INDIOS DEL XINGÚ

El área conocida hoy como Parque Nacional del Xingú, es el resultado de la obra de los "sertanistas" Orlando, Claudio y Leonardo Vilas-Boas, quienes desde mediados de la década de los 40s se dedicaron a contactar y "pacificar" a los indios de la región del famoso Río das Mortes, afluente del Araguaia. Más tarde se internaron con su obra hacia el oeste, en la región por la que transcurre el Río Xingú, gran afluente del Amazonas. En 1961 crearon el Parque Indígena do Xingú, cuyo centro de operaciones era Diauarum, una pequeña pista de aterrizaje de la Fuerza Aérea del Brasil (FAB), quien siempre ha prestado inapreciables servicios y colaboración, tanto a los hermanos Vilas-Boas como a la población indígena de las regiones Amazónicas del Brasil.

La región del Parque Indígena está ubicado en el Estado Mato Grosso do Norte, Brasil, comprendida entre las latitudes 10° y 13° Sur, y longitudes 52,6° y 54° Oeste. Se reconocen dos regiones principales conocidas como el Alto Xingú y el Bajo Xingú. A continuación se ven en la tabla algunos datos relativos al Parque Indígena (datos de 1978).
PARQUE INDÍGENA DEL XINGÚ
Localización:
Mato Grosso do Norte
Área Total:
26.000 km2
Población:
1.800
Fundación:
1961

ALTO XINGÚ

BAJO XINGÚ

TRIBU
POBLACIÓN
TRIBU
GRUPO LINGÜÍSTICO
POBLACIÓN
GRUPO LINGÜÍSTICO
Awetí
Tupí
50
Txucarramae
Je
220
Kamaiurá
Tupí
170
Suiá
Je
130
Kalapalo
Karibe
165
Krenakarore
Je
85
Kuikuru
Karibe
170
Kaiabí
Tupí
290
Matipú
Karibe
20
Juruna
lengua aislada
70
Nafuqué
Karibe
20
Txicao
Karibe
100
Mehinaku
Aruak
80
Trumaí
lengua aislada
20
Wuaruá
Aruak
110
Iaualapití
Aruak
100
El 13 de diciembre de 1979, Eduardo Ferreyra entrevistó a Orlando y Claudio Vilas-Boas, durante la presentación en Sao Paulo del extraordinario libro producido junto a la gran fotógrafa inglesa Maureen Bissiliat, "Xingú, Territorio Tribal". En esa oportunidad, los autores del libro le dedicaron y autografiaron un ejemplar, de donde se han extraído algunas de las fotos y datos que figuran en esta página. También se obtuvieron datos del libro Indios do Xingú, por los mismos Orlando y Claudio Vilas-Boas. Publicado en 1973 por la Colección Cultural Mercator, de Gráficos Brunner, Sao Paulo. Las fotos expuestas aquí pertenecen a Maureen Bissiliat y W. Jesco von Puttkamer. Los textos y comentarios son extractados de los libros de los hermanos Vilas-Boas.

LA REGIÓN

Los bosques que cubren la región se encuadran, por su exuberancia y coloración, dentro del tipo Amazónico. Vistas desde un avión, las selvas parece un mar que se extiende para todos lados. Aquí y allá, principalmente en la parte sur de la planicie xinguana, se avistan claros, muchas veces extensos, llamados "varjoes". Otros claros menores, en el centro-norte de la región, indican el lugar de antiguas "rozas" y aldeas de indios. Pero lo que predomina es la gran selva verde oscuro, cortada por ríos sinuosos, de aguas mansas: Kuluene, Ronuro y Batové. Tres ríos que tienen sus orígenes, "cachoeiras" y saltos en las mesetas al sur de la región, y se unen en cierto punto para formar al R ío Xingú.

El Alto Xingú es rico en fauna. Allí encontramos todos los animales que hay en el Brasil Central y el Amazonas: jaguares claros y negros, tapires, pecaríes, venados, capibaras, coatíes, nutrias, arirañas, pacas, enormes "tatús carreta" y una inmensa variedad de monos. La lista de las aves, grandes y pequeñas, no es menor: mutuns, jacobins, jacús, jacamins, papagayos azules y amarillos, patos, marrecones, garzas,jaburús, manguaría, colheleiros, socós, biguás, anhumas, gavilanes y muchos otros.

 

Izquierda: mapa de la región del Xingú. El campo de Diauarum está un poco más arriba de la mitad del mapa, cerca de la unión de los Ríos Xingú y el Suiá-Missú.

El tiempo: INVIERNO y VERANO

En el Xingú el año se divide en períodos distintos: el "invierno", que comienza en Octubre y termina en Marzo, y el "verano", que va desde Abril hasta Septiembre. El "invierno" es la estación de las lluvias; el "verano" es el período de seca. En el medio, intercalado en la estación lluviosa, está el "veranito" de Enero, unos escasos días de sol que apenas alcanzan para matar la nostalgia por el buen tiempo. Comencemos por el "invierno". Diversas señales anuncian su llegada. Al principio, la "bruma seca" de Agosto, un manto espeso que envuelve a toda la región y acaba pesando en el ánimo de la gente, creando problemas para la aviación. Luego vienen otras señales: "murizocas" (mosquitos), piuns , pesadez, presión, y de vez en cuando el eco de truenos lejanos.

El campo de Diauarum. A la derecha se ve la pista de aterrizaje de la Fuerza Aérea Brasileña. A la izquierda, el Río Suiá-Missú.

A fines de Septiembre, o poco más tarde, cae la primera lluvia. Lluvia refrescante que limpia el aire y acaba de una vez con la "bruma seca". Vienen después algunos días de sol, de buen tiempo, tres o cuatro como mucho. Enseguida surgen otras nubes cargadas, regresa la pesadez, regresan los "piuns" y la presión continúa bajando hasta que otra lluvia, más fuerte que la primera, se desata con estruendo, acompañada por truenos que sacuden la selva, y de rayos y relámpagos que lo iluminan todo. Es el comienzo del "invierno". De allí para adelante, el cielo permanece cubierto por una gruesa capa de nubes oscuras, de color plomizo, mientras que aquí abajo los "piuns" inician su festín, y las aguas comienzan a subir de nivel. Lluvia triste, lluvia blanca escurriéndose por la paja de las chozas y las "malocas".

Allí dentro, los indios Juruna esperan el retorno del sol. Los peces escasean, las aves desaparecen, los animales también. A esa altura los ríos desbordan ye invaden la selva. Entonces los indios toman sus canoas de tronco, un arpón de primitivo, algunas flechas y se dirige a la selva inundada en busca de los peces que están allí esperando comer los frutos que caen de los árboles. Paisaje fantástico, especialmente al anochecer. Lo que se ve son dos selvas: le verdadera y otra, reflejada en posición invertida, temblando al más mínimo movimiento de las aguas. Transcurre así el mes de Febrero y la primera mitad de Marzo.

Un "pajé" Kaiabí, el hechicero de la tribu, tocando la tradicional "flauta de Pan" del Xingú. La población Kaiabí es de unas 280 personas, y hablan la lengua Tupí, de la variedad "lingua geral", ampliamente usada por los indios del Amazonas Brasileño.

El 19 de Marzo, día de Sao José, el nivel de las aguas alcanza su punto más alto. Después viene la bajante. En Abril, las lluvias se tornan escasas, el sol reaparece; en Mayo llega el "verano". Señales felices anuncian al verano Xinguano: blanquísimas garzas en vuelo sereno, formaciones de jaburús, bandas de aracaris, tuins, maracanás, tirivas, papagayos, periquitos.

Periquitos que llegan en enormes bandas, toman por asalto un árbol envolviéndolo por completo y, de repente, como si escuchasen una orden misteriosa, abandonan su descanso y allá van en tremenda algazara. Y así, el Xingú entra al "verano". En Mayo, Junio y Julio, se suceden los días azules, con rachas de viento que sacuden al follaje, toques de flauta y pies descalzos que golpean la tierra de las aldeas, al compás de las "maracás". A fines de Agosto, la "bruma seca" regresa para anunciar a la estación de las lluvias.

En la pesca con arco y flecha el indio puede elegir el pez que llevará a su familia. Prefieren los peces con escamas, y rechazan los peces con "cuero".

LOS INDIOS

En líneas generales, este es un territorio ocupado por varias tribus indígenas, algunas tan íntimamente ligadas que podríamos considerarlas una única nación, aunque cada cual mantenga su aldea y su propia lengua. Sus hábitos son los mismos, se organizan de idéntica manera, tienen en común las mismas creencias y supersticiones: realizan fiestas y ritos ceremoniales de una forma y esencia común, y tienen las mismas concepciones sobre las cosas y aspectos de la vida y del mundo. Ocupan la región un total de quince grupos, hablando ocho lenguas diferentes.

Izquierda: Indio Auetí con su atavío para la fiesta del Javarí
Durante la fiesta del Javarí, común para las tribus del Xingú, los hombres danzan tocando en largas flautas de bambú, siguiendo el rítmico compás de los tambores.

Ocupan la región un total de quince grupos, hablando ocho lenguas diferentes. No hay dudas de que la variedad de orígenes dio por resultado la formación de un mosaico lingüístico de los más interesantes en América. Allí están los Tupí, los Karib, los Aruak, los Je, los aislados y extraños Trumaí, viviendo todos en la fuerza de la cultura.

En el Xingú hay dos concentraciones de indios, aquellos del alto río y otros a doscientos kilómetros río abajo. Allá arriba están los Aura, los Meinaco y los Iaualapití, que hablan Aruak; los Auetí y Kamaiurá de lengua Tupí; los Kalapalo, Kuikuru, Nauquá y Matipú, del tronco Karibe y, finalmente, los Trumaí, de habla aislada. Allá abajo, entre el Río Suiá-Missú y la Cachoeira de Von Martius están los Txucarramaes y los Suiá. Llegados desde lejos, venidos desde el distante Tapajós, están los Kaiabí, de la Tupi "lingua geral". Con excepción de los Je-Txucarramaes que eran semi.nómades y tremendos vagabundos - cazadores y recolectores - todos los otros son tradicionalmente afectos a la agricultura y a la pesca.

Las cosas que cultivan son las ancestrales. La mandioca (o yuca), el maíz, el "cará" y la patata dominan sus labrantíos. El algodón perenne se encuentra en las rozas. Impresiona la variedad de la agricultura Kaiabí.

Además de las especies ya nombradas, cultivan en buena escala al "cará" gigante, al mangarito, la patata roja, y una decena de diferentes tipos de maní, para no hablar de los plátanos.

Los indios del Alto Xingú tienen una dieta muy modesta. La comida básica es la mandioca y el pescado. Casi nunca comen otra carne que no sea pescado, y aún los peces se eligen con cuidado. Prefieren a los peces con escamas y rechazan a los de "cuero". Entre los animales con piel, no van más allá de los monos. De las aves, sólo dos o tres son apreciadas por ellos, mutúm, jacobins y jacús. Los ancianos, de modo especial los "pajes" (o brujos) comen mucha pimienta.

La mandioca entra en su dieta bajo la forma de "beiju". La traen de la roza y, una vez rallad y convertida en masa, a esa altura aún venenosa (madioca brava), la llevan al fuego renovando alguna veces el agua, hasta conseguir la refinación de la harina, conoocida en BRasil como "farinha".

Los indios aprovechan todos los frutos silvestres. Hay una gran variedad. El indio dice: "La fruta que encontramos comida por los monos, también es buena para nosotros."

Los Xiguanos viven bien. Sus aldeas son amplias, hechas sobre terreno firme, libres de las crecidas y, muchas de ellas, fuera del alcance de los murizocas (mosquitos de piernas largas). Las "malocas" son espaciosas, midiendo a veces 24 metros de largo, 14 de ancho y 7 de alto. Los techos son de "sapé", hojas de palmera entretejidas, atadas a una estructura de varas buen amarradas. Tienen dos puertas de 1,50 m de altura, abiertas en lados opuestos, una bien al frente de la otra.

Las moradas son construias alrededor de un patio extrenso. Allí se hacen todas las fiestas, ritos y ceremonias. Y aún en ese patio, al frente de las moradas, sepultan a sus muertos.

Las casas son habitadas por grupos emparentados. Las hamacas, hechas por las mujeres, son tejidas con algodón nativo y fibras de la palmera "burití", dispuestas dentro de la casa de modo de dejar un área central libre para la circulación. Durante la noche, al lado de cada hamaca, arde un fuego, tanto más intenso cuanto más frío haga.

Mujer Kalapalo ataviada para la fiesta del Tauarauná, donde las mujeres usan los adornos de los hombres y asumen el liderazgo de la aldea. Es una evocación de la leyenda de las Amazonas.

La casa tiene una especie de responsable que es el jefe económico del grupo. Es quien lidera los trabajos de la roza; quien escoge el lugar, dirige la tala de los árboles y quien realiza el sembrado.

El jefe general de la aldea no tiene autoridad física sobre ningún indio. Es un patrocinador de las fiestas y ceremonias. Orientado por los "pajés", habla a la aldea, invita a las fiestas colectivas, sugiere el "moitará" - el comercio de trueque - la mudanza de la aldea y es quien intentqa mantener viva las tradiciones de la tribu. El discurso del jefe a la aldea se hace de madrugada, empuñando el arco y un manojo de flechas.

El indio decide por sí mismo. Nadie decide lo que tiene que hacer. Es un hombre libre. Lo que mantiene la unidad tribal es la fuerza de la cultura y de sus tradiciones. No le reconoce a nadie la autoridad para imponer castigos o penas. Muy temprano, el niño se compenetra de su posición dentro de la comunidad, y pasa a coportarse como un adulto. A la edad de doce años es dueño de todos los conocimientos y las tradiciones de su pueblo.

Los padres no castigan a los hijos. Los respetan. Niños i niñas, a su vez, no hacen travesuras que puedan enojar a sus padres.

Una vez, un niño le pegó fuego a la aldea. Hubo corridas, gritos, risas, pero ninguna reprimenda para el niño. El perjuicio fue grande. Preguntados sus padres si habría un castigo para el hijo, respondió sorprendido: "¿Cómo? Es un niño, él puede hacer eso." Pasaron a llamarlo, en broma, "Conomét aratá", el niño de fuego.

Joven Juruna tocando una flauta de bambú, subido a una palmera "burití". Los frutos son usados para fabricar una pasta comestible, sumamente nutritiva.
Niños Txucarramaes. Los niños son siempre alegres...

El indio es alegre. Casi nada lo entristece. Se ríe las dos terceras parte del día. Todo es motivo de gracia, en especial el civilizado que recién llegay, torpemente, trata de hacer algo que es hábito del indio: lanzar una flecha, tocar la flauta, etc. El indio es bromista. Al blanco que llega, a veces le colocan una adorno de plumas en su cabeza. El "caraíba" (blanco) sale vanidoso, coronado. Casi siempre, esa coronación es la risa de la aldea.

Procure no tropezar y caer cerca de un indio; puede morir de tanto reír. Su caída será narrada a la noche, recostados en sus hamacas, comentada y gozada de manera tremenda.

Los indios son muy apegados a sus tradiciones, a sus hábitos. Nada sucede en la aldea que no haya sido previsto. En el casamiento, por ejemplo, no puede haber consanguinidad. El primer enlace es un acuerdo previo entre los padres. Así se ven que una niña de 3 años ya está comprometida con un niño de 12.

Entre los indios, la mujer tiene una vida más corta que el hombre. Durante el noviazgo, éste es comedido, sin la exuberancia del noviazgo civilizado. El beso forma parte de la relación amorosa del indio, pero siempre es en el rostro, sin los arrumacos de nuestros enamorados.

Entre los Juruna, hasta los niños gustan de la chicha fermentada - caxirí - hecha de mandioca.

Toda pareja debe tener hijos. Normalmente, una vez transcurridos dos años desde el casamiento, si no hay hijos, éste es desecho, yendo los novios a otros enlaces, tratando de lograr que no tuvieron durante el primero. La india practica el aborto, cuand la gravidez es reciente, si ocurre una desavenencia seria en la pareja; si el suegro se indispone con el yerno o, también, por influencia de la suegra.

Ninguna criatura puede sobrevivir si es nacida de madre soltera o viuda. Los indios no se partan un ápice de las normas que consituyen el equilibrio de su comunidad.

Las atribuciones del hombre y la mujer son bien diferentes. Uno no invade el terreno del otro. Los objetos de cada uno son estrictamente privados. Lo que es de él, la mujer no toca; en los de ella, él no se entromete. La mujer cocina los pces, su atribución. Asar los peces es atribución del hombre, esto porque asar implica el fuego, y es del hombre la función de cortar la madera. La olla grande de barro pertenece a la mujer, por ello de ella es la función de buscar el agua del río.

Durante el "moitará" - trueque entre aldeas - sólo se pueden negociar los objetos de su propiedad. El "moitará" de los hombres es organizado, casi sin ruido, y sigue normas establecidas. El "moitará" de las mujeres es confuso, ruidoso y ellas hacen lo que los hombres son incapaces de hacer: despreciar el objeto de la otra parte...

Madre e hija Juruna. En la raya del peinado, el algodón fijado sobre la cabeza, con la flor del bananero bravo, es el símbolo de la tribu.

En las páginas siguientes se habla sobre las ceremonias y ritos xinguanos, con muchas más fotografías ilustrando sobre la vida y costumbres de la región del Xingú



Vaya a la página 2 de "Xingú, Territorio Tribal"

Volver a la página "Amazonas"



Vea aquí interesantes
estadísticas de la página


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?