POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Follow Achuara on Twitter

Contador De Visitas
Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

Click to get your own widget
CO2 vs. Temps



Estado Niño/Niña

Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt



Cell phone video surveillance solution
Greenpeace y el IPCC:
es tiempo de un Masada Climático

Por James Dellingpole

Telegraph.com
Junio 18, 2011

¿Y cómo se están sintiendo ahora, todos ustedes los Verdes, después de la semana más bochornosa y vergonzante (bueno, una de las más vergonzosas: la competencia, debemos decirlo, ha sido dura y abundante durante estos últimos 18 meses) desde el Climategate?

Por una vez mis simpatías van hacia los balleneros

En caso de que su única fuente de información sea Real Climate o el Guardian Ambiente, déjeme explicarle brevemente lo que estuvo sucediendo allá afuera en el Planeta Realidad. En dos palabras, ustedes han sido sorprendidos con los pantalones bajos, una vez más, como ser:

Un informe oficial del IPCC agrandando a las energías renovables como la fuente de energía de futuro, resultó haber sido escrito por un activista de Greenpeace y no basado en ciencia sólida sino en un escenario de expresión de deseos fantasiosa creada por, usted ya lo adivinó, Greenpeace.

Aquí está la manera en que el parte de prensa del Resumen para Políticos del IPCC informó sus hallazgos.

“Cerca del 80% de la provisión mundial de energía podría ser suministrada por las renovables hacia la mitad del siglo si están apoyadas por las políticas públicas correctas, según muestra un nuevo informe.
Esto fue informado de manera nada crítica por sus aliados en los medios de prensa, por supuesto lide-rados por Richard Black, de la BBC, y por el The Guardian. Pero otros medios más diligentes olieron el pescado podrido -entre ellos el poderoso Steve McIntyre cuyo magistral blog estuvo manteniendo informados sobre el asunto y muy ocupados a otros escépticos del clima como Bishop Hill, WattsUp-WithUp, Rex Murphy. Ronald Bailey, y Mark Lynas.

¿Mark Lynas? No es el mismo eco-activista Mark Lynas que una vez arrojó una tarta de crema en la cara de Bjorn Lomborg y fue el responsable de aconsejar al gabinete de las Maldivas que posaran para esa foto de ingenua publicidad donde están deliberando debajo del agua (porque las Maldivas están siendo cubiertas por el agua debido al calentamiento global: excepto que, no lo están)? Así es, ese mismo.

Pero en esta ocasión, al menos, aún como comprometido eco zelote que ha sido, ha sido forzado a conceder que el IPCC le hizo a su reputación de “estándar de oro de ciencia climática internacional” muy flacos favores: “El IPCC debe revisar urgentemente su política sobre la contratación de autores principales –y yo habría pensado que no sólo debería rechazarse la “literatura gris” sesgada, sino también a los campañistas de ONGs se les debería impedir unirse al grupo del autor principal y así, estar revisando su propio trabajo."

Hasta existe aquí un conflicto de intereses comercial dado que la industria de las renovables está lista para ser la principal beneficiaria por cualquier cambio en las políticas de gobierno basadas en las conclu-siones del informe del IPCC. Si hubiese sido una intervención de la industria petrolera que llevó al IPCC a una conclusión en particular, Greenpeace et al estarían, por supuesto, dando alaridos por el crimen cometido.

Además, el informe “Greenpeace/industria de renovables” está tan equivocado que no debería haber sido considerado por el IPCC en primer lugar. Mientras que la versión publicada por los medios tiene el aspec-to de ciencia correcta, la versión de propaganda en el sitio web de Greenpeace tiene el sello de un tra-bajo que comenzó con varias conclusiones y luego se pusieron a justificarlas con argumentos y eviden-cias falsas. Hay una sección entera dedicada a la “sucia y peligrosa energía nuclear,” y el escenario incluye una prohibición global de nuevas centrales a partir de 2008.

Es un buen punto, bien realizado. Poner a un tipo de Greenpeace a cargo de escribir un informe supues-tamente neutro, imparcial, basado en ciencia pura, donde los gobiernos basarán sus políticas de energía es como poner a Mahmoud Ahmadinejad a cargo de un informe titulado “¿Hasta dónde Israel?” De hecho es otro escándalo de proporciones Climategate. Pero se asombrará usted de saber la cantidad de perso-nas que no alcanzan a comprender el amplio significado y alcance de todo esto.

Por ejemplo, aquí hay una húmeda respuesta característica de Babbage del Economista:

La publicación del texto completo delInforme Especial sobre Energías Renovables Panel del Cambio Climático de esta semana ha llevado a un nuevo conjunto de preguntas sobre las actitudes del panel, honestidad y confiabilidad: ¿es sólo una cámara de resonancia para activistas verdes? La respuesta es no –pero eso no significa que no tiene serios problemas.
Un momento, Babbage. La verdadera respuesta es “Sí”. Desde su misma fundación, el IPCC ha sido la cámara de resonancia para los activistas verdes. Ese es, por cierto, todo su propósito. No tiene ninguna intención de investigar si el cambio de clima es causado por el hombre o si constituye una seria amenaza que perjudicará a la economía mundial con un alza masiva de impuestos y regulaciones, porque lo da por hechos comprobados: En cuanto al IPCC se refiere, el debate está terminado y el tiempo de actuar es ahora. Que, graciosamente, es exactamente los activistas verdes creen. Este es el punto de la brillante demolición que hicieron McKitrick y McIntyre con el Palo de Hockey; el del Climategate; el punto del Amazongate, Glaciargate, Africagate y el resto; el punto que hace la genial investigación de Donna Laframboise, mostrando la gran cantidad de “literatura gris” (propaganda activista sin base científica sólida) de grupos de activistas como el WWF y Greenpeace, que impregna los informe del IPCC, supuestamente evaluaciones “estado-del-arte”.

La industria del Calentamiento Global Antropogénico es un truco, una estafa a escala épica, alimentado por la mayor histeria masiva de la historia, apoyado por políticos que mueren de ganas de tener una excusa para imponernos más impuestos y regulaciones mientras aparecen como “preocupados” por un asunto de imperiosa urgencia, propulsada por las mentiras interesadas y la propaganda de activistas que carecen de la comprensión necesaria del mundo real, y con un odio instintivo por el capitalismo, al que le dan un barniz de respetabilidad científica científicos post-normales que creen que su trabajo es comportarse como políticos en lugar de desapasionados buscadores de la verdad.

Están alentados y vitoreados por negocios que buscan beneficios, financiados por la Unión Europea, la ONU y las fundaciones caritativas de los ricos cargados de culpas, y promovidos en todo momento por maestros de escuela, conferencistas en universidades, la BBC, CNBC, Al Gore, el Príncipe de Gales, David Sususki, el British Antarctic Survey, Barack Obama, David Cameron, y Knut –el fallecido, disléxico oso polar bebé antiguamente en el zoológico de Berlín.

Y en verdad usted no necesita ser un contreras o un teórico conspiranoico, o un libertario empedernido, o un declarado capitalista del libre mercado, o un recalcitrante conservador para pensar de esa forma. Esto es la realidad. Así es como es. Aquí es adonde apuntan todas las abrumadoras evidencias. Enton-ces, ¿Qué clase de bizarro, torcido, intelectualmente disminuido, cognitivamente disonante, chiflado eco-fascista es necesario ser para pensar de otra manera?

Mire, siento ser tan franco con ustedes, los verdes. (Ustedes saben lo normalmente cortés y respetuoso que soy con ustedes y su causa) pero ¿no piensan que la charada ya ha ido demasiado lejos? Quizás no piensan ustedes que ya que el IPCC es la base de todo lo que ustedes llaman “ciencia” del cambio climático, y dado que se ha probado docenas de veces que el IPCC ha sido secuestrado por activistas con muy poco manejo de la realidad objetiva –como Syd Barrett encerrado en un armario durante un viaje de ácido particularmente malo, quizás sería ya tiempo de hacer lo decente? O se pasa a este lado de la realidad, verdad, y escepticismo climático (como su amigo Lynas ha hecho, más o menos) y admite que está equivocado. O se juntan todos en su último reducto con sus Hansens y sus Gores, y sus Porritts, y todos los demás encallecidos verdes y hacen la única otra cosa honorable: muestren el coraje de sus convicciones montando un Masada Climático.


Nota de FAEC: La fortaleza de Masada, en Israel, es un enorme peñón con una extensa meseta de 9 hectáreas, que se encuentra rodeado por enormes precipicios de hasta 400 metros de altura, inaccesible ante cualquier intento de conquista. Masada es conocida por su destacada importancia en los compases finales de la Primera Guerra Judeo-Romana (también conocida como la Gran Revuelta Judía), cuando el asedio de la fortaleza por parte de las tropas del Imperio romano condujo finalmente a sus defensores a realizar un suicidio colectivo al advertir que la derrota era inminente. Masada ha pasado a la historia como sinónimo de suicidio colectivo en aras de un ideal.


Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?