¿Está en Camino una Nueva Edad de Hielo?

Por Laurence Hecht
Editor en jefe de la revista 21st Century Science & Technology

"Cuidado, Al Gore: los glaciares le atraparán!". Con esa nota agregada, mi amigo Jack Saures, un geólogo jubilado, me envió un informe que debería haber sido un artículo de fondo en todos los diarios del mundo. El informe decía que el glaciar mejor medido y controlado de Norteamérica, el glaciar Nisqually del Monte Rainier, ha estado creciendo desde 1931.

El significado del hecho, inmediatamente comprendido por cualquier climatólogo competente, es que el avance de glaciares es una advertencia temprana del enfriamiento del Hemisferio Norte, del tipo que podría traer consigo una nueva Edad de Hielo. La última
Pequeña Edad de Hielo duró desde cerca del 1400 hasta 1850. Fue seguida de un período de ligero calentamiento. Existe un creciente número de señales de que estaríamos descendiendo hacia una nueva Pequeña Edad de Hielo–dejando de lado todas las montañas de propaganda sobre "calentamiento global".

Nuestra actual comprensión de los ciclos climáticos a largo plazo muestran que durante los últimos 800.000 años, los períodos de 100.000 años llamados
Edades de Hielo, han sido interrumpidos por períodos de aproximadamente 10.000 años conocidos como Interglaciales. Hoy estamos en los 10.500 años del actual período Interglacial. El contrato de alquiler está vencido. El nuevo y helado inquilino se aproxima para ocupar la Tierra.

¿Qué Provoca las Edades de Hielo?

Estos ciclos no son meras correlaciones estadísticas, como supondría cualquier pronosticador de Wall Street, operando en su PC la versión moderna de la Tabla Ouija. Estos ciclos son determinados, con gran precisión científica, y se correlacionan con los cambios cíclicos a largo plazo de la relación orbital entre la Tierra y el Sol. Tres son las relaciones orbitales fundamentales involucradas, cada una de las cuales contribuye a la cantidad de luz solar recibida en las altas latitudes del Hemisferio Norte.Cuando estos ciclos se combinan para reducir la luz solar incidente (insolación) en los meses de verano, durante un cierto número de años, las capas de hielo que cubren permanentemente Groenlandia, partes de Alaska, el norte de Canadá, Escandinavia, Siberia y otras partes, comienzan a avanzar.

En cierto momento, el proceso de crecimiento se torna en realimentación positiva (se alimenta a sí mismo), en parte porque la elevada reflectividad del hielo y la nieve reduce la temperatura local, y en parte por razones que aún no se comprenden totalmente. Los glaciares engrosan y se expanden hasta que se convierten en capas de hielo continentales, de
uno y medio a tres kilómetros de espesor, avanzando constantemente hacia el sur. La evidencia geológica nos muestra que durante la última Edad de Hielo, el límite sur de la masa continental de hielo –conocida como "morrena límite" se extendía desde el centro de Long Island, a través de la ciudad de New York, luego por los estados de New Jersey y Pennsylvania, de allí al sur de Illinois y Missouri y luego hacia el norte hasta los estados de las planicies, a través de Montana y el estado de Washington. Todo este territorio estaba sepultado por dos o tres kilómetros de hielo sólido.

Geológica y climatológicamente hablando, estamos destinados a otro avance glacial de ese tipo. No sucederá durante nuestras vidas, sin embargo, cambios radicales en el clima de las regiones nórdicas pueden ocurrir de manera súbita, y en algunos casos
pueden estar ya sucediendo.

Cómo Mirar al "Calentamiento Global"

Una cosa muy importante para poder interpretar todos los efluentes que diariamente emanan del molino del Calentamiento Global, (en realidad un lobby anti-industria, anti-población, encabezado y alimentado con dinero por parte del Consorte Real Inglés, Príncipe Felipe, y de su primo hermano, el antiguo miembro del Partido Nazi, Príncipe Bernardo de Holanda, también consorte real de la Reina Juliana), es que el establecimiento de una nueva Edad de Hielo no está marcado por un enfriamiento global. De hecho, las mismas condiciones astronómicas que provocan el enfriamiento en latitudes altas del Hemisferio Norte, producen el efecto opuesto en el Hemisferio Sur, donde existe mucho más océano para absorber y retener la incidente radiación solar. Por ende, la temperatura media global no nos dice nada que sea importante.

Los requerimientos geológicos para una Edad de Hielo son la presencia de una gran masa de tierra alrededor del Círculo Polar, extendiéndose hacia el sur. Una mirada al globo terráqueo o a un planisferio muestra que esas condiciones existen en el Hemisferio Norte, pero no en el Sur. En consecuencia, lo importante es fijarse en las condiciones climáticas en las regiones nórdicas extremas, y algunos de los indicadores son:

El Nisqually

Esto nos trae al glaciar Nisqually, bien arriba en el Monte Monte Rainier, de 4.323 metros, cerca de Tacoma, Washington. Apenas 28 metros más bajo que el Monte Whitney, el punto más alto en los 48 estados continetales, el Monte Rainier tiene 26 glaciares, y es el más grande de los sistemas macizos de los Estados Unidos.

En 1931, temiendo que el glaciar en retroceso no proveyese la suficiente cantidad de agua para su recién terminada presa hidroeléctrica, la Tacoma City Light comenzó cuidadosas mediciones del glaciar. Desde mediados del Siglo 19 el glaciar
había retrocedido un kilómetro. El Servicio de Prospección Geológica de los EEUU (US Geological Survey) y contratistas privados del Servicio Nacional de Parques suministraron la medición más prolongada y sostenida que se haya hecho de un glaciar en América del Norte.

Los detalles se describen en un informe hecho por especialistas del gobierno, que apareció en la edición de Septiembre de 2000 del
Washington Geology:

"El período de mayor crecimiento se registró entre 1931 y 1945, cuando el glaciar creció un 45% cerca de los 2.800 metros de altura. Esto, y subsecuentes engrosamientos desde mediados de los 70s hasta mediados de los 80s, produjeron ondas que avanzaron sus límites. Disminuciones del glaciar ocurrieron en períodos intermedios. Entre 1994 y 1997,el glaciar creció 17 metros a los 2.800 metros, indicando un probable avance del glaciar durante la primera década del siglo 21."

Esa es la historia desde el Monte Rainier. El geólogo jubilado Sauers, que estuvo observando durante toda su vida las condiciones en las Cascade Mountains del oeste del estado de Washington dice: "Me estoy preparando para una nueva Edad de Hielo". Quizás todos debiéramos hacerlo.




Volver a la Página Artículos
Volver a la Página Inicial

Usted es el visitante No.:

desde Julio de 2001
FastCounter by bCentral

Si quiere contribuir con nuestro trabajo ( sin enviar dinero! )
por favor haga click sobre los logos de más abajo, ¡Gracias!


300 MB Hosting, 300 Email Accounts only $7.50/mo.

Los "Terapin" almacenan miles de sus fotos digitales con facilidad
sin tarjetas de memorias costosas ni laptops! Vea aquí como funciona..!




234x60 Consumer Headset Solution

Faster MP3 Burning