POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Maestro, no olvide llevar su pistola

    Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC
    Diciembre 28, 2012

    ¿Qué está faltando del portafolio de un maestro en EEUU? Una pistola.

    Siempre pasa lo mismo. Después del trágico episodio de la masacre de niños en una escuela en Newton, Connecticut, o de la secundaria en Columbine, o en un campamento de jóvenes en Noruega, los paranoicos anti-armas salen rasgándose las vestiduras aullando exigiendo la prohibición de las armas de fuego. Tiene tanto sentido como aullar por la prohibición o limitación del uso de automóviles, ómnibus y camiones por la cantidad de muertes y lisiados que cau-san todos los años.

    Otros, más sensatos, se han dado cuenta de que la sociedad de hoy no es la misma que la de hace 50 años. Las cosas cambian, unas mejoran; otras empeoran. Y una de las que han empeorado es la faci-lidad que tienen los psicópatas de ingresar a cualquier escuela, shopping, comercio, o estadios públicos y sacarse el gusto de asesinar personas a mansalva.

    Quienes proponen que las armas sean prohibidas creen que las armas matan gente. No es así. Es la gente loca, los criminales, quienes matan gente usando armas, ya sea de fuego, o cuchillos, o mane-jando vehículos de manera irresponsable, o simplemente con palos, piedras o con las manos limpias. El camino a seguir es haciendo que los locos no tengan el campo orégano y puedan ingresar libre e impú-nemente a sitios donde hay víctimas que saciarán sus terribles instintos asesinos. Si no tienen armas de fuego lo harán con lo que encuentren a mano, probablemente cócteles Molotv, o granadas de mano, o cartuchos de dinamita.

    Una propuesta sensata

    El presidente de la Asociación Americana del Rifle, NRA, ofrece una sensata propuesta de poner guar-dias armados en cada colegio, escuela o universidad –y los “políticamente correctos” le saltaron a la garganta. “Una visón paranoica, distópica,” dijo el alcalde de Nueva york, un rabioso abolicionista de las armas, Michael Bloomberg, y también un perfecto retrasado mental en muchos aspectos. El sena-dor Demócrata de Connecticut, Chris Murphy, siguiendo la clásica ceguera de la izquierda ante la rea-lidad, dijo que “Es la declaración más repulsiva que he visto.”

    Pero el problema que veo en la propuesta del NRA es que no va lo suficientemente lejos. Por alguna razón, casi nadie está dispuesto a admitir lo obvio, que los pobres niños de esa escuela de Newton, o Columbine, podrían haberse ayudado a ellos mismos, sólo si se les hubiese permitido. Pero la ley que ordena que los campus de universidades y escuelas sean “áreas libres de armas”, sólo la obedecen los ciudadanos honestos que no andan matando niños ni personas porque sí. Los locos y psicópatas las ignoran, y se alegran que esa ley les deja el campo libre, lleno de personas, niños y mujeres totalmente indefensos. Saben que no habrá nadie allí que los pueda detener. Por eso es que no atacan estaciones de policía o cuarteles. Quizás sean locos, pero no son estúpidos!

    Ha llegado el tiempo de dejar los remilgos de lado y permitir que la gente indefensa pueda defenderse ya que la policía y las “benévolas” autoridades no lo hacen. Si a los maestros de esas escuelas se les hubiese permitido llevar armas consigo es dudoso que alguien hubiera ni siquiera intentado esa clase de asalto que los victimizó absurdamente. Si lo hubiesen permitido, el poder de fuego combinado de 20 o más adultos armados en el colegio lo habría impedido casi en el acto, y de manera mucho más efectiva que una patrulla del 911 llamada por teléfono y con una demora de 5 o 10 minutos en acudir.

    Por supuesto, no se propone que se le den armas a los niños del jardín de infantes o de la primaria o secundaria. Ellos necesitan entrenamiento, y el tiroteo de Newton demuestra lo deficientes que son las escuelas al respecto. En casi todas las escuelas no se puede uno graduar sin haber cumplido con ciertos requisitos relacionados con las matemáticas, gramá-tica, educación física, y hasta idiomas extranjeros. Pero todos los años las escuelas y cole-gios liberan a miles de niños y jóvenes que no tienen la menor idea de lo que es hoy un requisito imprescindible para sobrevivir en la actual sociedad: la defensa personal, armado o desarmado. Se les enseña a los niños a “defenderse en la vida” con las matemáticas, o la historia, la geografía, la contabilidad, o cursos en las universidades. Pero no se les enseña a defenderse de los peligros que acechan en la calle todos los días, y de los problemas que ingresan a la fuerza en sus casas cuando menos lo esperan.

    Hacemos que las vacunas sean obligatorias para la mayoría de los niños, ¿Por qué no el entrenamiento con las armas de defensa? Debería de enseñárseles a los niños de jardín lo que son las armas, el peligro que entraña no saber usarlas, o usarlas de manera descuidada. Las armas de fuego son peligrosas, pero mucho más lo son en manos de los criminales. En mi caso particular, mi padre me enseñó el uso de las armas de fuego, y más que los muchos premios que gané en concursos de tiro y campeonatos, mi gran placer fue que jamás se me escapó un disparo, ni jamás apunté a nadie con un arma… por lo menos a alguien que no lo merecía.

    Algunas familias, como la de los pacifistas u “objetores de conciencia”, estarán exentas de que sus hijos reciban entrenamiento en defensa personal y armas de fuego. Será su responsabilidad la de hacer que sus hijos sean capaces de defenderse cuando llegue la ocasión. Pero sus hijos estarán protegidos, por lo menos en la escuela, por los maestros y guardias que tenga un arma para defender a sus alum-nos. No se propone que los niños estén armados en la escuela, por supuesto, porque todavía no pue-den discernir entre lo correcto que es usar un arma para defenderse de un asesino, y el usar su arma para defenderse de un compañerito matón que les molesta.

    Hasta los más recalcitrantes opositores a la armas de fuego pueden ver que ni siquiera con la enorme cantidad de armas que tienen las fuerzas armadas, la policía y la gendarmería, no pueden garantizar a los ciudadanos la seguridad que merecen, para la que pagan impuestos y que no reciben. No hay ninguna legislación posible que proteja a la gente en la calle o los niños en las escuelas de los ataques de criminales o psicópatas armados, para quienes las prohibiciones de armas no les afecta en lo más mínimo. Es hora de comenzar a usar el sentido común.

    Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?