POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Clmate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    La Amenaza al Método Científico

    Dr. Patrick Michaels

    TownHall.com
    Julio 21, 2014

    El legado de Franklin Delano Roosevelt está dañando a la ciencia.

    Al final de la Segunda Guerra Mundial, el presidente Roosevelt le preguntó a Vannebar Bush, que supervisó al explosivamente exitoso Proyecto Manhattan, si había alguna manera en que la horda de cien-tíficos reclutados para fabricar La Bomba podría, de alguna manera, ser mantenidos en empleos del gobierno.

    En ocho meses, Bush delineó un plan en el que las universidades, no el gobierno, serían los empleadores, pero que la paga ya fuese para las facultades o para investigadores contratados, en realidad se originaría en las agencias federales, departamentos del gabinete, o en los clan-destinos.

    Las consecuencias eran obvias. Las universidades cargan un 50% más por subsidios y becas federales, usando esos dineros tan rentables de los departamentos de ciencia para solventar a los nada rentables Departamentos de Arte y Música. Las semillas de la corrección política fueron plantadas –y exigen un gobierno enorme, caro y en expansión- a medida de que las universidades y colegios se volvieron adictos a la beneficencia estatal.

    Sometidos a una imperdonable competencia para obtener los fondos para sus instituciones (y para su autopromoción y gloria) muchos científicos comenzaron a comportarse deshonestamente… y lo siguen haciendo.

    La semana pasada, una publicación técnica, Journal of Vibration and Control retractó SESENTA 'papers' o artículos científicos, después de que una investigación interna reveló un 'peer review' o “revisión por los pares fraudulento y un proceso de citas” que facilitaban a un pequeño grupo de autores tener una enorme cantidad de citas en lo que es una prestigiosa especialidad de la ingeniería. Por lo menos uno de los autores consiguió “revisar” su propio trabajo usando un alias.

    Eso es sintomático de una enfermedad más grande que impregna a lo que debiera de ser nuestra institución más sacrosanta. Si ya no podemos confiar en la ciencia, ¿Qué tenemos como la base para el conocimiento?

    Es un hecho reconocido que la política mundial –especialmente el mundo de la política ambiental- afirma basar sus políticas en la “ciencia”, tal como el Informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, IPCC, o las periódicas “Evaluaciones Nacionales” del Programa de Investigación del Cambio Climático Global de los EEUU, del impacto del cambio climático en nuestro país.

    Estos documentos influyentes son, esencialmente, grandes revisiones de una voluminosa literatura científica. La tragedia es esa literatura está siendo emponzoñada de manera insidiosa por estructura de incentivos para la misma ciencia.

    La evidencia es cada vez más convincente. Danielle Fanelli, de la Universidad de Montreal, ha escrito muchas revi-siones completas del contenido de la ciencia publicada y halló, en los últimos 20 años, que la cantidad de resultados “positivos” está aumentando de manera dramática. Eso es cuando la información confirma una hipótesis propuesta más que sugerir el rechazo o una modificación.

    En un mundo real donde los científicos están respondiendo a preguntas reales, eso sería imposible. La gente no se ha vuelto súbitamente más inteligente, excepto, quizás en cómo avanzar en la academia. Ahí, a los candidatos para promoción en la ciencia básicamente se les hace dos preguntas: ¿Qué ha publicado usted, y cuánto dinero del contribuyente trajo usted en apoyo de su investigación?

    Si un profesor adjunto buscando un cargo de titular responde insuficientemente, es probable que tenga que buscar otro trabajo. Es asombrosa la cantidad de estos fracasados que terminan en el staff de comités del congreso, o mejor aún, en comités de programas para las grandes agencias encargadas de la ciencia.

    La parte del dinero es importancia cumbre. En una universidad de primer nivel, para publicar la cantidad de estudios requeridos para una promoción en, digamos Ciencias Ambientales, probablemente requiere de un mínimo de $2,5 millones de dólares. Esa sería una cantidad astronómica de dinero para el Departamento de Lenguas Germánicas.

    ¿Cree alguien, seriamente, que un joven investigador recibirá esa cantidad de dinero yendo a una agencia federal con una propuesta de que la cantidad de calentamiento global y los efectos han sido exagerados dramáticamente (como lo han sido)? La mera propuesta amenaza con descarrilar el “tren de la salsa” de cualquier otro investigador. Por supuesto, no será financiado y a ese investigador muy pronto no le pagarán su salario.

    El Dr. Ioannidis, ahora en Stanford, puede haber sido la primera persona en detectar la enfermedad cuando en 2005 escribió un entonces estudio icónico, “Por qué la Mayor Parte de Los Resultados Publicados son Falsos”. Su tesis es que las exigencias para publicar y obtener fondos son tan fuertes que muchos estudios son diseñados muy pobremen-te para poder forzar un resultado positivo y una publicación rápida.

    Desde entonces, la cantidad de 'papers' retirados o retractados ha perforado el techo. Elganador del Premio Nobel de Fisiología en 2013 o Medicina, Randy Scheckman –en la víspera de su premio- escribió una editorial de opinión en el diario The Guardian, “Cómo revistas como Nature, Cell, y Science están dañando a la ciencia”, y juró no enviarles jamás otro mansucrito.

    Scheckman notó que publicar en Nature y en Science es un boleto a una cátedra y un generoso subsidio para investi-gación, pero que estas dos revistas –las revistas científicas de mayor “impacto” en la Tierra, gravitan en dirección a ciencia “ostentosa” para llamar la atención hacia ellas mismas (y así inflar su “factor de impacto”). Esto es hecho a expensas de la ciencia que “muele día-a-día” que quizás es más importante, pero que no le hará aparecer en la CNN. Sabiendo esto, la gente gravitará hacia los campos “brillosos” como el calentamiento global, a expensas de otros, y quemando nuestro talento científico por un plato de guiso.

    De manera que la búsqueda del conocimiento se ha convertido en la búsqueda de fondos, y las agencias que financian estudios tienden a ver mal o condenar los resultados negativos. ¿Seriamente, quién va a obtener un subsidio federal que en última instancia podría disminuir el poder del gobierno federal? NMo, en vez de ello leemos en la reciente Eva-luación Nacional asociaciones positivas muy tontas, como la asociación del calentamiento global con más enfermeda-des mentales. Esto sólo puede significar que la gente en Richmond son más chifladas que aquí en Washington DC, y que en Miami tendrían que ser mucho más chiflados todavía.

    Eso tiene tanto sentido como comprometer la ciencia al servicio del monstruo de los fondos federales.



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?