Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Una Mirada más de cerca al movimiento “verde”

Por el Dr. William Campbell Douglass II, MD.

En estos días no hay nada más hipócrita –y si me lo preguntan, directamente estúpido- que el así llamado “movimiento verde” en el país. Se ha convertido en algo repulsivamente de moda entre la elite y los auto-creídos importantes (por ejemplo, la gente de Holywood) el involucrarse en todas las cosas “amigables del ambiente” para reducir su “huella de car-bono” y tener “menos impacto sobre el ambiente”. Estoy hablando de los salva-planetas, abraza-árboles, alarmistas del calentamiento global como Al Gore.

El problema es, la mayor parte de este asunto eco-amigable es un montón de porquerías. El esfuerzo verde está ayudando mucho más a forrar los bolsillos de los mercaderes y corporaciones que a ayuda a salvar el planeta. Es sólo una forma más para los asquerosa-mente ricos de sentirse bien con ellos mismos.

El último ejemplo es el extravagantemente rico ex-Beatle Paul McCartney, que se ha pinta-do a sí mismo como el “Señor Ambiente” a lo largo de los años. McCartney es el propagan-dista para el nuevo, ultra caro Lexus LS600H –el vehículo híbrido al tope de la línea del fabricante de autos de super lujo Honda. Sucede que también hace alarde de un motor de 430 HP que obtiene un nada amigable-del-ambiente-9-km-por litro. Pero aquí está la parte graciosa. Lexus estuvo tan contento con los esfuerzos de McCartney en la promoción del auto que le regalaron un LS600H –y se lo despacharon vía aérea.

De acuerdo con CO2balance.com, el viaje por avión del masivamente lujoso autito de McCartney provocó una huella de carbono que es 100 más grande de lo que hubiese sido si el auto hubiese ido enviado por barco. Esto es el equivalente de manejar SEIS VECES al auto alrededor del mundo.

Dondequiera que mire en este movimiento verde, usted hallará evidencia de una idiotez y contradicción semejante. Recientemente el Sierra Club nombró al Chevy Tahoe el “Auto Verde del Año”, a pesar del hecho que este monstruo de tres toneladas es un voraz comedor de gasolina de 8 km por litro. Pero mientras más se aprende acerca de las iniciativas verdes, más se descubre que ellas tienen menos que ver con el ambiente y más con la manera en que hacen sentirse a los abraza-árboles.

Por supuesto, yo creo que todo este sinsentido absurdo inspirado por el calentamiento global es algo más que una estafa. Estas compañías sin sentido de compensación de carbono (cualquier cosa que sea eso) y las corporaciones verdes están listas para hacer enormes ganancias en caso de que alguna de esas ideas verdes de moda lleguen a convertirse en leyes federales. De la noche a la mañana irán de ser caras compañías para que los hippies ricos se sientan bien, a ser poderosas corporaciones que pueden trasvasarse miles de millones de los dólares de contribuyentes gracias a los mandatos federales. Pero, por supuesto, todo será en nombre de salvar al planeta… de modo que está OK, cierto?

Se espera que la industria verde sea un negocio de $500.000 millones para finales de este año, y todo se trata de marketing. Yo le he escrito antes acerca de los asuntos de las “cosas naturales” y el hecho es que no hay mucho que legalmente defina lo que “natural” significa de manera exacta. Es el mismo caso de las “cosas verdes”. Usualmente uno encuentra que las cosas verdes son más caras, pero no hay ninguna prueba de esas cosas sean realmente mejores para el ambiente que las fabricadas “tradicionalmente”.

Todo está siendo llamado verde estos días… papitas fritas, limpiadores domésticos y hasta el licor.

El “Vodka 360” se autodefine como “el primer licor eco-amigable del mundo” porque está empacado en una botella que usa el 85% de vidrio reciclado! Pero ¿qué hay del grano o el agua que se usó para hacer al vodka en sí? Ellos no dicen nada sobre eso, pero el asunto de la botella reciclada debería bastar para convertir al Vodka 360 en una nueva (y salva-jemente cara) moda. Tontos es lo que sobra. Todos los días nace uno.

Mientras que hay pocas de estas compañías que mientan acerca de cuán verde son sus productos, muchas son tan zorras como el Vodka 360 al usar términos vagos y sin sentido como “amigable del ambiente” en sus embalajes –cuando no existe una definición (legal o de cualquier otra clase) para esos términos.

De hecho, el marketing de falsos productos verdes se hizo tan prevaleciente que hasta hay un término en inglés para ello: “Greenwashing”, que se deriva por extensión de “brainwa-shing”, que es “lavado de cerebros” –causado por la moda verde. Pero un producto en particular que ha causado la ira de los eco-locos es el limpiador del hogar Simple Green, que afirma ser una alternativa no tóxica y más segura que los demás limpiadores. Sin embrago el Simple Green contiene butil-cellosolve –un solvente tóxico que se encuentra en muchos limpiadores tradicionales multi-propósito. Simple Green hasta tiene una etiqueta que advierte a los usuarios no tirarlo “cerca de los desagües de tormenta, océanos, lagos o corrientes de agua.” ¿Y esta es una alternativa más segura?

Este es el punto importante para recordar: no importa cuántos híbridos maneje usted, o cuántas botellas recicladas llenas de vodka se beba, existen enormes extensiones del planeta que se les importa un rábano ser verde –y las próximas Olimpíadas de este año se realizarán en uno de esos países. Y no hay nada que 300 millones de americanos puedan hacer para compensar la huella de carbono de más de 1200 millones de personas en China.

Poniéndome verde de bronca por todas estas tonterías verdes,

William Campbell Douglass II, M.D.

Grabe este artículo como PDF



Deje su comentario sobre el artículo:


Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?