POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Clmate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Deforestación del Amazonas y Sequías en el Sudeste

    Prof. Luiz Carlos Baldicero Molion

    SOL E MUDANÇAS CLIMATICAS
    Diciembre 28, 2014

    La afirmación de que las sequías en el sudeste son causadas por la deforestación en el Amazonas no tiene ninguna base científica, porque no resiste al análisis de los datos del tiempo, y es contrario al sentido común. La anomalía climática que Sao Paulo está atravesando es debido a la variabilidad natural del clima y ya ha ocurrido en el pasa-do, incluso con mayor intensidad. El siguiente gráfico representa la variación de las desviaciones de precipitación estandarizados para la Estación de la Luz en el centro de São Paulo, que tiene datos de lluvia observada desde 1888. En este gráfico, se notan desviaciones fuertemente negativas en la década de 1930, en 1933 y 1936, y en la década de 1960, en 1963, 1968 y 1969. La serie de precipitaciones más corta desde la década de 1950 también registra las sequías que afectaron a la región Sudeste en los años 1960. Es decir, la región estuvo sometida a severas sequías en el pasado, cuando la deforestación de la Amazonía apenas comenzaba.

    La selva amazónica está ahí porque las condiciones climáticas globales, en particular el transporte de humedad desde el Océano Atlántico Norte, crean las condiciones para que existan. Por supuesto, después de la instalación de la selva, hay mecanismos complejos de interacción bosque-atmósfera que hacen más húmedo al clima local. Antes del surgimiento de los Andes, hace 70 millones de años, el bosque no existía como se ve hoy.

    Y en el pico de la última edad de hielo hace 15.000 años, hay evidencia de que tampoco había una extensa y continua de los bosques, sino sólo unas pocas "islas de vegetación" o "refugios", en la denominación de Aziz Ab'Saber y Paul Vanzolini. Así es el clima global actual quien permite la existencia de una selva amplia y continua como se observa modernamente, y no al revés!

    La humedad para la lluvia del Sudeste no se produce en el Amazonas. Viene desde el Océano Atlántico Norte y nótese, sólo pasa sobre el Amazonas e interactúa con la selva. Como esa selva produce fricción para el flujo de aire desde el océano [tal como un cochecito eléctrico que pasa de cerámica (superficie lisa) a una alfombra (superficie rugosa)], la rugosidad crea una intensa turbulencia y nubes convectivas verticales, que convierten de manera más eficiente en lluvia a la humedad transportada por los vientos. El resto del flujo de humedad oceánica sigue su camino para salir de la región.

    La afirmación de que "un árbol cuya copa tiene 10 metros de radio suministra mil litros de agua por día a la at-mósfera", tiene como objetivo sensibilizar a la población en general y usa, sin darse cuenta, los resultados, por ejemplo, obtenidos en Experimento Micrometeorológico en la Amazonia (ARME), del que fuí organizador y coordi-nador, en la década de 1980, en la Amazonia central cerca de Manaus. En ARME, llegamos a la conclusión de que la evapotranspiración [evaporación + transpiración de la vegetación] inyectaba a la atmósfera 3,4 mm por día, o 3,4 litros de agua por metro cuadrado por día [l/m2/d], un número bien inferior al que se tenía como verdadero en esa época. Ahora, un círculo 10 metros de radio tiene una superficie de unos 300 m2 cuadrados, multiplicado por la tasa de evapotranspiración por encima de 3,4 l/m2/d, lo que resulta en 1.000 litros por día.

    La pregunta que cabe aquí es ¿de dónde este tal árbol retiró la humedad que está transfiriendo a la atmósfera? Y la respuesta obvia es "la humedad fue retirada de la lluvia que se infiltró en la tierra." Se sabe que 98% a 99% de la la humedad que la vegetación retira de la tierra se utiliza sólo para mantener la baja temperatura del follaje, a través del proceso físico de la vaporización del agua que consume grandes cantidades de energía solar y refrigera al folla-je. Si no ocurriese la evaporación, la temperatura del follaje podría alcanzar valores por encima de 34-35 ° C y podría dañar severamente a los tejidos del follaje, es decir, la selva no sobreviviría.

    Por lo tanto, sólo el 1% al 2% del agua retirada del suelo se incorpora a los árboles. La selva no es fuente de hu-medad, es sólo un transductor de agua de lluvia, que se deriva del flujo de humedad oceánica transportada por los vientos hacia adentro del continente. El bosque recicla 98% a 99% del agua de lluvia, devolviéndola a la corriente atmosférica que la transporta a otras regiones del país. En la eventual hipótesis absurda de deforestar completa-mente a la Amzonia, la rugosidad de la selva amazónica dejaría de existir, llovería menos en la Amazonía y, podría decirse, un flujo de humedad un poco más grande que el actual sería transportado al sudeste, posiblemente aumentando su cantidad de lluvias.

    Es hecho observado e indiscutible que las áreas internas del mismo Amazonas y al sur de la misma presentan una estación seca bien definida a lo largo del año. En el Centro-Oeste y el Sureste, por ejemplo, la estación seca llega a ser de hasta seis meses, especialmente entre abril y septiembre. ¿Por qué no llueve en esas regiones, si el bosque está en pleno funcionamiento y transfiriendo humedad al aire? Es debido a que el clima global no permite que la humedad existente en la superficie se convierte en lluvia regionalmente. Durante la estación seca, y en los años de sequía, estas regiones se encuentran en el dominio de un sistema de alta presión atmosférica de miles de kilómetros de extensión y inversión térmica asociada a él, existente a unos 2 km de altura, inhibe la formación y el desarrollo de las nubes de lluvia.

    Además del ciclo anual, el clima de Brasil presenta una variabilidad interanual debido a fenómenos globales como el fenómeno de El Niño, que, se argumenta, producen graves sequías en la Amazonia, incluso con toda la humedad que, en principio, sería proporcionada por la selva. Además, hay una variabilidad climática a escala decenal que resulta de la variabilidad de la temperatura de la superficie (SST) de los Océanos Pacífico y Atlántico que, en conjunto, ocupan el 54% de la superficie del planeta. Durante el período en que el Pacífico tropical quedó, en promedio, ligeramente más frío, entre 1946 y 1976, llovió, en general, 10 a 20% menos en el país. Esto es porque, como la atmósfera, [y como resultado, el clima] se calienta desde abajo, el aire se calienta en contacto con la superficie del océano.

    Si las TSM se hacen más frías, el clima también se enfría, la evaporación de los océanos se reduce, el transporte de flujo de humedad hacia el continente disminuye y una atmósfera más fría y más seca produce menos lluvia en la región tropical. A partir de 1999, el Pacífico se volvió a enfriar y el estado de energía del clima parece ser similar al del período 1946-1976, cuando el Pacífico se enfrió y, por lo tanto, más abajo que el período de 1976-1998 recien-temente pasado, en que el Pacífico era más cálido y el estado de energía del clima era más elevado y llovió más.

    Asumiendo que el ciclo enfriamiento/calentamiento del Pacífico es de 50-60 años, según lo publicado en la literatura especializada, el Pacífico debería seguir siendo, en promedio, ligeramente más frío hasta el período de 2025-2030. Bajo consideraciones meramente basados en la dinámica del clima global observados en los últimos 100 años, si se asemeja al último período frío [1946-1976], las lluvias se deben reducir en todo el territorio brasileño, especialmente en el Sudeste y Centro-Oeste, independientemente de detener la deforestación y restaurar las áreas degradadas en la Amazonía.

    No quiero decir con esto que estoy a favor de la deforestación en el Amazonas. Por el contrario, me opongo a ello, debido a la fantástica biodiversidad existente en ella y los servicios ambientales que presta a la sociedad. Y los agricultores de la Amazonía tienen plena conciencia de este hecho.

    Luiz Carlos Baldicero Molion

    Físico, Doctor en Climatología y post-doctorado en hidrología de Selvas. Investigador Jubilado del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) y profesor jubilado de la Universidad Federal de Alagoas (UFAL).



    Como bien explica el profesor Molion en una verdadera clase, los ciclos de lluvia son controlados por los océanos y no por los bosques. El prof Molion probablemente no quiso abordar otros factores para no complicar el texto, añadiendo que los ciclos de temperatura del océano son controlados por el sol. Según los expertos, a pesar de estar en el pico del atípico ciclo solar actual (n. 24), este es uno de los más débiles de los últimos 100 años (que también debería de ser el pico de las lluvias), indica que ya se ha iniciado una nueva mini edad de hielo con pico esperado en 2060. Así, la ecuación demostrada debe ser precedida por el factor solar.

    Menos actividad solar = + frío = - evaporación = +aire seco = -lluvias. Esto prevalecerá durante el próximo siglo. Por lo tanto vamos a tener nuevas crisis hídricas. Y aún más graves.

    Sólo quiero ver cómo los "expertos" que culpan a la deforestación y al calentamiento global van a explicarlo. Sólo cambiar el nombre del "calentamiento global" para el "cambio climático" no será suficiente.


    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?