POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Click to get your own widget
CO2 vs. Temps


Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


Días desesperados para los calentones

Por Christopher Booker
The Telegraph.co.uk
Julio 24, 2010

Los calentones pueden estar ganando el dinero de los subsidios, pero no están ganando el argumento, dice Christopher Booker


Arreando ganado en Chile a medida de que Sudamérica
sufre uno de sus inviernos más fríos en décadas. Fot: Reuters

Los esfuerzos de los creyentes en el calentón global para mantener la posición de su religiosa creencia, se hacen cada vez más risibles después del castigo que sufrieron el invierno pasado a causa de todos los escándalos que rodearon al Panel Intergubernamental del Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Una de las técnicas familiares que emplean es atribuir al calentamiento global casi cualquier cosa desu-sada que sucede con el tiempo, en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, durante la semana pasada se informó que Rusia había experimentado sus temperaturas más cálidas y su sequía más extensa en los últimos 130 años. El director de la sucursal en Rusia del WWFm el grupo de presión ecologista, salió rápidamente a citar esto como evidencia del cambio climático, afirmando que en el futuro “tales ano-malías climáticas se harán más frecuentes.” No explicó, sin embargo, que podría haber causa ese tiempo tan caluroso… hace 130 años.

Mientras tanto, de manera notable se ha prestado muy escasa atención al desastroso congelamiento que está barriendo Sudamérica gracias al ingreso violento de aire frío desde la Antártida, matando a cientos de personas en el invierno más helado del continente en años.

En Estados Unidos, el National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) estuvo corneteando a los cuatro vientos que, según su muy citada información de la temperatura mundial, los primeros seis meses de este años fueron los más calurosos jamás registrados. Pero el experto análisis en Watts Up With That, el más visitado blog de ciencia de Estados Unidos, muestra que el reclamado calentamiento del NOAA parece estar concentrado en sólo en aquellas regiones de mundo que tienen la menor canti-dad de estaciones de medición. En Groenlandia, por ejemplo, dos de los puntos más calientes que muestran un aumento sorprendente de 5ºC, no tienen ni una sola estación en la región.

Una segunda técnica usada últimamente por los calentones para mantener su espíritu alto, ha sido repetir sin cesar que las investigaciones oficiales en el escándalo del “Climategate” han absuelto de toda culpa a los científicos “top” del IPCC involucrados, y que su ciencia ha sido “vindicada”. Pero, como lo hizo notar uno de sus críticos, Steve McIntyre, de Climate Audit, esto no resulta para nada sorprendente dado que los investigadores fueron muy cuidadosos de no entrevistar a ninguno de los expertos, tales como el mismo McIntyre, que podrían haber explicado con lujo de detalle por qué los emails filtrados de la Unidad de Investigación del Clima (CRU) eran tan horriblemente dañinos.

El negligente informe del Panel de Evaluación de la Ciencia, presidido por Lord Oxburgh, examinó nada más que 11 estudios producidos por el CRU, y ninguno de ellos ni remotamente ligado a lo que el escándalo revelaba. La semana pasada, Andrew Montford, autor del libro “La Ilusión del Palo de Hockey: Climategate y la Corrupción de la Ciencia", reveló en su blog (Bishop Hill), que la elección de esos estudios para que el comité investigara fue aprobada por Sir Brian Hoskins, del Grantham Institute for Climate Change del Imperial College, …y por Phil Jones, el ex director del CRU –la evaluación de cuyo trabajo era precisamente el propósito de la investigación.

Una tercera técnica, la más familiar de todas, ha sido apoyarse en la viejísima y obsoleta afirmación que los escépticos sólo cuestionan la ortodoxia calentadora porque han sido financiados por el Gran Petróleo y la “industria de los combustibles fósiles.” Particularmente estrafalaria fue una historia filtrada la semana pasada cubriendo la primera plana de un diario y páginas interiores, con titulares: “Gigante del petróleo dá £1 millón de libras para financiar a escépticos del clima.”

La esencia del cuento era que la Exxon Mobil, el gigante del petróleo que la tercera más grande compañía petrolera del mundo, el año pasado dio “casi £1millón” a cuatro think-tanks. Esas institu-ciones se habían dedicado a desechar las investigaciones oficiales del Climategate como “blanqueos”.

No fue necesario que Exxon Mobil diese dinero para ver lo que era tan dudoso acerca de esas investi-gaciones. Ni uno solo de los escépticos conocedores que han despedazado a los científicos del clima han recibido ni un centavo de Exxon. Pero lo que hizo particularmente risible fue que las limosnas dadas a los think-thanks que han sido totalmente irrelevantes en el debate, son minimizadas hasta lo ridículo por las sumas colosales volcadas en los ejércitos de grupos y organizaciones al otro lado del debate.

Porque las compañías petroleras han estado invirtiendo grandes sumas de dinero en proyectos dedica-dos a mostrar que ellas están a favor de un “economía baja en carbono.” En 2002 Exxon dio $100 millones de dólares a la Universidad de Stanford para investigaciones en fuentes de energía necesarias para combatir al calentamiento global. BP, que en 2004 se calificó a ella misma como “Más allá del Petróleo” [BP = Beyond Petroleum], donó $500 millones para financiar investigaciones similares.

El Instituto Grantham provee otro ejemplo. Fue fundado en el LSE y el Imperial College con £24 millones de libras de Jeremy Grantham, un fondo de inversiones multimillonario, para aconsejar a ls gobiernos y compañías sobre la manera de promover e invertir en manera de “combatir al cambio climático,” ahora uno de los negocios más lucrativos y de más veloz crecimiento del mundo.

Comparen los fondos recibidos por un puñado de think-tanks con los cientos de miles de millones de dólares generosamente volcados sobre quienes hablan del otro del debate, por gobiernos, fundaciones, corporaciones multinacionales, hasta el mismo Gran Petróleo, y los calentones están ganado por muerte. Pero sólo financieramente: no están ganado el argumento, están perdiendo la guerra.



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?