Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Plomo y delincuencia:
Más ciencia basura

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Abril 22, 2009

La epidemiología es una de las disciplinas científicas donde hallar la causa para un efecto obser-vado pocas veces lleva a un resultado satisfactorio. En la mayoría de los estudios epidemiológicos se dejan sin analizar decenas de otros factores que pueden tener una influencia significativa.

En la excelente página informativa de Ecuador Ciencia informan de un estudio que culpa a la delincuencia y comportamiento antisocial a la exposición al plomo. Veamos qué dice la información y luego comentaremos sobre ella.

Descubren en Brasil asociación entre exposición
al plomo y comportamiento antisocial

Ecuador Ciencia.com
Publicado: Lunes, 20/4/2009

Una investigación brasileña descubrió la existencia de un vínculo directo entre la exposición de los seres humanos al plomo y el comportamiento antisocial de algunos adolescentes.

El estudio fue reconocido con un premio de la Unión Internacional  de Toxicología, informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investiga-ción  en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), que financió parte del proyecto.

La asociación entre la contaminación con el metal y los comporta-mientos antisociales fue confirma-da por la dentista Kelly Polido Kaneshiro en la tesis que presentó para aspirar al título de doctora por la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Sao Paulo.

Kaneshiro analizó la concentración de plomo presente en el  esmalte dental de 173 adolescentes de entre 14 y 18 años de edad  residentes en barrios de familias pobres en Bauru, municipio en el inte-rior del estado de Sao Paulo. El esmalte de los dientes fue escogido como marcador biológico de la presencia de plomo debido a que refleja la exposición al metal.

"Verificamos una fuerte asociación entre la exposición al plomo y el desarrollo de problemas psi-quiátricos en la muestra analizada, entre los cuales problemas de socialización, violación de reglas sociales y quejas somáticas, que son problemas de salud sin una causa médica conocida", explicó la investigadora. De acuerdo con Kaneshiro, los resultados de su estudio corroboraron los de inves-tigaciones ya realizadas en Estados Unidos sobre la influencia del plomo en comportamientos anti-sociales entre adolescentes.

"Pero es la primera vez que se confirma esa relación en Brasil, por lo tanto dentro de una realidad socioeconómica y cultural muy diferente de la estadounidense", explica. "En los países del hemisfe-rio norte la contaminación por plomo ya venía siendo asociada a la violencia urbana y a la reduc-ción del rendimiento profesional en la fase adulta", según la especialista.

De acuerdo con el estudio, la exposición al plomo resultó ser uno  de los factores de riesgo más determinantes en el surgimiento de  problemas de comportamiento entre los adolescentes. "Los varios efectos perjudiciales a la salud causados por la contaminación por plomo y confirmados por la investigación alertan sobre la necesidad de desarrollo de políticas públicas que prevengan la contaminación de la población brasileña por ese metal", afirmó.”

Noticia completa en Xinhua (China)
Antecedentes

El tema de la toxicidad del plomo y sus efectos sobre la salud humana fue profundamente estudiado por el Dr. Zbigniew Jaworowski, y sus conclusiones fueron publicadas hace muchos años y son las bases sobre la que escribí el Capítulo 8 “El Plomo de las Naftas: Un Mito Costoso”, de mi libro Ecología: Mitos y Fraudes, que debería leerse para comprender la pobre ciencia usada por el estudio de la Dra. Kaneshiro.

Dicho estudio deja fuera de análisis muchos factores que podrían tener mucha mayor incidencia que el plomo sobre la delincuencia, como factores sociológicos, mucho más importantes que el de una sustancia. Es claro que un estudio entre las favelas de Baurú, Sao Paulo –verdaderos enclaves de la delincuencia Paulista, donde se refugian y tienen bastiones casi inexpugnables los traficantes de droga, se hallarán más jóvenes con comportamiento antisocial que entre los jóvenes de la clase media o alta, lleven o no amalgamas de plomo y mercurio en sus muelas.

En el asunto de las naftas o gasolinas con tetraetilo de plomo –ahora prohibidas- los estudios “científicos” dejaban de lado el hecho irrefutable que la fisiología de la absorción del plomo en el organismo se realiza por medio de la ingestión en los alimentos o el agua y no por la vía respiratoria, por lo que las emisiones del plomo de los automóviles no son el factor causante de ninguna afección en los seres vivientes. También se absorbe el plomo por vía cutánea, fenómeno observado entre los antiguos linotipistas de imprenta que manipulaban tipos de plomo para armar las planchas de impresión. La enfermedad causada se llama “saturnismo” y sólo se observa actualmente entre operarios que manipulan plomo sin la protección cutánea adecuada, como en pequeñas fábricas de baterías de automóviles.

Se deja de lado en el tema de las gasolinas el hecho de que mientras que la producción mundial de plomo aumentó vertiginosamente desde 1929, cuando comenzó el uso del tetraetilo de plomo como agente anti-detonante de las gasolinas, desde 25.000 toneladas en 1930 a más de 270.000 toneladas en 1970, y un pico máximo de 640.000 toneladas anuales de plomo para las gasolinas en 1971, la disminución de la concentra-ción de plomo en el organismo de los humanos en países donde las emisiones eran mayores disminuyó de manera impresionante. No hay una relación entre el plomo de las gasolinas y su absorción por el organismo.


En los tiempos medievales y hasta el fin del siglo 19, la intoxicación sub-aguda de plomo había alcanzado dimensiones pandémicas. Esto fue el resultado del uso extendido de utensilios y vajillas de peltre y de los compuestos de plomo empleados normalmente en las medicinas. La subsiguiente declinación del ingreso de plomo al organismo ocurrió durante el mismo período en que la produc-ción global de plomo metálico creció 100 veces y la producción de plomo para las gasolinas subió de cero a 640.000 toneladas anuales.

Dice la Dra. Kaneshiro:

"Verificamos una fuerte asociación entre la exposición al plomo y  el desarrollo de problemas psiquiátricos en la muestra analizada, entre los cuales problemas de socialización, violación de reglas  sociales y quejas somáticas, que son problemas de salud sin una  causa médica conoci-da", explicó la investigadora.” … "En los países del hemisferio norte la contaminación por plomo ya venía siendo asociada a la violencia urbana y a la reducción del  rendimiento profesional en la fase adulta", según la especialista.

Este comentario es una constante en el alarmismo de la ciencia basura. Algo “viene siendo asociado” con alguna cosa. La asociación o correlación entre 2 fenómenos no es de ninguna manera evidencia de una causa y un efecto. Son necesarias evidencias concretas de un mecanismo que establezca la existencia de una “causa” y su conexión con el “efecto”. Por ejemplo, una observación de que en los baños turcos se observan muchas personas obesas podría llevar a la conclusión de que el vapor del recinto causa la obesi-dad. O que las bebidas tipo Pepsi Diet causan obesidad porque todos los “gordos” la beben en lugar de las ricas en azúcar.

La Dra. Kaneshiro hasta tiene bajo sus narices un factor del tamaño de un Jumbo Jet 747 cuando dice: "dentro de una realidad socioeconómica y cultural muy diferente de la estadounidense." Pero ha preferido ignorar "al caballo muerto en el living", y culpar a una sustancia muy usada por la industria, algo mucho más políticamente correcto que culpar a una realidad social.

Es una tontería, por supuesto, pero es el tipo de correlación demostrada en el estudio de la Dra. Kaneshiro y el plomo en los dientes de jóvenes delincuentes y antisociales de las “favelas” de Baurú, Sao Paulo, donde lo extraño y excepcional es encontrar un joven que no sea antisocial y tenga vocación de sacerdote. La misma conclusión puede obtenerse haciendo un estudio sobre el plomo de las dentaduras en los reclusos en las prisiones del mundo y el comportamiento antisocial, o que la correlación entre un cargo político y la deshonestidad demuestra que existe una causa/efecto. Sólo ciencia basura.

Para comprender cabalmente qué es y que se puede esperar de los estudios epidemiológicos es fundamental leer nuestro viejo artículo de 2002 sobre el tema: Cómo entender los estudios científicos y la epidemiología donde no le quedarán dudas sobre la pobre metodología científica practicada por ese estudio de la dentista Brasileña. Odontología no es Epidemiología, y dentistas metidos a epidemiólogos deberían haberse especializado durante muchos años antes de meterse en camisa de once varas.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Riesgos               Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?




Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?