POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS
Millones murieron gracias a la madre del ambientalismo

Paul A. Offit

FEE org
Sábado 17 de junio de 2017

Carson cometió un error crítico y muchas personas murieron como resultado.

El 24 de enero de 2017, PBS transmitió un especial de dos horas sobre Rachel Carson, la madre del movi-miento ecologista. Aunque el programa cruzó la línea de la biografía a la hagiografía, en el caso de Carson, el elogio desenfrenado fue bien merecido, con una excepción.

Rachel Carson fue una heroína estadounidense. A principios de la década de 1960, fue la primera en adver-tir que un pesticida llamado DDT podría acumularse en el medio ambiente, el primero en mostrar que podría dañar a los peces, las aves y otros animales salvajes, el primero en advertir que su uso excesivo lo haría ineficaz, y el primero en predecir que en su lugar deberían usarse medios más naturales de control de plagas, como las bacterias que mataron a las larvas de mosquito.

Desafortunadamente, el documental de PBS no mencionó que en su libro innovador, Silent Spring, Carson había cometido un error crítico, y le costó la vida a millones de personas.

Aclamación literaria de Carson

El 1 de noviembre de 1941, Rachel Carson publicó su primer libro, Under the Sea-Wind. Aunque escrito para adultos, el libro tenía un sentido de asombro infantil. Under the Sea-Wind contó la historia de Silverbar, un sanderling que emigró del Círculo Polar Ártico a Argentina; Scomber, una caballa que viajó desde Nueva Inglaterra a la Barrera Continental; y Anguila, una anguila americana que viajó al Mar de los Sargazos para desovar. "Aquí hay poesía", escribió un crítico.

La mayoría de las personas menores de 40 años nunca han oído hablar de Rachel Carson, pero en los años 60, casi todos los estadounidenses sabían su nombre.

El 2 de julio de 1951, Carson publicó su segundo libro, The Sea Around Us. Dos meses después, The Sea Around Us fue el número 1 en la lista de los más vendidos del New York Times, donde permaneció durante 39 semanas: un récord. Cuando el polvo se asentó, The Sea Around Us vendió más de 1.3 millones de copias, fue traducido a 32 idiomas, ganó el Premio Nacional del Libro y se convirtió en una película. Los editores de los principales periódicos del país votaron a Rachel Carson como "Mujer del año".

En octubre de 1955, Carson publicó su tercer libro, The Edge of the Sea, una guía turística para el aventu-rero casual. El New Yorker lo serializó, los críticos lo elogiaron y al público le encantó: se vendieron más de 70,000 copias, ya que alcanzó el puesto número 4 en la lista de bestsellers del New York Times.

Hoy, la mayoría de las personas menores de 40 años probablemente nunca hayan oído hablar de Rachel Carson. Pero a principios de la década de 1960, casi todos los estadounidenses sabían su nombre.

DDT demoníaco

El 27 de septiembre de 1962, Rachel Carson cambió su tono. Su siguiente libro, Silent Spring, al que llamó su "libro venenoso", fue una polémica enojada, sin restricciones contra los pesticidas: especialmente DDT.

El primer capítulo de Silent Spring , titulado "Una fábula para el mañana", fue casi bíblico, apelando a nuestra sensación de que habíamos pecado contra nuestro Creador. “Había una vez una ciudad en el corazón de América donde toda la vida parecía vivir en armonía con su entorno. Luego, un extraño tizón se arrastró por la zona y todo comenzó a cambiar ... el ganado y las ovejas enfermaron y murieron ... los arroyos no tenían vida ... en todas partes había sombra de muerte ".

Las aves, especialmente, habían sido víctimas de este extraño mal. En una ciudad que una vez "palpitó con decenas de voces de pájaros, ahora no había sonido, solo silencio". Una primavera silenciosa. Las aves no estaban solas en su sufrimiento. Según Carson, los niños sufrieron muerte súbita, anemia aplásica, defec-tos de nacimiento, enfermedad hepática, anomalías cromosómicas y leucemia, todo causado por el DDT. Y las mujeres sufrieron infertilidad y cáncer uterino.

Carson dejó en claro que no estaba hablando de algo que podría suceder, estaba hablando de algo que había sucedido. Nuestra guerra contra la naturaleza se había convertido en una guerra contra nosotros mismos.

En mayo de 1963, Rachel Carson compareció ante el Departamento de Comercio y solicitó una "Comisión de Pesticidas" para regular el uso sin ataduras del DDT. Diez años después, la "Comisión de Pesticidas" de Carson se convirtió en la Agencia de Protección Ambiental, que inmediatamente prohibió el DDT. Siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, el apoyo para el uso internacional de DDT se agotó rápidamente.

El asesino global

Aunque el DDT pronto se convirtió en sinónimo de veneno, el pesticida fue un arma eficaz en la lucha contra una infección que ha matado, y sigue matando, a más personas que cualquier otra: la malaria. Para 1960, debido en gran parte al DDT, la malaria había sido eliminada de 11 países, incluido Estados Unidos. A medi-da que disminuyeron las tasas de malaria, aumentaron las expectativas de vida; al igual que la producción de cultivos, el valor de la tierra y la riqueza relativa.

Decenas de millones de personas han muerto de malaria innecesariamente.

Probablemente ningún país se haya beneficiado más del DDT que Nepal, donde la fumigación comenzó en 1960. En ese momento, más de dos millones de nepaleses, en su mayoría niños, sufrían de malaria. Para 1968, el número se redujo a 2.500; y la esperanza de vida aumentó de 28 a 42 años.

Después de que se prohibió el DDT, la malaria reapareció en todo el mundo:

  • En India, entre 1952 y 1962, el DDT causó una disminución en los casos anuales de malaria de 100 millones a 60,000. A fines de la década de 1970, cuando ya no podía usar DDT, el número de casos aumentó a 6 millones.

  • En Sri Lanka, antes del uso de DDT, 2.8 millones de personas sufrían de malaria. Cuando cesó la fumigación, solo 17 personas sufrieron la enfermedad. Luego, al no poder usar DDT, Sri Lanka sufrió una epidemia de malaria masiva: 1.5 millones de personas fueron infectadas por el parásito.

  • En Sudáfrica, después de que el DDT no estuvo disponible, el número de casos de malaria aumentó de 8,500 a 42,000 y las muertes por malaria de 22 a 320.

Desde mediados de la década de 1970, cuando se eliminó el DDT de los esfuerzos de erradicación mundial, decenas de millones de personas murieron innecesariamente de malaria: la mayoría eran niños menores de cinco años. Si bien era razonable haber prohibido el DDT para uso agrícola, no era razonable haberlo eliminado del uso de la salud pública.

Costeando vidas

Los ecologistas han argumentado que cuando se trataba de DDT, era elegir su veneno. Si se prohibiera el DDT, más personas morirían de malaria. Pero si no se prohibiera el DDT, las personas sufrirían y morirían por una variedad de otras enfermedades, entre las cuales la menor era el cáncer. Sin embargo, estudios en Europa, Canadá y Estados Unidos han demostrado que el DDT no causó las enfermedades humanas que Carson había afirmado.

De hecho, el único tipo de cáncer que había aumentado en los Estados Unidos durante la era del DDT fue el cáncer de pulmón, que fue causado por fumar cigarrillos. El DDT fue posiblemente uno de los repelentes de insectos más seguros jamás inventados, mucho más seguro que muchos de los pesticidas que han tomado su lugar.

Los partidarios de Carson argumentaron que, si hubiera vivido más tiempo, nunca habría promovido la prohibición del DDT para el control de la malaria. De hecho, en Silent Spring, Carson escribió: "No creo que nunca se usen pesticidas químicos". Pero su opinión era que el DDT causaba leucemia, enfermedad hepáti-ca, defectos congénitos, nacimientos prematuros y toda una gama de enfermedades crónicas. Un autor influyente no puede, por un lado, afirmar que el DDT causa leucemia (que, en 1962, era una sentencia de muerte) y luego, por otro lado, esperar que cualquier cosa menos que eso resultaría en una prohibición total del químico.

En 2006, la Organización Mundial de la Salud restableció el DDT como parte de su esfuerzo para erradicar la malaria. Pero no antes de que millones de personas murieran innecesariamente a causa de la enferme-dad.

Reimpreso de The Daily Beast.


Paul A. Offit es profesor de pediatría y director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital de Niños de Filadelfia. Es autor del Laboratorio de Pandora: "Siete historias de la ciencia que salieron mal" (National Geographic Press, abril de 2017).




Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


comments powered by Disqus


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?