La Capa de Hielo Occidental de la
Antártida Está Aumentando
por Jeff Hecht, Boston

17 de Enero de 2002

La gigantesca cobertura de hielo de la Antártida Occidental, que durante mucho tiempo ha sido motivo de advertencias acerca de su continuado derretimiento y probable colapso, en realidad está creciendo en varios lugares. Sin embargo, nadie está seguro de cuánto durará este cambio. Un nuevo estudio mediante radar muestra que la capa de hielo que alimenta las Corrientes de Hielo de Ross está creciendo. Este es un cambio dramático en una capa de hielo que cubre una tercera parte de la Antártida Occidental y que se ha retraído casi 1300 kilómetros desde el final de la última Edad de Hielo, hacen 10.500 años.

La gran pregunta es si el cambio marca el fin de la retirada, o sólo un corto período de inversión. El descubrimiento se produjo unos pocos días después de que otro equipo de científicos declarase que
la mayor parte de la Antártida se está enfriando, y no calentándose como se ha venido sosteniendo en los últimos años. Esta conclusión entra en serio conflicto con los modelos climáticos computarizados del "invernadero". Ambos estudios demuestran que, a pesar de décadas de investigación, los patrones climáticos de la Antártida permanecen poco comprendidos.

Ganancia Neta

Los geólogos habían determinado previamente la retirada hacia tierra de la línea donde la base del hielo en la Antártida Occidental se toca con el océano. Esta retirada había promediado 120 metros anuales desde el final de la última Edad de Hielo. Los estudios habían estimado que las Corrientes de Hielo de Ross estaban perdiendo unas 20.900 millones de toneladas de hielo cada año. Pero ahora
Ian Joughin, del Jet Propulsion Laboratory y Slawek Tulaczyk, de la Universidad de California en Santa Cruz informan de una ganancia neta de 26.800 millones de toneladas anuales. Esto representa una cuarta parte de la acumulación anual de nieve.

Joughin midió los índices de flujo a lo largo de las corrientes de hielo que descargan en la Bahía de Ross, usando al satélite canadiense
Radarsat. Luego comparó el flujo saliente con otras mediciones de la acumulación en la superfice para obtener el balance de masa. "Es un trabajo sólido", dice Robert Bindschadler, de la NASA Goddard Space Flight Center. Bindschadler había advertido previamente que la capa de hierlo de la Antártida Occidental podría derretirse en 4.000 años si las tendencias a largo plazo continuaban, lo que conduciría a un significativo aumento del nivel de los océanos.

De Rebote en Rebote

Lo que las mediciones no revelan es la tendencia a largo plazo, dice
Richard Alley, de la Universidad Estatal de Pennsylvania. "Está el clima de la capa de hielo yéndose a alguna parte, o el tiempo en la capa de hielo está rebotando?". Joughin hace notar que su estudio habría dado el resultado opuesto hace sólo 150 años, antes del cierre de una gran corriente de hielo. También hace notar que cualquier cambio inducido por los humanos tardaría muchos años para afectar a la masa de hielo. El hielo tiene un kilómetro de espesor, de manera que "llevaría miles de años para que las temperaturas superficiales afectasen la base de la corriente de hielo", le comentó a New Scientist.

Por último, Joughin dice que dos glaciares contiguos de la Antártida Occidental se están adelgazando con rapidez, de manera que la tendencia no puede extenderse a todo el continente.

Publicación de referencia: Science (vol 295, p 476)



Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Cambio Climático             Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?