POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra


Click to get your own widget
Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


La Rioja: Agredido por pensar distinto

Carta de Un Joven Estudiante de Geología:



Matías Vaca – Estudiante de la carrera de Geología de la UNC.

Manifestarse es poner en público conocimiento una idea, un deseo, un anhelo. Tomar parte o no de una postura general. Hacer evidente una situación o simplemente dar a conocer algo. También se entiende como un derecho fundamental de cualquier ciudadano, cuyo sustento se encuentra en la democracia que vivimos todos los días.

El viernes 20 de Agosto de 2010, se realizo en la ciudad capital de la Rioja una manifestación Anti Minería, que gozó de todas las garantías democráticas, además de los alcances expuestos en la definición de manifestarse. Ese día, junto con muchos compañeros de trabajo, nos encontrábamos desarrollando nuestras tareas habituales en el edificio de la Dirección General de Minería de la Provincia de la Rioja. Particularmente me encuentro desarrollando tareas de investigación en el departamento de geología de dicha institución, donde entre otras actividades, investigamos las cuencas hídricas de la zona y su relación con el aporte de áridos en los cauces de los ríos de la provincia, actividad natural que alimenta las canteras de las cuales proveemos a la industria de la construcción, y que como actividad industrial también se encuentra dentro de la minería.

Ese día, alrededor de la 11:00 escuchamos sonidos que anunciaban la movilización de algunas per-sonas, llegar a la esquina intersección entre Pelagio B Luna Y Catamarca, y motivó nuestra curiosi-dad los cánticos alusivos a la “maldita minería”, por lo que nos acercamos a las oficinas que lindan con la calle Catamarca.

En este contexto, mientras mirábamos y comentábamos con muchas de las personas que tra-bajamos a diario en ese lugar, tratando de bromear entre nosotros para descomprimir un poco nuestra situación de sentirnos atacados en nuestro lugar de trabajo por lo imprope-rios con que se dirigían a quienes estamos relacionados con la actividad, vimos una serie de acciones que me despertaron inquietudes y zozobras que quiero plasmar en esta breve lectura de opinión.

Entendiendo como máximo derecho ciudadano la posibilidad de pensar diferente y expresarlo, pero me pregunto ¿cuál es el límite de dicha expresión?: ¿Es justificable entrar a una oficina pública e instigar con varias cámaras de video a las personas que trabajan ahí?; ¿Es justificable agredir de manera verbal y gestual a trabajadores que simplemente piensan distinto?; ¿está bien generar miedo a simples trabajadores, teniendo como motivo solo la diferencia de ideas?

En mi familia siempre me motivaron el pensamiento crítico y a defender mis ideas en el marco del respeto y de la absoluta comprensión que pensar distinto no nos hace enemigos, de hecho todos los días descubro quienes piensan como yo y quienes no comparten mis criterios, en mi entorno familiar y fuera de él, pero aún así tengo clara la consigna del respeto y la sana y constructiva discusión. Hace unos años elegí libremente seguir la carrera de geología y hoy tengo la suerte de estar terminando, esta decisión y todos los conocimientos que día a día voy adquiriendo, me generaron una posición favorable respecto a la minería como motor de desarrollo provincial. Dentro de esta postura podemos discutir un montón de cosas y seguramente en muchas estaremos de acuerdo y en muchas no, pero nunca, sea cual fuere el contexto, pensé que iba a sentir miedo por pensar de esta forma.

Este vienes, sentí miedo, y como joven y futuro profesional que se quiere quedar en esta maravi-llosa provincia donde tengo mis amigos, mi familia y mis afectos, se me genera la pregunta ¿tene-mos que tener miedo los que trabajamos en relación a la industria minera?

Y la primera respuesta que me ofrece la contundencia de los hechos, es que parece que sí, … ver situaciones que rozan lo violento en una manifestación me origina la duda de dónde empiezan y dónde terminan los derechos, la libertad, la sana convivencia en un estado democrático. Saberme limitado en mi espacio y sin poder siquiera salir a la vereda, porque nos esgrimían gestos amenazantes, me preocupa.

Existe gente que, equivocada, pues no existen basamentos científicos que así lo avalen, han logrado poner a la minería como sinónimo de muerte, han generado un mensaje violento relacionado a una actividad industrial que se desarrolla en el resto del mundo sin ningún problema, siempre escucho que nos vamos a morir todos y demás demagógicos argumentos, y quienes pen-samos distinto debemos someternos al silencio por miedo a manifestaciones propias de la patota y de épocas que los argentinos queremos definitivamente superar, miedo a las pintadas, a la violen-cia inconducente, a todas las actividades intimidatorias que denotan la fragilidad de argumentos que no pueden defender.

Por qué es imposible plantear el debate? Por qué no podemos sentarnos a conversar de diferentes posiciones, … la respuesta se me hace más que evidente.

Esta situación conflictiva que se intenta instalar tiene varias aristas, existe toda una estructura política que impide el desarrollo socio comunal a través de una industria gene-radora de oportunidades que se quiere mancillar. Ninguna discusión debería salir del con-texto de lo racional, lo científico, lo comprobable, lo estadístico, pero claro, los argumen-tos fundamentalistas son más impactantes y permiten manipular conciencias desde la mirada del miedo y la ignorancia.

Sin intención de generar ninguna ofensa, despojado de intereses personales y en contra de todos los consejos de gente querida, me animo a expresarme buscando volver a un marco respetuoso de debate, y hago votos para que nadie más, sea cual fuere su ideología, vuelva a tener miedo de pensar distinto a quienes se expresan de manera violenta, porque estoy convencido que la socie-dad que es sabia y tiene el poder de inclinar la balanza hacia la razón, juzga este tipo de ame-nazas.

Debemos ser capaces de establecer un espacio de discusión saludable y constructiva, que nos permita ser protagonistas activos del destino de nuestra querida Rioja.



Minería y Desarrollo de Catamarca - Agencia de Noticias Responsable: Manuel Suárez - mail: mydec@arnet.com.ar Directora: Elizabeth Berdini - Mail: agencia@mydec.com.ar



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas



Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?