POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra



EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Clmate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Dos Picos, Dos Mentiras

    Paul Driessen y Tom Harkin

    TownHall.com
    Junio 15, 2015

    Un reciente artículo del NOAA es todo lo que el Dr. Condenación recetó. Afirma que la “pausa” de 18 años en el aumento de las temperaturas de la Tierra en realidad no está sucediendo. Es la pausa que siguió a continuación de un modesto aumento de temperatura de 20 años, que vino después de un largo período de enfriamiento. El artículo declara:

    “Aquí presentamos un análisis actualizado de las temperaturas de superficie de la Tierra que revela que las tendencias son más altas que las informadas por el IPCC, especialmente durante las décadas recientes, y que la estimación central para la tasa de calentamiento durante los primeros 15 años del siglo 21 es cuando menos tan grande como la de la segunda mitad del siglo 20. Estos resultados no apoyan la noción de un “frenado” en el aumento de la temperatura global de superficie.”

    Publicado en la revista Science para asegurar una extensa cobertura mediática antes de que los críticos pudie-sen exponer sus fallas, el informe fue realmente publicitado de manera prominente en los medios impresos nacio-nales, la televisión y los medios electrónicos.

    Es parte de la tesis “los dos picos”: El pico de los niveles de dióxido de carbono causará el pico de las tempera-turas, lo que llevará a un clima y un tiempo catastrófico. Para desgracia de los alarmistas, sin embargo, el caos no está sucediendo.

    Durante un récord de 9 y ½ años ningún huracán de categoría 3 a 5 ha tocado a los Estados Unidos. Los torna-dos, sequías, osos polares, hielo polar, niveles del mar e incendios están todos en línea (o tuvieron mejoras) con los patrones y tendencias históricos. El Sahel está nuevamente verde, gracias al CO2 extra. Y los nuevos de-sastres recién inventados que quieren atribuir al cambio climático que habría sido producido por el uso de los combustibles fósiles –alergias, asma, ISIS y Boko Haram- ni siquiera pasan la prueba de la risotada.

    El informe del NOAA parece ser otra descarga de artillería en el intento de la Casa Blanca de retomar la ofensiva antes de la Conferencia del Clima del Instituto Heartland. Si embargo, un creciente número de prominentes analistas han descubierto numerosos errores, sesgos, y problemas en el susodicho informe del NOAA.

    Los climatólogos Pat Michaels, Richard Linzed, y Chip Knappenberger destacan que el equipo del NOAA ajustó hacia arriba a las temperaturas de la superficie del mar (SST) en 0,12º C para hacerlas “homogéneas” con los registros mucho más largos del sistema de registro de la temperatura de la toma de agua de los motores de barcos. Sin embargo, la información de la toma de agua de motores está “claramente contaminada por la con-ducción de calor· de los barcos, y la información nunca se pretendió ser para uso científico –mientras que la red global de boyas fue diseñada para el monitoreo ambiental.

    De modo que, ¿por qué no ajustar los datos de los barcos hacia abajo para “homogeneizarlos” con los datos de las boyas, y tomar cuenta de la contaminación de calor? Quizás sea, como observa la climatóloga Judith Curry, de Georgia Tech, este último análisis de NOAA “será considerado como políticamente útil para la administración Obama,” Sin embargo, no será “particularmente útil” para mejorar la comprensión de lo que está sucediendo con el sistema climático de la Tierra.

    La Dra. Curry y los científicos mencionados antes también notaron que la red de boyas ha cubierto un área cada vez más grande durante las últimas dos décadas, recogiendo información de alta calidad. De modo que otra vez, ¿por qué la NOAA recurrió al uso de los datos de los barcos? Las boyas Argo y la red de satélites (ambas omiti-das en este nuevo análisis del NOAA) no revelan una tendencia al calentamiento –mientras que la metodología del NOAA inyecta una clara y espuria tendencia al calentamiento.

    El economista canadiense y experto en estadísticas Ross McKitricktambién analizó el enfrentamiento del NOAA. Él llega a la conclusión de que borra a la pausa del calentamiento global que otros ocho estudios han encontra-do. El ajuste hecho por el NOAA de los registros de las SST para 1998-2000 tuvo un efecto especialmente grande, dice. El Dr. McKitric también recuerda los problemas que tienen los científicos cuando tratan de crear registros de temperaturas consistentes a partir de los múltiples métodos de medición empleados durante los pasados siglos.

    El teólogo y analista del clima, Calvin Beisner, provee un resumen excelente de todas estas y otras críticas del engañoso paper del NOAA.

    También es importante notar que, en realidad, el NOAA está siendo muy quisquilloso con sutilezas como centé-simas de grado -esencialmente el margen de error. Sobre esa base tan endeble rechaza a múltiples estudios que hallan eque el calentamiento planetario se ha detenido.

    El Foro Político del Calentamiento Global de Gran Bretaña clncluye sucintamente:

    “Este es un documento altamente especulativo y ligero que produce un resultado estadísticamente marginal al seleccionar intervalos de tiempo por medio de “cherry-picking”, resultando en un gráfico de temperaturas globales que está en conflicto son los producidos por la Met Office de Gran Bretaña y por la NASA,” como también por otros exhaustivos informes de monitoreo hechos durante las pasadas cuatro décadas.

    La conclusión final vitalmente importante es simple:

    El asunto central en este debate en curso no es si el Planeta Tierra se está calentando. El asunto es: ¿Cuánto se está calentando? ¿Cuánto del calentamiento y otros cambios climáticos se deben al uso de los combustibles fósiles y la emisión de gases invernadero por la humanidad –y cuánto es debido a las mismas fuerzas naturales poderosas que han manejado las fluctuaciones climáti-cas y del tiempo a lo largo de la historia de la Tierra y la Humanidad? ¿Y los cambios serán de corto o largo plazo… y buenos, malos, neutrales o catastróficos?

    En estos momentos, no hay ninguna evidencia científica –basada en observaciones reales y medición de tempe-raturas y eventos de tiempos- de que los humanos están alterando al clima a un grado significante o peligroso. Los modelos computados, declaraciones políticas y los cataclismos hipotéticos no pueden y no deben reemplazar a la ausencia de evidencia real, especialmente cuando las consecuencias serían tan terribles para muchos. De hecho, hasta la temperatura global “récord de calor” de 2014 fue una ficción inventada y un margen de error.

    Puesto de manera simple, el peligro no es el cambio climático –que siempre estará entre nosotros. El peligro son las restricciones a la energía impuestas en el nombre de controlar al clima eternamente cambiante de la Tierra. Además, los funcionarios más altos del IPCC dicen que los burócratas no elegidos de las Naciones Unidas están llevando a cabo la “probablemente más difícil tarea que jamás nos hayamos impuesto, que es transformar de manera intencionada al modelo de desarrollo internacional [global capitalista].” Otro director del IPCC dice que “la política climática no tiene ya casi nada que ver con la protección ambiental. La próxima cumbre del clima es en realidad una cumbre económica, donde se negociará la distribución de los recursos de la Tierra.”

    Esa cumbre podría también darles a los funcionarios de gobierno y activistas ecologistas el poder de eliminar a los combustibles fósiles, controlar negocios y economías nacionales enteras, y decirles a las familia cuáles niveles de vida les será permitido gozar -sin responder por los daños y perjuicios que resultarán de sus acciones.

    Para las naciones desarrolladas, rendirse a la industria de crisis del clima dará por resultado restricciones en el uso de los combustibles fósiles que eliminarán puestos de trabajo, reducirán los niveles de vida, salud, bienestar y duración de la vida –y pondrán a los burócratas de gobiernos manejados ideológicamente en control de cual-quier cosa que la gente produzca, cultive, embarque, coma o haga.

    Para los países pobres, implementar políticas para proteger a las masas privadas de energía de los desastres que sucederían en décadas a partir de ahora, generados por las computadoras que predicen al clima, perpetuarían la pobreza y las enfermedades que las matarán mañana- Negarle a la gente sus derechos básicos a tener energía confiable y asequible, no sacarlas de la pobreza e impedir que gocen de las tecnologías y los estándares de vida modernos sería inmoral –y un crimen contra la humanidad.

    Países, comunidades, compañías y ciudadanos necesitan desafiar y resistir estos decretos inmorales, dañinos, tiránicos, letales y racistas que nos quieren imponer la EPA, el IPCC, la ONU y la Unión Europea. Si no es así, el sostenido progreso tecnológico, económico, en salud y en estilos de vida de los últimos 150 años llegarán a un doloroso final –sacrificado en el nombre de una ilusoria e inventada crisis climática.



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?