POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Señor, Sálvanos de los Factores de Impacto!

    William M. Briggs


    Diciembre 12, 2013

    Randy Scheckman, un Pez Gordo en las ciencias, está en lo cierto: la gente usa al “sitio de publicación como un proxy de calidad de ciencia”. “Dónde” está publi-cado el estudio cuenta más que “lo que el estudio es” o lo que dice.

    Esto es de Scheckman: “La manera en que revistas como Nature, Cell o Science están dañando a la ciencia: Los incentivos ofrecidos por las revistas más impor-tantes distorsionan a la ciencia, de la misma manera que los grandes premios distorsionan a la banca,” en el The Guardian del lunes pasado.

    Otras frutillas para el postre:

    “Las estructuras prevalecientes de la reputación personal y la promoción profesional significan que las mayores recompensas a menudo surgen de los trabajos más llamativos, no de los mejores.”

    O el trabajo que trae esa sobrecarga, baby! A juzgar por el dinero por sí solo, el principal negocio de los colegios son dos: exprimir dinero de Leviatán y el deporte. Todo lo demás viene rezagado.

    "Aunque las revistas [lujosas] publican muchos trabajos sobresalientes, ellas no publican sólo estudios sobresalientes.

    Manténgase apartado de especialmente cualquier cosa caliente, actual, “sexy”. Es muy probable que estos papers sean pura basura.”

    Las marcas exclusivas son luego vendidas mediante un truco llamado “factor de impacto” –una califi-cación para cada revista, midiendo la cantidad de veces que sus papers son citados en investigaciones subsiguientes.

    Es común, y alentado por muchas revistas, que la investigación sea juzgada por el factor de impacto de la revista que lo publica. Pero como la calificación de la revista es un promedio, dice muy poco acerca de la calidad de cualquier pieza individual de investigación. Más todavía, las citas son algunas veces –pero no siempre- ligadas a la calidad. Un paper puede volverse muy citado porque se buna ciencia –o porque es atractivo, provocativo o equivocado. Los editores de las revistas científicas de lujo saben esto, de manera que aceptan estudios que harán olas porque exploran temas sexys o hacer afirmaciones desafiantes. Esto influencia a la ciencia que hacen los científicos. Construye burbujas en campos que están de moda, donde los investigadores pueden hacer las afirmaciones más osadas que estas revistas quieren, mientras que desalientan a otros trabajos importantes tal como la replicación de estudios.

    Amén, amén, y amén! Mucho más tiempo, especialmente en las vastas aguas estancadas intelectuales, como la educación y similares, en la replicación a la carta de los llamados estudios fundacionales, es decir, esos trabajos que todo el mundo cree que son ciertos pero que nunca han sido comprobados con precisión. “Casi” comprobar no es comprobar, dicho de paso.

    Y preste atención: el “factor de impacto” –que debería de medir la fuerza con la que impacta en el tarro de basura (es un chiste…)- es nada más que un débil, tibi indicador de la calidad de sus papers. Pero es una muy buena opi-nión sobre lo bueno que es la revista. Lo que la gente común no comprende es que, cuando el factor de impacto de una revista están en aumento, más científicos comienzan a enviar papers pensando que “Hey, es bueno intentarlo.” Muy pronto, tener un paper publicado allí se convierte en la cosa importante. “¿Escuchó que fulano tiene un nuevo paper publicado en JASA?” Que salió publicado en una revisa lujosa es todo lo que importa y lo único que es recor-dado. De qué trataba el paper es algo secundario. Todo se reduce al dinero, por supuesto. Mientras se tenga más papers citados, mayor será la chance de obtener ese plus en dinero. Pero no importa.

    Un grupo en el que yo estaba publicó un paper en JAMA (o era Lancet?). Los egos que manejaban el lugar no sólo enviaron una carta de aceptación sino también una invitación para tener la página frontal del artículo en bronce (a un elevado costo) y enmarcado y “adecuado para ser colgado.” No les estoy bromeando.

    Ahora, eso es ciencia.

    ¿La Solución?

    Hay una manera mejor, a través de la nueva camada de revistas de acceso abierto que son libres para que los lea cualquiera, y no tienen suscripciones caras para promover. Nacidas en la web, ellas pueden aceptar todos los papers que alcancen las normas de calidad, sin tapas artificiales. Muchas son edita-das por científicos que trabajan, que pueden evaluar el valor y la calidad de los papers sin tener en cuenta a las citas.
    Esto está OK, pero lo que Schekman olvida es que las publicaciones con acceso abierto son “pago por el uso”: los científicos tienen que pagar “cargos de página” para que su trabajo aparezca publicado. Esto deja afuera a tipos como Su Humilde Servidor que no tiene becas, ni subsidios, ningún ingreso, y ningún apoyo de secretarios.

    Ligeramente mejor, y la posición adoptada (hasta ahora por casi el 100%) por físicos y matemáticos es depositar su “pre-impresión”, como ser, un paper sin edición, en arxiv.org. Es libre para subir archivos, gratis para descargar, lo que garantiza una mayor lectura.

    O uno podría lanzar sus ideas en algún lugar público, como un blog. Alrededor de 70.000 personas se caen por aquí; no estoy seguro de que 7 personas hayan leído los papers oficiales que yo escribí. Aquí también hay un montón de abierto, cordial, revisión por pares: más que en cualquier revista.



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Política              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?