Noticias Anti-Pesticidas del New York Times del tipo “Arrolla y Escapa”

por Steven Milloy - Fox News- Viernes, 24 de octubre, 2003

El New York Times informó esta semana que “manzanas, pimientos, apios, y cerezas encabezan la lista compilada por una organización ecologista sobre los 12 verduras y frutas que considera las más contaminadas por pesticidas”. El breve artículo de 201 palabras es un excelente ejemplo de periodismo “Arrolla y Escapa” designado para asustar más que informar a los lectores.

El artículo informó a la ligera que el Environmental Working Group (EWG) [búsqueda] utilizó información del gobierno para “hacer un ranking de la contaminación con pesticidas” para 46 vegetales y frutas. “la lista de los más contaminados incluye uvas importadas, nectarinas, duraznos, peras, papas, frambuesas rojas, espinacas y frutillas”, mientras que los “12 menos contaminados incluyen espárragos, avocados, bananas, brócoli, coliflor, maíz, kivi, mangos, cebollas, papayas, ananás, y guisantes dulces,” informó el Times.

El artículo informé que la así llamada “lista de la Docena Sucia” del EWG permanece igual que su lista inicial de 1993, pero concluyó que “la disponibilidad de productos orgánicos [búsqueda] ha hecho más fácil evitar a la mayoría de los pesticidas”. Pero, ¿Qué constituye “contaminación con pesticidas”? ¿Es causa de preocupación? ¿Quién es el Environmental Working Group? ¿Hubo alguien más involucrado en este informe? Siga leyendo esta columna porque ciertamente no obtendrá las respuestas por parte del New York Times.

El término “contaminación con pesticidas” puede ser efectivo cuando se trata de asustar a los lectores del Times, pero no refleja con precisión los resultados del EWG. No se detectaron niveles peligrosos de residuos de pesticidas en esas frutas y verduras. El EWG clasifica frutas y verduras como “contaminadas” cuando se detecta cualquier nivel de residuos en ellos. Usando los sofisticados y sensibles equipos de laboratorio de hoy, es posible medir hasta los niveles más insignificantes de residuos. Pero esos niveles no son peligrosos y están, de hecho, típicamente muy debajo de los valores permitidos por la EPA (Agencia de protección del Ambiente) para los residuos en frutas y verduras.

De manera significativa, el EWG no informó que ningún nivel de pesticidas – durante un período de 10 años, aún para una sola pieza de producto – excedió las normas de la EPA. Aunque el Times enchufó a los productos orgánicos en su artículo, es irónico que los pesticidas, a través de su dispersión en el ambiente, también son detectados en los productos orgánicos. Si la mera detección de pesticidas en los productos convencionales los hacen inseguros, entonces los productos orgánicos también lo son.

El Times confundió egregiamente a sus lectores al parlotear sin explicación alguna el término del EWG “contaminación con pesticidas”. Por supuesto, si el Times hubiese hecho un esfuerzo para decir la verdad sobre “contaminación con pesticidas”, lo primero que se habrían preguntado los lectores es para que habían publicado el artículo. La descripción del Times acerca del EWG como una simple “organización de investigación ambiental – una etiqueta que implica imparcialidad – resulta risible.

Como se ha discutido en previos foros en la columna Foxnews.com, y en la investigación por el Centro para Libertad del Consumidor, el EWG es uno de los más notorios grupos de eco-activistas, inclinados a la izquierda, propulsados por ciencia basura y distribuidores de temor.

Los lectores del Time fueron informados que minúsculas cantidades de residuos de pesticidas, que estaban bien dentro de las normas de seguridad, son k, y sin embargo, el EWG es sólo una “organización de investigación ambiental”? El Times es menos bondadoso cuando describe a los grupos con los que el diario difiere políticamente.

El Competitive Enterprise Institute, por ejemplo, fue despectivamente descrito esta semana en un artículo del Times como un “grupo conservador de investigación que recibe fondos de la industria”. La reportera de los consumidores del Times se refiere con desdeño al American Council on Science & Health como “financiado por la industria”. El EWG no es la única parte interesada que obtuvo del New York Times la tarjeta “Libre de todo escrutinio periodístico”.

El informe del EWG fue financiado por Stonyfield Farm, el más grande de los productores de yogurt orgánico y difícilmente una parte desinteresada en el asunto. Stonyfields comercializa sus productos asustando a sus consumidores con etiquetas que afirman “Producto no comercial … las normas prohíben el uso de pesticidas, antibióticos y hormonas”, y “yogures hechos sin ej uso de antibióticos, hormonas y pesticidas tóxicos”. Tales etiquetas crean la falsa y equivocada impresión en los consumidores que los productos lácteos de Stonyfield so algo mejores y más seguros que los productos lácteos convencionales. Stonyfield implica erróneamente que los otros productos se le han añadido pesticidas, antibióticos u hormonas.

El Times informó que las manzanas, cerezas, duraznos, frambuesas y frutillas estaban entre la “Docena Sucia” de verduras y frutas con la mayor contaminación de pesticidas. Por coincidencia (o no), sucede que Stonyfield ofrece yogurt orgánico en estos mismos sabores. Qué conveniente!

¿Se mencionaba en el artículo del Times el patrocinio de Stonyfield? Por supuesto que no.

El New York Times alardea con su lema: “Todas las noticias adecuadas para imprimir”. Creo que eso suena mejor que “Sólo las noticias que nosotros queremos que usted conozca”.

Steven Milloy es el editor de JunkScience.com, un experto en el Cato Institute y el autor de Junk Science Judo: Self-defense Against Health Scares and Scams (Cato Institute, 2001).