POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS

Hora de Córdoba






Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra



EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Clmate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt




    Codicia, Mentiras y Glifosato: Los Papeles Portier


    Comentario de FAEC: lo que sigue, la denuncia sobre el fraude científico cometido por el “experto externo invitado” del IARC, tendría que poner fin y definitivamente al debate sobre el uso y los riesgos del glifosato. Pero sólo podría suceder si los políticos y los reguladores le perdiesen el miedo a la reacción furibunda de las organizaciones de activistas anti OGM, anti transgénicos y anti Monsanto y basaran sus decisiones únicamente sobre la ciencia dura y las evidencias científicas irrefutables. Nuestra misión es impulsar a los responsables de ello suceda expresando nuestro repudio a toda la propaganda anti progreso que está dañando tan fuertemente al desarrollo y el mejoramiento de los niveles de salud y de vida de la humanidad.


    Hank Campbell
    Risk Monger

    Octubre 23,2017

    Esta es una exposición de cómo un científico, Christopher Portier, está degradando la reputación de la ciencia, el consejo sobre regulación científica, y a una agencia del OMS, Organización Mundial de la Salud. Cuestiona al financiamiento, trasparencia y motivación de los campañistas anti-glifosato, al rol del IARC en las prácticas anti corporaciones en Estados Unidos, y la calidad de los científicos que están involucrados en ello. Demuestra cómo toda la campaña anti-glifosato fue construida sobre codicia y engaños.

    Este informe se basa en la declaración de Christopher Portier en las audiencias durante el juicio de responsabilidad relacionado a los casos contra el Roundup de Monsanto (comúnmente conocido como los “Papeles Monsanto”). Portier fue el asesor externo especial del Grupo de Trabajo del IARC que preparó a la infame declaración “el glifosato es probablemente “cancerígeno”. Esta exposición destacará la siguiente información:

    • Durante la misma semana en que e IARC publicó su opinión sobre la carcinogenicidad del glifosato, Portier firmó un lucrativo contrato para ser un consultor en litigios de dos firmas de abogados que se preparaban para demandar a Monsanto en nombre de las víctimas de cáncer causado por el glifosato.

    • Este contrato remuneró a Portier con no menos de $160.000 dólares (hasta junio de 2017) por el trabajo inicial preparatorio como un consultor legal (más viáticos).

    • Este contrato contenía una cláusula de confidencialidad restringiendo a Portier declara con transparencia este empleo a otros con quien tenga contactos. Además, Portier declaró que a él no le ha sido pagado un centavo por el trabajo que hizo sobre el glifosato.

    • Esto quedó claro en los emails provistos en la deposición, que el rol de Portier en movimiento “prohibir al glifosato” ha sido crucial. Él le prometió en un email al IARC que protegería su reputación, las conclusiones de la monografía y que manejaría los rechazos del BfR y EFSA a las conclusiones del IARC.

    • portier admitió en la deposición que antes de las reuniones del IARC sobre el glifosato, donde él sirvió como el único asesor experto externo, nunca había trabajado con, ni tenía experiencia con el glifosato.

    Todavía estoy aturdido como para saber pr dónde comenzar. Quizás con un poco de historia.

    Antecedentes

    El glifosato es un herbicida ligeramente tóxico ampliamente empleado por los granjeros en la Unión Europea para controlar las malezas y permitir las prácticas de la agricultura de conservación que protegen y mejoran la salud del suelo. Esta sustancia de patente ya vencida ha sido usada durante más de 40 años si todavía, en gran medida, suministra lo que los granjeros necesitan, de manera barata y sostenible. Fuera de Europa se usa también en combinación con semillas modificadas resistentes al herbicida (la mayoría bien conocidas como la base para el Roundup de Monsanto usado en asociación con semillas Roundup-Ready).

    En marzo de 2015, el IARC, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, publicó sus conclusiones sobre el glifosato (y varios otros insecticidas), juzgando que el herbicida es 'probablemente cancerígeno'. Esto encendió una ola de campañas en la comunidad de los activistas del ecologismo, las ONGs anti-OGM y el lobby de la industria de los productos orgánicos para conseguir la prohibición del glifosato. Todos las demás instituciones científicas y de investigación rechazaron sin excepción la conclusión del IARC. La comisión Europea estuvo intentando durante dos años de renovar la autorización para el glifosato, pero en cada punto ha sido bloqueada por los estados miembros de la UE. Es posible que el último intento fracasará y el glifosato será retirado de los mercados europeos.

    Christopher Portier presidió al comité del IARC que en 2014 propuso al glifosato como una sustancia para ser estudiada por el grupo de trabajo de la monografía, para el cual Portier fue invitado como el único especialista técnico. Me alarmé cuando encontré a Portier adscripto a este panel del IARC dada su afiliación con el Environmental Defense Fund (Fondo de Defensa del Ambiente, una ONG ultra ecologista de Estados Unidos que organiza campañas anti-pesticidas desde la década de 1960). Durante dos años estuve documentando la manera en que el IARC, y Portier en particular, estuvieron actuando como un activista zelote para promover una agenda anti-glifosato, anti-Monsanto (habiendo escrito unos 20 blogs sobre este escándalo).

    Portier es parte de lo que yo llamo una ola 'carpetbagger' [un aventurero, un candidato político que busca la elección en un área donde no tienen conexiones locales –nota del traductor], de ONGs norteamericanas de activistas anti-OGM que proveen fondos, staff y estrategias desde Washington al mucho más fértil y 'precaucionista' terreno en Bruselas.

    Portier presentó su deposición en las oficinas de la firma de abogados Weitz & Luxenberg el 5 de septiembre de 2017. Este blog está basado en declaraciones de la transcripción de este encuentro, publicado por USRTK. Todas las capturas de pantalla fueron tomadas de este documento con el número de página visible en ellas. La Q [Q de 'question' o pregunta] se refiere al Abogado Defensor del Demandado y la A [de 'Answer' o respuesta] es la respuesta suministrada por Portier. También suministró Portier un informe experto previo a este encuentro (referido como el informe”).

    Ordeñando la Olla de Miel de Monsanto

    Al momento que el IARC publicaba sus conclusiones sobre el glifosato, Christopher Portier se unió a dos estudios jurídicos (Lundy, Lundy Soleau & South y Weitz & Luxenberg) como un consultor de litigios. Estuvo en contacto con Mr. Lundy dos meses antes de unirse a las reuniones del grupo de trabajo sobre el glifosato. Como consultor, de acuerdo al informe que él mismo suministró antes de su deposición, la tasa de facturación de honorarios ascendía a $450 dólares la hora. Para junio de 2017, Portier le había facturado a Lundy, Lundy, Soleau & South $16.000 dólares por la preparación inicial del documento.

    Su rol es leer documentos y asesorar a los abogados sobre asuntos científicos mientras las dos firmas preparaba demandas judiciales contra Monsanto. No debería de causar sorpresa que Lundy, Lundy Soleau & South y Weitz & Luxenberg estuviesen planeando el litigio contra Monsanto antes de que el IARC hubiese siquiera tenido su reunión con el grupo de trabajo, ajustando al “dream team para el futuro litigio. Esta clase de abogados de acción son una clase diferente de oportunistas.

    Pero Portier no estaba pensando como un científico cuando él planeaba su esquema de retiro.

    Se podría imaginar que una larga serie de extensas litigaciones contra Monsanto serían sumamente lucrativas para el buen científico. Lo que yo encuentro notable, como lo hicieron los abogados, es cuán minucioso fue el Dr. Portier en su investigación. Portier le facturó a los estudios de abogados por 19 horas de trabajo por leer un memo de dos páginas.

    19 horas para leer dos páginas, a razón de $450 dólares por hora.

    Esto sugiere que la firma de abogados, o tiene suficiente dinero para tirar manteca al techo, o una floja práctica de contabilidad, o están dejando a Portier facturar por otras tarifas que preferirían mantener fuera de los libros. Yo sé en cuál de las respuestas creo.

    Esta sobrefacturación podría compensar por el muy ocupado estilo viajero mundial Portier, visitando capitales desde Auckland a Ottawa – donde hubiese reuniones para considerar prohibir el glifosato. No creo que él estuviese haciendo esto a causa de su corazón bondadoso.

    No soy envidioso (tengo suficiente dinero para vivir bien y darle el tiempo suficiente a este blog), pero no puedo evitar darme cuenta de la hipocresía. Tampoco pudieron los Abogados de la Defensa. Se tiene aquí a un científico recogiendo camionadas de dinero para leer unos pocos documentos (o memos) y luego se lanza a un ataque de activista para criticar a los científicos financiados por la industria o a aquellos que podrían tener sus decisiones influenciadas por “motivaciones económicas.”

    Por un lado, cuando la industria financia investigación, los científicos muestran el origen del dinero. Me pregunto si el Dr. Portier es igualmente transparente sobre quién es el que le paga el alquiler de su casa.

    Portier, se asusta el muerto del degollado! Ninguna transparencia

    Uno de los problemas del contrato de Portier con la firma de abogados, al igual que muchas relaciones legales, es que era imperativo que mantener la confidencialidad. Una especie de privilegio “abogado-cliente”, pero para científicos. En otras palabras, Chris podría sea pagado mientras él no le contase a nadie él actuaba como consultor de los demandantes.

    A Portier no se le permitía, atado por el contrato, ser transparente. Él no podía contarle a los medios, revistas, al público o a otros expertos, quién le estaba pagando sus gastos. De hecho, si alguien trataba de forzar al buen científico a revelar sus fuentes de financiamiento, él podría oprimir el botón de pánico y sus abogados vendría a su auxilio, representarlo y sacarlo del problema. (“Creo que eso es lo que dice la Parte C.”). Ahora llámenme ingenuo, pero creo que esa clase de protección fue provista por contadores de la mafia.

    Durante su deposición, el abogado por la defensa fue sistemáticamente a través de cada reunión, cada paper, carta o actividad y Portier admitió, en cada punto, que él no había identificado sus conflictos de intereses o había reconocido su asociación con los estudios demandantes. Sin embargo, él sigue atacando a Monsanto en este punto.

    De modo que Portier viaja por el mundo, se reúne con el Comisionado Europeo de la Salud, viaja a la Agencia Europea de Sustancias Químicas para tomar té, asesora al Bundestag de Alemania y se reúne con casi cualquier ministro de salud o del ambiente en la Unión Europea, luchando su santa lucha por prohibir al glifosato al mismo tiempo que perjudica a Monsanto. Pero en el fondo de su mente tiene que haber tenido esta latente y molesta incomodidad de que, en algún momento en na conversación, cualquier conversación, alguien le preguntase; “Entonces dime, Chris, quién está financiando tus actividades?”

    Al momento de su deposición, cuando finalmente todo se había abierto y puesto sobre la mesa, Portier tendría que haber estado exhausto de haber cargado con ese peso.

    Al contrario, Christopher Portier parecía estar sumamente cómodo mintiendo sobre sus fondos. Hasta embelleció su historia con hipérbolas. Mientras que había recibido al menos $160.000 dólares, él se daba vuelta y declaraba a un periodista que “nadie le había pagado ni un centavo”, y que él “no tenía conflictos de interés de ninguna clase.” “Ninguna clase”? Chris, ¿en serio? Tenías que añadir esas palabras cuando habías sido totalmente comprado y pagado para ello?

    En defensa de Portier, podría ser motivo de una simple ignorancia. Él podría ser otro de esas personas que piensa que “conflicto de interés” sólo sucede con los malvados científicos de las corporaciones. En el CV que él adjuntó a su informe, Portier no había mencionado que había estado trabajando para el EDF, el 'Environmental Defense Fund'. También durante su deposición (págs. 38-39), él desdeñó y ridiculizó a la gente que creía que su trabajo para el EDF podría haber sido un conflicto de intereses. Quizás estar listado en el grupo de trabajo de la monografía simplemente como “especialista invitado” tiene que estar todavía comiéndolo por dentro.

    Después de la publicación de su deposición, sus pagadores tuvieron que retroceder. Cuando apareció frente del Parlamento Europeo, Portier se absolvió a sí mismo reconociendo para quien estaba trabajando.

    La Nueva Bonanza Anti-corporaciones


    Anuncio de la firma Weitz & Lutzenberg buscando posibles "victimas" del glifosato para iniciar demadas contra Monsanto.

    Hubo mucho foco sobre la manera en que el dinero de la industria está influenciando a los debates políticos, pero escasa atención sobre cómo ciertos bufetes de abogados están usando débil evidencia (usualmente del IARC) para organizar litigios a gran escala contra las corporaciones.

    Durante la época de las demandas contra las tabacaleras, emergió una cierta raza de abogados –una que podía víctimas y negociar acuerdos rápidos. Las ganancias crecieron muy rápidamente ya fuese a través de grandes pagos a los jurados o por acuerdos. Los abogados atraen víctimas con políticas de “sin costo, sin honorarios anticipados”, con honorarios legales cobrados sólo cuando hay un pago del demandado –algunas veces del 50%.

    Pero una vez que la industria del tabaco negoció una tregua con el gobierno norteamericano, (a cambio de un poco más de honestidad sobre los efectos de fumar), estos abogados tuvieron que ir a otra parte en pos del flujo de dinero de contado. Cada una de las monografías del IARC crea un nuevo potencial sector industrial para que estas víboras se alimenten.

    Esos bufetes de abogados también se están volcando a las campañas y debates sobre regulaciones para asegurarse el furor público por las víctimas de supuestos malas acciones de las corporaciones, manteniendo vistosos sitios web, en el caso de Weitz & Luxenberg (uno de los “papitos” de Portier, como también de Erin Brocovich), trabajando con ONGs como 'US Right to Know'.

    Esto es lo que me gustaría llamar “El Principio Oreskes”. En 2012 Naomi Oreskes organizó una conferencia con la UCS, la Unión de Científicos Preocupados, incluyendo a algunos abogado inescrupulosos, actores de NGs y académicos para ver cómo podían “tabaconizar” a otras industrias. Esta escándalos y abierta estrategia para hallar los medios de poner a las compañías bajo continua presión judicial en las cortes hasta que ellas cambiaran su estrategia o se retiraran de los negocios.

    En 2012 encontraron maneras de demandar a compañías como ExxonMobil por el cambio climático, y por cierto, años después el Fiscal General del Estado de New York imputó a Exxon (y a sus consultores) para una posible demanda por engañar a los inversores sobre los efectos potenciales del cambio climático.

    La meta clave del Principio Oreskes es lanzar campañas emocionales antes de ir al jurado, para crear el suficiente furor público que ningún jurado sería objetivamente capas de discernir hechos de los materiales dela campaña. Manipular la percepción pública, crear miedo o rabia cooperando con activistas, gurus y ONGs, hallar a un chivo expiatorio corporativo y litigarlo hasta destruirlo. ¿Suena familiar?

    Esta estrategia está siendo aplicada ahora, no sólo contra Monsanto, sino también con Johnson & Johnson que están actualmente batallando contra más de 4500 demandas (con una decisión de $417 millones de la USD en contra) relacionada con la sospechada relación entre el cáncer y el talco –tomada de otra miserable monografía del IARC. Hay muchas otros ejemplos derivados del IARC de demandas judiciales –desde ciertos solventes industriales a humos de los motores diésel. Con cada monografía basada en riesgos, el IARC está allanando el camino para abogados inescrupulosos para montar algunas víctimas y engañar a un jurado científicamente iletrado. Sólo añada un consultor de litigios del grupo de trabajo autor de la monografía original para agregarle credibilidad y ver cómo la catarata de ganancias inunda sus cofres.

    Un problema que tengo con esto (en realidad tengo docenas de problemas con este modelo) es que los bufetes de abogados no son para nada transparentes. Sabemos, por ejemplo, que Weitz & Luxenberg están trabajando con la organización USRTK [US Right to Know, o “Derecho a Saber de Estados Unidos” –nota del traductor], ellos lo dicen (sólo porque Carey está gerenciando los servicios de sus víctimas), pero no sabemos cuánto ellos le están pagando a la ONG para ayudar a “subjetivizar” a jurados potenciales, o si ellos están financiando otras ONGs. ¿Cuánto apoyan estas firmas de abogados a los grupos de activistas?

    Es bueno preguntar ¿cuánto sabe el IARC acerca de esto; cuánto actúan en el proceso de los litigios, y cuánto saben los científicos de los grupos de trabajo acerca de los ingresos potenciales disponibles como “consultor de litigios”. Muy claramente Portier sabía sobre ello y apenas si podía esperar que la tinta se secara en la monografía antes de cobrar sus cheques.

    Portier: La Clave de la Prohibición del Glifosato

    Portier, en un email enviado a los directores del IARC, se cargó a él mismo con la responsabilidad de salvar 'heroicamente' a la monografía del IARC sobre el glifosato para preservar la reputación del IARC como el líder en la lucha para cambiar la manera en que se revisan a las sustancias. En el mensaje publicado aquí, Portier prometió valientemente a sus amigos del IARC ser el defensor de la agencia! Esto sugiere que él ha sido, desde la reunión del grupo de trabajo de monografías, el principal impulsor de la defensa del IARC y su decisión sobre el glifosato.

    De modo que, ¿qué significaría ña desgracia de Portier para la monografía del IARC? Si la monografía fuese retractada, ¿qué pasaría con todas esas demandas judiciales contra Monsanto? ¿Qué sucedería con todos esos amados y lucrativos honorarios como consultor de litigios?

    No creo que Portier ha trabajado tan incansablemente durante los últimos dos años por la necesidad defender la precisión de la ciencia, o preocupación por la salud pública, sino más bien por, en caso de que el IARC se vea forzado a retractar la monografía:

    • Las miles de demandas presentadas contra Monsanto se perderían,
    • el lucrativo contrato de Portier con estas dos firmas como consultor se perdería,
    • su reputación científica sería destruida.

    De manera que impulsado por su codicia personal, Christopher Portier dirigió un ataque de dos años contra la EFSA y la BfR de Alemania para minar su credibilidad científica sobre el glifosato, visitando capitales europeas, interfiriendo en la actividad de las agencias reguladoras, y viviendo una vida de total engaño.

    Pero la ciencia no está ahí. El glifosato, por cualquier estándar de evaluación, no es cancerígeno. Ninguna otra agencia ha apoyado a la controvertida decisión del IARC. NI UNA SOLA!

    La Horrible Parte de Todo Esto: ¿Es Portier Siquiera un Experto?

    Antes de aparecer en el IARC para ser el experto externo y especial asesor a la Monografía 112 sobre glifosato, Christopher Portier admitió, en su deposición, que jamás había trabajado sobre el glifosato que él jamás había siquiera mirado a ninguna de las evidencias de la carcinogenicidad del glifosato . Por educación Portier es estadístico que había trabajado previamente en una variedad de temas incluyendo teléfonos móviles. Muchos se preguntarán primero por qué el IARC invitaría a Portier para ser el único asesor experto invitado si él jamás había trabajado, nunca había publicado o se había conectado con la comunidad de toxicología de pesticidas en general o del glifosato en particular.

    Bueno, cualquiera que haya visto a esa pequeña agencia en Lyon comprenderá que el IARC en realidad no es muy científico, sino más bien como un club de científicos activistas e intereses personales. Kurt Straif y Kate Guyton sabían muy bien de esto –la real capacidad científica no importaba!

    Más interesante es por qué Portier decidió aceptar servir en esa función vital en la que él sabía sería una monografía controvertida si él no tenía antecedentes académicos creíbles, y claramente un conflicto de interés (trabajar para una ONG anti-pesticida) y sin ninguna razón real para estar en la habitación. ¿Aceptó él la tarea a causa del lucrativo contrato como consultor de los bufetes de abogados que ya estaban planeando demandar a Monsanto? ¿Fue su odio hacia la industria de la ciencia y las conspiraciones contra Monsanto que él había estado publicando? ¿Fue su deseo de cambiar el enfrentamiento a la evaluación de riesgos (como el glifosato como su plataforma de lanzamiento)? Probablemente todas esas razones, pero creo que su deseo para después de la publicación del IARC fue guiada por interés personal y la codicia.

    Una cosa está clara, su razonamiento no estaba manejado por ningún deseo de avanzar la ciencia o asegurar políticas basadas en la ciencia.

    Si Portier Hubiese Trabajado Para Monsanto

    No puedo dejar de pensar en la profundidad del doble estándar aquí. Christopher Portier actuó claramente por interés propio para un lucrativo contrato, no reveló quién e estaba pagando mientras hacía lobby en las más altos niveles, tenía sus intereses alineados con la continua creencia reguladora que el glifosato era cancerígeno, y había llevado a la gente a creer que él era un experto en glifosato. Sus acciones combativas han desgarrado a la confianza en la ciencia, confianza en las regulaciones y confianza en la agricultura convencional. Él se ha alineado con un ejército de lobistas con auto interés y activistas que están culpando a Monsanto con las mismas cosas que Christopher admitió en su deposición haber hecho.

    La ciencia no está alineada con Portier… en lo absoluto. Tampoco lo está la verdad. Y menos las normas de la básica decencia humana.

    Mañana iré a dar una conferencia y ver a mi cardiólogo. Este blog tendrá alguna circulación, quizás una reimpresión o dos entre quienes están de acuerdo con que la ciencia tiene que ser respetada. Los activistas del lobby orgánico ignorarán esto en gran medida y seguirán atacando a Monsanto. Dirán en tono maquiavélico que Chris necesitaba hacer esto para conseguir que la gente vea lo terrible que es Monsanto.

    Los astutos redactores del movimiento hasta elevarán a Portier al nivel mesiánico porque yo usé adjetivos menos que amables. Para la próxima semana esto será olvidado y yo estaré escribiendo sobre otra cosa como sustancias químicas que producen alteraciones endócrinas.

    ¿Cómo hacemos para escapar de esta narrativa ofensivamente estúpida? ¿Cómo hacemos para que la gente despierte y vea que todo el movimiento para prohibir al glifosato, para dañar a los granjeros y afectar a los consumidores ha sido basado en codicia y mentiras? ¿Cómo hacemos para que los reguladores muestren valentía y hagan su trabajo? No puedo responder a eso… Sólo puedo esperar que otros también comiencen a hacer esas preguntas.

    Comentario Personal

    Muchos seguidores del blog “Risk Monger” harán notado el abuso que yo he recibido en las últimas semanas, especialmente en los medios de Bélgica y Francia, en relación a la campaña anti-glifosato. Con afirmaciones infundadas de que soy el “muchacho del poster” del lobby de Monsanto. Recordarán cómo comencé mis críticas de la Monografía 112 del IARC hacen ya 30 meses inmediatamente después de la publicación de sus hallazgos sobre el glifosato, con los medios levantando al escándalo IARC-Gate sólo un año más tarde y sólo después de que os activistas habían tenido éxito en clausurar mi antiguo blog a causa de mi defensa del glifosato. Ellos verán los diarios ataques a mí en los medios sociales (ayer, unos 300 brulotes en mi cuenta de twitter) y se estarán preguntando cómo me siento reivindicado al leer la chocante deposición donde Portier se auto-incrimina.

    En realdad me siento muy triste.

    • Triste por lo que los activistas le han hecho a la reputación de la ciencia.
    • Triste por la pérdida de la confianza pública en las agencias que regulan a los productos que protegen a las plantas.
    • Triste por la manera en que los granjeros fueron dejados sin voz y perdidos en el volumen de ataques oportunistas por el lobby de la industria de alimentos orgánicos.
    • Triste porque la deposición de Portier estuvo publicada durante una semana, pero soy la primera persona que llama la atención sobre ella.
    • Triste porque veo que los reguladores en Bruselas ven a esta información pero siguen moviéndose en dirección a sacar al glifosato del mercado por miedo a la rabiosa patota quimio fóbica que este lobby ha creado en cada capital europea.
    • Estoy avergonzado por que personajes como Carey Gillam, del USRTK, su CEO Martin Pigeon y Bart Staes del Partido Verde Europeo estaban ayer en el Parlamento Europeo condenado a Monsanto y echando dudas sobre la seguridad del glifosato cuando ellos sabían muy bien de las mentiras y el engaño del chapucero trabajo del IARC y de Christopher Portier (sentado a su lado!), sobre lo que toda la campaña entera se apoyó.

      Se dice que hoy ellos ignorarán al hecho de que todo su ataque sobre el glifosato está basado en mentiras y codicia y no en hecho científicos incontrovertibles, y mañana Carey, Martin, Bart y miles de otros activistas bien pagados volverán a levantarse y pondrán todo su odio y energía en la prohibición de un beneficioso producto agrícola, no por una razón de salud pública, sino para ganar una cínica campaña que está financiada por una industria que está construyendo su mercado creando miedo entre al público.

      Es triste pensar que mañana volveré a levantarme, en vano, para intentar que la gente vea estas mentiras y codicias.

      Creo que la integridad no paga el alquiler.

      Hank Campbell

      Presidente del American Council on Science & Health

      Hank Campbell

      Me convertí en el segundo presidente del Consejo Americano en Ciencia y Salud en junio de 2015. Antes que eso, fui la persona detrás del movimiento de 2006 Science 2.0, y antes que eso fui un ejecutivo en tres compañías de software. En 1987 fui comisionado como oficial del ejército de los Estados Unidos. Soy casado con hijos. También he escrito para USA oday, el Wall Street Journal, Wired, y en muchos otros lugares. También sirvo en el Consejos Asesor de la Atlantic Legal Foundation.

      M primer libro, “Science Left Behind” estuvo en el puesto No. 1 de la lista de libros sobre el ambiente de Amazon. Algunas revisiones:

      Wall Street Journal - “Útilmente revelador sobre cómo la permanente desinformación científica está en los argumentos progresistas sobre alimentos orgánicos y genéticamente modificados, energía limpia, desechos nucleares y otros campos.”

      Scientific American - “…los sagrados valores de la izquierda parecen fijados en el ambiente, conduciendo a un casi religioso fervor sobre la pureza y santidad del aire, agua y especialmente los alimentos. Intente tener una conversación con un liberal progresista acerca de los OGM –organismo genéticamente modificados- en donde las palabras “Monsanto” y “ganancias” no sean lanzadas como bombas silogísticas.”

      Forbes - “en muchos de los temas más críticos de nuestro tiempo, la perspectiva “progresista” está a menudo enraizada en paradigmas obsoletos de ciencia basura, anti empíricos, que amenazan a la innovación, y están empezando a poner nerviosos a los pensadores de la izquierda con mentalidad más científica.

      Huntington News - Trabajo pionero innovador… Si yo tuviese que enseñar periodismo este es el libro que yo exigiría que mis estudiantes lean y lo absorban… y lo tengan como referencia.”

      comments powered by Disqus


      Volver a la página Pesticidas              Volver a la página Artículos

      Usted es el visitante No:
      desde Diciembre 2006


      Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

      Locations of visitors to this page

      Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

      Speakeasy Speed Test


      ¿Desde qué países nos visitan?
      ¿Quiénes son los visitantes?
      Ranking entre sitios de la web


      Usted es el visitante número

      desde Noviembre 28, 2008
      Vea aquí nuestras estadísticas


      ¿Desde qué países nos visitan?
      ¿Quiénes son los visitantes?