PARTES de PRENSA - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - LINKS
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - VERSION FRANÇAISE - PILOT NOTES









HAY QUE RECUPERAR AL DDT – YA!

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Desde principios de la década del 60 el DDT ha sido demonizado por el fundamentalismo ecológico a causa de que había salvado demasiadas vidas humanas en los países del Tercer Mundo, precisamente aquellos que estaban contribuyendo a la “explosión demográfica” y consumiendo recursos que a los ecologistas de los países ricos e industrializados les parecía que no tenían derecho. Como se sabía y estaba aceptado desde fines del siglo 18, los recur-sos naturales del planeta pertenecen a la Corona Británica, a la Democracia del Norte, o a los Imperios Menores como Holanda, Alemania, Francia, Italia, España, y Portugal, aunque la influencia de los tres últimos venía pareja con su notoria decadencia.

Mediante el nefasto libro de Rachel Carson, “Primavera Silenciosa”, el mito del DDT vene-noso comenzó a tomar cuerpo, y el NRDC, (o Natural Resources Defense Council), levantó la bandera anti-DDT y encabezó la gigantesca campaña de desinformación que terminó con la prohibición anticientífica de tan útil compuesto. La conexión entre “aumento de la población”, “consumo de recursos naturales” y la intervención de un “Consejo de Defensa de Recursos Naturales” para lograr la prohibición de un insecticida es dema-siado sugestiva. Cabe preguntarnos si el NRDC quería proteger a los pajaritos, mariposas, y seres humanos que sufrían una “epidemia de cáncer”, o impedir que esos recursos fue-sen consumidos por gente de piel oscura en países pobres (en dinero y cultura) pero ricos en recursos naturales. La respuesta está clara como el sol.

Se presentó al DDT como un producto venenoso que mataba a niños, pájaros y animales a mansalva, y la florida y sensiblera prosa de Rachel Carson hizo lo suyo. Se insistió sobre sus efectos negativos para la salud humana, se reforzó con sus efectos desastrosos sobre las Águilas Calvas y otras rapaces, sobre la extinción de los petirrojos, pelícanos marrones y otras aves de los EEUU, y se llevó al público al borde de la histeria colectiva. Era lo necesa-rio para conseguir las presiones políticas necesarias para que la “orden de arriba” llegara y ordenara la “prohibición política” del DDT, ya que el mismo Administrador de la EPA norteamericana lo explicó el día que anunció su prohibición:

“La prohibición del DDT no tiene nada que ver con la ciencia.
Se trata de una decisión política.”

William Ruckelshaus, abril 1972, Jefe de la E.P.A.
Agencia de Protección del Ambiente

Los efectos de la prohibición se hicieron notar de inmediato, más aún, antes de su definitiva prohibición las Embajadas de los Estados Unidos habían comenzado a anunciar a los países pobres que no les prestarían más ayuda financiera para sus programas de salud pública si no dejaban de usar al DDT para combatir los mosquitos portadores de la malaria. La ambi-ción por asegurar que los recursos naturales de los países pobres (y maláricos) continuasen estando disponibles y a precios viles, llevó a los gobiernos de los países ricos a practicar el genocidio de manera encubierta, bajo el disfraz de “protección del ambiente”. Se había comenzado a desarrollar una nueva forma de estafar al Tercer Mundo, que no ha mostrado señales de haber disminuido sino que, por el contrario, ha sido llevada a un nivel de notable perfección.

Aunque muchos países no aceptaron que se les torciese el brazo con el asunto del DDT, y siguieron usando al DDT en sus campañas para mantener a sus poblaciones libres de la malaria y otras enfermedades transmitidas por los mosquitos y otros insectos, la mayoría de los países tuvieron que aceptar la “sugerencia” del Departamento de Estado de no usar más DDT, o decir adiós a los dólares de “ayuda humanitaria”. En realidad, los dólares de “ayuda” eran una ayuda que los políticos y funcionarios corruptos iban depositando en sus cuentas secretas de Suiza para una vejez tranquila y serena. La salud de la gente no contaba –ni lo hace hoy– para nada.

Reivindicar al DDT es un deber moral

Sin embargo, muchos estudios científicos que se hicieron durante la campaña que se había lanzado contra el DDT permanecieron en la literatura científica, y fueron leídos por otros científicos que hicieron más estudios que confirmaban que el DDT no era tan peligroso como se lo mostraba, aunque como cualquier sustancia del ambiente, cuando se lo ingería en dosis anormalmente altas causaba algunos efectos sobre el hígado, en especial una acti-vación de la producción de enzimas hepáticas. Sin embargo, esta activación de la actividad hepática ha sido considerada por los médicos como una ventaja y no como un prejuicio para la salud. Por el procesos de hidroxilación, el DDT inducía un inhibición de la Aflatoxina B1, quizás la sustancia más cancerígena que haya conocido el hombre – de origen natural, no sintético.

Es interesante y esclarecedor analizar algunos estudios que se conservan en la literatura médica, y que FAEC irá rescatando del olvido y publicando en sus páginas. Comenzaremos por uno que habla sobre los efectos que tuvo el rociado de DDT en las Islas Salomón entre 1992 y 1999 (aunque estaba prohibido en casi todo el mundo) acompañado con el uso de redes mosquiteros impregnados con permetrina, y complementados por campañas de edu-cación sobre el tema. Se irán presentando los estudios, con su correspondiente link a la versión inglesa y disponible en la Internet, con algunos comentarios aclaradores cuando sea necesario hacerlo. Muchos de nuestros lectores no tienen todos los conocimientos médicos y científicos como para leer un estudio científico y comprenderlo como si fuese una historieta de los Simpsons.

Del siguiente estudio científico se han extractado las partes más significativas y esclarece-doras sobre el uso de DDT para combatir la malaria en tiempos actuales, a pesar de que se continuá demonizando al DDT como un potentísimo cancerígeno caaza de generar histerias colectivas y situaciones de psicosis poblacionales de muy difícil eliminación. El estudio está en los archivos del reconocido sitio web The American Journal of Tropical Medicine and Health Se han añadido "negritas" en las partes que se desean comentar.



¿Mosquiteros Impregnados o Rociado Residual con DDT?
Efectividad de Campo de las Técnicas de Prevención
de la Malaria en las Islas Salomón, 1993-1999

Mead Over1; Bernard Bakote'e2; Raman Velayudhan3; Peter Wilikai4; Patricia M. Graves5

1. Development Research Group, Banco Mundial, Washington, Distrito de Columbia.
2. Ministerio de Salud y Servicios Médicos, Honiara, Islas Salomon.
3. Organización Mundial de la Salud, Honiara, Islas Salomon.
4. Departamente de Medicina Preventiva y Biométrica, Universidad de Colorado,
5. Centro de Servicio de Salud, Deber, Colorado.

Abstracto

La incidencia de malaria en las Islas Salomón estuvo disminuyendo desde 1992. El programa de control usó una combinación de métodos incluyendo el rociado residual con DDT y redes mos-quiteras impregnadas con insecticidas. Para determinar cuánto contribuyó cada método al con-trol de la malaria, se analizó la información sobre la incidencia mensual y actividades de control para 41 de las 110 zonas maláricas durante el mismo período de tiempo (Enero 1993 a Agosto 1999). Después de corregir por endogeneidad, luego rociando DDT, tratamiento de las redes mosquiteras con insecticida, y educación sobre la malaria, todas estas cosas están asociadas independientemente con la reducción en la incidencia de casos de malaria o fiebre, mientras que la matanza de larvas mediante temephos no lo está.

La evidencia sugiere que aunque las redes impregnadas no pueden reemplazar totalmente al rociado con DDT sin un sustancial aumento de la incidencia, su uso permite reducir el ro-ciado de DDT. El estudio muestra que información no-experimental puede usarse para inferir co-nexiones causales en epidemiología, provisto que las variables instrumentales están disponibles para corregir por endogeneicidad.

Las estimaciones de parámetros del modelo 6 nos permiten preguntar cuán efectivamente po-drían las redes mosquiteras impregnadas reemplazar a las otras intervenciones bajo condiciones operativas en las islas Salomón. Bajo la suposición de que las otras variables del modelo 6 se mantienen constantes en sus promedios, la Figura 6 muestra que en estas condiciones de cam-po, el rociado con DDT es sustancialmente más efectivo que los mosquiteros impregna-dos.

Al promedio de la muestra, el programa alcanzó 40 kilogramos de DDT por zona por mes, y 3,6 litros de permetrina, y mantuvo al promedio de casos por zona en 33,6 (o el equivalente de 11,0 casos de malaria por cada 1.000 personas por mes). La línea curva superior muestra que el au-mento del 50% de la aplicación de DDT (desde 40 kg/zona/mes a aproximadamente 60 kg/zona/ mes) reduciría la incidencia a cero, mientras que sería necesario un aumento de seis veces de la permetrina (de 3,6 a 22 litros) para alcanzar los mismos resultados. Además, a 60 kg de DDT por zona no sería necesaria la permetrina para reducir la incidencia a cero.

Si los 22 litros de permetrina fuesen aplicados en la ausencia del DDT, el modelo 6 estima que los casos se triplicarían desde el actual nivel 33,6 a 100 (o aproximadamente 33 casos por 1000 personas/mes). Esta última inferencia se muestra en la Figura 6 en la intersección de la curva inferior con la línea horizontal que representa al DDT cero.

Discusión

Este informe examina la situación en la que la prevención y control de la malaria parecen estar funcionando y pregunta, ¿por qué está funcionando? Esto no es inmediatamente obvio cuando se usan diferentes intervenciones al mismo tiempo. El VBDCP de las Islas Salomón tiene informa-ción de alta calidad sobre medidas de control. La gran variación en la intensidad y frecuencia de las medidas de control por zona presentó una oportunidad de desentrañar los efectos de distin-tas intervenciones usando métodos de regresión multivariables. En tanto podemos saber, este es el primer intento de estimar la efectividad de las medidas de control a partir de información retrospectiva en donde se usó una mezcla de intervenciones. También es el primer informe en aplicar la regresión multivariable de efectos aleatorios con variables instrumentales a esta clase de datos.

Los resultados muestran que el rociado con DDT, el impregnado de redes mosquiteras con per-metrina, y las actividades educativas estuvieron asociadas independientemente con la reduc-ción de los casos de malaria, mientras que el control de larvas mediante el uso de temephos no surtió efecto. Las asociaciones mantenidas aún después de ajustar por variables como lluvias y proximidad al agua. Los métodos de control redujeron los casos de malaria aun cuando una va-riable de tendencia de tiempo (representando a variables ambientales sin cuantificar que opera-ron durante el período de estudio) fue incluida en el modelo.

Otras variables independientes asociadas con la incidencia y que no pudimos evaluar y controlar para este estudio, debido a la falta de información, incluyen pero no están limitadas a, factores geográficos (altura promedio, caminos, proximidad a una ciudad); factores sociales (niveles de educación, acceso a dinero en efectivo para transporte a clínicas); factores del sistema de salud (tiempo hasta una instalación de salud); y factores de control del programa (asignación relativa de fondos y staff entre zonas, llegada a tiempo de envíos de recursos).

Investigaciones anteriores en las Islas Salomón han comparado al rociado de casa con DDT con los mosquiteros impregnados en un intento de determinar cuál es el mejor método, en el su-puesto de que sólo un método sería elegido. [2, 14, 15] Los resultados del actual estudio sugie-ren que ambos métodos, junto con las actividades educativas, han estado contribuyendo a la lenta disminución de la incidencia de la malaria en las Islas Salomón, y que la disminución hubie-se sido más lenta aún si se hubiese empleado solamente uno de los métodos.

El rociado residual de las casas con DDT permanece siendo una efectiva opción para el control de la malaria, a pesar de las afirmaciones de que ha perdido su efectividad debido a la evolución de una resistencia de conducta en la principal especie vector, el Anopheles farauti. Las estimaciones de la sinergia entre rociado y permetrina (no informado aquí) sugiere que el beneficio de cada uno se reduce un tanto en la presencia del otro, pero el efecto interacción no es estadísticamente significativo.

La malaria impone una gran carga en la salud de los isleños de las Salomón, con consecuencias perjudiciales en la capacidad de trabajar o asistir a la escuela [17]. Los estudios previos sobre el costo-efectividad de los mosquiteros versus el rociado con DDT fueron usados para apoyar la política nacional de mosquiteros impregnados[18].El presente estudio proveerá información mejo-rada sobre la efectividad comparada de estos métodos, que pueden combinarse con los costos unitarios estimados para cada método para guiar políticas en dirección a la combinación con mayor costo-efectividad de las intervenciones. Tal tipo de información es altamente requerida para determinar el costo-efectividad de las intervenciones contra la malaria, en particular, pa-quetes de intervenciones[19].

Una revisión reciente sugirió que los mosquiteros tratados con piretroides eran tan efectivos para el control de la malaria como el rociado con DDT, malathion, o un piretroide[20], mientras que una comparación en Sudáfrica estimó que los mosquiteros impregnados eran más efectivos pero mucho menos costo-efectivos que el rociado de casas[21].

La evidencia del presente estudio sugiere que los mosquiteros impregnados con insecticida no pueden reemplazar con facilidad al rociado con DDT, sin un sustancial aumento de la incidencia de la malaria. En vez de ello, es el rol de los mosquiteros y otras intervenciones el que permite reducir el uso del DDT para cualquier nivel de incidencia programado (Figura 6). Un completo análisis económico debería incluir no sólo los costos del programa de todas las inter-venciones alternativas, sino también los beneficios ambientales de reducir el uso del DDT para llegar a la combinación socialmente óptima de intervenciones de control de la malaria.


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Químicos y Pesticidas              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?