POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS



Hora de Córdoba

Follow Achuara on Twitter

Contador De Visitas
Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

Click to get your own widget
CO2 vs. Temps



Estado Niño/Niña
Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte




Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt



Mitos y hechos sobre el Bisfenol A (BPA)

Bisphenol A Europa
Junio 5, 2011

¿Qué es el Bisfenol A?

El Bisfenol A (BPA) es un compuesto químico orgánico clave para la producción de resinas epoxi y poli-carbonato. El policarbonato es un plástico muy versátil, duradero, con una alta resistencia al calor y al impacto y una gran transparencia. Estas características hacen que el policarbonato sea material de elección para una amplia gama de aplicaciones destinadas al usuario final, como DVDs, computadoras y electrodomésticos, gafas y lentes, botellas de agua reutilizables, así como equipo médico. Las resinas epoxi se utilizan principalmente como revestimientos para aplicaciones industriales y de consumo, tales como latas de alimentos y bebidas y revestimientos protectores para usos electrónicos y marinos. Lea más acerca del BPA y sus aplicaciones.

MITO No. 1: "El bisfenol A es un disruptor hormonal o endocrino" El bisfenol A (BPA) no cumple con la definición científica de disruptor endocrino. El BPA no fue es-pecíficamente sintetizado para ser utilizado como una hormona, pero se examinó junto a muchas otras sustancias en la década de 1930 y no mostró las cualidades requeridas. Al igual que muchos productos naturales y alimentos cotidianos tales como las zanahorias, los brotes de soja y otras verduras, el BPA muestra efectos estrogénicos muy débiles y sólo a niveles de exposición extrema-damente altos. De forma realista, nunca se alcanzarían dichos niveles en la vida cotidiana. Lea más acerca de este tema. MITO No. 2 "Los contenedores de alimentos de policarbonato y las latas con recubrimiento epoxi introducen altos niveles de bisfenol A en la comida" Al contrario de lo que algunos sugieren, el bisfenol A (BPA) no migra a la comida. De hecho, duran-te la producción de policarbonato o resinas epoxi, las moléculas de BPA quedan firmemente vincu-ladas las unas a las otras y se integran en la estructura de los polímeros de plástico. Al igual que con cualquier otro material, existe la posibilidad de cantidades mínimas de BPA migren. Sin embar-go, numerosos estudios muestran que estos niveles de migración están muy por debajo del límite establecido por los estándares de seguridad de organismos gubernamentales como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria(EFSA) o la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EEUU y que la exposición resultante no plantea ningún riesgo conocido para la salud. De hecho, tal y como declaró la EFSA, "tras ser expuesto al BPA, el cuerpo humano rápidamente me-taboliza y elimina la sustancia". La EFSA ha tenido en cuenta y ha incluido explícitamente a los recién nacidos y niños pequeños en su evaluación.

MITO No. 3: "El bisfenol A causa cáncer" No hay ninguna evidencia científica que demuestre que el bisfenol A (BPA) produzca cáncer, ni que represente un riesgo para la salud humana. Las afirmaciones de que el BPA está relacionado con el cáncer, defectos de nacimiento, efectos genéticos o infertilidad no están apoyados por estudios robustos de investigación. Existen evaluaciones gubernamentales que han confirmado que la expo-sición humana al BPA es extremadamente baja. Cuando la exposición ocurre a través de la dieta, los seres humanos rápidamente metabolizan y eliminan el BPA (en un período de 24 horas). Des-pués de evaluar más de 1,000 estudios sobre el BPA, el reciente Informe de Evaluación de Riesgo de la UE reiteró su conclusión de que el BPA no causa cáncer. Más información.

MITO No. 4: "El bisfenol A se utiliza como un aditivo en plásticos" El bisfenol A (BPA) no se añade al policarbonato o las resinas epoxi, sino que es el intermedio que, por medio de una polimerización, se convierte en estos materiales. El BPA prácticamente no tiene aplicaciones individualmente - más del 99% de BPA se convierte en polímeros, tales como el poli-carbonato y las resinas epoxi. Sólo una cantidad muy pequeña de todo el BPA producido se utiliza como un antioxidante esencial en plásticos flexibles de PVC.

MITO No. 5: "El bisfenol A debería ser prohibido" No existe ninguna justificación científica para la prohibición del bisfenol A (BPA), dado que numero-sos estudios y evaluaciones regulatorios han demostrado que el BPA y los productos basados en BPA no plantean ningún riesgo para la salud humana o el medio ambiente. Además, una prohibición de BPA eliminaría innecesariamente miles de productos cotidianos cruciales para nuestras vidas - desde CDs y lentes irrompibles a parachoques en automóviles y respiradores para hospitales - y tendría además un grave impacto social y económico. Lea más acerca de BPA aplicaciones en la vida cotidiana.

MITO No. 6: "El bisfenol A conduce a la obesidad infantil" No hay ningún vínculo demostrado entre el bisfenol A (BPA) y la obesidad infantil. El peso corporal es un parámetro medido rutinariamente en los estudios toxicológicos. Ninguno de los estudios rea-lizados de acuerdo a las directrices de calidad aceptadas internacionalmente ha mostrado efectos sobre el peso corporal en los niveles de dosis relevantes para los consumidores. Los informes de los medios de comunicación que sugieren que la obesidad podría ser un efecto de la exposición a BPA se basan en un pequeño número de estudios con una importante serie de limitaciones (por ejem-plo: muestras pequeñas, número limitado de niveles de dosis, falta de coherencia o utilización de una vía de exposición inadecuada). Los últimos exámenes científicos por parte autoridades como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Centro para la Evaluación de Riesgos para la Reproducción Humana (CERHR), el Ministerio de Salud de Canadá (Health Canada) y otros órganos científicos coinciden en afirmar que no existen pruebas de que la exposición al BPA provoque obesidad.

MITO No. 7: "Hay una gran cantidad de estudios que demuestra que el bisfenol A es peligroso" Reguladores independientes en todo el mundo, tras examinar el conjunto de conocimientos científicos disponibles sobre BPA, han llegado a la conclusión de que el bisfenol A (BPA) es seguro. Cuando los organismos reguladores toman decisiones, utilizan criterios clave respecto a la calidad de los estudios. Las autoridades siempre deben basar sus decisiones en estudios validados con un nivel de calidad garantizada. Lea más acerca de las evaluaciones de seguridad de las autoridades europeas.

MITO No. 8: "El bisfenol A causa defectos de nacimiento, efectos genéticos e infertilidad" No existe ninguna prueba científica que demuestre que el bisfenol A (BPA) cause defectos de na-cimiento, efectos genéticos o infertilidad o incluso que represente un riesgo para los consumidores. Tales afirmaciones no son compatibles con ninguna investigación científica validada. Existen nume-rosas evaluaciones por parte de las autoridades de todo el mundo que confirman que la exposición humana al BPA es muy baja, y que los seres humanos metabolizan y eliminan el BPA rápidamente.

MITO No. 9 "El bisfenol A es perjudicial para los seres humanos en dosis bajas" Los estudios que apoyan la teoría de las dosis bajas han sido juzgados por reguladores indepen-dientes como poco fiables para la evaluación de riesgos en seres humanos. Ninguno de los estudios que afirman que existen efectos del BPA sobre el cuerpo humano ha podido ser reproducido por otros equipos científicos. Varios estudios globales que también investigaron los efectos potenciales de niveles muy bajos de BPA sobre el metabolismo y a lo largo de varias generaciones no encontra-ron ningún efecto negativo. Sin embargo, numerosos estudios muestran que el nivel de migración, en caso de existir, está muy por debajo de los estándares basados en las normas de seguridad establecidas por distintos órganos gubernamentales, como la Autoridad Europea de Seguridad Ali-mentaria (EFSA) o la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EEUU, y que dichos niveles de exposición no plantean ningún riesgo conocido para la salud. La teoría de las dosis bajas ha sido considerada repetidamente por reguladores independientes como poco fiable y poco convincente.

MITO No. 10: "El bisfenol A se utiliza como plastificante en materia-les plásticos". El bisfenol A (BPA) no se utiliza como plastificante en los plásticos. Es un intermedio utilizado en la fabricación de policarbonato y de resinas epoxi. El BPA prácticamente no tiene aplicaciones indivi-dualmente - más del 99% de BPA se convierte en polímeros, tales como el policarbonato y las resi-nas epoxi. Sólo una cantidad muy pequeña de todo el BPA producido se utiliza como un antioxidan-te esencial en plásticos flexibles de PVC o como agente colorante en papel térmico.

MITO No. 11: "Los restos del policarbonato se descomponen en el mar" El Policarbonato no se utiliza como materia de empaquetado de forma unidireccional. De hecho, los productos de policarbonato se reutilizan y se reciclan en gran medida. Como ejemplo, podríamos indicar que los grandes contenedores de agua de 19 litros de capacidad se elaboran a base de policarbonato. Estas botellas de agua suelen rellenarse hasta 100 veces antes de reciclarse mecá-nicamente. Por esta razón, el policarbonato no es un material que, en su uso normal, puede en-contrarse o acabar como residuo en el mar. De hecho, la naturaleza eficiente del policarbonato en muchos casos ayuda a conservar nuestros recursos. El policarbonato es el material que se utiliza para la elaboración de CD y DVD, dos productos que han revolucionado el almacenamiento de datos y que permite grandes mejoras en la eficiencia de los recursos.

MITO No. 12: "Ciertos países han prohibido el BPA" Como sustancia, el Bisfenol A no se ha prohibido en ningún lugar del mundo. De hecho, unas amplias pruebas científicas y exámenes gubernamentales realizados a escala mundial han mostrado que la exposición del ser humano al BPA es muy baja dentro de los límites de seguridad estableci-dos por las autoridades administrativas. Por lo tanto, no existen razones basadas en normas o conocimientos científicos para dejar de utilizar un producto que ofrece importantes beneficios a los consumidores. Sin embargo, algunos países han decidido restringir el uso de materiales basados en BPA en productos que entran en contacto con alimentos para niños de entre 0 y 3 años de edad. Esta normativa ya se implementa en Canadá desde marzo de 2010, y en Dinamarca desde julio de 2010, además de en algunos estados, regiones o ciudades de los EE.UU. Estas decisiones se encuentran impulsadas por otras razones, ajenas a las pruebas científicas contundentes.

MITO No. 13: "La FDA ha cambiado su opinión sobre el BPA" Tanto en su valoración anterior como en su reciente opinión de enero de 2010, la FDA concluyó que no existen pruebas concluyentes de daños a niños o a adultos por los niveles actuales de exposición al BPA. Sin embargo, en una reciente declaración, la FDA también ofreció una orientación a los padres para minimizar la exposición al BPA a los niños de corta edad, si así lo desean. Asimismo, la FDA la puesto en marcha un programa de investigación centrado en el BPA, cuyos resultados se publicarán a lo largo de los próximos años.

MITO No. 14: "El principio cautelar debe aplicarse con cualquier presunto riesgo" La idea del principio cautelar se basa en la posibilidad de regular una sustancia cuando no hay o no existen suficientes datos disponibles para valorar apropiadamente un riesgo, o cuando la incerti-dumbre en su valoración puede que sea demasiado amplia. Sin embargo, se encuentra disponible una gran cantidad de datos científicos sobre el BPA. Los expertos en regulación tienen un conoci-miento exhaustivo de la sustancia, y las valoraciones de los riesgos se basan en los datos conteni-dos en una extensa base de datos. El riesgo asociado al BPA ha sido muy bien evaluado.


Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Riesgos               Volver a la página Artículos


Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?