POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Clmate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Los Anuncios del Año más Caliente son Puro Humo
    NASA, NOAA Y NCDC siguen contando mentiras "calientes"

    Por Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC

    Enero 20, 2015

    Si una encuesta de opiniones muestran que la diferencia entre dos candidatos es menor que el margen de error de la encuestadora, la mayoría de la gente entendería que los candidatos están técnicamente empatados.

    Pero cuando se refiere al cambio climático la apreciación pública de la incertidumbre parece desaparecer. Esto se deben parte a las malas interpretaciones que hacen de los datos la Administración Nacional del Océano y la Atmós-fera (NOAA) y la Administración Nacional del Espacio (NASA).

    Por ejemplo la semana pasada la NOAA tituló a su sitio web, “Es oficial: 2014 ha sido el año más caliente registrado en la Tierra”. La NASA proclamó en su parte de prensa en video el 16 de enero, “2014 fue al año más caliente en el registro.”

    El problema es que estas declaraciones son sumamente engañosas.

    Los datos del NOAA muestran que el récord para el año fue superado por apenas 4 centésimos de grado: 0,04ºC más alto que los años anteriores 2010 y 2005, mientras que la incerteza de las estadísticas de las temperaturas es de 9 centésimas o 0,09ºC, es decir, más del doble por lo que fue batido el viejo récord. La NASA mostró que un récord establecido en 2014 por 0,02ºC. De hecho las estadísticas previas del NOAA para los siete años anteriores -2013, 2010, 2006, 2005, 2003 2002 y 1998- están todas dentro del 0,09ºC del margen de error de la marca de 2014. De manera que, técnicamente todos esos años empatan con 2014. Ningún nuevo récord ha sido instalado ni ningún viejo récord ha sido batido.

    Lo mismo se aplica para los “récords” para el mes de diciembre más caliente. “Diciembre 2014 fue globalmente el más caliente en el registro.” Diciembre fue una centésima de grado más caliente que diciembre 2006, el previo diciembre más caliente. El margen de error es 0,07ºC de manera que todas las temperaturas para los tres meses de diciembre -2014, 2006 y 2003- son efectivamente iguales. Ningún récord batido para diciembre, ningún nuevo récord establecido.

    En vez de apoyar la noción de que el calentamiento global permaneces detenido, la información de NOAA y NASA refuerzan la observación de que estamos en el medio de una larga pausa de casi 19 años en el calentamiento planetario.

    Si NOAA Y NASA hacen grandes anuncios de que nuevos récords de temperaturas fueron establecidos por una centésima de grado, mucha gente se reirá a carcajadas, apreciando que ese cambio no puede ni siquiera ser sentido por los seres vivos, sin hablar de presentar problemas. Pero en vez de ello, ellos hacen énfasis la cantidad de temperatura que “ha sido batido el promedio del Siglo 20”. Pero, pero, pero… lo grave es que, para saber la diferencia en una centésima de grado, como ellos afirman, se requisito ineludible que conozcamos con la misma precisión al promedio de la temperatura del Siglo 20. Y a su vez esto requiere que conozcamos con la precisión de una centésima de grado al promedio de cada año durante el Siglo 20 y, por supuesto, conozcamos con esa misma precisión centesimal la temperatura de cada estación meteorológica del mundo.

    Luego viene el tremendo problema de conocer con una precisión de 1/100 de grado la temperatura de cada kilóme-tro cuadrado de los océanos del mundo, el 75% de la superficie del planeta. Entonces tenemos que resignarnos a usar un promedio de temperatura –que está lejos de tener una precisión de ni siquiera 1/10 de grado de la porción emergida del planeta que, haciendo cuentas, apenas alcanza ser, con mucha buena voluntad, del 15% de su superficie real.

    El climatólogo canadiense Tim Ball, antiguo profesor en la Universidad de Winniper, Canadá, explica que, “Las precisiones típicas de las mediciones de temperatura durante el Siglo 20 estuvieron entre uno y medio grado Centígrado. De manera que no tiene ningún sentido que NASA y NOAA afirmen que conocen diferencias de una centésima de grado para el Siglo 20.” El climatólogo Ball explica que hasta los modernos equipos instrumentos son inadecuados. Virtualmente no hay datos para el 75% de la superficie de la Tierra, que son los océanos. "Práctica-mente no hay datos para el 19% de la tierra que son las montañas, 20% que son desiertos, 20% que son bosques boreales, 20% que son praderas y sabanas, y 6% que son selvas lluviosas”.

    “De manera que la NASA inventa datos para completar la imagen,” nos dice Ball en un email en el foro de debate sobre el clima Climate Sceptics.yahoo.groups.com donde participo. “Ellos hacen esa ridícula afirmación de que la temperatura de UNA estación representa toda la temperatura dentro de una región en un radio de 1200 kilóme-tros.”

    De modo que no es posible que la NASA o el NOAA determinen de manera correcta una temperatura que tenga algún significado estadístico para la Tierra basado en las lecturas de superficie, como ellos pretenden hacerlo. Es sólo mediante el uso de los instrumentos instalados en los satélites que podemos obtener una visión significativa las condiciones del planeta. Los datos satelitales indican que 2014 no estableció ningún récord, y las actuales tempe-raturas se mantienen extendiendo más a la meseta de 19 años en que está: sin aumento.

    El científico jefe de NOAA Richard Spinrad se jactó en un parte de prensa el 16 de enero que “NOAA suministra a los tomadores de decisiones con oportunas y confiable información sobre nuestro cambiante mundo, basada en la ciencia…”. En realidad, la agencia donde trabaja Spinrad está nada más que dedicada a las Relaciones Públicas y a la propaganda en lo relativo a los registro de temperatura. Y que la ciencia se embrome.

    El fraude sigue sin pausa, pero con mucha prisa

    La maquinaria que organiza y arma al fraude sigue funcionando a marchas forzadas, probablemente haciendo horas extras. Es necesario disponer de la mayor cantidad posible de anuncios alarmistas, apocalípticos, para asustar a la población e impulsarlos a que acepten las políticas económicas y sociales que se presentarán para su implementa-ción en la próxima reunión del IPCC en París, en febrero próximo. Todo dato que asuste es bienvenido y, si no lo proporciona la realidad ellos se encargan de fabricarlo de inmediato. Tienen experiencia en ello; desde la publicación del primer informe del IPCC en 1995 hace más de 20 años que lo vienen haciendo todos los días del año.

    El NCDC o National Climatic Data Center –nada menos que un centro nacional de datos del clima! no tiene termó-metros en la mayor parte de África, y tampoco en casi la mitad del resto de la superficie del planeta, de manera que ellos fabrican y falsean las temperaturas de superficie basadas en temperaturas del mar a más de 1000 kiló-metros de distancia.

    Para demostrar lo fraudulento que es esta práctica, echémosle una ojeada en dónde ellos tienen datos de superfi-cie. El año pasado el Atlántico estaba cálido mientras que los Estados Unidos y Canadá estaban sumamente fríos. No se puede extrapolar temperaturas a través de los límites océano/tierra.

    Lo que el NCDC está haciendo equivale a medir y reportar la temperatura del Valle de la Muerte basado en la temperatura de las frías aguas costeras del Pacífico.

    Pero se pone mucho peor. Después de haber falseado completamente las temperaturas a través vastas regiones del planeta, ellos informan un récord de la temperatura global de 0,02º C! Simple y llanamente, esto es fraude científico del que no se avergüenzan en presentar como “ciencia del clima”.

    ¿Cómo no vamos los escépticos a negar esta clase de “ciencia” tan claramente fraudulenta? ¡Por supuesto la negamos, y lo seguiremos haciendo! Lo que nunca negaremos son los datos y hechos comprobados por observa-ciones y experimentos conducidos de acuerdo con la más rigurosa metodología científica.

    Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?