PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS










El TOP TEN
de los MIEDOS del 2004

del American Council on Science & Health

Coordinadora de proyecto: Ruth Kava, Ph.D., R.D.

Introducción

Desde su fundación en 1978, el American Council on Science & Health (ACSH) he estado dedicado a suministrar sólida información científica sobre la salud a los consumidores de Norteamérica. Como parte de esa misión, el ACSH ha combatido con mucha frecuencia las noticias alarmistas y desinformantes en impresos, radios, televisión, y en la Internet. En un clásico de las publicaciones del ACSH, “Hechos versus Miedos: Una revisión de los Mayores Miedos Infundados Sobre la Salud de los Tiempos Recientes”[1], (en este sitio, en Español) el ACHS evaluó 127 de los más grandes terrores impulsados sobre la salud en los tiempos modernos, revisando las bases de cada uno (o falta de ellas) describiendo su presentación en los medios, y presentando luego la correcta y precisa información científica sobre cada tópico. La actual publicación, El TOP TEN de los Miedos Infundados del 2004, está organizado en líneas similares.

Las historias sin fundamentos, o aquellas basadas únicamente en hipérboles, centran la atención en riesgos hipotéticos y distraen la atención de los problemas reales. Mientras que reconocemos que la cobertura mediática de las historias sobre la salud es necesariamente breve, y no puede tomar en cuenta todos los matices de la investigación médica y científica, hay un considerable espacio para mejoramiento en reportar informes sobre la salud — en particular cuando se refiere a diferenciar entre hechos científicos y exageraciones desinformantes.

No estamos solos en esta posición. Una encuesta en la Asociación Médica de Canadá en 1999 encontró que el 66% de los médicos canadienses creían que la cobertura que los medios hacían de la salud pública no era precisa. [2] Desde que se hizo esa encuesta, la cobertura no ha mejorado, de acuerdo a un editorial en el New England Journal of Medicine. [3] Específicamente, el Dr. Edward Campion, autor del editorial, notó que a causa de que la mayoría de los informes están basados en descubrimientos en la investigación de científicos expertos, el público tiende a poner mucha credibilidad en lo que leen en la prensa y otros medios acerca de las historias sobre la salud. Llama a tener precaución, sin embargo, ya que “hay una tendencia en los informes sobre asuntos de la salud en describirlos como algo excitante, grandes avances, o como inminentes y amenazantes peligros.” Esta característica, especialmente combinada con informes anecdóticos de curas asombrosas o nuevos “riesgos” recientemente descubiertos, puede confundir y desinformar a los consumidores sobre la relevancia de una historia en particular para sus vidas o su salud. Y el alcance de las historias puede ser enorme. Por ejemplo, Campion nota que un solo informe de una investigación dio por resultado 340 historias en la prensa. [4]

Al revisar las historias del año 2004 para este reporte, hemos encontrado varias características que hicieron a muchas de ellas menos que confiables:
  • Se ignora el básico principio de la toxicología que “La dosis hace al veneno.” Algunas historias sugieren que la más mínima dosis de una toxina o sustancia química es una amenaza significativa para la salud humana. La implicación incorrecta es que la única manera que hay para enfrentar al supuesto riesgo es eliminarlo completamente a las sustancias declaradas riesgosas de los alimentos, aire, agua, juguetes y cualquier otro producto de los consumidores.

  • No se comprende o se malinterpreta una correlación estadística para hacer creer que existe una conexión entre una condición observada y un riesgo para la salud. Un buen ejemplo es el alboroto de preocupación sobre la posibilidad de que el aparente aumento de la incidencia del autismo en niños está ligada a las vacunas. Como explicamos en este documento, el hecho que el autismo tiende a emerger a más o menos la misma edad en la que a los niños se les aplican diversas vacunas no quiere decir que las vacunas causen la enfermedad.

  • Se supone que si grandes dosis de una sustancia dada a los animales causan cáncer o daños reproductivos, entonces minúsculas dosis de esa sustancia causarán los mismos resultados en los humanos. El ACSH ha denunciado de manera repetida a la falacia de predecir riesgos de cánceres humanos basados en estudios sobre animales. Por ejemplo, nuestro clásico Menú de las Fiestas detalla a los numerosos cancerígenos animales que están presentes de manera totalmente natural en nuestros alimentos, pero que lo están en tan pequeñas cantidades que no resultan perjudiciales en absoluto. Más aún, una sustancia que es cancerígena en una especie, no lo es en otra. Hasta las especies estrechamente relacionadas como las ratas y ratones pueden diferir en reacciones a una sustancia química determinada. Un examen más detallado de este tema estará muy pronto disponible en el libro del ACSH La Guerra de Norte América contra los Cancerígenos: Reevaluando el Uso de Ensayos con Animales para Predecir el riesgo de Cáncer Humano,”

  • Se presenta únicamente un solo lado del tema relacionado con la salud. Las reiteraciones de información incorrecta en la prensa popular puede llevar a los consumidores suponer que ciertos consejos sobre la salud son apoyados por el grueso de los científicos, cuando en realidad no es así. Así, la información debería ser presentada en contexto, y si es controvertida, se deberían exponer ambos lados del argumento. Un ejemplo de este tipo de reportajes desequilibrados es presentado en nuestra sección referida a las sustancias químicas en los cosméticos. Una cantidad de sitios de Internet discuten a los ingredientes en los cosméticos como si todo el mundo diese por aceptado que son cancerígenos para los seres humanos – cuando en realidad no es el caso.

  • No se reconoce que pueden haber riesgos asociados con no usar un producto a causa de miedos exagerados. Por ejemplo, evitar que los niños sean vacunados contra varias enfermedades a causa de miedos sin fundamentos que afirman que las vacunas portan el real riesgo de aumentar la ocurrencia de esas enfermedades.
Habiendo notado estas deficiencias en numerosos informes sobre la salud pública, el ACSH debe hacer énfasis también en que algunas veces, los medios hacen un esfuerzo para ser balanceados y aconsejan a los lectores cuando la información es preliminar. Aplaudimos esos esfuerzos y nos gustaría verlos aplicados con mayor amplitud.

Es nuestra esperanza de que esta redada de miedos infundados del 2004 alentará a los consumi-dores a ser escépticos la próxima vez que un informe haga una gran alharaca sobre el descubri-miento de una nueva amenaza química o una cura milagrosa, y esperamos que también lo sean los periodistas y los editores.

EL TOP TEN
(1)     Las Vacunas Pediátricas y el Autismo
(2)     PCB en el Salmón Cultivado y el Cáncer
(3)     Los Teléfonos Celulares Causan Tumores Cerebrales
(4)     Lámparas de Noche y Leucemia
(5)     Sustancias Químicas en los Cosméticos
(6)     Mercurio en Peces y Mariscos Causa Problemas Neurológicos
(7)     Los Antibióticos Causan Cáncer de Mama
(8)     El Teflón Causa Problemas en los Humanos
(9)     Las Gaseosas Causan Cáncer de Esófago
(10)   Hamburguesas de Queso Provocan Cardiopatías

          Bono Extra No 1: Desodorantes y Anti Transpirantes Causan Cáncer de Mama
          Bono Extra NO. 2: Los Plásticos Causan Cáncer

REFERENCIAS

1. http://www.acsh.org/publications/pubID.154/pub_detail.asp

2. Canadian Medical Association. Cobertura de los medios de temas de salud a menudo inexactas, MDs report. CMAJ 1999;161:361.

3. Campion EW. Investigación médica y los medios de prensa. N Engl J Med 2004;351:23.

4. Ibid.


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?




No se enoje!
Sólo díganos su opinión!

Nombre:
Email:
Comentarios: