POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Clmate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    ¿La Última Batalla del Alarmismo Climático?

    Dr. Vincent Gray, Ph.D.

    Principia Scientific International
    Marzo 12, 2015

    El dogma religioso ecologista de que los humanos están destru-yendo a la Tierra ha dado origen a muchos fraudes y engaños. Su proyecto más ambicioso, una verdadera SuperEstafa, ha sido la afirmación que el clima está controlado por las emisiones humanas de los llamados gases invernadero. Dicen que estos gases causan al calentamiento global que finalmente terminarán destruyéndonos a todos a menos de que dejemos de usar a los 'combustibles fósiles'. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático fue creado en 1988 para poder suministrar la evidencia científica necesaria para apoyar esa estafa.

    Desde el mismo comienzo se dieron cuenta de que esa sería una tarea imposible.

    La Tierra no tiene una temperatura, y no hay manera científica-mente aceptable para derivar una temperatura promedio. No es posible conocer si la Tierra se está calentando o enfriando, y así, la Tierra está cambiando constantemente. Ningún lugar esta nunca en equilibrio.

    Los gases traza en la atmósfera no están bien mezclados y sus concentraciones cambian constantemente para cualquiera de ellos. La ciencia del estudio del clima, construida durante mu-chos siglos como la disciplina de la meteorología, ha establecido oficialmente servicios de predicción del tiempo en numerosos países. Esos ser vicios miden ahora muchas propiedades del cli-ma con una variedad de instrumentos, incluyendo a los satéli-tes.

    Las mediciones son usadas en los modelos computados más modernos basados en la física actualmente aceptada, la termodinámica y las estadísticas. Esos modelos proveen los únicos pronósticos científicamente válidos para el tiempo futuro de cualquier parte de la Tierra.

    El dióxido de carbono atmosférico no ha probado ser útil y los modelos no se molestan en medirlo. Simplemente, no es posible superar a estas dificultades con ciencia honesta, por eso fue necesario emplear fraudes, deshonestidad, fabricación de distorsiones, relaciones públicas masivas, y enormes sumas de dinero.

    James Hansen, del Goddard Institute of Space Studies (GISS) en Nueva York, suministró una técnica para una pseudo temperatura global que demostró ser muy útil para los estafadores. Hansen admitió que no hay tal cosa como una Temperatura Superficie Aire absoluta. (SAT: él la llama “elusiva”.) Los meteorólogos saben que es impo-sible medir una temperatura promedio superficie-aire plausible. En vez de eso, ellos registran una máxima y una mínima diarias dentro de una caja protegida en las estaciones meteorológicas. Actualmente también mediciones a intervalos diferentes. Estas son una guía útil para las condiciones de temperatura.

    Hansen y Lebendoff 1987 decidieron ignorar lo que Hansen decía que era imposible. Ellos asignaron una temperatura constante a cada estación para un mes entero y asumieron que esta temperatura se aplica también a un radio de 100 km alrededor de cada estación. La temperatura elegida fue el total de las temperaturas máximas y mínimas me-dias medidas en esa estación para cada mes, la suma de los promedios máximos/mínimos estadísticamente inacep-tables.

    Ellos consideraron lo que podría correlacionar cada cifra de una estación con la próxima estación. Pero su correla-ción fue de apenas 0,5 o menor. Sustrayendo el promedio de estaciones en las “cajas” de la grilla de todas las altitudes y longitudes, del promedio en cada caja ellos obtuvieron un registro global anual de anomalías de la tem-peratura. No hay ninguna mención a las cifras de la muy grande imprecisión que debería de acompañar a este ejer-cicio, y la cambiante cantidad y calidad de las estaciones meteorológicas a escala global, tanto en la actualidad como a lo largo de la historia.

    El IPCC ha usado a la supuesta tendencia de unas miserables décimas de grado de de este invento para probar que el calentamiento global está ocurriendo y de manera inevitable crecerá peligrosamente. Ahora se ha roto.

    Esta tendencia apenas si ha cambiado durante 18 años mientras que los gases invernadero aumentaron de manera sostenida. El IPCC recurrió a medidas desesperadas. En vez de preocuparnos por un calentamiento anula ahora tenemos que preocuparnos por calentamiento decadal. Se incrementan los esfuerzos para distorsionar las cifras y publicitar a cada momento una subida de centésimas de grado.

    El tratamiento requerido del dióxido de carbono fue hecho por Charles Keeling del Instituto Scripps de Oceanografía en La Jolla, California.

    Los groseramente sobresimplificados modelos del clima demandan que el dióxido de carbono atmosférico sea global-mente constante, aumentando únicamente a causa de las emisiones humanas. Esto fue un problema porque existen una 40.000 mediciones previas que se remontan a principios del siglo 19, publicados en prestigiosos 'journals' cientí-ficos, algunas veces por ganadores de Premios Nobel. Estas mediciones muestran que las concentraciones del dió-xido de carbono en la atmósfera nunca son constantes y varían de una lugar a otro, según el momento del día, estación y dirección del viento.

    Keeling suprimió a esta información previa. Dio como escusa que él tenía un método de medición ligeramente distin-to y que había descubierto que había una concentración de fondo que era casi constante y aumentaba de modo sostenido con el aumento de las emisiones, Keeling basó sus cifras en sitios en el volcán Mauna Loa, en la isla de Oahu, Hawai, y en un lugar de la Antártida.

    Para acercarse a un valor global constante en cualquier momento se requería que la mayoría de las otras medicio-nes fuesen hechas desde lugares costeros con vientos desde el océano. Cualquier cifra que no se ajuste a esto es rechazada como “ruido”.

    La dificultad era que las cifras que crecían sostenidamente durante los años no concordaban fácilmente con el más bien comportamiento esporádico de la temperatura global aprobada. Ahora, esta estafa del dióxido de carbono ha sido expuesta y destruida.

    El sistema de satélites AIRS de la NASA provee ahora frecuentes mapas globales de las concentraciones de dióxido de carbono mostrando que no está bien mezclado, que es altamente variable, y tienden a ser mayores en las re-giones de grandes emisiones. El escenario oficialmente patrocinado ya no es más relevante y el hecho de que el supuesto efecto calentador del dióxido de carbono es logarítmico con las concentraciones, significa que los aumen-tos tienen muy poco efecto en las áreas de gran concentración y es más efectivo en bosques y praderas donde resulta más beneficioso.

    Los modelos del clima del IPCC desafían a todo el conocimiento científico del clima acumulado practicado actual-mente por los meteorólogos y lo reemplaza con sus sistemas de absurdos que ha sido asombrosamente exitosos.

    En lugar del siempre cambiante clima que conocemos, ahora se asume que es estático, invariable. Todos los inter-cambios de calor son por radiación. Se admite el ingreso y egreso son radiación, pero todo lo demás en el clima combina todos los métodos de intercambio de calor, de modo predominante la conducción, convección y cambio en el calor latente.

    Se asume que el sol brilla todo el día y podría hacerlo igual intensidad. La Tierra está muerta donde las criaturas vivientes son imposibles de existir, excepto que ellas emiten gases invernadero. Todos los efectos del clima pasado conocidos por la meteorología son parametrizados y se asumen que son constantes.

    No hay esperanzas de que ese modelo podría pronosticar climas futuros y hasta el mismo IPCC lo admite. Ellos dicen que los modelos proveen proyecciones, nunca predicciones.

    Al principio ellos evitaron que se probase que estaban equivocados proyectando fechas tan lejanas que se asegu-raban de que nadie sobreviviría tanto como para comprobar si acertaron. El IPCC estuvo ya funcionando durante 25 años y los primeros informes tendrían que mostrar si sus modelos se ajustan a los registros de temperaturas. Ahora no lo hacen.

    Los modelos también podrían ser usados para calcular las temperaturas actuales de la troposfera superior, y eso tampoco funciona ahora. Por consiguiente están en serios problemas. Todo lo que pueden hacer es impedir que la gente conozca la verdad. Que alguien se la diga.

    Todo boletín de noticias, todos los diarios tienen que tener una referencia diaria al calentamiento global o a la huella de carbono, o realizar protestas de activistas del clima que tienen que escribir cartas a la prensa y organizar reuniones “alquile-un-piquete” de ecologistas devotos para piquetear cualquier lugar de discusión. Tiene que existir conferencias constantes de aquellos que están más financieramente dependientes de la estafa climática.

    Con suerte, la caída del Valhalla tendrá lugar en la reunión de diciembre en París, donde los intentos de imponer una dictadura climática global fracasarán miserablemente o se diluirá lentamente. ¡Qué alivio!


    El Dr. Vincent Gray, Ph.D., tiene un Ph.D. en física-química por la Universidad de Cambridge, luego de sus estudios sobre fluidos para bomba incendiaria de caldos alumínicos. Ha tenido una larga carrera científica en Gran Bretaña, Francia, Canadá, China, con más de 100 artículos científicos y técnicos, patentes, capítulos de libros. En Nueva Zelanda, fue el primer Director del Edificio de Investigación y más tarde, Jefe Químico de la Asociación de Investigación del Carbón. Ha publicado numerosos artículos e informes, siete en revistas revisadas por pares. Después de la jubilación, estuvo cuatro años y medio en China; y, cuando regresó se convirtió en crítico de la afirmación de que el clima se dañó por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero.

    Ha comentado en cada publicación del Intergovernmental Panel on Climate Change, con, por ej., 1.898 comentarios sobre el 4º Reporte, de 2007. Ha publicado estudios críticos en todos los informes, que incluyen el libro "The Greenhouse Delusion: A Critique of 'Climate Change 2001' (El espejismo de Efecto Invernadero: Una crítica sobre 'Cambio Climático 2001)". Ha publicado "Confessions of a Climate Sceptic" (Confesiones de un Escéptico Climático)3 Es un escéptico sobre el calentamiento global antropogénico (CGA)

    "Los dos principales reclamos "científicos" del IPCC son la afirmación de que "el mundo se está calentando" y "Los aumentos en las emisiones de dióxido de carbono son sus responsables". La evidencia, de esas dos afirmaciones, es fatalmente defectuosa."

    Gray ha peticionado para que el IPCC sea abolido, reclamando que es “fundamentalmente corrupto” debido a concluir que partes significativas de la obra del IPCC, en la recopilación de datos y los métodos científicos empleados son poco sólidos6 y que el IPCC se resiste a todos los esfuerzos, en tratar de discutir o rectificar esos problemas.



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?