POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS

Cualquier Cosa Que Nos Haga Felices
Podría Ser Mortalmente Dañina

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Octubre 17, 2015

La Organización Mundial de la Salud, muy conocida también como OSM, es una parte muy importante de la ONU, u Organización de las Naciones Unidas. Haciendo honor a la verdad, y sin que nadie tenga el más pequeño argumento para desmentirme, afirmo que es hoy la organización más corrupta del planeta Tierra.

No hay organización dentro de la ONU que no lo sea también, pero la OMS, la OMM, (Organización Mun-dial de Meteorología, y el nefasto IPCC o Panel Intergubernamental del Cambio Climático son las que más se han destacado por los fraudes que han promovido. Baste saber que, de acuerdo con los mismos balances de la OMS, las corporaciones farmacéuticas, también conocidas como Farmafia, contribuyen con el 75% del presupuesto necesario para el funcionamiento de la organización. Quien contribuye con tanto dinero a una organización cree tener algún derecho a hacer sugerencias al “contribuido” sobre la manera en que debería conducirse, y sugerir la adopción de políticas prohibitivas de ciertas drogas, medicinas o productos que Farmafia no ve como beneficiosas para sus intereses, o también organizar y lanzar campañas como las alarmistas campañas de vacunación por pandemias que finalmente resultaron ser inocuas –pero permitieron vender cientos de millones de dosis de vacunas a cientos de países del mundo.

Resulta muy fácil vender vacunas, medicinas, drogas nuevas, y productos para la lucha contra la malaria y otras plagas, por ejemplo, cuando en todos los países del mundo hay burocracias cuyos funcionarios están encantados de colaborar con el negocio de la OMS, y reclamar su pequeña o gran “mordida.” No estamos descubriendo a la pólvora, por cierto.

La última de las movidas de la OMS ha sido la publicación de un informe donde clasifican como cancerí-genos o posibles cancerígenos a las carnes tratadas y curadas, embutidos, salchichas, jamones, y hasta la declaración de que el abrazo de las madres puede disminuir la expectativa de vida en un 5%. Cuando no existe seriedad en los informes y los presuntos “estudios”, la gente tiene todo el derecho a desconfiar de los dichos y los informes. También tiene la gente todo el derecho a reírse a carcajadas cuando la OMS y el IARC catalogan como probable cancerígenos a la actividad de peluquero, o al agua caliente del mate.

Los medios han dado amplia difusión al último dislate de la OMS:

La OMS confirma que todo lo que nos hace felices
y da sentido a nuestras vidas provoca cáncer

CUALQUIER COSA QUE NOS HAGA FELICES PODRÍA SER MORTALMENTE DAÑINA
Octubre 25, 2015

Masticar cosas con buen sabor, estar en casa tranquilo y practicar sexo con alguien a quien amas son actividades potencialmente dañinas y cancerígenas, según han concluido un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El dictamen establece que los alimentos preferidos por los humanos, así como todas y cada una de las actividades que dan sentido a sus vidas, son “carcinogénicas para los humanos” y se han incluido en el listado de factores más peligrosos para la salud junto con el humo del tabaco, el plutonio o el aire contaminado.

En un informe publicado hoy, el organismo también considera que ser abrazado por tu pro-pia madre reduce la esperanza de vida un 5%.

Los datos de la OMS han sido rechazados por toda la humanidad. Tal y como ha informado el organismo, los resultados del estudio se conocían desde hace años pero no se han publi-cado hasta ahora “para no dejar a todos los hombres y mujeres del planeta sin motivos para seguir respirando” .

El estudio, sin embargo, es concluyente y encuentra suficientes evidencias científicas para considerar “las salchichas, dormir hasta tarde y sentirse protegido” factores de riesgo para contraer cáncer.

La OMS ha publicado también un listado de actividades y productos que no son dañinos para la salud y que han quedado reducidos al bróquil, los rábanos, salir a correr por el asfalto y trabajar los sábados.

La sensación de placer y confort son mecanismos de alerta que hasta ahora la humanidad ha malinterpretado. “El dolor, la desazón, el hastío y las cosas insípidas son el estado natural normal”, sentencia la OMS.

Al cierre de la edición, fuentes de la OMS han anunciado a la prensa que los rábanos han sido retirados de la lista de productos saludables.



La OMS advierte que vivir produce una tasa de mortalidad del 100%

La Gallina.es
Octubre 27, 2015

Tanto embutido consumido, tanta carne procesada ingerida, tanta carne roja masticada, tanto plutonio introducido por vía rectal… Ah, espera, ahí me he pasao…

Los denodados esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por ahorrar a la humanidad la pandemia de la muerte, “no están dando sus frutos”, según ha confesado en rueda de prensa un portavoz de la OMS.

El mismo portavoz ha confirmado que “los últimos datos aseguran que la tasa de mortalidad sigue es-tando cercana al cien por cien… eh, no, perdón, rectifico: cercana, no, del cien por cien, en efecto, ajá. O sea, hubo uno que resucitó una vez, pero, ah, no se le puede computar porque, eh, ah…”. Y el portavoz se echó a llorar. “Me disculpan, es que tengo una semana fatal.”

Para la OMS, el dato “ha supuesto un jarro de agua fría para todo el personal de esta Organización, porque por mucho que trabajemos y hagamos listas de productos cancerígenos, todo el mundo se muere. Muere el Rey, muere el Papa, de morir nadie se escapa, etcétera.

“Mierda, mierda y mierda… ¿Hasta cuándo va a durar esto?”, se ha preguntado en voz alta, apretando los puños y con los ojos arrasados en lágrimas, la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Margaret Chan, directora general de la OMS y elegida en la última asamblea
“directora general de la OMS más sexy”, título que le hizo mucha ilusión,
pero después se miró al espejo y se le pasó.


Bien, basta de chistes y veamos qué hay en la literautra científica sobre el asunto de los ni-tratos en los encurtidos, jamones, salames, salchichas, etc., que es la razón para que estos productos fuesen incluidos por el IARC y la OMS en categoría 1 y 2A de riesgos de cáncer.

Los nitratos dietarios... ¿Son una amenaza para la salud?

Jean-Louis L'Hirondel

Version en Español de Environment and Health: Myths and Realities
co-publicado por International Policy Network,

Resumen
Hace unos treinta años se plantearon dos principales acusaciones en contra de los nitratos: la metahemoglo-binemia infantil (“síndrome del bebé azul”), y un mayor riesgo de cáncer en adultos. Se trataba de supuestos o hipótesis. Los muchos estudios científicos que se han llevado a cabo durante las últimas décadas nos per-miten concluir que ninguna de estas acusaciones era funda-da. Los nitratos dietarios no representan ninguna amenaza para la salud humana.

Los nitratos presentes en el plasma sanguíneo tienen dos fuentes. Una es exógena, de los alimentos: 80 por ciento de estos nitratos alimenticios provienen de los vegetales, y entre 10 y 15 por ciento del agua potable. La otra fuente es endógena, proveniente en cantidades similares de origen celular, e incluye al amino ácido L-arginina y al monóxido de nitrógeno (NO).

Además de la excreción urinaria pasiva, hay dos secreciones activas de nitrato (NO3) del plasma: secreción colónica y secreción salival. Esta última reintroduce iones de NO3 por segunda vez en la boca. Las directivas lanzadas en 1962 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) de la ONU, y en 1980 por la Comunidad Económica Europea ahora resultan redundantes. Más aún, la directiva sobre agua potable es muy costosa. Estas directivas deberán ser inevitablemente revertidas.

Introducción
Del siglo XII al XIX, los nitratos (NO3) fueron utilizados como medicamentos, a veces en grandes dosis, para una amplia y sorprendente variedad de síntomas. A comienzos del siglo XX, el desarrollo de la aspirina seguido por la introducción de los corticoides significó el fin del uso terapéu-tico de los nitratos. Hacia la década de 1950, la creciente incidencia de la metahemoglobinemia infantil en algunas áreas rurales de Estados Unidos, junto con el descubrimiento de las propiedades cancerígenas de las nitrosaminas en animales, contribuyó a las sospechas de los efectos de los nitratos dietarios en los hombres.

En 1962, estas dudas llevaron al Comité de Expertos en Aditivos Alimentarios de la OMS y la FAO, a estable-cer un nivel de dosis diaria aceptable (ADI, por sus siglas en inglés) para el hombre de 3,65 mg/kg de NO3, y en 1980, la Comunidad Europea aprobó una directiva que establecía un límite de NO3 en el agua potable de 50mg/litro, más allá del cual el agua era considerada no apta para el consumo humano.

Alrededor de 37 años después de la decisión de la OMS y FAO y unos 18 años luego de la directiva de la Co-munidad Europea, la perspectiva científica cambió completamente. Se han llevado a cabo muchos estudios y experimentos; cualquier sospecha legítima que hubiera hace unas décadas ya no puede ser justificada.

El metabolismo de los nitratos
El Gráfico 1 brinda un esquema del metabolismo de los nitratos. Los nitratos están siempre presentes en nuestro flujo sanguíneo, a niveles que normalmente varían entre 1 y 3 mg/litro luego de cada comida. En condiciones normales, coexisten dos fuentes de nitratos – la fuente exógena del alimento y el agua, y la endógena de la actividad celular; cada una provee entre 70 y 75 mg por día.

Cuando los hombres ingieren nitratos de fuentes alimenticias, 80 por ciento proviene normalmente de los vegetales, y entre 10 y 15 por ciento del agua potable. Al tragarse, estos nitratos pasan al estómago como NO3, antes de ser rápida y casi completamente absorbidos en la parte superior del intestino delgado. Por lo tanto, menos del 2 por ciento de todos los nitratos ingeridos llegan al intestino grueso.[1]

La fuente endógena de nitratos se conoce desde 1985, cuando se hizo la investigación de Stuehr y Marletta. [2] El proceso metabólico del amino ácido L-arginina libera un átomo de nitrógeno a nivel celular, lo cual crea una molécula de monóxido de nitrógeno, NO. Fuera de la célula, las moléculas de NO se combinan con el oxí-geno para formar varias moléculas que incluyen nitratos, nitritos y nitrosaminas. Muchas actividades físicas, como correr o andar en bicicleta, y condiciones pato-lógicas, como infecciones, llevan a la estimulación celular y así contribuyen al aumento de esta síntesis endógena de nitratos.

De ahí en más, el destino de los nitratos plasmáticos de fuentes exógenas y endógenas es bastante inusual:

  • Una pequeña proporción de nitratos plasmáticos –aproximadamente 10 por ciento de la cantidad de los nitratos ingeridos – es eliminada a través de la transpiración y las lágrimas.

  • Una mayoría de los nitratos plasmáticos son excretados en forma pasiva en la orina, estando esta excreción basada sólo en concentraciones plasmáticas de NO3.

  • Dos fenómenos activos también tienen un impacto significativo desde una perspectiva fisiológica: las secreciones colónicas y salivales de nitratos.

  • Una de las funciones de las células columnares del epitelio colónico es extraer iones de NO3 del sector plasmático hacia la luz del colon mediante un fenómeno de captura activa. El propósito de esta secre-ción colónica de NO3 muy probablemente sea asegurar la nutrición de la flora bacterial colónica.

  • Las células del acino salival también extraen en forma activa iones de NO3 del sector plasmático y los libera en la saliva, su producto de secreción. A veces, los niveles de nitratos salivales están entre 6 y 30 veces más altos que en los nitratos plasmáticos.

De ahí en más, estos nitratos salivales continúan en la boca por un período, y caen en la influencia de enzi-mas bacteriales producidas por una flora bacterial relativamente abundante. Algunos de estos nitratos sali-vales (NO3) se transforman así en nitritos salivales (NO2).

Tal como muestra el Gráfico 2, los iones de NO3 pasan a través de la cavidad oral dos veces, la primera en forma de nitratos dietarios, la segunda como nitratos salivales. Sólo el último proceso induce la formación de cierta cantidad de nitritos salivales que llegan al estómago cuando se traga saliva.

El rol de esta secreción salival de nitratos merece una aclaración. Probablemente se trate de un estado preliminar en la digestión de proteínas, ya que los nitratos salivales tienen la capacidad de hacer que las proteínas alimenticias sean más sensibles a la subsiguiente acción de las encimas proteolíticas (pepsina y tripsina). Otro estudio en 1994 demostró que en un medio ácido, los nitratos salivales ingeridos que han llegado al estómago liberan NO y así destruyen organismos como los Candida albicans y Escherichia coli, promoviendo, de esta manera, la defensa del anfitrión contra los patógenos ingeridos. [3]


Los nitratos dietarios y los nitratos eliminados mediante las glándulas salivales son dos entes distintos. Sólo los iones de NO3- eliminados mediante las glándulas salivales, como precursores de NO3- pueden introducir nitrosaminas. Por contraste, los iones de NO2- en los alimentos llegan intactos al estómago, es decir sin convertirse en NO3 2- y por lo tanto sin riesgo de convertirse en nitrosaminas.

Acusaciones contra los nitratos – su refutación
En las décadas de 1950 y 1960, los nitratos alimenticios generaron perturbación por dos cuestiones. Se los creía responsables de la metahemoglobinemia en niños, y la gente se preguntaba si no inducirían también el desenlace de algunos cánceres, particularmente el cáncer de estómago. Sin embargo, numerosos estudios realizados durante los últimos treinta años, nos permiten concluir que el rol de los nitratos como causal de estos impactos en la salud, carece de base científica.

Metahemoglobinemia dietaria en niños – síndrome del bebé azul
La metahemoglobina es un derivado oxidado de la hemoglobina, que pierde su capacidad acarrear moléculas de oxígeno. En estado fisiológico, de 1 a 2 por ciento de hemoglobina en los glóbulos rojos está en la forma de metahemoglobina. Los desórdenes clínicos, en este caso la cianosis, aparecen si los niveles de metahemo-globinemia superan el umbral del 10 al 20 por ciento. Cualquier aumento que alcance entre el 70 y el 80 por ciento puede ser fatal.

La transformación de la hemoglobina en metahemoglobina en los glóbulos rojos se debe a la acción de los nitritos más que de los nitratos, que son oxidantes muy poderosos. Los bebes de menos de seis meses son los de mayor riesgo, porque no han desarrollado completamente aún, un sistema de enzimas protectoras (reductasa metahemoglobina o NADH-citrocromo b5 reductasa). Pasados los seis meses, el riesgo de meta-hemoglobinemia patológica desaparece.

Hasta 1984 se pensaba que los nitratos en los biberones se convertían en nitritos en el colon del bebé, luego del contacto entre los nitratos y la amplia flora bacterial del colon, ya que las encimas bacteriales son capa-ces de reducir nitratos de NO3 en nitratos de NO2. Sin embargo, desde los estudios de Bartholomew en 1984 que demostraron que 98 por ciento de los nitratos alimentarios son absorbidos en la sección superior del intestino delgado [4], esta explicación ya no resulta válida.

Entonces, algunos científicos se preguntaron si la transformación de nitratos-nitritos podría tener lugar en el estómago del bebé como resultado de una colonización del estómago por parte de microorganismos de origen entérico, bajo un efecto hipoclorídrico de los jugos gástricos. Sin embargo, los estudios en esta materia no son concluyentes, como lo demostró Walker en 19905; la secreción de ácido gástrico en niños es en realidad suficiente para impedir cualquier colonización bacterial significativa.

En rigor de verdad, tal como han indicado algunos autores hace 25 a 30 años [6], la transformación nitratos-nitritos, responsable de la metahemoglobina infantil, sucede en los biberones si no se siguen ciertas reglas básicas de higiene durante su preparación, causando así la pululación de microbios.

Un número de observaciones clínicas lo han confirmado; incluyendo la repentina e inesperada naturaleza de la cianosis, cuando se ingieren grandes cantidades de alimentos con nitrato (sopa de zanahoria, espinaca) du-rante días o semanas sin que se produzca la más mínima anomalía clínica con anterioridad, el veloz desenlace de la cianosis 15 o 20 minutos después de comer, y la falta de correlato entre el nivel de metahemoglobina y la cantidad de consumo de nitratos a través de la comida.

Limitar sencillamente los niveles de NO3 a 50 mg por litro de agua no constituye una respuesta preventiva apropiada respecto de la metahemoglobina infantil. Los nitratos seguirán siendo un elemento potencial de la alimentación infantil vía la ingerencia del agua utilizada para preparar la leche, y mediante el consumo de vegetales. La única solución de prevención efectiva consiste en actuar sobre el elemento bacterial; todos los riesgo de pululación de bacterias deben ser eliminados en el biberón, tengan o no nitratos, siguiendo reglas básicas de higiene durante la preparación. En el caso de una sopa de zanahorias, debería hervirse durante unos minutos y alimentar con ella al bebé de inmediato, y bajo ninguna circunstancia la sopa debería quedar reposando a temperatura ambiente por más de seis u ocho horas.

La causa de la metahemoglobinemia en niños, por ende, no son los nitratos alimentarios, sino los nitritos for-mados en los biberones, luego de la reducción de los nitratos en nitritos como resultado de una desafortu-nada pululación de microbios en el recipiente. Esto último es lo que debería prevenirse a todo costo.

La metahemoglobina infantil provocada por la comida ha sido prácticamente erradicada en los países desa-rrollados, donde la gente está familiarizada con las reglas básicas de higiene para la preparación de los biberones de leche.

Cáncer
Como se demostró más arriba, las glándulas salivales extraen iones de nitrato del plasma sanguíneo; los ni-ratos salivales se transforman en parte en nitritos en la boca, y al tragarse estos nitritos salivales llegan al estómago.

Los nitritos salivales reaccionan entonces con varias aminas en el estómago para formar nitrosaminas. Se sabe que 90 por ciento de las nitrosaminas probadas en experimentos son carcinóge-nas en animales. Se dedujo de esto que los nitratos tiene un potencial poder cancerígeno, y este supuesto las ha acosado durante los últimos 40 años.

Sin embargo, en el análisis, esta sospecha resulta infundada:

  1. Como demuestran los gráficos 1 y 2, los nitritos en el estómago no provienen directamente de nitratos alimentarios; provienen de nitratos plasmáticos sobre los cuales las glándulas salivales tuvieron una acción muy específica.

  2. La cantidad de nitrosaminas que así se forman en el estómago por el metabolismo de nitratos, es muy reducida.

El Gráfico 3 compara los niveles entre nitrosaminas producidas de síntesis endógenas, por ejemplo a través de las células del cuerpo mediante el proceso metabólico con L-arginina; las traídas al cuerpo humano por injerencia exógena directa a través de la comida; y aquellas introducidas exógenamente por medios extra-dietarios (tabaco, fábricas de neumáticos, curtiembres), comparadas con niveles de exposición en animales donde no se observaron efectos.

Muchos alimentos, en particular la cerveza y la carne cocida condimentada, contienen nitrosaminas. Los niveles de injerencia por medios dietarios directos son varias decenas o cientos de veces más altos que las nitrosaminas formadas en el estómago mediante el metabolismo de nitratos. Si se aplicase el principio precautorio, implicaría la introducción de medidas restrictivas para prevenir la ingestión de nitrosaminas de origen dietario directo. Esto incluiría medidas restrictivas contra un número de comidas.

En realidad, esas medidas restrictivas no son necesarias ya que estas nitrosaminas endógenas y exógenas conti-núan confinadas a cantidades muy pequeñas en comparación con el umbral teórico de toxicidad. El nivel de dosis de nitrosamina dietaria directa es varios centenares de veces más bajo que el nivel tóxico potencial, y la cantidad de nitrosaminas formadas en el estómago durante el metabolismo de nitratos es varias decenas de miles de veces más pequeña que el nivel tóxico potencial. [[7]

  • Todos los estudios experimentales de un vínculo entre los nitratos y el cáncer han resultado negativos en los animales. Ningún estudio llevado a cabo en ratas o ratones tuvo éxito en demostrar que incluso una conside-rable y prolongada ingerencia de nitratos resulte en un aumento en la incidencia de cánceres.

  • Desde 1945, alrededor de veinte estudios epidemiológicos han intentado aclarar el posible correlato entre el consumo de nitrato y la incidencia de cánceres de estómago en humanos. Sólo dos de veinte muestran una correlación positiva. Siete de veinte señalan una correla-ción negativa estadísticamente significativa. Dicha correlación negativa no debería sorprendernos; el impacto favorable de los vegetales en la incidencia de cáncer en general, es universalmente reconocido [8]; y tal como sabemos, 80 por ciento de los nitratos consumidos provienen de los vegetales.

Por lo tanto, tal como sostuvo el Comité Científico para la Alimentación Humana de la Comisión Europea, en su “Opinion on Nitrate and Nitrite” en 1995: “Los estudios epidemiológicos han fracasado en su intento de proveer evidencia de una asociación causal entre la exposición al nitrato y el riesgo de cáncer humano”.[9]

Conclusiones

Ya sea que se las considere principales o secundarias, ninguna acusación contra los nitratos dietarios en la comida resiste el análisis. El conocimiento científico lleva a la siguiente conclusión: en el corto, mediano y largo plazo, los nitratos de los alimentos y del consumo de agua no tienen impacto negativo sobre la salud humana.

En consecuencia, la directiva formulada en 1962 por el Comité de Expertos en Aditivos Alimentarios de la OMS y la FAO acerca de un nivel de dosis diaria aceptable (ADI) para los humanos ahora resulta redundante; así como también la directiva de 1980 de la Comunidad Europea sobre la calidad del agua destinada al consumo humano (80/778/EEC), que establece un límite de 50mg/litro de NO3 para el agua, más allá del cual ya no está en condicio-nes de consumo humano. [10]

La implementación de esta última directiva sobre el agua potable es particularmente costosa para los ciudadanos de la Comunidad Europea. Su derogación es necesaria e inevitable.

Notas
1. Bartholomew (1984).
2. Steuhr and Marletta (1985).
3. Benjamin, et al. (1994).
4. Bartholomew (1984)
5. Walker (1990)
6. Knotek (1964), Simon (1966), Dupeyron
(1970), L'Hirondel, J. (1971)
7. L'Hirondel and L'Hirondel (1996).
8. WHO (1990).
9. European Commission (1995)
10. European Commission (1980)

Referencias
  • Bartholomew, B., Hill, M. J. (1984). “The pharmacology of dietary nitrate and the origin of urinary nitrate.” Fd. Chem. Toxic. 22, pp. 789–85.
  • Benjamin, N., O'Driscol, F., Dougall, H. et al. (1994). “Stomach NO synthesis.” Nature 368, p.502.
  • Dupeyron, J. P., Monier, J. P., Fabiamni, P. (1970) “Nitrates alirnentaires et methemoglobinemie du nourrisson.” Ann. Biol. Clin., 28, pp.331–6.
  • European Commission (1980). “Directive on the quality of drinking water for human consumption.” Council Directive 80/778/EEC OJNI L229, 30-8-1980, pp.11–26.
  • European Commisison (1995). Scientific Committee for Food, Annex 4 to document III/15611/95. “Opinion on nitrate and nitrite” (expressed on 22 September, 1995). p.20.
  • Knotek, Z., Schmidt, P. (1964). “Pathogenesis, incidence and possibilities of preventing alimentary nitrate methemoglobinemia in infants.” Pediatrics 34, p. 78.
  • L'hirondel, J., Guihard, J., Morel, C. et al. (1971) “Une cause nouvelle de méthémoglobinémie du nourrisson: la soupe des carrottes.” Ann. Pediat. 18, pp. 625–32.
  • L'horondel, J., L'hirondel J. L. (1996). Les nitrates et l'homme, le mythe de leur toxicité. Editions de l'Institut de l'Environnement, 142 p.
  • Simon, C. (1966). “L'intoxication par les nitrites après ingestion d'épinards (une forme de méthémoglobinémie).” Arch. Fr. Ped. 23, pp. 231–8.
  • Steuhr, D. J., Marletta, M. A. (1985). “Mammalian nitrate biosynthesis: Mouse macrophages produce nitrite and nitrate in response to Escherichia coli lipolysaccharide.” Proceedings of the National Academy of Sciences 82, pp.7738–42.
  • Walker, R. (1990). “Nitrates, nitrites, and N-nitrosocompounds: a review of the occurrence in food and diet and the toxicological implications.” Food Add. Contam. 7, pp. 717–68.
  • World Health Organisation (WHO)(1962). “Evaluation of the toxicity of a number of antimicrobials and antioxidants.” Sixth report of the joint FAO/WHO Expert Committee on Food Additives. WHO Technical Report Series 228, pp. 76–78. Geneva.
  • WHO (1990). “Régime alimentaire, nutrition et prevention des maladies chroniques. Rapport d'un group d'étude de l'OMS.” Série de rapport techniques 797.



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

comments powered by Disqus


Volver a la página Riesgos de Salud              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra



EL NIÑO/NIÑA



Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Clmate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt