POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS
El Público Ahora Se Ha Quedado Sin Paciencia Con Extinction Rebellion

Escrito por Tyler Durden

Principia Scientific International
Noviembre 24, 2022

¿Cuándo el activismo por una causa se convierte en una agenda narcisista de atención y autogratificación? Hay una línea muy fina, y el movimiento Extinc-tion Rebellion seguramente la ha cruzado con su drama incesante y autoindul-gente.

Esta semana, los automovilistas en Francia fueron recibidos por otro grupo de Extinction que in-tentaba pegarse al pavimento de una vía principal para bloquear el tráfico en nombre de detener el 'cambio climático'.

Sin embargo, esta vez los conductores no se quedaron sentados esperando a que llegara la policía; en cambio, comenzaron a sacar a los activistas del camino por la fuerza.

Este incidente es parte de una creciente frustración entre la gente normal en respuesta al culto climático, y el movimiento Extinction Rebellion constituye la mayor parte de los peores eventos. En los últimos meses ha habido un número creciente de interrupciones de tráfico y actos de vandalismo. Las acciones más destacadas incluyen el intento de destrucción de importantes obras de arte en museos nacionales, muchas de ellas pintadas siglos antes de que la “contaminación” por carbono fuera un problema.

Esto también ha llevado a los museos a ser más agresivos para evitar que los activistas utilicen el vandalismo como medio para llamar la atención.

El resultado inevitable es obvio: los activistas van a empezar a salir lastimados. Si la causa se basó en la realidad, entonces la hostilidad del público podría disminuir, pero la causa es frau-dulenta.

No existe un calentamiento global provocado por el hombre y la 'contaminación' de carbono no es una amenaza para el futuro del planeta.

Toda la charla sobre el calentamiento global en los medios puede hacer que la gente crea que la Tierra se está sumergiendo rápidamente en un caldero caliente de perdición, pero la verdad, según las cifras de los científicos del clima, es que la temperatura de la Tierra ha aumentado menos de 1°C en el últimos 100 años.

Así es, se supone que la Tierra está al borde del Apocalipsis debido a menos de UN GRADO de calor.


Nota de Eduardo Ferreyra:

Pero, ¿y el contexto? ¿Ha estado la Tierra así de caliente antes? Y si es así, ¿qué lo causó?.

Porque los gráficos que a los 'calenturientos' les encanta mostrar es el que muestra esa pendiente desde el azul a la izquierda hasta el punto más alto del rojo a la derecha. Saben que el impacto visual es fundamental para impre-sionar y hace más creíble su mentira, o al menos su descarada exageración. Primero, observe detenidamente la escala en la abscisa Y, a la izquierda, y verá se extiende desde -0.1º C hasta 1.0º C, esto es, apenas 1º Cel-sius. Pero si usamos los mismos datos de temperaturas del Hadley Center o el GISS con fue hecho el gráfico alar-mista, pero adaptados a la escala de la izquierda, la presentamos desde -0º Fahrenheit hasta 120 Fahrenheit, el aspecto muestra la realidad: una variación de apenas 1º C es irrelevante, es nada. La Tierra era hasta 2º C más cálida durante épocas como el Imperio Romano, o el Período Cálido Medieval, y hasta 1,5º C más fría durante el Período Oscuro, o la Pequeña edad de Hielo entre 1640 y 1711…

De hecho, la Tierra ha sido mucho más caliente en el pasado, y no hay evidencia de que la 'contaminación' de carbono fuera un disparador singular o de cualquier tipo. Ciertamente, el carbono hecho por el hombre no fue un factor en ningún evento de calentamiento previo en la historia de la Tierra, y actualmente constituye un valioso aporte de la naturaleza (un 97%) y de la activada humana (un 3%) como alimento vital para selvas, bosques, planicies, y sobre todo cultivos de granos.

En cuanto a la influencia que el CO2 tiene sobre el aumento de la temperatura de la atmós-sfera y la del planeta, hace mucho que se comprobó que no existe relación ninguna entre el CO2 y la temperatura de la atmósfera, tal como lo demostró el geólogo y paleoclimatólogo, C.R. Scotese en su sitio web dedicado al Período Carbonífero.




Entonces, ¿de qué se trata realmente la histeria del 'cambio climático' y la Rebelión contra la Ex-tinción?

En el caso de los activistas se trata de una necesidad de rebeldía y desesperación por una causa. Estas son personas que tienen demasiado tiempo libre y un sentimiento de insuficiencia en la vida.

Para dar sentido a su desventurada existencia, se han adherido a la agenda climática sin investi-gar las circunstancias y los datos.

En el caso de los medios corporativos y las instituciones climáticas globales financiadas por la ONU y varios gobiernos, el problema es el control.

La legislación sobre el cambio climático, junto con los impuestos sobre el carbono, otorgan al esta-blecimiento la capacidad de microgestionar casi toda la producción de alimentos, la fabricación, el desarrollo de recursos y el uso de energía.

Sin mencionar que crea una excusa para la implementación de controles de población. En un mundo donde la ONU y los activistas de la Extinción se salen con la suya, podría haber una extinción muy real que involucre una reducción masiva en la producción de energía, el declive de la economía global y la agricultura disponible.

El mundo no puede sostenerse con tecnología verde, que es altamente ineficiente e increíblemente costosa. El petróleo, el gas, el carbón y quizás la energía nuclear son los únicos recursos prácticos para mantener nuestra civilización actual.

Pero tal vez ese es el punto?
Tal vez el objetivo final sea crear un entorno de producción que sea tan restrictivo que solo los gobiernos puedan gestionarlo, mientras que las empresas privadas se ven obligadas a salir del mercado.

Tal vez el objetivo sea convertir la producción y la economía en un punto de influencia que pueda usarse para obligar al público a cumplir con diseños más autoritarios.

Tal vez el 'cambio climático' no sea más que un trampolín para la tiranía.

Como el Club de Roma, un grupo de globalistas patrocinado por la ONU, declaró una vez en su libro 'La primera revolución global':

“En la búsqueda de un enemigo común contra el cual podamos unirnos, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y similares, encajarían a la perfección. En su totalidad y en sus interacciones, estos fenómenos constituyen una amenaza común que debe ser enfrentada por todos juntos.”

Pero al designar estos peligros como el enemigo, caemos en la trampa, de la que ya hemos advertido a los lectores, a saber, confundir los síntomas con las causas.

Todos estos peligros son causados por la intervención humana en los procesos naturales, y solo a través del cambio de actitudes y comportamientos se pueden superar. El verdadero enemigo entonces es la humanidad misma”.

La cita proviene del Capítulo 5 del tratado titulado El Vacío, que aborda el concepto de gobierno global. Sugiere que el calentamiento global y la histeria ambiental no son amenazas reales, sino dragones fabricados creados para que activistas crédulos los maten. No solo eso, sino que estos dragones son creaciones de la existencia y subsistencia humana. La única forma de matar a estos dragones delgados como el papel es la centralización total, otorgando a los gobiernos y las instituciones globales el máximo poder para "salvar a la humanidad de sí misma".

Lo que es muy conveniente para los globalistas

Los activistas, por otro lado, son simplemente idiotas útiles que se utilizan para incendiar la civilización occidental, crear estragos e inspirar una sensación de catástrofe climática inminente que nunca llegará.

Pueden creer que una vez que se implementen los controles de carbono, se habrán ganado un asiento en la mesa, o que su futuro dentro del edificio del establecimiento está asegurado. Probablemente este no sea el caso.

Como muestra a menudo la historia con este tipo de movimientos, una vez que los activistas han cumplido su propósito, las élites los eliminan.


comments powered by Disqus


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006



Locations of visitors to this page