Hora de Córdoba

Contador De Visitas

PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS
Sustancia Negra fetal y la Dra. Hilda Molina
El Dr. Menguele en Argentina

Este tema es tan desagradable para cualquier persona con sentimientos humanos, que no tengo las “tripas” necesarias para extenderme sobre el mismo. Ya conocía los detalles desde hace unos cuatro años gracias a nuestro miembro cubano de FAEC, el biólogo molecular Carlos Wotzkow, quien tiene a su cargo la sección “Ecología en Cuba.” Pero esto ya supera los límites de este sitio y no podemos seguir mirando para otro lado. Dejaré que sean los diarios y los blogs de calidad informativa como Libertad Digital.com quienes informen a los lectores de Mitos y Fraudes. --Eduardo Ferreyra.




Víctor Llano

Noticias de Cuba
Sustancia nigra fetal

http://www.libertaddigital.com/opiniones/opi_desa_24022.html

“son muchos los que sospechan que la tiranía castrista no sólo trafica con drogas, prostitutas y esclavos, también con embriones humanos que obtiene gracias a los cien mil abortos que se practican en Cuba”

por Víctor Llano - Columna publicada el 28 de marzo, 2005

Siempre ha sido un buen negocio traficar con propiedades robadas. Según el último número de la revis-ta Forbes, la fortuna personal de Fidel Castro alcanza los 550 millones de dólares, por lo que es cinco veces más rico que hace dos años. El líder de la robolución ha obtenido gran parte de su capital de las tiendas de recuperación de divisas, donde el 50% de los cubanos gastan los pocos dólares que reciben de sus familiares en el extranjero. Uno de los mayores éxitos de Fidel Castro es haber logrado –gracias a sus rehenes– que los que huyeron de él, continúen trabajando para él.

El verdugo de varias generaciones de cubanos y sus hijos, también se han enriquecido con la venta de vacunas y otros fármacos que exporta la empresa Medicuba. Los cubanos tienen que llevar las medici-nas, la comida, las sábanas y las toallas a los hospitales, sin embargo, sus verdugos son multimillonarios en dólares gracias a la exportación de medicamentos. Es más, son muchos los que sospechan que la tiranía castrista no sólo trafica con drogas, prostitutas y esclavos, también con embriones humanos que obtiene gracias a los cien mil abortos que se practican en Cuba todos los años.

Por su interés, reproducimos los pasajes más significativos de un artículo de Óscar Taffetani que se publicó en Nuevo Siglo:

“Científicos cubanos del CIREN –Centro Internacional de Restauración Neuroló-gica– descubrieron, empíricamente, lo que llaman "sustancia nigra fetal", cons-tituida por las células raquídeas y por el tejido neuronal de un ser humano nonato (vulgarmente, "embrión"). Los científicos cubanos descubrieron también que la sustancia nigra fetal, trasplantada a un individuo adulto, ayuda notablemente a la regeneración del tejido nervioso. “Gracias a la sustancia nigra fetal –uno de sus descubrimientos– el CIREN ganó fama en el mundo entero, por lograr la rehabili-tación cerebral de muchos pacientes. Claro que para que la sustancia nigra fetal pueda trasplantarse, el embrión –el ser humano nonato– debe estar entero y latente (es decir, vivo).”

Horrores como los que relata Taffetani le sirvieron a Fidel Castro para quintuplicar su fortuna en sólo dos años. En Cuba no mueren niños, los matan dentro de las entrañas de sus madres. Tal vez algún día conozcamos hasta dónde llegó la barbarie. Lo que ocurre en los penales castristas puede no ser nada comparado con lo que sucede en las “maternidades”. El régimen no puede ofrecer a los cubanos medi-cinas ni sábanas; sin embargo, desde hace muchos años le sobra sustancia nigra fetal que poner al ser-vicio de millonarios que necesitan regenerar su tejido nervioso.

Los herederos de Fidel Castro harán todo lo que esté en su mano con tal de borrar tanta monstruosidad. Ya lo hacen. La tiranía castrista no permite que Hilda Molina –neurocirujana y ex directora del Centro Internacional de Restauración Neurológica– abandone la Isla de los cien miel abortos anuales. Lejos de los que hoy tiene por carceleros, la muy inquietante doctora Molina podría explicarnos que lo que en el país de las doscientas cárceles y de los cien mil presos llaman interrupción del embarazo, no es otra cosa que el más siniestro de los negocios del Vampiro de Birán.


Desde hace años que hay mucho material en Internet sobre este sórdido caso. Es para preguntarse: ¿El gobierno argentino no lo sabía? ¿Tan enfrascado está su Servicio de “Inteligencia” en descubrir enemigos políticos internos que no mira fuera de las fronteras? ¿O pretendían explotar el caso “humanitario” de la Dra. Molina para apoyar su mentada “defensa de los derechos humanos”. ¿Y que hay de los “Desechos Huma-nos"? Quizás desechos humanos son los embriones usados por Menguele Molina y las jóvenes cubanas que fueron convencidas de que su vida peligraba para extraerles sus embriones. O quizás pronto lo seremos todos quienes creímos en un principio que la “pobre doctora” era una víctima inocente del régimen de Fidel Castro.


http://secretoscuba.cultureforum.net/

La Dra. Hilda Menguele Molina

EL CIREN, LA DOCTORA MOLINA,
Y EL REGIMEN CUBANO

Un secreto de estado

Por: Diario Nuevo Siglo / Argentina

¿Por qué a la Doctora Hilda Molina no le permiten salir de Cuba?

En medio del debate por la actitud del Gobierno cubano que niega a una reconocida médica local la posibilidad de visitar a su familia en Argentina, el diario Nuevo Siglo On Line publicó un artículo según el cual, las verdaderas causas de la retención tienen como punto central el arbitrario negocio del aborto promovido por el Estado.

El artículo afirma que la afectada, Dra. Hilda Molina, pertenece al Centro Internacional de Res-tauración Neurológica (CIREN), una institución patrocinada por el Estado cubano que descubrió la llamada "sustancia nigra fetal", constituida por células espinales y tejido neuronal de em-briones humanos. Esta sustancia, para lograr efectos regenerativos en el tejido nervioso de adultos, debe ser transplantada desde un embrión humano vivo. (realmente se debía ha-blar de células T embrionales).

Fuente: aciprensa.com

Científicos cubanos del CIREN descubrieron, empíricamente, lo que llaman "sustancia nigra fe-tal", constituida por las células raquídeas y por el tejido neuronal de un ser humano nonato (vulgarmente, un "embrión"). Esos científicos cubanos - como la doctora Hilda Molina, a quien el Estado cubano no quiere dejar salir ni por unas horas -, descubrieron también que la sustancia nigra fetal, trasplantada a un individuo adulto, ayuda notablemente a la regeneración del tejido nervioso.

Gracias a la sustancia nigra fetal -uno de sus descubrimientos- el CIREN ganó fama en el mundo entero, por lograr la rehabilitación cerebral de muchos pacientes. Claro que para que la sus-tancia nigra fetal pueda trasplantarse, el embrión -el ser humano nonato- debe estar entero y latente (es decir, vivo).

Respuestas:

A las preguntas que cualquier interesado en los servicios del CIREN podría hacerse, contesta el mismo director de la institución, el doctor Julián Álvarez, en un libro promocional titulado "Arte-sanos de la Vida" (Cooperativa Cinco Continentes, 1995, puede conseguirse en cualquier Con-sulado Cubano) .

Por ejemplo, a la pregunta sobre el "donante" de sustancia nigra fetal (que vendría a ser la madre del ser humano nonato, ya que éste no está en condiciones de decidir), y la posibilidad de encontrarlo justo en el momento en que el paciente a trasplantar está internado en el CIREN, Álvarez responde:

"Actualmente, se realizan unas 100 mil interrupciones (abortos) anuales. El CIREN se encuentra en capacidad por ello de obtener con relativa facilidad el tejido embrio-nario, para su empleo en estos tratamientos...". El gobierno cubano, de paso, utiliza estos 100.000 abortos para sus estadísticas de la baja mortalidad infantil en Cuba.

A la pregunta sobre la operatoria tipo en esta clase de trasplantes, Álvarez contesta:

"El día programado para realizar un neuro trasplante, un equipo de especialistas de nues-tro centro se traslada a una maternidad de Ciudad de La Habana, donde cada día se realizan decenas de interrupciones. Así se obtiene el tejido embrionario, siempre después de la aprobación de la donante, que se transporta de inmediato y en las condiciones requeridas a nuestra institución...".

Todos los que conocen las interioridades de la vida en Cuba saben que las "pacientes" no pue-den decidir nada al respecto. Muchos de los abortos o "interrupciones" se hacen de acuerdo a las necesidades del CIREN.

Si alguien pusiera reparos de orden moral o pensara -con sentido común-que una tasa alta de abortos en Cuba es conveniente a las necesidades del CIREN, entonces se encontrará con esa misma argumentación que oímos cada vez que se plantea el debate en nuestras tierras:

"Antes de 1959 el aborto era ilegal, lo que generaba numerosas muertes, sobre todo en mujeres de poco poder adquisitivo (...). El triunfo revolucionario (...) abrió las puertas para el establecimiento del derecho pleno a la planificación familiar. De ahí que (...) se autorizara gratuitamente la interrupción de embarazos en centros hospitalarios, a fin de ofrecer solución a los fracasos generados por los medios contraceptivos...".

A quienes vemos con temor ciertos publicitados "avances" científicos como la clonación humana y la posibilidad de desarrollar seres humanos "de repuesto", argumentaciones como la del doctor Álvarez nos producen sencillamente terror.

Terror

A quienes hemos estudiado un poco los excesos " positivistas" de la ciencia del siglo XIX, así como las deformaciones terribles que se produjeron durante el nazismo (recordar al Dr. Mengele) y durante el stalinismo (que para "refutar" a Freud y a Darwin decidió entronizar a Pavlov y a Lisenko), exposiciones amenas como la del doctor Álvarez nos producen terror.

También nos producen terror hechos como el comercio ilegal de órganos (órganos que se ex-traen con consentimiento o sin él, de las más desvalidas criaturas de nuestros pobres países), hechos como el robo y la venta organizada de bebés y tantos otros crímenes que a veces la crónica diaria ni siquiera registra, y que cuando son muchos se transforman en fría estadística. (Los casos de asesinatos de mujeres en Tijuana parecen estar ligados a negocios de este tipo y otros muchos países de A. Latina sufren de este indigno y brutal “comercio”.)

Pero estos últimos -cabe hacer la diferencia- son ilícitos. Están penados por la ley. Y si la ley no se cumple, nos queda la esperanza de lograr que un día sí se cumpla.

Las "interrupciones" cubanas que abastecen diariamente al CIREN de "sustancia nigra fetal", en cambio, son legales y patrocinadas por el Estado. Un Estado al que -digámoslo sin ambages-una planificación familiar que fuera muy, pero muy exitosa (en la que cada mujer cubana tuviera fá-cil acceso a un dispositivo intrauterino, por ejemplo), sería inconveniente...

¿Qué haría un centro de excelencia como el CIREN, que tantos euros y dólares le representa al erario cubano, si bajara la tasa de "interrupciones"? ¿Tendría que asociarse con la clandes-tina secta de los Raelianos, para producir sustancia nigra fetal de otro modo? Son sólo conje-turas.

La reflexión sobre el CIREN y sus métodos viene a cuento, como es obvio, del caso Hilda Molina, que tantas dudas, contramarchas y renuncias le están costando al gobierno.

Tal vez en la Casa Rosada -como se difundió- haya caído mal el categórico "no" de Fidel Castro al pedido humanitario de nuestro presidente (Argentina) en relación con el permiso para que la doctora Molina pudiera venir a ver a sus nietos a Buenos Aires.

Secreto de Estado

Pero la doctora Molina es el CIREN. Y decir CIREN en Cuba es decir un bien estratégico. Y un secreto de Estado.

¿Qué pasaría si la doctora Molina, una vez afuera de la isla, decidiera quedarse a vivir con su hijo y sus nietos en otro país? ¿Qué pasaría si decidiera escribir sus memorias, o acaso revelar alguno de sus " secretos de Estado"?

Esa es la parte de abajo del iceberg. La que no se ve.

Porque lo que la diplomacia cubana no se anima a decir -ya que sería muy difícil de decir, en lenguaje diplomático-, es que la doctora Molina, con sus conocimientos, su memoria y sus secretos, pertenece al Estado, pertenece "a la Revolución". Lo mismo que millones de cubanas. Lo mismo que cientos de miles de cubanos nonatos.

Diario Nuevo Siglo / Argentina



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas



Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?