POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra


Click to get your own widget
CO2 vs. Temps


Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


Edén Precolombino

Por Mario Féliz

Agosto 17, 2010

“Los incas, sus monarcas, sus plebeyos, tanto como la gente antigua de estos reinos, vivían vidas largas y sanas, y muchos de ellos llegaban a la edad de 150 y 200 años porque tenían un régimen de vida y de nutrición muy ordenado y metódico” - Cronista inca del siglo XVII. 1

La América precolombina es observada con frecuencia con una mirada arrebatada y romántica que convierte aquel mundo en la versión americana del paraíso bíblico. Un edén vilmente profanado por la conquista española.2

Una imagen idílica, por cierto, construida sobre la base de lo transmitido por cronistas nativos cuando afirman, por ejemplo, que en este continente no se conocían enferme-dades graves ni epidemias, tal como nos deja saber un relator maya del siglo dieciocho en el Chilam Balam3: “En ese tiempo no había enfermedad, no tenían huesos adoloridos; no tenían fiebre alta; en ese tiempo no tenían viruela…..”

Es verdad que los conquistadores trajeron consigo algunas enfermedades del viejo mundo como la viruela y el sarampión y que las epidemias, originadas en su propagación, ocasionaron gran sufrimiento y mortandad dando pábulo, entre los escritores nativos, a la idea de que el pasado había sido una época relativamente libre de enfermedades. Tiempos aquellos durante la cuales las vidas de la gente eran más largas y felices. Sin embargo, ese mundo estaba lejos de ser real4.

Recientemente numerosos descubrimien-tos, debidos a la paleopatología y a la paleo-demografía5, han aportado importante in-formación sobre la vida y la muerte en la América precolombina. En muchos casos, los materiales esqueléticos revelan signos de enfermedad, deficiencias nutricionales y violencia. Por ejemplo, la evidencia mor-tuoria de Teotihuacán indica tasas de mor-talidad tan altas o mayores que las de ciu-dades europeas contemporáneas. Los pa-trones de mortalidad en el viejo y el nuevo mundo eran muy similares. La mortalidad infantil era alta, mientras que la esperanza de vida era baja. Basado en datos osteoló-gicos es posible afirmar que ambos conti-nentes compartieron, por lo menos, el tifus y la influenza.

Efectivamente, en los grupos de cazadores-recolectores americanos la esperanza de vida era corta, aunque variaba de una sociedad a otra de 16 a 22 años para los hombres y de 14 a 18 años para las mujeres.

Por otra parte la evidencia arqueológica sugiere que la tuberculosis tenía una larga histo-ria entre los habitantes del nuevo mundo: los restos más tempranos muestran claros signos de la enfermedad se remontan a unos 2000 años atrás. Las pequeñas poblaciones móviles raramente sufrían epidemias, pero, la mayoría de las personas eran menores de 20 años y las infecciones infantiles eran muy comunes. Por otro lado, arqueólogos y paleo-patólogos afirman que la transición hacia una forma de vida agrícola y sedentaria tuvo impacto negativo sobre la salud de las poblaciones humanas en todo el mundo. Por ejem-plo, la alimentación basada principalmente en el maíz condujo a la disminución de la estatura, siendo uno de los indicios del deterioro de la salud entre los agricultores del nuevo mundo. Y aunque no está claro si los agricultores vivían un poco más o un poco menos, que los cazadores-recolectores, las expectativas de vida en la América precolom-bina permanecieron bajas. La consecuencia de la transición hacia las comunidades sedentarias y agrícolas y la expansión demográfica, que la acompañó, fue el aumento del contacto social y la frecuencia de las infecciones.

Efectivamente, restos esqueléticos de Norteamérica indican que la tuberculosis era muy común. Al punto de que, prácticamente, cada miembro de esas comunidades prehistóri-cas tardías tenía contacto directo con la enfermedad6. Además, las tradiciones anteriores a la conquista relativas a epidemias, que ocurrieron durante períodos de desorden social, apoyan la hipótesis de que el tifus pudo haber existido en las Américas antes del siglo XVI. Guamán Poma en su narración sobre los éxitos militares de Pachuti Inca Yupanqui escri-bió: “La derrota de Chile fue posible por los estragos de la plaga, la cual duró diez años. La enfermedad y el hambre, más que las fuerza de las armas, llevó a la caída de los chilenos, al igual que la guerra civil entre Huáscar y Atahualpa facilitó más tarde la conquista española”.7

También a los aztecas, la sequía y la ham-bruna entre 1454 y 1457, los puso en infe-rioridad de condiciones frente a los toto-nacas de la costa de Veracruz -por mucho tiempo enemigos de aquellos- quienes aprovecharon la ocasión para cambiar comida por esclavos. Por otra parte, los mayas no estuvieron exentos de penurias semejantes como se cuenta en el Chilám Balam: “La cara del señor del katún está cubierta; su cara está muerta. Hay luto por el agua, hay luto por el pan. Su tapete y su trono mirarán hacia el oeste. Vómito de sangre es su costo.”

Ciertamente las enfermedades llegadas a América con los conquistadores causaron estra-gos al encontrar una población sin defensas frente a ellas. Las más importantes fueron la viruela y el sarampión, afecciones de origen viral y de historia milenaria. El sarampión ata-caba, principalmente a los niños, en cambio la viruela no hacía distinción de edades.

La viruela es registrada por primera vez en España en el año 714, en Andalucía, a donde habría llegado de mano de los árabes que invadieron la península en esos tiempos. Sin embargo, la enfermedad no llegó a las Indias occidentales con los españoles.

Faltando pocos días para la Navidad de 1518, el puerto de Santo Domingo recibe un barco negrero portugués que trae un cargamento de esclavos enfermos de viruela. Pronto se contagian los indígenas dominicanos y la enfermedad no tarda en propagarse a la Hispaniola, Puerto Rico, Cuba y el resto de las Antillas.

En el 1520, Pánfilo de Narváez parte desde Cuba hacia México para hacer prisionero a Cortés. El 30 de mayo de ese año, poco después del desembarco, se desata la epidemia en las proximidades de Veracruz. Sin embargo, el mayor asolamiento se produce en la Tenochtitlán sitiada. En los alrededores muchos pudieron huir y escapar de la epidemia. En las islas eso habría sido imposible. Así la viruela completó el macabro trabajo iniciado por la primera gran pandemia que diezmó la población de las Antillas.

Fue también en diciembre, pero de 1493, cuando Colón desembarca en Santo Domingo con 1500 hombres y animales domésticos, que lo acompañaban en éste, su segundo viaje. En Canarias había embarcado algunos puercos que en pocos años se diseminaron por las islas y con ellos la influenza.

Todos los cronistas8 coinciden en la fecha, lugar, manifestaciones clínicas y secuelas de aquella enfermedad. Fue infecciosa y aguda, extremadamente contagiosa, afectó bien pronto a todos los miembros de la expedición apenas tocaron tierra, matando a la tercera parte de ellos, se caracterizaba por fiebre alta, gran postración, dolor de cuerpo y por una mortalidad elevada. La epidemia produjo un gran daño en la población indígena dando lugar a una “catástrofe demográfica”. Efectivamente, la “peste” que diezmó la población indígena de las Antillas en el año 1493 parece haber sido una influenza suina9, ni más ni menos que la gripe porcina.

Mario R. Féliz
Agosto 17, 2010

mfeliz@ciudad.com.ar
www.profefeliz.blogspot.com



Referencias
  1. Guamán Poma de Ayala, Felipe, 1956, La nueva crónica y buen gobierno, 3 vol. Ed.Cultura, Lima.
  2. a) Sale, Kirkpatrick, 1990, The Conquest of Paradise, A.A. Knopf, NY. b) D.Martínez Castilla, Al germen lo que es del germen: enfermedades europeas y destrucción de la civilización andina. Publicado en Márgenes, Perú.
  3. Roys, Ralph L.(ed), 1967, The Book of Chilam Balam of Chumayel, University of Oklahoma Press, Norman.
  4. Austin Alchon, Suzanne, “Las Grandes Causas de Muerte en la América Precolombina. Una Perspectiva Hemisférica”. Papeles de Población, Nro21(1999)pag-199-221. Universidad Autónoma del Estado de México. De este trabajo y de algunas referencias allí citadas se obtiene la información volcada en el texto.
  5. J.W.Verano, G.P.Lombardi. Paleopatología en Sudamérica Andina. Bull.Inst.fr.études andines 28(1)[1999]91-121.
  6. a) Buikstra, Jane E., 1993, “Diseases of the Precolumbian Américas”, in Kenneth F.Kiple, The Cambridge World History of Human Disease, Cambridge Universitdy Press, NY. b) F.Guerra y M.C.Sánchez Télez. Quinto Centenario Nro16 Edit.Unviv.Complutense, Madrid 1990.
  7. Guamán Poma de Ayala, Felipe, 1978, Letter to a King: A Peruvian Chief´s Account of Life Under the Incas and Spanish Rule. E.P.Dutton, NY.
  8. Guerra, Francisco. Origen de las Epidemias en la Conquista de América. Quinto Centenario Nro14. Ed.Universidad Complutense, Madrid, 1988.
  9. El tifus es una enfermedad provocada por la bacteria Rickettssia prowazekii y la enfermedad es transmitida por piojos. Las otras enfermedades mencionas aquí: viruela, sarampión e influenza son de origen viral (el agente infeccioso es un virus).



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

    Volver a la página Riesgos               Volver a la página Artículos


    Vea el tiempo en Argentina

    Vea desde donde nos leen
    Locations of visitors to this page

    Free counter and web stats
    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?