósfera, la gran cantidad de reacciones de interferencia que impiden al cloro reaccionar con el ozono, y el hecho científico comprobado que el cloro no puede actuar sobre el ozono fuera de las superficies sólidas de los cristales de las nubes estratosféricas (fase heterogénea [superficies sólidas] de la fotoquímica atmosférica), se da cuenta uno de que las probabi-lidades de que el cloro pueda destruir a la capa de ozono son menores a las que tene-mos de sacarnos el premio gordo de la LOTO de Nueva York.

Y colorín colorado, el cuento de la "tonteoría"
del ciclo "paralítico" del cloro se ha acabado.

Sin embargo, la tontería criminal de este fraude científico se mantiene firme porque si se demostrase –como acaba de comprobarlo usted- que no existe ningún balance positivo de destrucción del ozono estratosférico, y que la capa de ozono (aunque sirva para muy poco y nada) goza de una excelente salud (fuera de algunos resfríos estacio-nales) esta teoría se caería y con ello se demostraría que el ecologismo ha estado impulsando una teoría fraudulenta con netas intenciones geopolíticas y económicas que busca la reducción de la población en los países subdesarrollados.



Vea el tiempo en Argentina


Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
Email:
Comentarios:


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


Ingrese una URL larga para acortarla: